Menú Buscar
Primeras planas

El etarra de la guadaña y el "diálogo" de ERC

Cae en Francia Josu Ternera, el jefe etarra de los coches bomba y los ataúdes blancos. Tras consumar el veto a Iceta, los republicanos alegan que tampoco es para tanto

17.05.2019 10:11 h.
13 min

La penúltima foto del terrorista Josu Ternera es la estampa de apertura en la mayoría de los medios. El sujeto, nacido en el 50, está enfermo. Cara demacrada y figura encorvada bajo el peso de una voluminosa mochila. En la última foto, un capuchón le cubre la cabeza. El adminículo se utiliza para preservar el rostro de los arrestados, pero también para evitar que escupan a los policías. Es el procedimiento.

Diecisiete años llevaba en paradero desconocido, o no, uno de los más notorios cabecillas etarras, historia viva de la muerte que con la cara, paga. Sólo le falta la guadaña. Fue detenido en el garaje de un hospital de los Alpes franceses. Tenía cita concertada a nombre falso y papeles venezolanos. Pudiera parecer Ternera un fantasma del pasado, pero en Francia le juzgaron en rebeldía y condenaron hace un año a ocho de trena

En España se le imputan varios delitos, entre ellos la orden de volar la casa cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza en diciembre de 1987, atentado que se saldó con once víctimas mortales, seis niños entre ellas. También se le atribuyó la orden de atentar en el Hipercor de la Meridiana. Bajo su mandato en ETA se instauró la doctrina de los atentados indiscriminados: coches bomba y ataúdes blancos. 

Con el paso de los años y los palos policiales y judiciales, Ternera fue uno de los interlocutores que negoció el fin de la muy debilitada banda y la voz que leyó el comunicado de abandono de las armas. De esa pista, el último acto de ETA del que se tiene constancia, habrían tirado la Guardia Civil y la policía francesa para trincar al escurridizo fugitivo, según la crónica de Gonzalo Araluce en El Español: "La Guardia Civil no ha dejado de seguir el rastro de José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, en los últimos años. Era una espina pendiente y doliente, que recordaba los tiempos más duros de ETA. Pero hubo algo que les hirió especialmente en el orgullo a los miembros del Servicio de Información del Cuerpo: que el histórico dirigente terrorista leyese el último comunicado de la banda, en el que se ponía fin a su trayectoria. Era la última página que les faltaba a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y la banda terrorista aireaba su voz en un momento crítico".

Sigue la pieza: "Una "chulería", señalan fuentes próximas a la investigación, que dio el aliento necesario para tocar todas las teclas posibles. La Guardia Civil, en colaboración con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), tanteó a un amplio abanico de colaboradores próximos al entorno etarra. Bingo. Uno de ellos dio una información sustancial: el centro hospitalario en el que podría estar tratándose el exjefe de ETA de su enfermedad".

Ternera lo fue todo en ETA, un producto de la fértil cantera de finales de los sesenta. Tras el preceptivo paso por los comandos ascendió hasta la cúpula, pasó por la cárcel y fue diputado en el parlamento vasco, nada menos que miembro de la comisión de derechos humanos. Ángeles Escrivá traza en El Mundo un perfil con los inicios del etarra: "Josu Ternera empezó en ETA pintarrajeando los cementerios desde Basauri hasta Llodio. Participó en los robos perpetrados por la banda en sus inicios para financiarse y fue ascendiendo en el escalafón ayudado, paradójicamente, por el excelente trato que recibía por parte de las autoridades francesas. Estaba considerado allí un terrorista muy peligroso, pero se le concedía permiso de armas, tenía en Biarritz dos bares en los que daba el visto bueno a las captaciones y hasta disponía de dos topos dentro del PNV. Estuvo como responsable de los comandos, compartió con Antxon la jefatura del aparato político y estuvo al frente del aparato internacional. Tuvo puestos de relevancia durante la época más sangrienta de ETA".

Al socialista vasco Jesús Eguiguren le tocó negociar con ese tipo por encargo de José Luis Rodríguez Zapatero. Eguiguren opina de Ternera que es un "héroe de la retirada", expresión, asegura, de uso común en el viscoso mundo de los mediadores internacionales con sedes en Suiza. Es una opinión, la de Eguiguren. También cree que el etarra es un gourmet y un experto en vinos. En cambio, Carod Rovira siempre ha dicho que comió fatal cuando se reunión con la cúpula de la banda en Perpiñán, cosa que le sorprendió mucho "tratándose de vascos". Ya se sabe los vascos, comer, beber y levantar piedras. 

De las conversaciones entre Eguiguren y Ternera escribe José Mari Alonso en El Confidencial. Resulta que el criminal tenía un rostro humano: "En la mesa también se encontró con “otra novedad” más allá de la política, la actitud de George —Eguiguren se refiere a Josu Ternera en la mayoría de las ocasiones con el nombre falso de la presentación— y de Robert —el nombre asignado por el Centro Henri Dunant a Yurrebaso— como comensales. “Cambiaban totalmente. Se convertían en comunicativos, alegres, bromistas. Sobre todo George, que además demostraba entender de vinos y de comidas, y se veía que disfrutaba de la mesa. Era un terrorista vip”, describe el que fuera presidente del PSE entre 2002 y 2014".

