Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

El independentismo, en pie de guerra por la inmersión

El Tribunal Supremo falla a favor del 25% de las clases en castellano y el nacionalismo se subleva. ERC apoya los Presupuestos Generales y consolida la legislatura nacional

14 min

Conmoción sideral en el orbe independentista. El Tribunal Supremo ha rechazado el recurso de la Generalitat contra la "imposición" del 25% de las clases en la lengua de Cervantes. Según El Periódico, la decisión judicial "sume en un caos legislativo" la sacrosanta inmersión, dogma de fe de la patria catalana. Dicho medio asegura que un defecto de forma sería la causa del rechazo. En términos prácticos y según un apunte de La Vanguardia, ese 25% de castellano en los colegios viene a ser que además de impartir la lengua castellana en castellano, otra asignatura troncal se debe dar en la misma lengua. Generalmente los centros eligen las matemáticas (qué sutiles que son, jojo, los números en castellano, toma argucia), pero podría ser, un suponer, "cono" (Conocimiento del Medio) si "cono" no estuviera destinada a explicar que el mundo civilizado acaba en el Ebro, linde a partir del cual se habla una lengua extraña llamada castellano por no decir español.

La portada de 'El Periódico' del 24 de noviembre de 2021 / EL PERIÓDICO
La portada de 'El Periódico' del 24 de noviembre de 2021 / EL PERIÓDICO

El independentismo ha tocado a rebato. El consejero de las madrasas, Josep Gonzàlez-Cambray, afirma rotundo que no tolerarán tamaño desatino, que un juez no es nadie para decidir sobre la escuela catalana. Pere Aragonès clama por los pasillos de Palau que el catalán no se toca. Jordi Cuixart levita y musita que hay que desobedecer y Puigdemont expele fuego por la boca. La causa ya tiene un motivo de agravio, una razón para sentirse víctima de una cósmica conspiración española contra la existencia del catalán. Hace unas semanas, el idioma se moría por culpa de las redes sociales y de la inmigración. Ahora ya no, ahora es culpa del Tribunal Supremo, el mismo que condenó a los "héroes" del 1-O. Los guionistas del proceso suspiran satisfechos.

"ERC sucumbe a la imposición lingüística de Puigdemont" titula de apertura Crónica Global. Es la primera consecuencia de la resolución judicial, mamón el último. La defensa del catalán es el banderín de enganche del independentismo. En el sumario se añade que "los republicanos entierran un informe a favor de flexibilizar la inmersión y amenazan con desobedecer el 25% de castellano que ordena el Supremo". Escribe María Jesús Cañizares: "Lo dijo la presidenta de la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB), Ana Losada, en declaraciones a Crónica Global: “El catalán ha sustituido a los políticos presos en la tensión nacionalista”. La reacción de los partidos independentistas a la resolución del Tribunal Supremo, que confirma la obligatoriedad de impartir al menos un 25% de las clases en castellano en las aulas catalanas, así lo demuestra. Como también evidencia que, en materia de inmersión, ERC y Junts per Catalunya (JxCat) exhiben unidad y se conjuran para desobedecer a la Justicia. Se da la circunstancia de que, en el anterior mandato, los republicanos sí eran partidarios de flexibilizar la inmersión".

Sigue Cañizares: "Un documento aprobado por el exconsejero de Educación, Josep Bargalló, defendía el refuerzo del castellano en centros escolares donde el catalán ya tenía un fuerte arraigo social. Hoy, la presión de JxCat, sobre todo del sector duro que lidera Carles Puigdemont, así como de entidades como Òmnium, Assemblea Nacional Catalana (ANC) y, sobre todo, Plataforma per la Llengua, favorables al monolingüismo escolar, ha arrastrado a ERC a esas posiciones. La posibilidad de flexibilizar la inmersión ha quedado olvidada en un cajón. Los republicanos, señalados por su "pactismo", han perdido ese pulso. (...) Nunca se aplicaron esos criterios pedagógicos, que se ceñían a la autonomía de centros. Porque, tras la marcha de Bargalló, Josep González Cambray asumió ese cargo. Debutó con consigna independentista: "Sois los protagonistas de la nueva Generalitat republicana", aseguraba en una carta enviada a los directores de colegios catalanes".

Ni tres minutos tardó Puigdemont en desperezarse de la siesta y tuitear su ardiente opinión. Del texto de Joel Carrasco Albertus en El Nacional: "El presidente en el exilio (sic), Carles Puigdemont, ha reventado contra la decisión del Tribunal Supremo de imponer el 25% de las horas a las escuelas en castellano: "España lleva siglos intentando liquidar el catalán". El Supremo ha anunciado hoy que no ha admitido a trámite el recurso de casación que presentó el Gobierno contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya que obliga a las escuelas a impartir un 25% de las horas lectivas en castellano. Puigdemont, ante la imposición del Supremo, ha asegurado que "la única posibilidad de salvar la lengua" es "materializar la independencia que proclamamos". El conseller de Educación y Cultura, Jose Gonzalez-Cambray, en una rueda de prensa, ha apuntado que el "TS se ha extralimitado posicionando en temas pedagógicos"".

Y: "El presidente ha aprovechado para cargar contra los últimos pactos con España, sea al Congreso de los Diputados o al Parlament. "Queda claro que el pactismo mágico no ha servido de nada", ha afirmado rotundo".

Donde dice España léase Gobierno.

