Menú Buscar
Primeras planas

Un lustro de Felipe VI y el 3% que no cesa

Felipe VI cumple cinco años en el trono marcados por el "Procés". La Audiencia Nacional reactiva el caso 3% y empura a quince empresas por la derrama nacionalista

19.06.2019 10:22 h.
14 min

Quinto aniversario de la proclamación del Rey Felipe VI, efeméride que ocupa no pocas aperturas en la prensa digital y la mayoría de las portadas de papel. El lustro ha sido convulso, incierto, plagado de incertidumbres y marcado por la intentona secesionista, el Procés de los Pujol, el Arturu y el prófugo Krls, máximos prebostes del pan como unas ostias que ha situado Cataluña a la cabeza de los listados de inestabilidad política, fractura social y debilidad económica. Un logro histórico rematado por la ascensión al poder del cacique (El País dixit) de Santa Coloma de Farners, ese Torra tan simpático que intenta boicotear al monarca al estilo de Pierre Nodoyuna y se indigna porque Valls le niega la mano tras haber sido motejado como "casta" por su parte. Un fenómeno, Quim, que ha situado la presidencia de la Generalitat a la altura de la presidencia de los Comités de Defensa de la República (CDR), penúltima excrecencia de la autodenominada "gent de pau".

Más allá de las disquisiciones sobre si el 1-O y fechas anteriores (6, 7 y 20 de septiembre) y posteriores (3 y 27 de octubre) fue un golpe de Estado, de efecto o de nada, no hay discusión respecto a que para el Rey vino a suponer el 23-F de su augusto padre, la prueba de resistencia del material monárquico. Prueba superada, aunque casi dos años después hay división de opiniones, como en los toros y según la encuesta que sirve en cabecera El Confidencial: "La sociedad española se encuentra totalmente dividida en cuanto al modelo de Estado. El 50,8% de los españoles se confiesa monárquico, a escasa distancia de los que prefieren la república (46,1%). Una diferencia escasa que pende del hilo de los indecisos (3,1%). Son los datos que arroja la encuesta realizada por IMOP Insights para Vanitatis con motivo del quinto aniversario del reinado de Felipe y Letizia, que se cumple este 19 de junio. El estudio se ha elaborado a partir de 1.031 entrevistas realizadas en España, entre el 28 de mayo y el 3 de junio, respetando en el muestreo todas las variables sociodemográficas necesarias. El margen de error es de 3,1 puntos porcentuales".

Dicho lo cual, el mismo sondeo apunta que "el rey Felipe es el segundo miembro de la familia real más valorado, con un 6,3 de media. Le 'gana' su madre, la reina Sofía, que tiene una imagen imbatible ante los españoles. Los atributos que más se le reconocen a Felipe VI son su profesionalidad (6,7), su prestigio (6,2) y el hecho de que infunde confianza (6,1). Sus notas son más discretas en cuanto a cercanía y eficacia, donde consigue un 5,8. De hecho, el rey 'barre' en profesionalidad, donde un 22% le otorga un 10, y en infundir confianza, donde un 19% también le da la máxima puntuación".

Todo lo contrario que su esposa, la Reina Letizia, convertida en un personaje antipático por la prensa cardiaca. La Reina, dice el colorín de El Confidencial, "es el miembro de la familia real peor valorado por los españoles, con un 4,8 sobre 10", una décima por debajo de don Juan Carlos.

A diferencia de lo que ocurrió con su padre, el Rey tiene poca gente que le escriba, razón por la que cobra especial mérito y relevancia el caso del historiador Jordi Canal, empeñado en combatir la demagogia de los republicanos de boquilla con el acervo académico y las herramientas de las ciencias sociales. Hoy escribe un notable artículo en El Mundo del que destacan dos párrafos: "Decir Monarquía parlamentaria equivale a decir democrática. En el índice de calidad de la democracia en el mundo de 2018, elaborado por The Economist, se identifica a 20 "democracias completas". Las principales monarquías forman parte de este selecto grupo: Noruega en el puesto uno, Suecia en el tres y Dinamarca en el cinco; Holanda, Luxemburgo, Gran Bretaña y España, entre los puestos 11 y 19. En cambio, repúblicas vecinas como Francia e Italia o EEUU se consideran "democracias imperfectas", al igual que las monarquías belga y japonesa".

Y: "Los ciudadanos europeos de países con sistema monárquico muestran mayor satisfacción y afección al régimen democrático y a sus instituciones. Prueban algunos trabajos que las monarquías parlamentarias, gracias a la estabilidad, la neutralidad política -en contraste con el inmediatismo electoral republicano- y la capacidad de representación simbólica, convierten la democracia en más eficiente. Negar el carácter democrático a las monarquías parlamentarias de nuestros días o bien otorgarles un displicente trato de democracias incompletas, imperfectas o de baja calidad resulta, por tanto, impertinente. Lo anacrónico hoy no es la Monarquía, sino afirmar que la Monarquía es anacrónica".

