Menú Buscar
Primeras planas

Opa del PP a Cs y las nueve naciones de Iceta

Movida en el centroderecha. El Partido Popular trata de captar dirigentes caídos de Ciudadanos, que se abre ahora a montar un España Suma electoral. Iceta y la nueva versión del café para todos

18 min

No pocos medios indagan en la crisis de Ciudadanos, que madura una refundación con Inés Arrimadas al frente de las operaciones. El brutal retroceso en el Congreso de los Diputados anima toda clase de operaciones, de momento especulativas, por parte del PP mientras que la sustituta de Rivera trata de resituar el partido y enmendar los rumbos de colisión que el exlíder y su capilla habían fijado con alegre jactancia, superioridad y soberbia.

A la hora de escarbar, hay medios neutrales, equidistantes y contrarios. De los primeros es El Independiente, que expresa algunos de los nuevos planes de Arrimadas, como el de aceptar coaliciones con el PP haya donde vayan a resultar más beneficiosas. Escribe Ana Belén Ramos: "Sin ser aún la líder de facto, Arrimadas ya ha dado los primeros pasos para seguir colocando a su formación, con tan sólo 10 diputados en el Congreso, en la casilla de la utilidad política: una oferta -por escrito- al PSOE para gobernar apoyado por los constitucionalistas -PP y Ciudadanos-. Sánchez evitaría, así, depender de fuerzas «populistas» y de «condenados por sedición». Y los naranjas volverían al sendero de partido bisagra que abandonó momentáneamente Albert Rivera.

No es la única enmienda a la estrategia del ex presidente de Ciudadanos y su núcleo –la mayoría quedará fuera del partido tras la Asamblea de marzo– que se plantea ahora la que durante años fue la fiel escudera del catalán. Como socios prioritarios el uno del otro, Inés Arrimadas y Pablo Casado tienen conversaciones privadas con frecuencia porque mantienen «muy buena relación», apuntan del partido".
Sigue líneas después la pieza: "Fuentes de la máxima solvencia del entorno de la líder abren ya la puerta a estudiar "provincia por provincia" la posibilidad de presentar un candidato conjunto sólo en aquellos territorios donde la división entre Ciudadanos y PP favorezca a otras opciones. La fórmula se exploraría a raíz de que se convoquen nuevos comicios, ya sean autonómicos o en unas hipotéticas terceras elecciones generales. La primera reedición del experimento de Navarra Suma podría llegar, precisamente, de la mano de las autonómicas en País Vasco, emplazadas a otoño de 2020; y un eventual anticipo electoral en Cataluña a raíz de la posible inhabilitación del president, Quim Torra, por un delito de desobediencia al desoír las numerosas advertencias de la Junta Electoral Central (JEC) para que retirase la pancarta a favor de los políticos presos por la sentencia del procés en plena campaña electoral".

Equidistante entre el PP y Ciudadanos sería El País, cuya versión sobre la actualidad de Ciudadanos incide en que corre el peligro de ser absorbida por la formación conservadora de Pablo Casado, convertido en el pez grande tras el desastre y espantada del que se creía el pez gordo. Se trataría de un España suma, pero de carácter francamente hostil. Es un apunte que arranca desde portada de Elsa García de Blas: "Begoña Villacís o la exdiputada Patricia Reyes han sido sondeados por los populares en las últimas semanas. “En nuestra situación de debilidad, una opa es de manual”, admite un exdirigente de Ciudadanos. La debilidad de Ciudadanos (Cs) tras el desplome electoral del 10 de noviembre ha dado pie a que el PP vea una ocasión de reagrupar al centro derecha por vía de la absorción. Los populares han iniciado un acercamiento a dirigentes de Cs, algunos de los cuales perdieron su escaño en las urnas, con el objetivo de preparar el terreno para una posible opa. Aunque aún no se han puesto sobre la mesa ofertas concretas, el PP ha tanteado a figuras como el exportavoz Juan Carlos Girauta, la vicealcaldesa Begoña Villacís o la exdiputada Patricia Reyes. Todos ellos aseguran que no tienen ninguna intención de cambiar de barco".

Prosigue la nota párrafos después: "El PP niega invitaciones formales a miembros de Ciudadanos que han perdido el escaño para incorporarse a sus filas, pero no las descartan en un futuro, informa Natalia Junquera. Aunque con la repetición de las elecciones mejoraron su presencia en el Congreso (de 66 a 89 diputados), los populares han tenido que afrontar fuertes ajustes para no hacer un ERE interno y recolocar a quienes se habían quedado sin puesto. Pero si fracasaran las negociaciones para la investidura y hubiera una nueva convocatoria electoral, esos contactos con Cs podrían tomar cuerpo y materializarse en fichajes e incorporaciones".

