Menú Buscar
Primeras planas

Intento de corralito festivo y Putin, de mediador

El disparate financiero del secesionismo "cívico". 'Vladimiro' se ríe de la crisis catalana. Raúl del Pozo recurre a Baroja para llamar "eunucos" a Rajoy y Pedro Sánchez

11 min

Bienvenidos al minuto y resultado del circo catalán. Los coroneles de Òmnium han maquinado una acción subversiva consistente en sacar dinero en efectivo de los cinco grandes bancos españoles. El llamamiento incide en la posibilidad de asestar un palo más a CaixaBank y Sabadell con una enérgica protesta por el traslado de la sede social. Quieren montar un corralito para demostrar la fuerza de "la gente". Delirante acción propagandística, brutal performance. Se insta a sacar 1.714 euros por ventanilla o 155 en cajero. El problema es que las maquinetas no dan billetes de cinco euros, aunque a este paso acabarán por proporcionar monedas de dos y de un euro. Al tiempo.

Así es que esta mañana toca bailar sobre la tumba de la economía y luego gastar en comercios "de proximidad", teatros y restaurantes. Fiesta, ocio y dinero en los bolsillos. ¡Qué pasada! La guerrilla de los republicanos conscientes de su powerío frente a los terribles tanques de la gran banca. Se va a enterar el ejército del capitalismo rancio, cobarde y centralista.

Leo es el nombre de guerra de un anarquista italiano alojado en la casa de los padres de Rosa, universitaria de la CUP. Los vecinos de al lado. El pobre Leo está ojiplático. No sale de su asombro. Venía a montar una revolución con coches volcados, barricadas de contenedores, furia y fuego contra el capital y se ha encontrado con una revuelta ralphlauren style.

"¿Sará uno scherzo, giusto?" De inocentada nada, amico Leo. Nuevas técnicas de resistencia masiva, lo último en sociología de despiste colectivo. "Ma non ho soldi". Haberlo pensado antes, majete, o pídele pasta a los padres de Rosa, luego la ingresas por ventanilla y según la metes, la sacas. Y no olvides dejar constancia de que eres contrario a la deslocalización de sedes sociales de bancos y empresas.

Las instrucciones están claras. Primer paso: tiro en el pie. Segundo paso: Tiro en el otro pie. Tercer paso: proclamación de la república. ¿Qué puede salir mal?

portada paisDadas las circunstancias, el mundo nos mira y se monda. Al olor de la rebatiña acude presto ese pedazo de estadista ruso, Vladimiro Putin, con un discurso incendiario en el que compara Cataluña con Kosovo y el Kurdistán. Pilar Bonet firma la crónica internacional para El País: "'En la situación en Cataluña vimos la condena unánime a los partidarios de la independencia por parte de la Unión Europea y otros muchos Estados', continuó Putin. 'Había que haber pensado antes sobre esto. ¿Acaso nadie conocía la existencia de contradicciones semejantes que se han prolongado durante siglos en el interior de la misma Europa? ¿Lo sabían, verdad? Lo sabían. Pero en otra época de hecho aplaudieron la desintegración de varios Estados, sin ocultar su alegría por ello', sentenció. Putin prescindió del hecho de que, como Rusia, ni España ni Ucrania han reconocido a Kosovo como Estado. Por otra parte, ni la Constitución ucrania, ni la española ni la rusa contemplan la posibilidad de secesión por medio de un referéndum regional".

Y remata: "'Resulta que a los ojos de algunos de nuestros colegas, hay luchadores 'correctos' por la independencia y la libertad y hay 'separatistas' que no pueden defender sus derechos, ni siquiera con ayuda de los mecanismos democráticos'. Se trata, dijo, de 'un clarísimo ejemplo de doble rasero' que conlleva 'un serio peligro para la estabilidad del desarrollo de Europa y de otros continentes, para promover los procesos de integración en todo el mundo'".

Vamos a ver, Putin, cuidadín con lo que dices si no quieres que La Vanguardia te escriba un editorial de esos que hacen temblar los cimientos del Kremlin. Estás avisado.