Portada de 'El País'Aparte de Ternera hay unos 30 terroristas en condición de fugitivos o refugiados con cuentas pendientes en España, según afirma en portada el ABC. El País eleva la cifra a entre 50 y 80 según fuentes policiales. Decenas arriba o abajo, en el diario monárquico escribe Luis P. Arechederra que el actual santuario es el país de Maduro: "Uno de los etarras escondidos en Venezuela sería el sanguinario José Ignacio de Juana Chaos, que participó en los asesinatos de 25 personas en solo 13 meses, entre junio de 1985 y julio 1986. El terrorista quedó en libertad en 2008 tras cumplir 21 años de cárcel a pesar de que fue condenado a más de 3.000 años de pena. (...) Entre los terroristas refugiados en Venezuela también se encuentran Arturo Cubillas, que colabora con el Gobierno de Maduro y que está acusado de organizar entrenamientos conjuntos de las FARC y ETA; o el histórico José Luis Eciolaza Galán, alias Dienteputo, un antiguo dirigente de la banda que huyó en los años noventa".

Hombre, el famoso Dienteputo, primo de Txeroki, Makario y Pototo. Los payasos de las pesadillas. Pero no hace falta irse a Venezuela. Basta con mirar a Bélgica. Sigue la nota de Arechederra: "La falta de colaboración de algunos países de nuestro entorno como Bélgica es otro obstáculo. Allí se encuentra Natividad Jáuregui, una etarra de los años de plomo a la que Bélgica da cobijo desde 2013. Las autoridades belgas han rechazado en tres ocasiones entregar a la pistolera, que disfruta de una vida corriente al frente de una empresa de cátering. Jáuregui fue procesada el año pasado por el ametrallamiento del policía nacional Francisco Francés Garzón --que tenía 29 años, mujer y dos hijas-- en la fría mañana del 9 de abril de 1981".

La detención de Ternera se atribuye a felices circunstancias, conjunciones como el 175 aniversario de la Benemérita y a la eficaz colaboración policial hispano-francesa. Es pronto para dar contenido político a la caída de un exdiputado batasuno. El lehendakari Urkullu ha dicho que espera que la actuación de España y Francia sea correcta. Otegi, claro, se sube por las paredes. El pacifista vasco se presenta a las europeas con ERC y está en tratos para integrarse en el grupo parlamentario republicano. 

La formación de Junqueras no ha expresado opinión alguna al respecto de Ternera ocupada como está en calibrar las consecuencias de su veto a Iceta. Son como niños. Tras la trastada pretenden hacer ver que no es para tanto y ya tienden la mano o eso dicen. Escribe Sara González en Nació Digital: "Abocats a dialogar, malgrat tot. Aquesta és la conclusió que se'n deriva després d'una jornada agra al Parlament, en què els diputats independentistes han frustrat el salt de Miquel Iceta al Senat. En ple equador de campanya, el guió electoral exigeix que uns i altres es llancin els plats pel cap i que s'acusin de dinamitar ponts. Però més enllà de l'intercanvi de retrets, a banda i banda hi ha hagut oferiments per seguir explorant el diàleg, especialment entre el PSOE i ERC".

Continúa el texto: "Socialistes i republicans són conscients que, per molt que la legislatura hagi nascut "enrarida" -en paraules del mateix Iceta-, per explorar una resolució al conflicte català no hi haurà cap altra sortida que seure en una mateixa taula. Ha parlat de diàleg el líder del PSC malgrat veure's frustrades les seves aspiracions; ha parlat de diàleg Sergi Sabrià, el president del grup republicà, malgrat haver fet una intervenció bel·ligerant; i ha parlat de diàleg Gabriel Rufián des del Congrés".

Rufián, el campeón del diálogo en Twitter. Campaña municipal. Colau promete meterle un sablazo de 4,5 millones al arzobispado de Barcelona. De La Vanguardia: "La Sagrada Família tendrá que pagar una licencia de obras millonaria que asciende a 4,5 millones de euros. Así lo ha anunciado la teniente de alcalde de Barcelona, Janet Sanz, en un acto de campaña de Barcelona en Comú, formación de la que es la número 3 en las listas para las elecciones municipales. Se trata de la licencia más elevada que ha cobrado nunca el Ayuntamiento de Barcelona, la “más importante de la historia democrática” de la ciudad. “Se han acabado los privilegios de la iglesia católica que construía el templo sin permisos”, ha dicho Sanz".

Muy bien, dí que sí y ahí estamos. Antes cerrarán las iglesias que los narcopisos. Palabra de Janet Sanz.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información