Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

Matanza de cristianos en segundo plano y Cruyff, por F-M Álvaro

El columnista de 'La Vanguardia' homenajea al "político" azulgrana y a Jordi Pujol en un mismo artículo. ETA critica que se mate a "simples ciudadanos" en Bruselas pero no se arrepiente del atentado de Hipercor

Pablo Planas
11 min

ABC: Los vecinos y turistas de Palma sí reciben a los Reyes

El Mundo: Sánchez y Díaz quieren disputarse ya el liderazgo

El País: Los partidos llegan debilitados a la recta final de la investidura

La Razón: Mas, ante el TSJC: "Nos atrevimos a tirar para adelante y completar la faena"

Ara: La seguretat belga, superada

El Periódico: Empleos en extinción

El Punt Avui: ETA no en fa prou

La Vanguardia: Sánchez, dispuesto a zanjar la disputa con Susana Díaz

Ningún periódico abre su portada con el atentado en Lahore, la matanza de cristianos perpetrada por un suicida talibán. Demasiados muertos y demasiado lejos, en Pakistán. Es una noticia de cuarta página en las secciones de Internacional, ocupadas aún con el caos belga. Las tapas de la prensa de papel se encelan con la teórica reanudación de las negociaciones para formar gobierno en España, la batalla entre Pedro Sánchez y Susana Díaz por el liderazgo socialista o la declaración de Artur Mas ante el juez del TSJC por la consulta del 9-N, que La Razón aporta en exclusiva.

La matanza en Pakistán es una recopilación de informaciones de agencia en el diario de mayor tirada, El País: "Al menos 72 personas murieron este domingo y más de 340 resultaron heridas en un atentado suicida en un parque de la ciudad de Lahore, al este de Pakistán. “Un suicida hizo explotar las bombas que portaba en el parque Gulshan-e-Iqbal, cerca de una zona infantil, en torno a las 19.00 (las cuatro de la tarde en España)”, informó el portavoz policial del área, Mohamed Salim. Una facción talibán, Jamaat-ul-Ahrar, se atribuyó la autoría del atentado. “El objetivo eran los cristianos”, aseguró un portavoz, Ehsanullah Ehsan, que amenazó con futuros ataques. (...) El parque es sitio de reunión habitual de la comunidad cristiana, que ayer festejaba el Domingo de Pascua cuando ocurrió el atentado".

En la información del corresponsal en Nueva Dheli de La Vanguardia, Jordi Joan Baños, se incluye la reacción del Vaticano, que a través de su portavoz Federico Lombardi, "condenó 'la violencia fanática' que sufren los cristianos en la zona, y que 'arroja una sombra de tristeza y ansiedad en la Pascua'. (...) Los cristianos son la minoría más pobre y despreciada de Pakistán al estar formada por conversos de las castas más bajas".

Más terrorismo y pornografía de la violencia. Un suelto en el diario de Godó lleva por título que "ETA condena que se mate a "simples ciudadanos"". Parece un avance, pero es un trampa. Los etarras no se arrepienten de nada. Todo lo contrario, según la nota con tan equívoco titular: "La banda terrorista ETA emitió ayer un comunicado en el que, entre otras cosas, critica los atentados de Bruselas que el pasado martes provocaron 31 muertos y más de 300 heridos. La organización armada, autora de más de 800 asesinatos a lo largo de casi medio siglo, censura los atentados de Bruselas, según dice, porque 'no se pueden aceptar matanzas así, que tienen como objetivos a simples ciudadanos'. En cambio, la banda sigue defendiendo su apuesta por la violencia y asegura que 'no nos equivocamos cuando nos levantamos contra el franquismo, ni nos equivocamos cuando dijimos un no rotundo e hicimos frente a la posterior reforma tramposa. Habremos cometido errores, en ocasiones graves e injustos si hay que decirlo así, pero en esas dos cosas no', subraya". De Hipercor, ni palabra.

La exclusiva del día está en La Razón y lleva la firma de Ricardo Coarasa. Se trata de los balbuceos, memeces y contradicciones del expresidente de la Generalidad en sede judicial: "Artur Mas admitió ante el juez del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que le investiga por desobediencia, prevaricación y malversación por su papel en el 9-N que la Generalitat «colaboraba, informaba y proveía material y servicios» para la celebración de la consulta soberanista suspendida por el Tribunal Constitucional (TC), aunque «no daba órdenes ni dictaba instrucciones». En su declaración como investigado del 15 de octubre del pasado año –a la que ha tenido acceso LA RAZÓN– el ex president catalán aseguró que, tras la providencia del TC del 4 de noviembre de 2014 anulando el pseudoreferéndum, la organización se dejó en manos de voluntarios y «ante el éxito de participación (se apuntaron más de 40.000) nos atrevimos a tirar para adelante, a completar la faena que correspondía a la Administración»".

