Menú Buscar
Primeras planas

La novia del Capitán América y Manuel Valls

Batalla de estilos entre Begoña Gómez, con un Delpozo de 2.300 euros, y una Melania de luto riguroso. Manuel Valls, el hombre del que se ignora casi todo. Primer acuerdo Gobierno-Govern

8 min

Como el presidente Pedro Sánchez no puede permitirse tres dimisiones ministeriales en tres meses la titular de Justicia, Dolores Delgado, tendría cuerda para tres o cuatro telediarios más, según sea el calado del material que filtre el excomisario Villarejo. La mariscada de autos duró cuatro horas, una eternidad que da para un serial sobre la fiscal que tenía más pelotas que los comisarios con más pelotas.

Delgado se defiende como puede y cree que estar muy enfadada o abrazarse a Grande-Marlaska son argumentos de peso. Pero lo del "maricón" es lo de menos. La sustancia es la familiaridad con los habitantes del inframundo del Estado paralelo, esa camaradería de orujo y testosterona con intrigantes y huelebraguetas, chantajistas y soplones. Según Delgado, el material carece de valor porque está desordenado y descontextualizado. 

Gota a gota. El fragmento del día incide en material caliente contra magistrados y fiscales proporcionado por Dolores Delgado, Lola para Villarejo. El Confidencial le dispensa honores de apertura con una crónica que arranca así: "La ministra de Justicia, Dolores Delgado, admitió haber visto a jueces y fiscales españoles con menores de edad durante un viaje que realizó junto a una comitiva de magistrados a Cartagena de Indias (Colombia), según ha adelantado 'moncloa.com', que está haciendo públicos estos días los audios de la grabación que captó uno de los asistentes a la comida que compartieron la propia Delgado, el exjuez Baltasar Garzón, el comisario retirado José Manuel Villarejo y cuatro mandos policiales más el 23 de octubre de 2009 en el restaurante Rianxo de Madrid".

Más que admitir, la entonces fiscal Delgado contó que en el viaje iban dos mujeres, incluida ella, a la que el resto de los jueces y fiscales les hizo el vacío más clamoroso para irse con las putas tristes de García Márquez. Villarejo mete cucharada para decir que a las chicas hay que preguntarles primero si ya están en edad de votar. Gran moralista el excomisario.

larazon.200Los padecimientos de Delgado son la portada de la prensa de papel desafecta al Gobierno (ABC, La Razón y El Mundo) y de La Vanguardia, que relega a Manuel Valls a pie de portada, como El Periódico. La foto es el abrazo de Grande-Marlaska y la también y todavía ministra de Justicia. La imagen de El País es el nuevo aspirante a la alcaldía, igual que para el Ara.

Sin embargo, la imagen que más da que hablar es la de Begoña Gómez con Melania Trump, tremendo duelo de estilos que gana Gómez según los comentarios en la prensa española. Doña Begoña tiene una vis patriótica que en esta ocasión ha puesto al servicio de la diplomacia sanchista con un vestido de Delpozo que parece el traje de superheroína de la novia del Capitán América. Esto es un vestido que parece el equipamiento de un hombre pájaro, esos paracaidistas que planean aprovechando las corrientes de aire.

Se subraya que el vestido de la esposa de Zapatero cuesta 2.300 euros, es 100% lana natural y está disponible en diversas combinaciones de colores. En cambio, Melania parecía la viuda de Kennedy con un negro y sobrio de corte traje de chaqueta y zapatos Louboutin a juego. El caso es que la primera dama estadounidense es gran aficionada a Delpozo, cuyas creaciones ha lucido cuatro veces por lo menos. Tal vez le enseñaron aquella foto de la familia Zapatero con los Obama y piensa que en España se considera elegante el estilo Morticia Addams. De "supervestido" califican en El Español el atrevido modelo de Begoña Gómez a juego con los colores nacionales de los Estados Unidos.

El alcaldable Manuel Valls es el hombre del día, la sensación política del momento, una sacudida tectónica en el panorama político catalán. Valls no deja indiferente, pero se conoce muy poco del personaje. Hay vagas noticias sobre un ministro del Interior francés de mano dura, de un primer ministro galo de la derecha socialista y hasta de un alcalde de Evry del que se ignoran los hitos municipales. El currículum es aplastante. El PSC tendría que presentar a Borrell para igualar la apuesta.

A pesar de las incógnitas, Salvador Sostres bendice como un vate el desembarco de Valls como si el candidato fuera a restaurar los Juegos Florales: "Manuel Valls es la mediación europea que tanto suplican Puigdemont y Torra: el aseo y la sintaxis, el respeto a todas las ideas, el orden, la seguridad, elevar el listón para que los ciudadanos crezcan en su intento por alcanzarlo, en lugar de ofrecerles humillantes empates para comprarles como mercancía intercambiable. Y en el fondo de su mirada instruida, decidida y brillante, la bella luz de París para alumbrarnos".

Que Manuel Valls opte a la alcaldía de Barcelona es un anuncio de alcance internacional, un gran spot a favor de una ciudad en horas bajas, saturada de inseguridad y suciedad, cara, incómoda y cruel. Dice que quiere vivir en Barcelona pase lo que pase con la alcaldía (Crónica Global). No abundan las personas que quieran vivir aquí pudiendo no vivir aquí tan ricamente en algún lugar sin procesos ni ciclistas rompehuevos, algún sitio donde la gente vaya normalmente vestida.

Hay ciertas dudas sobre el encaje de Valls con Ciudadanos y viceversa. En La Vanguardia se subraya la única presencia del diputado Nacho Martín Blanco en representación del partido naranja en el acto del CCCB. Se advierte en Ciudadanos del riesgo de que el partido que ganó las últimas autonómicas desaparezca de la lucha electoral por Barcelona.

Noticia de fondo. Primer acuerdo Generalitat-Estado en diez años. El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, vuelve de “Madrit” con una pasta gansa porque ir para nada es tontería, 1.495 millones de euros para infraestructuras y Mossos a repartir en los Presupuestos Generales del Estado de los próximos cuatro años. Las negociaciones Gobierno-Govern avanzan a buen ritmo en materias prácticas y concretas. Pero Aragonès no lanza las campanas al vuelo y alude desconfiado a "experiencias anteriores de incumplimientos". Habla de oídas porque es muy joven y cuando Zapatero engañaba a Mas él aún iba al instituto.

26 de septiembre, santoral: Cosme y Damián.