Menú Buscar
Primeras planas

"Me cago en Soria" y la conspiración de Bono y Zapatero

El laberinto del Rey sin agenda. Rajoy afirma que está dispuesto a explicar lo del exministro en el World Bank. Conjura socialista para apuñalar a Sánchez

10 min

Si el españolito está cabreado con los políticos, el Rey está perdido, desorientado, perplejo y diríase que hasta preocupado. ¿Qué hubiera hecho papá con esta recua? En el pasado, Juan Carlos Campechano se presentaba a medianoche en Moncloa y le pedía al cocinero de Suárez unos huevos fritos con chorizo y una frasca de Rioja. El artista de los fogones se hinchaba a hacer huevos porque Suárez, que tenía las muelas destrozadas, sólo ingería tortillas a la francesa, cafés con leche y ducados.

Ahora no es previsible que Felipe se pase por la morada de Rajoy para atizarse una dosis masiva de colesterol y arreglar el país con sabios consejos al presidente crónico (Raúl del Pozo dixit). Esta tarde tiene previsto recibir a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, quien le informará sobre el resultado de la investidura. Puro protocolo para un Rey que ni reina ni tiene agenda.

En El Español abren con el desolador panorama que se atisba en la Zarzuela. Ana Romero firma la crónica sobre los problemas del monarca: "La Carta Magna ha devuelto al rey al foco de la actualidad y con las luces se ha vislumbrado el problema de gobernanza que acumula Felipe VI: cuatro rondas de consultas; dos investiduras fallidas; una legislatura que duró tres meses y otra que va por el mismo camino, además de cero viajes de Estado. Una nimiedad con los seis gabinetes que tuvo que sufrir Amadeo de Saboya entre 1871 y 1873 antes de tirar la toalla".

Sigue Romero: "Un peso inmerecido al que se suma otro autoinfligido por auspiciar la construcción de un insípido relato en torno a su persona. Este verano se ha comprobado en las cuatro semanas de ausencia de la vida institucional y social española después de crear -él mismo -la expectativa de unas “vacaciones atípicas”. En Zarzuela se justifica esa falta de pimienta narrativa en que tras las emociones fuertes del final de Juan Carlos I lo mejor es seguir la máxima: “No news, good news”. Aunque éstas no sean ya del todo buenas".

Camino de las terceras elecciones, Rajoy ha dado el visto bueno al pase negro de Soria en el World Bank. Enorme descaro, gigantesco cuajo, mandíbula de hierro y jeta de cemento armado. Ni La Razón encuentra el más liviano argumento para justificar lo de don José Manuel Soria, exministro de nacionalidad financiera panameña. Es más, el diario de Marhuenda revela que quienes han seleccionado al canario son todos de la cuerda del Gobierno en funciones.

Aurora G. Mateache firma el texto en el papel de Planeta: "Los cinco miembros que forman parte de la Comisión Evaluadora son altos cargos del Gobierno: Íñigo Fernández de Mesa, secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa; Jaime García Legaz, secretario de Estado de Comercio; Rosa Sánchez-Yebra, secretaria General del Tesoro; Jorge Dajani González, director general de Análisis Macroeconómico; y Rodrigo Madrazo García de Lomana, Director General de Política Económica".

No tiene pase pero Rajoy va diciendo que está dispuesto a comparecer en el Congreso para explicar el desafuero. Esperen sentados. Como decía el bandido Vendetestas (Alfredo Landa) en "El bosque animado" (José Luis Cuerda): "Me cago en Soria".

Comienza el tiempo de las encuestas. Como la memoria es débil, conviene advertir que los últimos sondeos publicados han sido fiascos absolutos, sorpassos y delirios. Nada salió como decían los sociopolitólogos. La Razón otra vez abre el turno. Ainhoa Martínez analiza el sondeo y aventura una hipotética mayoría absoluta de la suma de PP y Ciudadanos: "Así se deduce de la última encuesta de NC Report para La Razón, según la cual el PP reeditaría su victoria, con un 34,8% de los votos, y se colocaría a 61 escaños de distancia del PSOE. La expansión electoral de los populares –que contrasta con el estancamiento de sus rivales –tendría además un importante efecto para la gobernabilidad, ya que en base a su actual pacto con Ciudadanos lograría la mayoría absoluta, sin necesidad de apoyarse en otros partidos. Las terceras elecciones, no obstante, supondrían un importante correctivo para las formaciones con representación en el arco parlamentario, pues todas –sin distinción– registran una significativa pérdida de votantes".

