Menú Buscar
Primeras planas

México declara la guerra al Rey y un país de juicios

López Obrador exige al monarca que se humille por la colonización. El superior de los Maristas promete en vez de jurar en el juicio a un pederasta. "La voluntad del pueblo" el 20-S.

10 min

Si España es la Madre Patria, sus hijos descienden de la chingada. Andrés Manuel López Obrador, presidente de los Estados Unidos Mexicanos, reclama revancha contra la ex potencia colonial. La Noche Triste de Hernán Cortés se conoce allí como la Noche Victoriosa. El año que viene se cumplen cinco siglos exactos. Total que Andrés Manuel le ha enviado una carta al Rey Felipe VI en la que exige al monarca que pida perdón en público por las atrocidades del Descubrimiento, la Colonización y la Conquista. Caso contrario, el pueblo azteca se pondrá en pie de guerra. Como no tienen suficientes problemas, con el rabo mata moscas el vecino de Trump, el del muro.

En El País escriben sobre el particular Javier Lafuente y Lucía Abellán: "México lanza un desafío diplomático contra España por la conquista del país norteamericano hace 500 años. El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador envió recientemente una carta al Rey de España, Felipe VI, en la que le insta a reconocer los atropellos que las autoridades mexicanas consideran que se cometieron durante la conquista y a pedir disculpas por ellos. El Gobierno español reaccionó a la divulgación del contenido de la misiva, adelantado por El País, y en un comunicado afirmó que “lamenta profundamente” su publicación y que “rechaza con firmeza” el argumento de la misma". 

Malas noticias pues desde Nueva España y también desde el solar patrio, donde el Ministerio de Defensa ha sufrido un ciberataque de una potencia extranjera aún por identificar. Además, la pérfida Albión habría arrancado agudas concesiones semánticas y prácticas al ministerio de Exteriores de Borrell relativas al Peñón de Gibraltar. El Brexit ha entrado en una fase descontrolada. La premier May está contra las cuerdas, rumor de elecciones en el Reino Unido y temor al impacto económico de las restauraciones fronterizas. Europa tiembla.

el pais portada 26 marzo

En ese endiablado contexto, La Razón denuncia el último tratado hispano-gibraltareño. Escribe A. Rojo: "El Ministerio de Asuntos Exteriores anunció el pasado mes un acuerdo con Londres «en materia de fiscalidad y protección de intereses financieros» descrito en un comunicado oficial del departamento que dirige Borrell como «el primer Tratado que España firma con Reino Unido sobre Gibraltar desde el Tratado de Utrecht en 1713». Sin embargo, tras la euforia del anuncio se esconde un detalle preocupante: diplomáticos y expertos en Derecho Fiscal consultados por La Razón confirman que en el articulado del tratado España reconoce oficialmente instituciones gibraltareñas como el Registro Mercantil («Registry of Companies»), el Catastro («Land Registry»), la Agencia Tributaria («Income Tax Office»), además de legislación como el Estatus Gibraltareño («Gibraltarian Status Act»). El reconocimiento de la jurisdicción de estas instituciones y la validez de estas leyes –emanadas de un Gobierno y un parlamento que España nunca ha reconocido como tal– sienta un precedente muy peligroso y supone una ruptura con la postura tradicional que nuestro país ha mantenido: Gibraltar es una colonia británica que debe ser incorporada al territorio español siguiendo directrices de Naciones Unidas".

Mientras medio mundo y 41 senadores franceses le declaran la guerra España, el país asiste a la celebración de notables juicios. El que se sigue en Barcelona contra un profesor de los Maristas por abusos sexuales ha dado pie a la singular circunstancia de que un religioso prometa y no jure. De la crónica de Guillem Sánchez en El Periódico:

-"¿Jura o promete decir la verdad?

-Prometo.

La elección del verbo es accesoria en cualquier declaración judicial. Menos en esta. Quien prometía en lugar de jurar este lunes en la Audiencia de Barcelona era Pere Ferré, el único miembro de los Hermanos Maristas que intervendrá en el juicio del caso Maristas. Por eso ha resultado sorprendente. Ferré ha declarado en calidad de testigo, una condición que le obliga a decir "la verdad". Pero ha evitado jurar que lo haría y ha elegido el verbo de los ateos. Y Ferré no es un religioso cualquiera: es el máximo responsable de la organización marista en el Hermitage, la provincia a la que pertenecen los colegios de Catalunya, parte de España, Francia, Hungría, Argelia o Grecia". 

Como era de prever el testigo se mostró incómodo con las preguntas de las letradas de la acusación, negó el encubrimiento y defendió el buen nombre de la congregación. 

Más juicios. Prosigue el que se sigue en el Tribunal Supremo sobre el 1-O y fechas aledañas. La sesión de ayer fue un monográfico del 20-S en la consejería de Economía visto por los tenientes que dirigían los operativos judicial y de seguridad. Subraya en El País Pablo Orgaz el buen hacer de la abogada Marina Roig, letrada de Jordi Cuixart, que sabe apretar a los testigos sin incurrir en las exageraciones y tretas de barra de bar de Pina, Melero y Van den Eynde. Precisamente Van den Eynde hizo las delicias del tribunal y la sala al distinguir entre guardaespaldas y personas humanas.

Testimonios demoledores. El teniente judicial cuenta que Junqueras le dijo al pasar "tiene que entender que es la voluntad del pueblo", que Jordi Sànchez llevaba la voz cantante, que la intendente Laplana estaba poco menos que las órdenes del entonces presidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC). Es reprendido por Marchena al recurrir en exceso al "no recuerdo" ante las preguntas de detalle formuladas por Roig. 

En El Confidencial, Pablo Gabilondo acentúa en su crónica la declaración del otro mando, el uniformado: "El teniente que dirigió a los antidisturbios de la Guardia Civil durante la protesta del 20-S frente a la Conselleria de Economía habló este lunes de "dos o tres momentos" en los que temió por "la integridad física" de sus hombres. El agente explicó que uno de ellos fue provocado por un grupo de manifestantes que aporreó la puerta del edificio, pero el otro se debió a un bulo que comenzó a correr como la pólvora en la calle: se hablaba de que el Gobierno había suspendido la autonomía de Cataluña. Aunque era mentira, el ambiente se caldeó en el exterior y él mismo preguntó a sus superiores sobre ello. Nadie sabía nada, ni siquiera de dónde procedía la noticia. Pero durante unos minutos, todos temieron que la reacción de los manifestantes llegara antes que el desmentido".

La prensa afecta al proceso se prepara para la deposición de hoy en el Supremo. Consta en el cartel el teniente coronel Daniel Baena, martillo de secesionistas en calidad de instructor policial de la causa. El independentismo le reprocha además su supuesta actividad en Twitter. Escribe Sergi Ambudio en Nació Digital: "Malgrat la feinada que deu comportar ser el cap de la Policia Judicial de Catalunya en un context de tanta intensitat com la tardor del 2017, el tinent coronel de la Benemèrita també va aconseguir mantenir (presumptament) una intensa activitat paral·lela -i oculta- a Twitter. Rere el pseudònim Tácito, carregava contra polítics, periodistes i agents dels Mossos d'Esquadra. L'interrogatori de les defenses serà, novament, clau. Els advocats dels líders independentistes maniobraran per desacreditar-lo".

26 de marzo, santoral: Braulio, Cástulo, Máxima y Montano.