Menú Buscar
Primeras planas

La batalla del relato y Rahola critica a un preso

Otra ofensiva diplomática del Gobierno para atajar las "fake news" del proceso, esta vez a cargo de Irene Lozano. Duro texto de Rahola contra Junqueras. El oro venezolano para Moscú

31.01.2019 09:49 h. Actualizado: 31.01.2019 09:56 h.
12 min

El Gobierno de Pedro Sánchez pretende dar la batalla de la propaganda en el mundo. Los más brillantes analistas de la Moncloa han descubierto no sin asombro que el independentismo difunde un mensaje urbi et orbi que no se corresponde exactamente con la realidad, sino todo lo contrario. Y ni cortos ni perezosos han decidido activar los frentes político, jurídico y diplomático, según informa El País en su portada con el siguiente titular: "El Gobierno despliega a su diplomacia ante el juicio del procés". Y añade en subtítulo: "El Ejecutivo intenta contrarrestar la campaña de imagen del independentismo en otros países".

¿Cómo no se les ocurrió a Dastis o Margallo? El mundo comienza de cero cada día, pretenden los intrépidos y el Gobierno, de modo que se propone acabar con la Leyenda Negra por la que inevitablemente un belga cualquiera está plenamente convencido de que un juez español es un oximorón. Contra ese discurso de la Inquisición y los toros no hay nada que hacer, es caballo ganador en el mundo occidental. 

La crónica en el diario de Prisa, con las firmas de Javier Casqueiro, J. J. Gálvez y Álvaro Sánchez, revela hasta qué punto resulta melancólico el esfuerzo: "El Gobierno central y la Generalitat catalana han desplegado, en vísperas del juicio a los líderes del proceso independentista en el Tribunal Supremo, una batalla política, jurídica y diplomática en el exterior para ganar adeptos y explicar sus argumentos. El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha oficializado esa disputa en Bruselas a través de la responsable de la marca España Global para desmontar los ataques del Govern catalán. Mientras, el conseller de Exteriores, Alfred Bosch, se reunió este miércoles en Madrid con seis embajadores europeos y este jueves hará campaña en Londres".

La marca "España Global" e Irene Lozano, ojo al dato, que ya ha estado, cuenta el texto, con los portavoces de la Comisión y el Parlamento Europeo, el ministro belga de Exteriores, Didier Reynders y un grupo de eurodiputados españoles. Y hoy leerá un discurso en la Cámara de los Lores. Tremendo.

La crónica recoge también las andanzas de Alfred Bosch: "A la capital británica también llegó este miércoles el conseller catalán de Exteriores, Alfred Bosch, un cargo que ocupó anteriormente Raül Romeva, uno de los políticos catalanes presos por su participación en el procés. Bosch viajó desde Madrid, donde mantuvo una serie de encuentros bilaterales con seis embajadores de países europeos acreditados en la capital de España. A todos les trasladó el mismo mensaje sobre el juicio a los líderes independentistas: que no se fíen del relato proyectado por el Gobierno central y los medios de comunicación españoles en general, que intenten seguir las sesiones de la manera más directa posible y sin intermediarios y que si tienen alguna duda o consulta se comuniquen con los responsables de la Generalitat. Los embajadores trasladaron su preocupación por el conflicto y por sus repercusiones económicas, según fuentes diplomáticas".

No hay nada que hacer. El independentismo cuenta con el favor de todos aquellos actores internacionales interesados en fomentar el caos en la Unión Europea, de Assange a Soros, Putin y los partidos populistas. A eso se refiere un interesante articulo de Nicolás de Pedro también en El País que alude a la última entrevista de Puigdemont en el tabloide ruso Komsomólskaia Pravda. Ahí va un párrafo: "Puigdemont califica de "desinformación" la injerencia rusa en la crisis catalana y afirma que un "informe de expertos del Parlamento británico rechaza que haya existido ninguna influencia secreta de Rusia". Sin embargo, el informe en cuestión resulta bastante explícito cuando afirma que "hemos escuchado pruebas que muestran la presunta interferencia rusa". Puigdemont recurre a una triquiñuela frecuente de medios como RT o Sputnik: presentar una cosa por otra. Así, él no se refiere realmente al "informe publicado por el Parlamento británico", sino a la comunicación enviada por un hacker simpatizante de Wikileaks y que, vaya por dónde, es la única de las 154 recibidas por el Comité a cargo de esta investigación sobre desinformación y fake news en Europa que respalda su argumento".

