Menú Buscar
Primeras planas

Marchas por la Carta Magna y el buen tiempo

Iglesias, de risas con Vox y Arrimadas, apela al espíritu navideño. En Barcelona, en cambio, la cúpula de Cs abandona la marcha constitucionalista. Igual que Thunberg en la marcha del clima en Madrid

13 min

Manifestaciones. La gente sale a la calle por las más diversas causas. En Barcelona, para celebrar la Constitución. Y también para quemarla. División de opiniones en el centro de la ciudad. Unos avanzan al ritmo del pasodoble "Que viva España" por la Via Laeitana. Otros gritan que las calles serán siempre suyas frente a la Delegación del Gobierno. Los Mossos cargan en Girona contra unos tipos encapuchados que pretenden reventar un acto en favor de la Carta Magna. En TV3 y TVE a los embozados les llaman antifascistas, igual que ellos a sí mismos. Resulta que los supuestos antifascistas intentan perpetrar la fascistada de que unos ciudadanos no puedan reunirse en una plaza para homenajear un texto con grandes dosis de utopía. 

En la manifestación constitucionalista de Barcelona están Alejandro Fernández, del PP, y Santiago Abascal, recién llegado de Madrid y "artista invitado" en el acto. La cúpula de Ciudadanos abandona el evento. Alegan que hay una pancarta por ahí que pide la abolición de la Ley integral de violencia de género y reclama la custodia compartida. Se sospecha además que no quieren compartir cabecera con el cabeza de partido que les ha apartado de la mesa del Congreso. El llamado unionismo padece el disenso que también afecta al independentismo. División dentro de la división. Los optimistas hablan de sociedades diversas y plurales.

En Bilbao también hay manifestaciones y contramanifestaciones. La diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo se ha llegado a la capital vizcaína para celebrar la Constitución en nombre de su partido y de la entidad Libres e Iguales. Cita de alto riesgo que relata Josean Izarra en El Mundo: "Subidos en un minúsculo escenario en la húmeda placita que da acceso al Teatro Arriaga, Cayetana Álvarez de Toledo, Arcadi Espada, Rosa Díez y Fernando Savater intentaron trasladar un mensaje de esperanza en la «fiesta» de la Constitución. Cuatro llamadas al compromiso en la defensa de la Carta Magna del 78 con la mirada puesta en la «reagrupación y movilización constitucionalista» para la que no cuentan con el PSOE de Pedro Sánchez. Cuatro intervenciones comprometidas desfiguradas por un exagerado dispositivo policial compuesto por hasta nueve furgonetas de la Ertzaintza que impedía con cordón de cintas rojas y blancas acercarse hasta los convocantes salvo por un estrecho espacio mientras a apenas 300 metros casi 4.000 simpatizantes de EH Bildu gritaban a favor de la independencia frente a la sede de la subdelegación del Gobierno de España en Bilbao".

Sigue la pieza: "La normalización política del País Vasco cuando se cumple año y medio de la desaparición de ETA genera escenas de calado político. Cayetana Álvarez de Toledo fue primero insultada por simpatizantes de la izquierda abertzale cuando abandonó el hotel en el que había participado en un acto del PP vasco antes de dirigirse hacia la plaza del Arriaga. Junto a los tres portavoces de Libres e Iguales denunció que el 41 aniversario de la Constitución se celebre «a las puertas de un Gobierno de sedición» y vio cómo, de nuevo, al concluir el acto y cuando caminaba por la calle era de nuevo insultada mientras un grupo numeroso de simpatizantes de la izquierda abertzale gritaban «¡independentzia!» y le arrojaban al menos un huevo que acabó estrellado contra el suelo".

Acto institucional en Madrid marcado por la negociación para la investidura. Ahora se dice que será antes del cotillón de Nochevieja por unas declaraciones de Pablo Iglesias. De la nota de Pablo Gómez en La Razón: "Pocas veces los ausentes habían sido tan protagonistas en la celebración del Día de la Constitución en el Congreso. No asistieron, como ya es costumbre, los diputados de ERC pero su posible abstención en una investidura de Sánchez los condujo al centro de los corrillos. Sin estar se les veía. No parecía importar que allí se estuviera rindiendo tributo a la Carta Magna y a esa misma hora el partido republicano catalán calificase el texto constitucional como «heredero del franquismo». Su papel clave en la gobernabilidad del país fue el tema estrella en las conversaciones entre los políticos, como lo fue también el as que se sacó Pablo Iglesias de la manga: una eventual investidura entre el 25 y el 31 de este mes. «¿Vamos a votar antes de tomar las uvas?», se preguntaban desde uno de los grupos con más número de diputados del hemiciclo. Iglesias soltó la bomba, pero, acabado el acto, se dio a la fuga. Con un quiebro a los periodistas similar al que había ya protagonizado el jueves también en el Congreso evitó los corrillos y las más que probables preguntas y repreguntas sobre las acusaciones lanzadas, de momento sin pruebas, por un exabogado de la formación morada".

