Menú Buscar
Primeras planas

Mas pasa el platillo y cambios en el tribunal del 1-O

El acuerdo entre PSOE y PP para repatirse el CGPJ, pese a que habían roto relaciones, afectará al desarrollo del juicio por los hechos del 1-O

13.11.2018 09:54 h.
8 min

Está meridiano que el Tribunal de Cuentas le quiere meter un palo a Mas y a la pandilla del 9N, razón por la que ha fallado que el Astucias más Irene Rigau, Joana Ortega, Francesc Homs y seis altos cargos deben apoquinar los casi cinco millones de euros que el supremo órgano fiscalizador de las cuentas públicas calcula que se malversaron para celebrar aquella orgía de la democracia que se saldó con el abrazo del tío del tupé y Michelín Fernández de la CUP.

La sentencia no es firme, pero ya han comenzado las maniobras para que pague el pueblo. De El Nacional: "A través de les xarxes socials, l'ANC ha difós un missatge en què es pot llegir: "L'Estat demana a Artur Mas, Joana Ortega, Irene Rigau i Francesc Homs una fiança de 4,9 milions d'euros per haver posat les urnes. Es pensen que així aturaran un poble que ha decidit autodeterminar-se? Fem una crida a omplir la Caixa de Solidaritat. Cada gest, cada aportació, és un acte de dignitat i de justícia. Fem-ho plegats!"".

Se puede ser un héroe por un euro, todo suma en la lucha final, es el cepillo de la "dignidad", un óbolo patriótico. El president Torra no hace otra cosa que pregonar que no se aceptará más resultado judicial que la absolución, y Mas opera en la misma línea argumental, lo que no obsta, sin embargo, para que se pase el platillo a fin de que al capitán Mas le salga gratis haber roto Cataluña. Si no les alcanza, pueden montar un maratón en TV3.

Órganos judiciales. El PSOE de Pedro Sánchez que rompió relaciones con Pablo Casado del PP ha llegado a un acuerdo con el partido conservador para la presidencia del Consejo General del Poder Judicial y para el reparto de los consejeros. Se habla de cambalache y dista de estar claro quién ha engañado a quién en un apaño que modifica los equilibrios en el seno del poder judicial y en el tribunal que juzgará el 1-O.

Arroja luz sobre el expediente en El Español María Peral, que escribe: "En el caso de Marchena, de cuya idoneidad, méritos y prestigio para ser el presidente del poder judicial nadie duda, su promoción a la más alta magistratura judicial conllevará una importante alteración de la composición del tribunal que juzgará por rebelión a los exconsejeros catalanes acusados de imponer de forma unilateral la secesión de Cataluña. Y es ahí donde aparecen los recelos respecto a las reales intenciones del Gobierno al ceder la presidencia del Supremo y del CGPJ al PP. A Marchena le correspondía presidir ese juicio y ser ponente (redactor) de la sentencia. Tras su ascenso se encargará de esas tareas el magistrado progresista Andrés Martínez Arrieta y en el tribunal del procés entrará Susana Polo, también de talante progresista, para completar la formación de siete magistrados".

Sigue la crónica: "El giro ideológico de la sala es innegable y ha llevado a amplios círculos judiciales a considerar que, quitando de en medio a Marchena, el Gobierno socialista ha hecho un "gesto" dirigido a "apaciguar" el conflicto independentista catalán de cara al inminente juicio. Para el PP se trata de una percepción infundada. "No creemos que vaya a haber un cambio de la Sala Penal respecto al procés. Tampoco creemos que Martínez Arrieta sea un peligroso izquierdista que vaya a cargarse la instrucción de Llarena", aseguran desde el partido de Pablo Casado".
La Vanguardia

A sus 81 años, Raúl del Pozo es el escritor de periódicos más joven de la prensa española, un punk auténtico que aprovecha su atalaya de El Mundo para arremeter hoy contra los políticos de pasarela: "Dijeron que la fábula es más antigua que la historia y desde las de Esopo sabemos que hay capiteles bonitos pero sin sesera. Estos guaperas que nos gobiernan y nos humillan pueden pasar a la historia como gilipollas, como tipos horrorosos que se han tragado demasiados sapos, confundiendo la nación con sus culos y contribuyendo por cobardía y estupidez a deshacer la nación".

De muy otra índole es el texto en El Món de Salvador Cot, que ha hallado el origen del mal español: "La captivitat i l'absència de criteri de la major part de l'opinió pública espanyola és la principal arma de domini de les elits madrilenyes. Gràcies a la manipulació i a la censura a gran escala es va poder afiançar un règim amb una legitimitat tan escassa com el del 78. I també és a partir d'aquesta realitat paral·lela que les classes dirigents espanyoles han tingut un marge de maniobra pràcticament il·limitat, que ha generat una corrupció massiva i estructural en què la diferència entre el cap de l'Estat i el regidor d'Urbanisme només ha estat el volum de les comissions. Espanya és el món feliç d'Aldous Huxley sense que la majoria ni tan sols ho arribi a sospitar".

Esto es que a diferencia del cultivado pueblo catalán, el hombre español apenas alcanza a comprender la realidad porque carece del más mínimo criterio y es un sujeto fácilmente manipulable. Más o menos.

En Nació Digital destacan que Puigdemont ha indultado al PDeCAT, que no tendrá que disolverse en la Crida para formar parte de los ambiciosos planes del antedicho y su cuate Mas para recuperar el poder absoluto. Del texto de Oriol March: "Carles Puigdemont i David Bonvehí es van reunir dissabte a Waterloo i, d'aquesta trobada i dels contactes del president a l'exili amb membres de l'executiva del PDECat, en surt una conclusió: no serà necessari que el partit es "dissolgui" dins del nou instrument que prepara conjuntament amb Jordi Sànchez --autor de la ponència política-- i Quim Torra".

13 de noviembre, santoral: Diego de Alcalá, Homobono y Maxelendis de Cambrai.

¿Quiere hacer un comentario?