Menú Buscar
Primeras planas

Las maniobras negociadoras de Soraya, Millo y Albiol

García Albiol ha pedido a Rajoy que convoque consejos de ministros en Barcelona, dice 'La Razón'. 'El Nacional' desmiente la reunión privada de Santamaría y Puigdemont de 'La Vanguardia'

21.11.2016 09:11 h. Actualizado: 15.05.2017 11:47 h.
10 min

Ángela Merkel y Nicolás Sarkozy se disputan las portadas. La cancillera anuncia que repetirá como candidata por cuarta vez. Si vence, cumplirá 16 años al frente de Alemania, una época en la que Europa ha sufrido la disciplina germánica con un estoicismo digno de mejor causa. Ya no se habla de Grecia, cuyos ciudadanos fueron insultados, ninguneados, vejados, expoliados y hundidos sin que los gestores merkelianos movieran una ceja. Tal vez para compensar, Merkel sacó su lado matrone con los refugiados de la guerra de Siria.

Quien no seguirá jodiendo con la pelota será Sarkozy, derrotado en las primarias de la derecha francesa sin contemplaciones. Varapalo brutal. En El País, Carlos Yárnoz pone la letra de una música más triste, en todos los sentidos, que las cantarelas de Carla Bruni a lo Jane Birkin en Je t'aime moi non plus. Escribe el corresponsal: "El centroderecha francés demostró ayer que está mucho más movilizado de lo previsto. Cerca de cuatro millones de personas acudieron a las urnas para la primera vuelta de la elección de su candidato al Elíseo. El recuento de 9.343 de las 10.229 mesas instaladas daba el 44,2% de los votos al ex primer ministro François Fillon, seguido por Alain Juppé (28,4%) y el expresidente Nicolas Sarkozy (20,7%). Derrotado en sus filas, Sarkozy anunció que apoyará a Fillon en la segunda vuelta. El fracaso, el más humillante de la carrera de Sarkozy, implica su retirada definitiva de la política. El ganador de las primarias de Los Republicanos se conocerá el próximo domingo y tiene muchas posibilidades de convertirse en el próximo jefe del Estado francés. Antes tendrá que ganar, previsiblemente a la ultraderechista Marine Le Pen". 

Párrafos después: "Como era de esperar, Sarkozy, ministro de Interior o de Finanzas antes de conquistar el Elíseo en 2007, hizo toda una despedida de la política con tintes personales. Recalcó “las duras pruebas” que han tenido que superar sus hijos y su esposa, la cantante Carla Bruni, por vivir junto a “un hombre que levanta tantas pasiones”. “Ahora espero levantar más pasiones privadas que públicas. Adiós a todos”, concluyó". 

¿Pasiones privadas? Este hombre es insaciable y tan feo o más que Serge Gainsbourg. Cuidadín, Carla. De regreso al solar ibérico, García Albiol ha tenido una idea. Rajoy todavía no sabe cómo tomárselo, si a título de inventario, a broma o como una genialidad de corte maragalliano. El dirigente del PP catalán quiere que se lleven a cabo consejos de ministros en Barcelona. Desde que Franco despachara con sus ministros en el Pazo de Meirás que no se planteaba tal cuestión.

Carmen Morodo firma la información en La Razón: "El debate está abierto y en él entra buscar la estrategia más eficaz para visualizar los beneficios de una buena relación de Cataluña con el Estado y de la presencia de éste último en esa comunidad autónoma. En el plano más simbólico se valoran propuestas como la celebración de una reunión del Instituto Cervantes o hasta convocar un Consejo de Ministros en Cataluña. Esta última se la planteó el líder del PP catalán a Rajoy, y la respuesta de éste fue comunicarle que lo estudiaría. En Moncloa precisan que no hay todavía una decisión al respecto. No confirman que vaya a atenderse esa propuesta, pero también anticipan que negar su aceptación es precipitado y que es una idea que está en estudio, como tantas otras".

Sigue Morodo: "Rajoy también mide sus tiempos en Cataluña, aguantándolos, como en todas las demás decisiones que adopta. La elección de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, para llevar el peso de la relación con Cataluña y con las demás comunidades autónomas confirma que ni quiere «sobresaltos» ni sorpresas en un tema tan delicado como éste. Quiere justo lo contrario. Con Sáenz de Santamaría tiene garantizado que no habrá salidas del esquema con el que él quiere trabajar, ni en las actuaciones ni tampoco en el discurso".

Este lunes vuelve a comparecer la vicepresidenta en Cataluña. Presidirá el relevo en la Delegación del Gobierno de Llanos de Luna por Enric Millo. A Llanos de Luna le dedican toda clase de exabruptos en la prensa soberanista. Son las medallas al mérito de una labor ingrata cuyos efectos se han dejado sentir en los ayuntamientos indepes y en las oficinas de la Generalidad. En cambio, a Millo se le recibe con satisfacción por su incuestionable genética catalana, su paso por Unió y su lado amable, simpático, elástico y flexible.

Se confía en que se active el diálogo entre el Gobierno y el Govern. Hay indicios, señales de humo, gestitos, miradicas, leves roces de mano en lo que parece un rito de apareamiento. Así lo recoge la crónica en El Nacional de Marta Lasalas sobre la cena en Fomento del pasado jueves: "Si tres años atrás batalló (Soraya Sáenz de Santamaría) en el mismo escenario para pasar por delante de Artur Mas, entonces President, en el protocolo hasta provocar la plantada del jefe del ejecutivo catalán a la cita anual de la patronal catalana, el jueves optó directamente por no intervenir en los parlamentos y dejar todo el protagonismo al Rey y el President".

Más: "No sólo eso. Al finalizar la cena, Puigdemont intercambió unas frases con la vicepresidenta. Fue un saludo protocolario y breve, según fuentes del Govern, aunque no pasó por alto al presidente el hecho de que la contundencia de su discurso no había afectado a la disciplinada voluntad de cordialidad de la vicepresidenta. Lo que sorprendió en el Govern fue que al día siguiente apareciera en un medio de comunicación aquel intercambio de saludos como si se tratara de un inicio de deshielo entre las dos Administraciones, y que incluso se apuntara que se había hablado del listado de los 46 puntos con reivindicaciones del Govern, cuando este tema en realidad no había sido ni citado".

O sea que La Vanguardia del sábado se inventó una reunión privada entre Santamaría y Puigdemont, dedúcese del texto del digital del que fuera director del diario de Godó.

El PSOE es una olla de alacranes con chile poblano. La sección Euskadi también por va libre y ha pactado con el PNV, en lo que se interpreta también como un rasgo de moderantismo del Euzkadi Buru Batzar del Euzko Alderdi Jeltzalea. En El Mundo, Josean Izarra da la noticia del "paktu": "El PNV el PSE-EE han cerrado las negociaciones que mantenían prácticamente desde el día después del 25-S y han acordado que conformarán un gobierno de coalición presidido por Iñigo Urkullu con tres Departamentos gestionados por candidatos propuestos por los socialistas. El acuerdo, además, incorpora un documento programático en el que han venido trabajando las dos comisiones de ambos partidos durante las últimas semanas pero sobre el que se desconoce su contenido concreto, especialmente en lo que se refiere a materias tan sensibles como el desarrollo del autogobierno y los programas de paz y convivencia que hasta ahora ha liderado Jonan Fernández".

Que se sepa, este fin de semana Trump no ha roto nada ni nombrado más halcones. Cuarenta años y un día de la muerte de Franco. La "lluita" continúa. 

21 de noviembre, santoral: Presentación de santa María Virgen, Agapio, Gelasio, Mauro y Rufo.