Un paso más allá va Público, poco sospechoso de congeniar con el PP o con Ciudadanos. Alertan en el digital de Roures de un ambicioso plan de Casado, que pretendería reinventar el PP bajo el nombre de España Suma y con Ciudadanos y Vox integrados y diluidos bajo el manto de la formación de Génova 13. Se trata de una piea de Marta Monforte, quien escribe: "El PP quiere volver a ser el partido hegemónico de la derecha y ese objetivo solo es posible si consigue 'refundar' a Ciudadanos y Vox en torno a una misma papeleta.n"La mayor ilusión de Casado es la refundación del PP", destacan fuentes cercanas al líder del PP en conversación con Público. "Él quiere que se unan tanto Vox como Ciudadanos", destacan. Las citadas fuentes aseguran que Casado ya está ofreciendo a algunos dirigentes de Cs, como a la propia Inés Arrimadas, que confluyan en torno a un proyecto. "El PSOE también está detrás de ellos, el problema es que acepten una u otra y que, si entran, causen problemas", señalan".

Continúa Monforte: "Ciudadanos es un socio mucho "más cómodo" para el PP que Vox, con el que ya gobiernan en diferentes capitales y autonomías y con el que coinciden en cuestiones clave y, sobre todo, con el que no tienen grandes diferencias, como sí ocurre con Vox y su posición respecto a la violencia machista, la ley LGBI o la política migratoria. Sin embargo, uno de los temores de Ciudadanos es que el PP les acabe "fagotizando" si finalmente trazaran una alianza común, ya que ellos serían el partido 'minoritario' de la coalición".

Mientras tanto y también en el PP, algunos barones brindan al sol y muestran su personalidad propia instando a Casado a que presione a Sánchez para que no pacte con Unidas Podemos y ERC. Escribe Juanma Lamet en El Mundo: "Sigue habiendo mar de fondo en el PP. O marejada, cuando menos. A medida que se precipitan los acontecimientos y el pacto entre los socialistas y ERC se vuelve más probable, crece la desazón en una fracción del partido. Por eso los tres barones del ala moderada, Juanma Moreno (presidente de Andalucía), Alberto Núñez Feijóo (presidente de Galicia) y Alfonso Fernández Mañueco (presidente de Castilla y León) mantienen una unidad de acción tácita, y coinciden en demandar a Pablo Casado que le tienda la mano a Pedro Sánchez «en cuanto rompa su pacto» con Unidas Podemos, según ha podido saber El Mundode fuentes cercanas a cada uno de ellos. "Todo el mundo nos pide que paremos esto, y tienen razón", confiesan a este diario en el entorno de uno de los barones. «Ahora mismo no es posible, por el pacto con Podemos y el acercamiento a ERC, pero le pido a Pablo Casado que no se enroque», agregan las fuentes".

Entrevistas. Destaca la que Toni Bolaño le practica a Miquel Iceta en La Razón. El líder de los socialistas catalanes está en plena forma, al punto de que reverbera en sus respuestas la actualización de la fórmula magistral del café para todos bajo el epígrafe de que cualquier territorio de la parte hispánica del solar ibéricos es o puede ser una nación, faltaría más. Ahí van las dos preguntas con sus respuestas que muestran la meridiana tesis de que en España hay entre ocho y nueve naciones, lo que daría para uno torneo de rugby espectacular: 

-"Otra polvareda. El PSC define Cataluña como nación.
-Lo decimos desde 1978. Para algunos, nación y estado son lo mismo y la nación es homogénea. Para nosotros no. Por eso, España es una nación de naciones, y las naciones que viven en España son plurales. En Cataluña hay quien piensa que la nación es para los que hablan catalán. La nación es para todos los catalanes hablen catalán o castellano, es un sentimiento de comunidad. Se puede ser nación sin aspirar a Estado.
-¿Cuántas naciones hay en España?
-Las he contado. Según los Estatutos de Autonomía, ocho, y si sumamos el preámbulo de Navarra, nueve. Los Estatutos de Galicia, Aragón, Valencia, Baleares, Canarias, Andalucía, País Vasco y Cataluña dicen que son nacionalidades, o nacionalidades históricas. Nación y nacionalidad son sinónimos".