En El País desvinculan la guerra de la lengua de la positiva onda entre el PSOE y Podemos y ERC y titulan en lo alto de la portada que "El sí de ERC a los Presupuestos del Estado afianza la legislatura". El texto es de Carlos E. Cué y X. Hermida: "El Gobierno logra encarrilar la legislatura con un pacto de Presupuestos, que remató ayer con ERC y que gira alrededor de la mayoría que facilitó la investidura de Pedro Sánchez, cada vez más consolidada. A partir de aquí, y con la reforma de pensiones ya enfilada con respaldo de esa misma mayoría --aunque sin el acuerdo de los empresarios-- el Ejecutivo se concentra en las complejas negociaciones de la reforma laboral. Los contactos se aceleran, para llegar a fin de año habiendo aprobado los dos grandes objetivos prometidos a Bruselas: la subida de cotizaciones de 0,6 puntos que sustituye al derogado factor de sostenibilidad de la última reforma del PP de 2013 y el gran cambio de la regulación del mercado de trabajo para reducir la temporalidad y reequilibrar la negociación colectiva".

La portada de 'El País' del 24 de noviembre de 2021 / EL PAÍS
La portada de 'El País' del 24 de noviembre de 2021 / EL PAÍS

Continúa la pieza: "El Ejecutivo tiene aún muchos desafíos por delante, vive discusiones internas por cómo afrontar las protestas sociales en Cádiz o la movilización de la policía contra la ley mordaza, y sigue por detrás en algunas encuestas recientes; pero al menos en el Parlamento la situación es mucho más cómoda de lo que se podía prever con una mayoría tan heterogénea como la que dio la investidura a Pedro Sánchez. Desde entonces --el próximo 7 de enero se cumplirán dos años-- los 167 síes que tuvo el presidente han crecido y estos Presupuestos podrían llegar a 188 votos, porque algunos partidos importantes como ERC (13) y Bildu (5) han pasado de la abstención de entonces al sí de ahora. Y además se ha sumado el PDeCAT, que con sus cuatro escaños vuelve a apoyar los Presupuestos después de una negociación con Hacienda. El acercamiento de ERC a los comunes, aliados en el Ejecutivo puesto que están dentro de Unidas Podemos, se ve también en La Moncloa como una buena noticia para consolidar la mayoría y evitar la incertidumbre que siempre genera el independentismo. El “espanto” a una posible llegada de PP y Vox a La Moncloa como alternativa a esta mayoría también hace su efecto, según admitió Gabriel Rufián, portavoz de Esquerra".

Según tesis generalizada, ERC se acabó de decantar una vez que el Gobierno prometió instar a las plataformas a doblar el seis por ciento de sus contenidos al catalán, vasco y gallego. Eso supone, según cuenta Iva Anguera de Sojo en El Independiente, que Netflix, HBO y Amazon, entre otras, deberán doblar más de 1.500 películas y series de su catálogo. Del texto de Anguera: "En la actualidad los consumidores españoles pueden acceder a ocho grandes plataformas de distribución de productos audiovisuales: Netflix, PrimeVideo, Disney+, HBO Max, Filmin, Movistar+, Atresplayer y FlixOlé. Sus catálogos suman 26.021 títulos entre series y películas, de los que 1.660 son estrenos de este año. La aplicación del 6% acordado con ERC implicaría la obligación de ofertar un centenar de estrenos al año en catalán, euskera o gallego, si se mantienen las cifras actuales. Pero las cuotas fijadas por el acuerdo de ERC y Gobierno no se refieren solo a los estrenos, sino al catálogo completo. El objetivo declarado de los republicanos es que las plataformas recuperen en sus catálogos las versiones ya dobladas o subtituladas en su momento, por ejemplo, por TV3. El conjunto de los catálogos de las ocho plataformas incluye un total de 26.011 títulos entre series y películas, lo que arroja una oferta futura de más de 1.500 productos en lenguas cooficiales. De esos, casi 1.300 serán películas y más de 250 series".

Como raro es el día en el que no hay sondeo, la encuesta del día viene en El Confidencial y arroja estos resultados: PSOE, 107, 27,1%; PP, 113, 26,8%; Vox, 57, 16,7%; UP, 27, 11%; ERC, 13, 3%; MP, 3, 2,3%, Cs, 0, 2,2%; JxCat, 8, 2,2%;  PNV, 6, 1,6%.

El análisis corre a cuenta de Berta Tena y dice así: "El desgaste del Partido Popular por la guerra interna que libran Isabel Díaz Ayuso y Génova por el poder de Madrid ha dilapidado la ventaja que tenía sobre el PSOE en las encuestas. En el último mes, Pablo Casado ha perdido el apoyo de 600.000 potenciales votantes, según el sondeo de IMOP-Insights para El Confidencial. El PP ve cortado su ascenso electoral y se queda en un 26,8% de los apoyos y 113 escaños. El PP superaría al PSOE (107 diputados), pero la suya es una cifra insuficiente para aspirar a la Moncloa. (...) Si se celebrasen ahora unas nuevas elecciones, los resultados volverían a dejar una España ingobernable con un tablero de juego poco claro y unas alianzas que dependerían en gran medida de los apoyos externos y de las abstenciones para poder llegar a formar un Ejecutivo viable, abocando a una repetición electoral".

24 de noviembre, santoral: Santas Flora y María de Córdoba, Agustín Schoeffler, Alberto de Lovaina, Alejandro mártir, Andrés Dung Lac y compañeros, Colmano de Uama, Crescenciano mártir, Crisógono de Aquileya, Firmina de Amelia, José Tuan, sacerdote, Juan Luis Bonnard, Lucas Vu Ba Loan, Porciano, Protasio y Romano.