Continúa: "El partido de Mariano Rajoy continúa su ascenso. Si hoy se celebrasen elecciones, los populares incrementarían un 1,7% sus resultados, lo que les reportaría entre cinco y nueve diputados más. A pesar de perder 343.185 votantes, es la única formación que mejoraría sus datos respecto a hace tres meses. Con el 34,8% de los votos, el PP conseguiría entre 142 y 146 parlamentarios, lo que aumentaría sus expectativas de formar Gobierno junto a Ciudadanos".

Lo mejor de la encuesta es que tanto sirve para justificar la tercera vuelta de tuerca electoral que para presionar a Sánchez. Escribe Martínez: "A pesar del convencimiento existente en Ferraz de que unos nuevos comicios fortalecerían al PSOE, lo cierto es que según NC Report serían ciertamente perjudiciales. El PSOE no sólo no conseguiría mejorar sus resultados, se mantendría entre 82 y 85 diputados, sino que registraría un importante retroceso en votantes, convirtiéndose en el partido que más electores perdería: 556.709".

Del papel destaca la información en El Mundo de Esteban Urreiztieta y Ángeles Escrivá sobre las agendas y cachivaches digitales de los gerentes de Convergència y la enésima constatación de las prácticas choriceras: "Las agendas de los cargos de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) y empresarios detenidos en el caso del 3% revelan que la cúpula del partido dirigía la trama de amaño de concursos y cobro de comisiones. Los cuadernos del ex tesorero Andreu Viloca, del ex director general de Infraestructuras Josep Antoni Rosell o del consejero delegado de la constructora Copisa acreditan que altos cargos del partido, entre los que se encuentra un ex conseller de Artur Mas, decidían qué empresas se debían presentar a los concursos, se reunían tres veces con ellas para pactar los cobros y emitían facturas falsas para blanquear las comisiones. Las agendas reflejan anotaciones como «consultar a Pte.» que se investiga si se refieren a Mas".

Destacado editorial de El País ayer domingo. "Ni Rajoy ni Sánchez" se titula. Cebrián les señala la puerta: "Hemos pedido insistentemente que el PSOE se abstuviera en la investidura de Rajoy y que le permitiese formar Gobierno, por muy poco que lo mereciese. Esa posibilidad se ha esfumado por la terquedad de Sánchez en su viaje a ninguna parte. Ahora ya ha quedado claro que ni Rajoy ni Sánchez, cuando lo intentó en abril, han sido capaces de reunir apoyos suficientes. Quizá ha llegado el momento, como sugirió el viernes Albert Rivera ante el Congreso, de que ambos políticos den un paso atrás y dejen que otros líderes en sus respectivos partidos busquen mejor suerte. Si algo ha quedado claro en todos estos meses turbulentos es que ni Rajoy ni Sánchez reúnen las condiciones adecuadas para gestionar esta crisis".

Mientras tanto y en ESdiarioBono conspira con Zapatero, Vara y García Page en un figón del Foro. Firma David Lozano: "José Luis Rodríguez Zapatero, Pepe Bono, Guillermo Fernández Vara, Emiliano García-Page y otros siete influyentes cargos socialistas se dieron cita en un conocido restaurante del selecto barrio de Salamanca de Madrid para mantener un encuentro "de corte" político y abordar los últimos acontecimientos tras la primera fallida investidura en el Congreso de Mariano Rajoy, según ha podido saber en exclusiva ESdiario".

Hay fotos.

5 de septiembre, santoral: Madre Teresa de Calcuta, a la que se critica con denuedo porque en este país ya no se deja tranquilos ni a los santos inocentes.