El evento en el Congreso dejó la imagen de un corrillo en el que el portavoz de Vox, Espinosa de los Monteros, departía amigablemente con Pablo Iglesias e Inés Arrimadas. Risas y buen rollo. A Iglesias le ha caído la del pulpo en redes y él se ha defendido con un mensaje navideño: "Esta nochebuena en muchas familias habrá votantes de UP, de partidos independentistas, de VOX, del PSOE o de cualquier otro. Igual que en las cenas de trabajo o de la clase de la facultad. Y hablarán y se reirán. Eso no es una falta de coherencia política, sino condición humana". Adorna el texto con varias fotos, entre ellas una de Rufián con un apoderado de Vox.

Más manifestaciones. Marcha multitudinaria en Madrid por la cumbre del clima. División de opiniones en cuanto a la asistencia. La organización da la cifra de medio millón de personas. La policía habla de quince mil. Entusiasmo entre los convocantes, que contaron con las actuaciones de Macaco y Amaral y la arenga de Javier Bardem, que llamó "estúpidos" a Trump y al alcalde de Madrid, Martínez Almeida. Tal era la expectación con Greta Thunberg que la joven activista tuvo que abandonar la manifestación sin haber alcanzado la cabecera. Es un fenómeno religioso.

En Público escribe sobre el particular Guillermo Martínez: "Personas de todo tipo y llegadas desde todas las partes del mundo se han dado cita en Madrid para reclamar a los líderes políticos que estos días se reúnen en la Cumbre del Clima de la ONU (COP) unas "medidas reales y vinculantes que deben ser tomadas con urgencia", tal y como ha explicado a Público Vanessa Álvarez, portavoz de Alianza por la Emergencia Climática, uno de los colectivos convocantes".

Sigue la pieza: "Aunque lo más esperado por los manifestantes era la aparición de Greta Thunberg, la joven líder no ha podido acercarse a la cabecera de la marcha debido a la cantidad de personas que quería fotografiarla. (,,,) Javier Bardem ha tomado la palabra dos horas y media después del comienzo de la marcha. En un escenario frente a Nuevos Ministerios, el actor se ha referido así a la actualidad: "Estamos en uno de los momentos más críticos de nuestra historia y estamos consiguiendo hablar con una sola voz"".

La muchacha Thunberg sí que habló en comparecencia ante los medios, según recoge Belén Remacha en El Diario: "En la rueda de prensa han acompañado a Thunberg los miembros de Juventud por el Clima–Fridays for Future España Shari Crespi, Alejandro Martínez y Tomás Castillo, y de Fridays For Future Uganda Vanessa Nakate. Thunberg, durante todo el acto, no ha dejado de repetir la idea de que ella era solo una voz más y quería escuchar también a sus compañeros, ante la insistencia de la prensa por dirigirse a ella. Nakate ha apelado a los políticos que no han acudido a la Cumbre, como Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. Ha recordado que la gente "ya está muriendo como resultado de esta crisis. Es cuestión de supervivencia, tenemos que hacerlo ahora. Si no lo hacen por nosotros, que lo hagan por sus propios hijos y nietos". "No queremos que los países declaren solo una emergencia climática. Queremos que actúen", ha clamado Nakate".

Continúa la nota: "Thunberg se ha pronunciado también sobre los objetivos de la COP25. "Espero de corazón que la COP25 lidere y llegue a algo concreto. También que produzca más concienciación en la población general. Los responsables políticos tienen que tomar conciencia de la crisis climática; creo que no se dan cuenta de la magnitud que tiene. Nos tenemos que asegurar que esta iniciativa no se ignore, que no puedan esconderse", ha asegurado". 

Noticias estrictamente procesistas. De marejada a fuerte marejada en el entorno de Puigdemont, Junts per Catalunya (JxCat), el Pdecat, la Crida y Waterloo. Aires de revuelta, vientos de motín, efluvios de insurrección interior. según apunta Antonio Fernández en El Confidencial: "El ‘expresident’ de la Generalitat Carles Puigdemont ha tocado a rebato: el próximo 9 de diciembre, todos los diputados y senadores de JxCAT deben acudir a Waterloo para recibir instrucciones y valorar la actualidad política. Es una jugada estratégica que, en realidad, tiene dos vertientes: estudiar, efectivamente, la coyuntura política por un lado y, por otro, abortar un motín a bordo. Una parte de Junts per Catalunya (JxCAT), pero especialmente una parte importante del PDeCAT, está harta de que las decisiones se tomen unilateralmente y a dedo desde Bélgica y preparan una revolución interna".

Sigue Fernández: "Según ha podido conocer El Confidencial, esa revolución puede producirse en el consejo nacional del PDeCAT que se celebrará el próximo 14 de enero. Los críticos quieren recuperar poder y terreno, abandonando el “tacticismo caudillista” que, a su juicio, ha llevado al partido heredero de Convergència, la mayor formación catalana en sus tiempos, a un callejón sin salida. Es la revolución pendiente que hasta ahora no se habían atrevido a acometer. Pero después de las cribas de Puigdemont 'limpiando' las listas de moderados, ya nadie tiene nada que perder. Y los críticos van a por todas".

7 de diciembre, santoral: Agatón, Ambrosio de Milán, Antenodoro, Eutiquiano papa y mártir, Fara, Juan el silencioso, Martin abad, Sabino,Teodoro y Urbano.