Menú Buscar
Primeras planas

El negocio de las metralletas de los Mossos y un país ocupado

La Fiscalía investiga la compra de material de guerra de la Generalitat, apunta el 'ABC'. El préstamo chino. Valls y De Quinto se las tienen en Twitter. Los tories, una panda de drogotas

10.06.2019 09:48 h.
13 min

Un cuento chino. La Generalitat pretendía obtener un préstamo de once mil millones de euros de China con argumentos tan variopintos como que Cataluña estaba sometida a una ocupación militar desde 1714. A mayor abundamiento, los probos funcionarios del 1-O habían preparado un power point, arma definitiva para convencer a los chinos de que contribuyeran a la causa de la liberación de la Dinamarca del Mediterráneo. 

No queda claro el componente principal de la iniciativa, si una estupidez absoluta, la fachendería total, la frivolidad más escalofriante o una abracadabrante majadería. El documento apareció en un pendrive incautado a Lluís Salvadó el 20 de septiembre de 2017, cuando aquello de la consejería de Economía. 

Así es que por lo pronto, el Govern tanteaba la posibilidad bastante incierta de que China financiara la independencia de Cataluña con unos papeles tácticos en los que aseguraba que el Gobierno no podría hacer frente al referéndum y que si se negaba a la independencia sufriría toda clase de percances económicos, con una contracción de la economía española del 20% mínimo.

Todo de buen rollo. Paz y amor, junquerismo a tope. Jové (que ha rechazado someterse a una prueba caligráfica por la agenda "moleskine" y el "Enfocats), Salvadó (el de las consejeras de "mamelles grosses"), y Aragonès (el hombre que lo mismo te aplica el 155 que te promete la república), el equipo económico que buscaba financiación para la república y debía desplegar todo ese encanto innato del que hablaba Francesc Pujols, convencidos de que el humorista de Martorell iba en serio cuando dijo que llegaría el día en el que los catalanes podrían recorrer el mundo con todo pagado.

Total que en la Cataluña sojuzgada militarmente, ocupada por la fuerza desde hace tres siglos. oprimida por el invasor, arrasada, etc, etc, la Generalitat se ha hecho con una partida de metralletas para los Mossos. La compra se desatascó tras el 155, pero ahora es objeto de una investigación judicial, según informa Esteban Villarejo en ABC: "La Fiscalía investiga un presunto sobrecoste de una compra de armas por parte de la Generalitat de Cataluña para los Mossos d’Esquadra que fue anunciada, tras la autorización del Gobierno, en el Boletín Oficial del Estado del pasado 21 de enero, según fuentes consultadas por ABC. Se trata de un lote de fusiles de asalto, fusiles de precisión y pistolas que en su número de unidades fue descrita «como lógica» para que el Gobierno procediese a la autorización. El destino debe ser reforzar las capacidades del cuerpo policial autonómicas en aras de la seguridad y la lucha antiyihadista en el territorio catalán. No obstante, los precios llamaron la atención. Una denuncia anónima en la Oficina Antifraude de la Generalitat hizo saltar las alarmas. Finalmente, esa denuncia superó los filtros de veracidad y se pasó al Ministerio Fiscal que investiga los hechos desde febrero".

A modo de ejemplo, apunta Villarejo: "La pistola ofertada y ganadora del concurso fue la Glock modelo 17M, que asciende en el mercado libre a 695 euros. A ello hay que añadir los complementos que se pedían como son: módulo de luz y láser (420 euros de precio medio) y fundas y anclajes (coste medio de 100 euros). Lo que resulta un coste unitario de 1.115 euros, inferior a los 1.725 euros finales de la operación". También se compraron fusiles de asalto a razón de 3.569, 99 euros por ejemplar cuando el coste real es de unos 1.200 euros. Un negocio redondo para alguien, sin duda.

ABCRecta final del juicio por el 1-O en el Supremo. El martes principian las defensas sus informes finales y el miércoles cada procesado dispondrá de quince minutos para su mitin final. Cierta expectación por las intervenciones de los presos, no así por las de sus letrados. En La Vanguardia se barruntan que los presos seguirán como tales hasta que haya sentencia.

Prosiguen las negociaciones en torno a alcaldías y comunidades. En Barcelona, todo conspira para que Colau reincida a pesar de los catastróficos efectos de su gestión. Es, según se dice, el mal menor, razón por la que Manuel Valls está dispuesto a favorecer la continuidad de lo malo conocido en detrimento de Maragall, que también entraría dentro de esa categoría.

Los efectos del adacolauismo vienen en la portada de El Periódico, que titula: "Las inversiones hoteleras se alejan de Barcelona". Escribe Max Jiménez Botías: "Principalmente Madrid y Lisboa, pero no hay que olvidarse de L’Hospitalet de Llobregat, Badalona, Sant Adrià, El Prat de Llobregat o Cornellà. Son destinos elegidos en la Península Ibérica por los inversores del sector hotelero para llevar a cabo sus nuevos proyectos mediante la adquisición de establecimientos que ya estaban en funcionamiento. ¿Y Barcelona? La ciudad no figura en sus planes ha quedado descartada, de momento. Durante el 2019 no se ha producido ninguna operación de compraventa relacionada con el sector hotelero. La única oferta nueva que se ha podido sumar al mercado ya estaba prevista en el plan turístico de la ciudad que decretó la moratoria hotelera". 