Portada de 'El Mundo' del miércoles 19 de junio

Portada de 'El Mundo' del miércoles 19 de junio

Mientras tanto y en relación a Cataluña, El Periódico sirve una pieza sobre los turbios negocios de Convergència, ahora Pdecat, Junts per Puigdemont y Crida Nacional per la República. Nuevas sobre el 3%, la marca del régimen. Escribe J. G. Albalat: "El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha imputado a 15 empresas y entidades, entre ellas la Fundación ACS y las constructora Copisa, Teyco y Urbaser, en el ‘caso 3%’ de presunto pagos de comisiones a la extinta CDC a cambio de obras o servicios públicos, según el auto. El magistrado atribuye a estas compañías los delitos de tráfico de influencias, cohecho y blanqueo de capitales y cita a sus representantes para principios de julio. También deberán declarar el extesorero convergente, Daniel Osácar; el presidente de Teyco, Jaume Sumarroca Claverol (hijo de unos de los fundadores de CDC), y el expresidente de la empresa pública Infraestructures de la Generalitat, Josep Lluís Quer".

Sigue Albalat: "El togado recuerda en su resolución que está investigando a altos cargos de CDC que, en relación con directivos y funcionarios de distintas administraciones e instituciones públicas de Catalunya, “pusieron en marcha una estructura para financiar ilegalmente” a la formación política antecesora del PDECat. Para ello, sostiene, “alteraban todo tipos de concursos públicos” con la finalidad de adjudicar contratos a determinadas empresas que, a su vez, realizaban “donaciones” a dos fundaciones ligadas a CDC, Catdem y Forum Barcelona".

Expediente Valls. Celestino Corbacho se baja de la moto y se integra en el grupo de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona. Con el exprimer ministro de Francia se queda la concejal Eva Parera, procedente de Unió Democràtica. En El Independiente, Ana Belén Ramos sostiene que Valls se dará el piro en septiembre: "La cuenta atrás para la salida efectiva de Valls del Ayuntamiento de Barcelona podría tener como fecha límite el mes de septiembre, cuando el ex mandatario francés celebra su enlace con la ex consejera de Caixabank y Abertis, Susana Gallardo, que presume de ser una de las mujeres más ricas de España por ser, además, la heredera de los laboratorios Almirall, lo que confirma la posición milmillonaria de su familia -la décima más adinerada del país-".

Y añade la periodista: "Más allá de la ceremonia, Valls seguirá escribiendo tribunas e, incluso, estaría dispuesto a apoyar determinados proyectos políticos, pero siempre “desde fuera”. Las posibilidades, por tanto, de fichar por los socialistas como se ha venido rumoreando se difuminarían porque “el proyecto que él tenía y quería en España era Ciudadanos desde el principio”. Y sus aspiraciones de triunfar en la política española de la mano de Albert Rivera ya se han frustrado".

Al respecto también escribe Federico Jiménez Losantos en El Mundo. Ahí va el último párrafo de su columna: "Pero lo trágico en esta novela picaresca, a lo Balzac, de Valls -que acabará donde siempre estuvo: en el socialismo republicano, federal o lo que sea, menos nacional- es que oculta algo tristísimo y que, al repasar mi libro Barcelona, la ciudad que fue, veo claro: entre la investidura nonata de Inés y el hallazgo de Valls se produce la tercera ola de la hégira española de Cataluña, que empezó con el Manifiesto de los 2.300. Valls fue para los dirigentes de Cs un relator internacional que les permitía salir con dignidad de Barcelona y venirse a vivir libres a Madrid. No lo reprocho; lo constato".

Más política. El País constata que el trifachito hace aguas por todos los lados. De la crónica de Natalia Junquera en El País: "Apenas cuatro días después de la constitución de los Ayuntamientos hay ya amenazas de moción de censura planteadas, los acuerdos firmados empiezan a tambalearse y los que quedan por firmar se complican. La negociación del bloque de centroderecha se ha convertido en un vodevil en el que hay pactos secretos —que Vox amenaza con hacer públicos como medida de presión al PP—, y en el que uno de los socios, Ciudadanos, afirma que “sentarse a negociar, no; pero hablar, sí” con el partido de Santiago Abascal. El plan de alianzas que dio aire a Pablo Casado tras el descalabro de las generales se desdibuja".

Aún es pronto, sin embargo, para determinar si Vox se diluye en sus contradicciones o aguanta el tipo de palanganero del PP y Ciudadanos en la sombra. La Asamblea de Madrid dará la pauta. No se descarta una repetición de las autonómicas que podría acabar con el partido de Abascal y Ortega Smith en la papelera de la intrahistoria de la derecha española.

Al hilo de los pactos y juramentos municipales aporta Joaquín Luna en La Vanguardia una mirada alternativa: "Ya me veo de nuevo a Donald Trump en las escalinatas del Capitolio un día de enero del 2021 tirando a frío:

–Juro caprichosamente pasarme por el forro mis obligaciones como presidente de Estados Unidos y defender o no la Constitución conforme a mi humor, las encuestas y lo que hagan esos bastardos del Supremo.

Yo imagino que los estadounidenses se quedarían pasmados, sobre todo si Trump tunea la coletilla.

–Y digo que Dios me ayude porque Dios y yo somos amigos, que si no...

Veo capaz a Donald Trump de esto, de lo otro y de visitar España –algún día habrá que invitarle, digo yo– y soltar en la cena de gala:

Spain is different? Me too! Where are the mariachis?"

Justo se cumple una semana de la conclusión del juicio en el Tribunal Supremo y aún se oyen los ecos de aquella intervención del juez Manuel Marchena cuando harto de que los testigos dijeran responder a Vox por imperativo legal se largase aquella lección: "Sí, ya, pero recuerden que todos estamos aquí (en un juicio) por imperativo legal".

19 de junio, santoral: Aurora, Lamberto, Gervasio, Protasio y Romualdo.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información