Menú Buscar
Primeras planas

Mariano no limpia pescado y el Parlament de las bananas

El último aforismo de Rajoy: "Hacemos lo que podemos significa exactamente no hacer nada". Así funciona el 3% y vía libre para aprobar que la tierra es plana por el procedimiento abreviado

7 min

Mariano Rajoy sale incólume de la Audiencia Nacional. Una parte de los medios atribuye la circunstancia a la contrastada solvencia retórica y renombrada cachaza del presidente del Gobierno. La otra, a las ayudas del presidente de la sala, el magistrado Ángel Hurtado. En La Razón hay tanto orgullo y satisfacción con el desenlace del trámite que sirven el "interrogatorio" íntegro para esparcimiento de los muy marianistas.

El presidente campó por la sala del juicio de la trama Gürtel con la misma desenvoltura con la que se mueve en Moncloa. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias quedaron harto decepcionados con el resultado de la corrida. Querían tercio de varas, banderillas y muerte a estoque y el morlaco salió indultado en un festejo a la manera balear, con ventosas en la punta de los palitroques y, desde luego, sin derramamiento de sangre rumiante.

elmundo.200En El Mundo, Manuel Marraco y Marisa Recuero subrayan la oportuna ausencia en la sala del extesorero Bárcenas, al que Rajoy le comunicó aquello de "hacemos lo que podemos" por sms, antes de que el peón se precipitara hacia la trena. Don Mariano es una fuente inagotable de frases lapidarias que se resume a sí mismo en la respuesta que dio sobre el significado de eso: "Hacemos lo que podemos significa exactamente no hacer nada". Meridiano Rajoy.

La información en el citado diario arranca así: "Los amigos están para la ocasiones. Y ayer, qué mejor ocasión, Bárcenas se portó como un amigo. Por omisión y por acción, en ese orden. Para Rajoy y el PP debió de resultar un enorme alivio comprobar que, finalmente, el ex tesorero no estaría presente en la sala de vistas. Se esfumaba así el riesgo de que se les captara a ambos en un mismo encuadre. Fuentes próximas al acusado aseguraron que se trató una decisión de última hora y que hasta la víspera estaba previsto que se desplazase a la sede judicial con sus abogados".

En síntesis, el presidente se puso Recio y dijo que él tampoco limpia pescado, que lo suyo es la política de altos vuelos y que jamás, nunca, en absoluto, en modo alguno y en ningún caso tiene o ha tenido que ver con la economía de su partido. ¿Pero a quién se le ha podido ocurrir semejante cosa? ¿Para qué están los tesoreros?

José Antonio Zarzalejos firma un completo análisis en El Confidencial sobre la deposición presidencial que incluye una prolija descripción de la escena: "Se sentó, parapetado en una mesa, a la derecha del tribunal y a la izquierda de las defensas, en el mismo plano que los magistrados y letrados, diluyendo por tanto la plasticidad de la subordinación posicional. Con violación del artículo 685 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, no se mantuvo en pie mientras el presidente del tribunal le hacía observación de las generales de la ley. Por fin, empleó un tono rotundo, inteligible y convencido, manejando énfasis verbales (“absolutamente”, “perfectamente”, “nunca jamás”) que otorgaron credibilidad a sus palabras y soltando remoquetes muy de su gusto para desconcertar a su interlocutor (“como todo el mundo puede entender”, “es de sentido común”)".

En estas que está Rajoy de testigo ante la Audiencia Nacional y en Barcelona se monta un cirio por la ronda de interrogatorios de la Guardia Civil (la encuesta del CEO sostiene que la Benemérita suscita más confianza entre los catalanes que el Govern y el Parlament) a altos cargos de la Generalitat. El secretario de Presidencia, Joaquim Nin, alcanzó la condición de investigado en el transcurso del interrogatorio, dado que de sus respuesta se infería la posible comisión de un delito de sedición. Joan Ignasi Elena también ha sido citado en el cuartel de la Travessera de Gràcia. Los agentes trastean en el asunto de la web del Pacte Nacional pel Referèndum.

Nueva entrega en El Español sobre lo último en corrupción nacionalista. La radiografía de un amaño es la urdimbre de la información de Daniel Montero y Alejandro Requeijo, que describen los cinco pasos del tuya mía, tiki-taka, para hacer un tres por ciento. Ahí va el desenlace: "El 31 de octubre de 2014, tres meses después de que la constructora resultara beneficiaria en el concurso, la cuenta de la fundación Catdem recibió 102.000 euros en donaciones de empresas vinculadas al empresario Félix Pasquina Olive, principal responsable de Pasquina".

Continúa: "Según los informes judiciales del caso 3%, los ingresos se repartieron entre varias empresas vinculadas al grupo. Así, Voladures i Enderrocs SA, donó 12.000 euros el 31 de octubre de ese año. El mismo día, Bergadana de Transports ingresa otros 5.000 euros, otros 45.000 por parte de Reciclatge Mobil del Llobregat y otros 40.000 euros más desde Tramez empresa de lloguers, dedicada a la obra civil". 

Como es obvio, Mas tampoco limpia pescado y confía en salir indemne del carajal de la trazabilidad de las adjudicaciones y las comisiones. 

El Parlament tiene nuevo reglamento. Se puede aprobar que la tierra es plana por la vía abreviada. Pista para el referéndum en la cámara de las bananas.

27 de julio, santoral: Cucufate, Natalia de Córdoba, Simeón Estilita, Pantaleón y Juliana.