Joschka Fischer (el que fuera contestatario, verde y luego, ya centrado en la vida, ministro de Exteriores alemán) firma una preocupante tribuna en El País: "Si Cataluña lograra la independencia, tendría que encontrar un camino hacia adelante sin España ni la UE. Con el apoyo de muchos otros Estados miembros preocupados por sus propios movimientos secesionistas, España bloquearía cualquier apuesta catalana por ser miembro de la eurozona o la UE. Y sin ser parte del mercado único europeo, Cataluña se enfrentaría a la oscura perspectiva de pasar rápidamente de ser un motor económico a un país pobre y aislado. Además, la independencia de Cataluña plantearía un problema fundamental para Europa. Para comenzar, nadie quiere repetir una ruptura como la de Yugoslavia, por obvias razones. Pero, más concretamente, la UE no puede permitir la desintegración de sus Estados miembros, porque estos componen los cimientos mismos sobre los que está formada".

Magnífico comentario el de Fischer. Carbón para la locomotora secesionista. Viene a decir Vicent Partal en un texto en Vilaweb que desde la perspectiva independentista, España y Europa están al borde del colapso. Que se rindan, vaya: "De portes enfora, el Consell Europeu fa pinya amb Rajoy d’una manera extraordinària i no ha deixat cap bri d’esperança en la negociació. Però, de portes endins, no és pas clar que la situació siga la mateixa. Donar suport en públic i pressionar en privat i a porta tancada no és incompatible, a Brussel·les. I l’aparent prudència amb què Rajoy encara la declaració del 155 potser ens aporta una pista. Ha traslladat el consell de ministres a dissabte, quan torne de Brussel·les, i no l’ha convocat de manera urgent ahir com havia anunciat. I també ha fixat la data del ple del senat en què n’haurien de parlar: el 30 i el 31 d’aquest mes, una eternitat tal com succeeixen les coses. En un clima de tensió, Espanya té moltes més coses a perdre-hi que no pas Catalunya i, segons que sembla, ho comencen a entendre".

Por si acaso no se acaba de entender, Roger Tugas firma una noticia en Nació Digital sobre los planes de ERC ante una hipotética ilegalización, fantasma que se agita entre las bases para mantener prietas las filas: "El futur immediat dels republicans està també estretament lligat al del seu líder, Oriol Junqueras. El seu entorn dona per fet que, un cop s'apliqui el 155, serà un dels cessats i substituïts al Govern per algun càrrec nomenat pel govern espanyol. Hi ha el dubte de si tan sols se'l retirarà com a conseller d'Economia i Hisenda -acusat de finançar el referèndum o de provocar la fuga d'empreses- i se li mantindrà la cartera de Vicepresidència o si se'l traurà del tot de l'executiu, opció que sembla més plausible. Així mateix, també se'l podria jutjar en cas que s'obri un judici lligat a l'organització de l'1-O. Malgrat tot, Junqueras manté l'escó de diputat i, per tant, l'aforament que això li atorga faria més llarg el procés. Queda per saber, però, si una eventual il·legalització d'ERC el mantindria com a parlamentari o també seria expulsat de la cambra".

La segunda foto que ilustra ese texto no tiene desperdicio. Tardà, puño en alto, Tremosa a la espalda y un señor que fue muy malo, muy malo, detrás de ambos gritando "¡me voy a comer a los guardias con guarnición de letrada judicial!". Justo delante de la consejería de Economía y justo el día 20. Menudo panorama.

En medio de las flatulentas turbulencias asoma la pluma india de Raúl del Pozo en su columna en El Mundo. Alerta sobre los remos flojos del Estado: "No se acaba el alboroto y corremos el riesgo de ir al tiroteo. Sigue la chulería de los separatistas que amenazan con declarar en su Parlament la independencia, ante la inacción del Gobierno. Los constitucionalistas -deslumbrados como una liebre delante de focos en la carretera- se reúnen muchas veces y no se atreven a emplumar a Puigdemont, cuya orden de detención estaba escrita por consenso. Aunque el president tenga fuero, podría ser arrestado por delito flagrante. Pero no van por ahí las intenciones de la alianza. (...) Estamos viviendo un 98 interior, una repetición grotesca que Pío Baroja describía así: 'Esto es la sociedad española, este desfile de cosas muertas ante la indiferencia de un pueblo de eunucos'. Algunos políticos mesetarios se han contagiado de la pulsión suicida, la tendencia a la traición, el absurdo mágico de unos pelagatos que han avasallado la Constitución".

Bueno, pues molt bé, pues después del 98 vino el 99, que diría Trapero.

20 de octubre, santoral: Irene de Tancor y Honorio.