Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

Otra vez el final del túnel y JxCat coquetea con ir a la oposición

El Gobierno confía en que haya 33 millones de españoles vacunados a finales de agosto. Las comunidades no creen en los cálculos de Moncloa. ERC se prepara para gobernar sin Junts

12 min

Vacunas. El bálsamo de fierabrás, la panacea universal. El presidente del Gobierno avizora el principio del fin, segunda parte. Está convencido de que la vacunación va a adquirir una alta velocidad de modo que a finales de agosto habrá 33 millones de españoles inmunizados frente al coronavirus que vino del lejano oriente, como la sopa agripicante.

Hay un cierto toque de triunfalismo y no pocas dosis de optimismo en el anuncio presidencial, que incluye el levantamiento del estado de alarma para el próximo 9 de mayo. A partir de entonces se podrá entrar y salir de casa, de la ciudad, el pueblo y la comarca sin restricciones de ningún tipo. Temporada primavera-verano en España, días de vino y rosas, ahora botellón y cannabis.

De la nota de Íñigo Aduriz y Belén Remacha en El Diario ""Queremos que el 9 de mayo sea el punto final del estado de alarma". El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciaba este martes que, dentro de cuatro semanas, si se cumplen los objetivos de vacunación esbozados por el Ministerio de Sanidad, se pondrá fin a siete meses ininterrumpidos de excepcionalidad, los transcurridos desde que en octubre y obligado por la explosión de contagios en el regreso del verano reactivó la herramienta constitucional de la alarma –que ya había estado en vigor de marzo a junio de 2020– para luchar contra la pandemia".

Continúa el texto: "Para consumar ese "final de la pesadilla", como llamó Sánchez a la emergencia sanitaria generada por el coronavirus, el Ejecutivo se encomienda a que no se produzcan rebrotes destacables y, sobre todo, a un importante acelerón en el proceso de vacunación en las próximas semanas que evite una cuarta ola. Si se cumplen las previsiones de Moncloa, las vacunaciones masivas permitirán tener inmunizados a cinco millones de españoles en la primera semana de mayo, a 10 en junio y a 33 en agosto, algo más del 70% de la población total del país".

Las comunidades no comulgan con el optimismo gubernamental y prevén otro verano negro. El doctor Argimon subraya que en Cataluña aumenta el número de ingresados en las unidades de cuidados intensivos. La curva no cede y faltan por llegar los datos de la Semana Santa, fechas en las que parte del público ha hecho de su capa un sayo.

En Vozpópuli Borja Negrete escribe sobre lo que tendrá que ocurrir para que se concrete el anuncio de Moncloa. "España deberá cuadruplicar el suministro de vacunas para cumplir las promesas de Sánchez" es el titular de su pieza, que arranca atizando al presidente con la hemeroteca: "En julio de 2020, España había derrotado al coronavirus, según el presidente Pedro Sánchez. En enero de 2021, Salvador Illa, exministro de Sanidad, afirmaba que "pronto" el país alcanzaría velocidad de crucero en ritmo de administración de vacunas. Ahora, Sánchez vuelve a sacar pecho con una predicción: de tres millones de vacunados con los que cuenta ahora España pasaremos en cuatro meses a 33 millones. Es una previsión aventurada, cuanto menos, y si nos atenemos a los términos expuestos por el propio Sánchez haría falta multiplicar por cuatro el suministro de vacunas que ha tenido España hasta ahora. El presidente ha afirmado este martes en rueda de prensa que entre abril y septiembre espera que lleguen a nuestro país 87 millones de dosis. Esto supondría que cada tres meses aterrizaran 43,5 millones de vacunas, cifra muy alejada de lo que hemos vivido hasta ahora. En concreto, el primer trimestre de 2021 España solo había recibido 9,6 millones de vacunas, 4,5 veces menos de lo que tiene que llegar para que se cumpla lo prometido por Sánchez".

Así pues, hay dudas razonables, así como la tradicional bronca política. El momento electoral ha abierto un nuevo frente entre Sánchez y Ayuso, según cuenta Javier Bocanegra en El Confidencial: "Ha sido en este contexto (de campaña en Madrid) en el que el presidente del Gobierno compareció este martes ante los medios para anunciar "el principio del fin", una expresión que ya ha empleado en otros momentos de la epidemia, y detallar los hitos que Moncloa se ha fijado como objetivo en cuanto a la vacunación de la ciudadanía se refiere. Según las estimaciones precisadas por Sánchez, el 3 de mayo —un día antes de las elecciones— ya se habrán inmunizado cinco millones de personas, casi el doble que ahora, elevando el ritmo hasta alcanzar los 15 millones el 14 de junio y los 25 millones el 19 de julio".