Más entrevistas. El director de ABC interroga a Mariano Rajoy, que comparece en el diario monárquico para vender su libro. Se muestra más activo don Mariano en la comercialización de sus memorias que cuando era presidente. Que dice que dimitir es un nombre ruso y hubiera sido un error cuando lo de la moción de censura: 

-"Una de las grandes preguntas que se plantean es si su dimisión no habría evitado el triunfo de la moción de censura.
-Mi dimisión hubiera sido un disparate. Primero: la moción de censura hubiera continuado y lo que se hubiese votado entonces sería si a Sánchez se le investía presidente o no. Es decir, que hiciera yo lo que hiciera, daba igual. Lo que Sánchez llegó a transmitirle a la opinión pública era que si yo dimitía, él retiraba la moción de censura. Y es que eso era mucho mejor para él, porque para ganar la moción de censura necesitaba la mayoría absoluta, mientras que en un nuevo proceso de investidura le bastaba la simple.
Al final, todo esto fue una cuestión de aritmética: yo tenía 180 votos en contra cuando fui elegido presidente, que es más de la mitad de la Cámara. Lo que ocurrió es que entonces el PSOE se abstuvo aduciendo que no quería pactar con independentistas. Lo que sucedió fue un cambio de criterio al regresar Sánchez al frente del PSOE.
Había otro argumento a mayores: si yo hubiese dimitido, quedaría como un baldón sobre el PP el hecho de que tuvo que dejar el gobierno por una cuestión de corrupción cuando, como todo el mundo sabe, en la sentencia que sirvió de excusa a la moción no se había condenado ni al PP ni a ningún miembro de su gobierno. Es más, ni se le condenaba, ni se le investigaba y ni siquiera estaba enjuiciado, como bien dijo el voto particular. Esas fueron las razones que aconsejaban hacer lo que hicimos. Y, desde luego, tenga la total certeza de que volvería a hacerlo".

En la contraparte socialista, hay temor entre algunos ministros a no repetir en sus cargos. Corren peligro la portavocía de Celaá, Justicia, Cultura y las carteras que persigue Ciudadanos. Es la apertura de El Diario, donde escribe Irene Castro: "Por ahora Sánchez ha confirmado a Carmen Calvo que seguirá siendo la vicepresidenta primera, es decir, quien le sustituirá cuando esté fuera de España y se encargará de la coordinación de la coalición. También el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, sabe que se mantendrá al frente de Fomento, una cartera sensible desde el punto de vista económico y territorial que resultará clave a la hora de asumir los compromisos con los grupos nacionalistas y los pequeños partidos. La titular de Transición Ecológica, Teresa Ribera, es otra de las confirmadas, así como la vicepresidencia económica para Nadia Calviño que Sánchez anunció en el debate como guiño al electorado más moderado y a Bruselas. En las filas socialistas también se da por hecho que María Jesús Montero seguirá en Hacienda, aunque fuentes gubernamentales no descartan que sume alguna otra responsabilidad, dado que se ha convertido en un valor en alza en el equipo de Sánchez".

Sigue líneas después: "En el PSOE dan por hecho que habrá alguna baja para incorporar a miembros de Unidas Podemos. Así, se da por seguro que Magdalena Valerio no tendrá la cartera de Trabajo, que será para los de Iglesias, según el acuerdo. La duda es dónde se encajará el departamento de la Seguridad Social. Otro de los ministros en "el alero" es Pedro Duque, que actualmente pilota Ciencia, Innovación y Universidades. La tercera pata se desgajará y la ocupará un dirigente de la órbita de los comunes".

El actor Javier Bardem ha pedido disculpas por llamar "estúpido" al alcalde de Madrid. Lo ha hecho en Twitter, donde sale disfrazado de madelman de Greenpeace, activista por el Planeta. Y lo ha hecho también dándole una patada al diccionario. Este es su mensaje: "El insulto ilegítimiza (sic) cualquier discurso y conversación. Por eso pido disculpas por haberme dejado llevar por un impulso en absoluto constructivo que flaco favor hace al verdadero mensaje, único y realmente importante".

A Bardem le están dando cera por los anucios de Penélope Cruz de unos famosos cruceros y por conducir un Lincoln Navigator que consume 18 litrazos de combustibles fósiles cada cien kilómetros.

8 de diciembre, festividad de la Inmaculada Concepción. También se celebran los santos de Eucario, Macario, Patapio y Sofronio.