Sigue la nota: "La última inversión realizada en Barcelona data del 31 de diciembre del 2018. Es la venta por parte del fondo KKH del Hotel Barcelona Edition, situado en la avenida de Francesc Cambó, por 80 millones de euros. "En un mercado estable, en el que se puede conseguir una rentabilidad cercana al 6%, se están pagado unos 250.000 euros por habitación. En Barcelona, en este momento los precios están, entre los 300.000 y los 400.000 euros por habitación, lo que es una situación anormal", explica Bruno Hallé socio de Cushman & Wakefiel, especializado en el sector hotelero. "Los precios que se piden en la ciudad se corresponden con una capital como París, cuyo mercado inmobiliario es mucho más caro", agrega Hallé".

En Madrid se ha registrado la primera reunión entre alguien de Ciudadanos y alguien de Vox en la comunidad de Madrid. Ignacio Aguado y Rocío Monasterio se citaron en secreto, sin luz ni taquígrafos, cosa que ha soliviantado a Valls, según recoge Juan José Mateo en El País: "La reunión ha provocado que el candidato de Cs en el Ayuntamiento de Barcelona, el ex primer ministro de Francia Manuel Valls, haya mostrado su "preocupación" por el encuentro. En un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, acompañado de una imagen de Aguado y Monasterio, Valls ha dicho: "Pactos anunciados entre el PP y Vox en muchas ciudades... reuniones de líderes de partidos constitucionalistas con Vox... ¿normalidad democrática? ¿normalización de un partido de extrema derecha? No es lo mismo y no puedo esconder otra vez mi gran preocupación". En un segundo tuit, Valls ha pedido "responsabilidad" en todos los territorios de España para no depender de "separatistas o de la extrema derecha". "El futuro de España, de nuestras comunidades o de nuestras ciudades no puede depender de los separatistas o de la extrema derecha. Madrid, Navarra, Barcelona... cada uno tiene que asumir sus responsabilidades y ser coherente", ha asegurado Valls".

A Valls le ha contestado otro gallo de Ciudadanos, Marcos de Quinto. También de El País, pero de una nota sin firma: "El diputado de Ciudadanos y ex número dos de Coca Cola Marcos de Quinto ha lanzado en su cuenta de Twitter tres mensajes para contestar los dos tuits previos de Valls. "Muy bien... ¿se lo dices al PSOE para que se abstengan -tanto en la CCAA de Madrid como en el ayuntamiento- para permitir que haya un gobierno Cs-PP sin necesidad de otros apoyos?", dijo en un primer mensaje al que le siguió otro: "Creo que se te olvidó mencionar también a la extrema izquierda. Probablemente te quedaste sin caracteres". Finalmente, De Quinto volvió a la carga pero esta vez con Navarra como escenario: "¿Y no te preocupa que el PSOE coquetee con Bildu en Navarra? ¿O que anti-capitalistas o blanqueadores del chavismo pacten con socialistas o pidan un ministerio? ¿Normalidad democrática?"".

Internacional. Drogas en el Reino Unido. Casi no hay candidatos a suceder a May que no hayan aspirado cocaína o fumado marihuana. De la nota de Carlos Fresneda en El Mundo: "La repentina confesión del candidato Michael Gove, admitiendo que esnifó cocaína cuando era periodista hace 20 años, ha desplazado al Brexit de los titulares y ha convertido la carrera por la sucesión de Theresa May en un acalorado debate sobre el consumo de drogas. Al menos siete de los 11 candidatos que este lunes confirmarán oficialmente sus candidaturas a líder conservador han admitido públicamente haber tomado drogas "ilegales". El primero en confesarlo fue Rory Stewart, actual secretario de Cooperación Internacional, con una azarosa vida a lo Lawrence de Arabia, que reconoció haber fumando opio en el 2002 durante su peculiar travesía de 32 días de Afganistán".

Sigue el repaso: "La ex portavoz del Gobierno ante el Parlamento y brexitera mayor Andrea Leadsom ha reconocido en las últimas horas que fumó marihuana en sus años universitarios, sumándose al club que ya pertenecen otros aspirantes como Boris Johnson, Jeremy Hunt, Matthew Hancock y Dominic Raab. Pero ninguno ha llegado sin duda tan lejos como el secretario de Medio Ambiente Michael Gove, que fue secretario de Justicia con David Cameron. Gove reconoce a estas alturas que consumió cocaína varias veces y mientras trabaja como periodista para The Times. En un alarde de hipocresía, el candidato conservador escribió un alegato contra las drogas duras que fue publicado el mismo día en que organizaba una de sus populares fiestas en casa, con la cocaína pasando de nariz en nariz, según denuncia The Mail On Sunday".

El tenista Nadal copa todas las portadas de papel. El hombre ha ganado su duodécimo Roland Garros.

10 de junio, Lunes de Pentecostés. Santoral: Amancio, Asterio, Censurio, Landerico y Trípodes.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información