Sigue líneas después: "La actuación del presidente fue recriminada rápidamente por la propia líder popular, que cargó duramente al considerar que se trataba de un "uso bochornoso de la vacunación y la pandemia". "El Gobierno de la Moncloa está una y otra vez en campaña, ahora sí que se puede vacunar de manera masiva y rápida", ironizó Díaz Ayuso, que afirmó que Sánchez "tenía en sus manos la posibilidad de hacer este tipo de anuncios" cuando previamente se había escudado en que no se podía aumentar el suministro de dosis".

Portada de 'El Mundo' del 7 de abril de 2021 / EL MUNDO
Portada de 'El Mundo' del 7 de abril de 2021 / EL MUNDO

Mascarillas en la playa. Sanidad corrige el tiro, según nota de Juanma Lamet en El Mundo: "Giro del Gobierno. Apenas una semana después de aprobar la norma que impide quitarse la mascarilla al aire libre, el Ministerio de Sanidad ha enviado a las consejerías de las comunidades autónomas una propuesta para acotar en qué casos sí se puede estar sin esta medida de seguridad ante el coronavirus. Su nuevo plan es que se pueda estar en la playa sin mascarilla siempre que haya al menos 1,5 metros de distancia interpersonal con otros grupos de personas "no convivientes o asimilados".

Continúa la pieza: "En primer lugar, el Ministerio de Sanidad aboga por equiparar al deporte individual cualquier actividad "que suponga un esfuerzo físico intenso" al aire libre, aunque no revista "carácter deportivo". De esta manera, los paseos individuales en zonas abiertas se verían exentos del uso forzoso de la mascarilla. En segundo lugar, Sanidad entiende que hay actividades acuáticas incompatibles con el uso de la mascarilla, sobre todo "el baño en el mar, lagos o embalses, ríos u otros espacios otros espacios acuáticos naturales, o en piscinas en exteriores o cubiertas". El documento estipula que tampoco deberá llevar mascarilla, por consiguiente, quien practique deporte en ese mismo medio acuático, "sea éste natural o artificial". Además, "los periodos de descanso antes o después del baño o de la práctica de deporte en medio acuático" o en ese entorno también estarán exentos del uso del cubrebocas. Lo mismo ocurrirá, según la propuesta de Sanidad, en los periodos estrictamente necesarios para comer o beber, siempre que sea en lugares en los que esté permitido".

Tampoco habrá que llevar mascarilla en la cama.

Portada de 'El País' del 7 de abril de 2021 / EL PAÍS
Portada de 'El País' del 7 de abril de 2021 / EL PAÍS

Comienzan a trascender los efectos económicos del coronavirus. "La pandemia destruye en un año 438.000 empleos" y "El número de parados sube en 400.000 desde marzo de 2020" avisa El País en portada. Firma la nota Manuel V. Gómez: "Hace ya un año que el mercado laboral sufrió un golpe sin precedentes como consecuencia de la pandemia de coronavirus. El saldo, hasta ahora, se resume en dos datos: 438.617 empleos menos y 401.328 parados más, según los ministerios de la Seguridad Social y de Trabajo. La caída empezó el 12 de marzo de 2020 y se acercó al millón de afiliados menos en las siguientes semanas. Con el levantamiento paulatino de la reclusión llegó el rebote. Desde entonces el mercado laboral ha evolucionado en función de las sucesivas olas de la pandemia. Pero un año después de aquel día la Seguridad Social todavía cuenta esos casi 440.000 ocupados de alta menos. Los ERTE han evitado cifras peores: a finales de marzo amparaban a 743.628 trabajadores".

Cataluña. Comienza a prefigurarse un escenario en el que ERC gobernaría con la CUP y los comunes y Junts per Catalunya (JxCat) estaría en la oposición. Así lo cuentan Joan Serra Carné y Oriol March en Nació Digital: "Les negociacions per a la investidura de Pere Aragonès i la formació d'un nou Govern a Catalunya s'han tornat encara més fràgils aquesta Setmana Santa. Als avisos de dirigents de renom dins de Junts -Elsa Artadi i Jordi Sànchez, els dos principals integrants de l'equip que conversa amb ERC- sobre la conveniència de quedar-se fora del Govern s'hi ha sumat la destitució exprés de Jaume Alonso-Cuevillas com a membre de la mesa després de posar en dubte la confrontació "simbòlica" com a estratègia vàlida per a l'independentisme en aquesta legislatura. Els negociadors d'ERC i Junts treballen en les últimes hores per posar data als nous contactes en un context enverinat, terreny abonat per a missatges com el de Laura Borràs, presidenta del Parlament, que situa Junts "més lluny" del nou executiu que no pas de formar-ne part. El desgast, engegat el compte enrere de les noves eleccions, impregna les converses".

7 de abril, santoral: Juan Bautista de la Salle, Aiberto, Caliopio, Enrique Walpole, Hegesipo, Hermano José, Jorge de Lesbos, Pedro Nguyen Van Luu y Pelusio