Menú Buscar
Primeras planas

El milagro del Estado catalán, pasmo mundial

La prensa soberanista ensalza la eficacia de todo tipo demostrada por la Generalitat tras los atentados terroristas. Carod-Rovira aclara el caso: la víctima es Cataluña. Todos contra Peridis.

9 min

A tenor de los muchos y muy desacomplejados artículos sobre la magistral gestión de los atentados por parte de la Generalitat no queda más remedio que aceptar que vivimos en el mejor de los mundos posibles y Pangloss tenía razón. Son tantas las excelencias a cantar... Todo se ha hecho bien, mucho mejor que en cualquier otro país del mundo y, desde luego, nada que ver con España, una verruga en la entrepierna de la que hay que desembarazarse mejor cuanto antes. Lo de esta Generalitat es causa de admiración y asombro mundial.

La noticia de Cristina Farrés en Crónica Global sobre Pere Martí Colom, jefe de prensa del més que mai molt honorable y alucinante Carles Puigdemont, refleja el manto de excelencia planetaria que cobija a los ciudadanos catalanes. Esto tuiteaba el domingo Martí Colom: "Recordad que decían que no tendríamos relaciones internacionales, que no nos recibiría nadie. Cierto, el conseller Raül Romeva los recibe en su despacho".
Portada de 'El País' del 21 de agosto de 2017 / CGSu cuenta en el Twitter vuelve a estar activa. Incansable al pie del cañón. Otro ejemplo, y son tantos, de alto cargo a la altura de las circunstancias. La tarea de estos sacrificados profesionales del relato cobra verdadera dimensión en la glosa en Ara de Suso de Toro, quien describe en la medida de lo posible porque tantos son los prodigios la conversión de la Generalitat en el mejor Estado del mundo, un milagro de mucha mayor enjundia, dónde va a parar, que esos trucos gastronómicos de Jesucristo cuando multiplicaba peces y convertía el agua en vino.

El escritor gallego fue vecino y saludado cordial de Rajoy en Pontevedra, pero dejaron de hablarse por lo del Prestige. Ahí va parte del artículo: "La població catalana acaba de comprovar que ja viu dins d’un país propi, perfectament delimitat: durant una jornada tràgica en què sentien que perillava cada persona i el mateix país, Catalunya ha estat sola, comptant únicament amb les seves pròpies forces. I sola s’ha enfrontat als seus enemics, els ha combatut i els ha vençut amb eficàcia. La ciutadania catalana ha viscut en aquesta jornada històrica l’experiència de la solitud, de la independència, del valor cívic i, sobretot, ha conegut l’evidència que a la pràctica ja té un estat. Els catalans reconstrueixen els seus dies, la seva realitat des de si mateixos, no necessiten virreis colonials".

Habida cuenta de lo cual, el referéndum es un hecho, según De Toro: "En aquesta nova realitat, els que armats amb la justícia de l’Estat com a arma particular pretenen l’empresonament i l’embargament de polítics catalans ¿encara somien a empresonar Puigdemont quan la ciutadania sigui convocada a votar? ¿Amb quina autoritat ho farien? Quina autoritat tenen davant la ciutadania catalana aquests polítics que van deixar les seves vacances per aparèixer en una terra i en un país que els és més estrany que mai? Enfront de l’autoritat colonial només hi ha lloc per a l’autoritat de la ciutadania, la que vota lliurement".

En medio de esa terrible soledad catalana, esta viñeta de Peridis en El País ha desatado algo así como una fatua sobre los límites de la libertad de expresión, pensamiento, opinión y dibujo que remite no vagamente al expediente Charlie Hebdo. El artículo de David González en El Nacional refleja a las claras la santa indignación provocada por el peligroso y disolvente dibujante: "No tenim por! El clam unànime de la ciutadania i la classe política contra els brutals atemptats amb segell gihadista de Barcelona i Cambrils del 17-A obria aquest dissabte, en català, la portada del diari El País. Tot un gest, per part del rotatiu espanyol de referència... embrutit en planes interiors per la infame vinyeta del ninotaire Peridis". 

La aportación de Carod Rovira en Nació Digital alumbra la sustancia de los hechos y define quién es la víctima y quién el culpable: "Catalunya ha estat víctima, a Barcelona i Cambrils, d’una atrocitat feixista. El totalitarisme fanàtic i violent d’estat islàmic és d’ideologia feixista, perquè no admet altre criteri, ni altre visió del món, que no siguin els seus i té com a objectiu l’extermini físic de tots aquells que pensen diferent".

Y abunda en el surgimiento cual isla volcánica del nuevo y flamante Estado que de facto nos mece suavamente en lo más parecido al cielo que hay sobre la tierra: "El dijous 17 d’agost, Catalunya va veure i comprovar -com també, a poc a poc, ho ha anat veient i comprovant tot el món- que, a l’hora de la veritat, davant l’emergència de fer front a una adversitat criminal, hi havia un govern, una policia i una ciutadania que eren on havien de ser i estaven a l’alçada de les circumstàncies. I aquest era el govern, la policia i la ciutadania de Catalunya. No eren els d’Espanya. Durant vuit hores, les que va tardar Rajoy a venir a Catalunya, l’estat espanyol va estar del tot absent i el seu espai, tot l’espai que correspon a un estat, va ser ocupat per la Generalitat, per primer cop en 37 anys d’autonomia. L’Espanya absent va ser substituïda per la Catalunya present i real".

Como las maquinaciones del unionismo son de una inmoralidad total, va Baltasar Garzón y escribe una tribuna en El País dale que te pego con los atentados y el proceso: "La contundente advertencia del EI se ha infravalorado. Con todo el ruido mediático, el único monotema, sin embargo, ha sido el referéndum de independencia. Los terroristas, fieles a sus esquemas, han aprovechado las “guerras institucionales” y han golpeado en el corazón de Barcelona, una ciudad herida ahora por la descoordinación de quienes tenían que haberla protegido y cuya atención, por uno u otro lado, estaba puesta en otro sitio o, cuando menos, estaba desenfocada. Las víctimas han sido una vez más, y como siempre, el terrible saldo de la locura terrorista que no acaba de abordarse debidamente".

Exageraciones. Todo es unidad y concordia. No hay más que ver que la CUP no va a la mani del sábado si está el Rey porque dicen que es amigo de los que pagan el terrorismo y cómplice, por tanto, de los ataques. ¿Qué? ¿Pasa algo? Es que aún hay gente que no se ha enterado de que esto ya no es España. 

21 de agosto, santoral: Agatónico, Ciriaca, Pío X, Privado y Sidonio.