Ahí está el punto, en las célebres fake news y en que Cataluña es zona catastrófica de la información sin que ningún Gobierno haya advertido todavía el efecto devastador de los mantras nacionalistas. O sea que Borrell lo intenta, pero no le siguen ni sus colegas. Sin ir más lejos, el ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska acaba de declarar esto en el Huffpost: "La convivencia en Cataluña no ha ido a peor, todo lo contrario". Sí, claro y Torroella de Montgrí, municipio abierto a Ciudadanos.

Conmoción en el universo independentista por los navajazos entre Junqueras y Puigdemont. En La Vanguardia, Pilar Rahola se pone de parte del expresidente: "Es el punto en el que estamos, y si bien el calendario judicial atemperará la crisis de confianza generada a raíz de la entrevista de Junqueras en Le Figaro, la distancia se ha agrandado. El motivo es de calado: la afirmación de Junqueras sobre la responsabilidad ética a la hora de quedarse en Catalu­nya, lo cual es un mísil contra los líderes que optaron por el exilio. ¿Qué deben pensar Comín, Puig, Ponsatí, el propio Puigdemont, pero también Rovira, ante esa descalificación? Porque, si Junqueras considera una lección ética quedarse en el país, da a entender que quienes marcharon al exilio no dieron esa lección ética. Si además lo adorna con Sócrates, Cicerón y Séneca (no se pone por poco), la indirecta es directa. Lo cual, si me permite Junqueras, es, además de grandilocuente, injusto. Primero, porque el tema del exilio se pactó entre todos y cada cual optó por una situación. Segundo, porque el exilio no es menos duro que la cárcel y, como decía Jordi Sànchez, puede ser mucho más largo. Tercero, porque tan ético es quedarse y servir al país desde dentro, como marchar para poder mantener la actividad política y servir al país desde fuera. Ahí está el histórico exilio catalán para avalarlo".

Ayer se cumplió un año de la no investidura del "desterrado", cosa que aprovecha Agustí Colomines en El Nacional para calzarle un viaje al sector "pascalista" de JxCat y a ERC de paso. El titular, "Tot compromís comporta risc" es de un libro de Jordi Pujol. Así arranca el texto: "Ja fa un any de l’intent frustrat d’investidura del president Carles Puigdemont. La restitució del president havia estat el gran reclam electoral de JxCat i la majoria dels parlamentaris de la coalició estaven disposats a assumir el risc de restituir el president deposat per la imposició de l’article 155. No tots, això és cert, perquè la minoria controlada pel PDeCAT més “pascalista” arrufava el nas indissimuladament, cosa que va aprofitar el president del Parlament, el Molt Honorable Roger Torrent, per desconvocar el ple. Encara recordo el moment en què cinc parlamentaris de JxCat --entre els quals l’actual president Quim Torra-- que es disposaven a entrar a l’hemicicle van ser interceptats per gent del seu grup per evitar que s’asseguessin al costat dels parlamentaris de la CUP per manifestar la seva disconformitat amb la suspensió del ple. ERC es va aprofitar d’aquelles hores de desconcert i va impedir el que hauria estat el més normal: que el president Puigdemont fos investit. Hi hauria hagut més repressió? Segurament, però on és escrit que un combat com aquest no tindrà conseqüències?"

De la crisis en Podemos escribe en El Confidencial con tintes lúgubres José Antonio Zarzalejos: "Errejón va a seguir los pasos de Carmena y no incorporará a Más Madrid las siglas de Unidos Podemos. Ambos consideran que son un lastre y no un activo. La dirección morada, con un consejo ciudadano estatal reunido ayer entre suspicacias y desconfianzas cruzadas, no encontró salida airosa a la crisis porque, posiblemente, no la tenga. El partido no puede renunciar a sus siglas en la Comunidad de Madrid como lo ha hecho en la capital, aunque “Carmena no sea lo que fue” (Iglesias 'dixit'), ni a pesar de que a Errejón no se le considere ahora “un traidor” y sí “un aliado” (también Iglesias 'dixit'). Podemos —y sus dirigentes lo saben— se encuentra en un trance agónico y ahora de lo que se trata es, simplemente, de seguir en el partido. Eso es lo que se decidió ayer, desesperanzadamente".

Sin cambios en Venezuela. Corre el rumor de que un avión ruso ha aterrizado en Caracas para llevarse el veinte por ciento de las reservas de oro, esto es el típico oro de Moscú que tanta tinta ha consumido. Guaidó resiste. El Parlamento Europeo reconocerá hoy a Juan Guaidó como presidente y la Unión Europea prepara un grupo asesor para la celebración de unas elecciones. Maduro consiente con unos comicios para el legislativo, en absoluto presidenciales.

31 de enero, santoral: Juan Bosco, Marcela y Metrano.