Continúa: "Según contó al instructor de la causa, el magistrado Joan Manuel Abril, su intención en todo momento fue «cumplir estrictamente» las resoluciones del TC, aunque algunas de sus respuestas parecían contradecir sus palabras. Mas reconoció lo que parecía evidente: la Generalitat cedió los institutos para que se celebrase la votación, no cerró la web habilitada para la consulta (no era posible técnicamente, precisó, y «la mantuvimos activa pero no se actualizó»), facilitó los ordenadores e incluso les instaló un software para que los voluntarios pudiesen inscribir a los votantes y, a través del Centro de Iniciativas para la Reinserción (CIRE)), organismo dependiente del Gobierno autonómico, suministró las urnas y las papeletas utilizadas el 9-N. «Sabía que el CIRE estaba colaborando, porque me había encontrado a su directora en alguna ocasión y me había dicho: “Oye, mira, estamos haciendo las urnas, estamos haciendo las papeletas”», explicó durante su hora y veinte minutos de comparecencia, en la que se negó a contestar a las preguntas de la Fiscalía –cuya actuación tildó de «absolutamente desproporcionada»– y de la acusación que ejerce Manos Limpias".

Jorge Bustos resume en la contraportada de El Mundo el humor político de España: "Este lunes de pascua se reanuda el cancán bobo de la partitocracia española, cuyos líderes se desempeñan como los electrones en la física de partículas: sólo se materializan cuando chocan. Choco, luego existo, dice el político hispano; y allá al fondo de un átomo unas vocecillas le hacen un coro como de Minions. (...) Nada real sucederá de aquí a junio porque hace tiempo que el cálculo partidista se impuso al interés general. Y si sucede un pacto de investidura sobre la bocina, nacerá un aborto frankensteiniano que morirá por inviable a los pocos meses".

Sigue: "No el Gobierno sino todas las siglas están en funciones: en funciones de plató. Función en sentido de numerito circense. Habrá a quien le excite todavía el funambulista sobre la cuerda engrasada, o el domador de tigres de dientes de sable plastificados, pero a uno este espectáculo le emociona lo mismo que la cópula de los erizos, y en las tertulias a veces estoy a punto de abrir la boca y soltar lo de Heine: "Me aburría tanto que me dormí; pero el aburrimiento era tan fuerte que me despertó". (...) Entretanto el votante se hastía, la política se degrada y España se entrega a la expectativa narcótica de la Feria de Abril y la operación bikini. Que nos despierten cuando hayan concluido que dos más dos son, efectivamente, cuatro".

El fallecimiento de Cruyff permanece en el candelero y hasta Francesc-Marc Álvaro le dedica una singular columna de churras con merinas en La Vanguardia: "La muerte de Johan Cruyff ha sido un acontecimiento político de primera magnitud, con todas las grandezas y miserias propias de la política, imposturas incluidas. No podría ser de otra manera tratándose de la gran figura de un club de fútbol que ha asumido que es más que un club, hecho que alguien debería explicar urgentemente a la dirigente catalana de C's, sobre todo porque una cosa es liderar un partido anticatalanista y otra liderar un partido extraterrestre. De manera muy fina, Jordi Puntí ha notado que Cruyff "casi sin querer, nos dio una patria", un gesto que generaba dos lealtades, como bien añade el escritor: al Barça "pero también la selección holandesa, que animábamos como si fuera nuestro país". Cruyff o el mito del catalán que vence, el que no tiene que celebrar derrotas ni debe pedir perdón. La Catalunya que habría querido ser y que, sobre todo en 1973, era imposible de plantear".

El texto incluye un insólito homenaje a Jordi Pujol: "Pla escribió que los catalanes somos italianos del oeste. Una comparación más poética que política, creo. Ahora no está de moda citar a Jordi Pujol (excepto para hacer leña del árbol caído, como hace el resentido habitual para deformar sus tesis sobre la inmigración peninsular), pero vale la pena recordar que el expresident tenía la manía de presentar Catalunya como "una Holanda del sur". En el catalanismo, siempre ha sido importante el juego de espejos de la comparación internacional, desde los tiempos de Almirall". El resentido debe ser Gregorio Morán, todos somos de la naranja mecánica y Pujol, un fenómeno peninsular. Leer para creer.

28 de marzo, santoral: Sixto III, Castor de Tarso, Cirilo de Heliópolis, Hilarión, Proterio, Suceso y Heliodora.