Primeras planas

De la hora grave a la hora del vermú: ni una papelera herida

La alcaldesa islámica y el independentismo señalan a los fascistas: La Guardia Urbana, el almirante Cervera y el Barça. Capote de Montoro a la defensa de presos y fugados

16.04.2018 09:42 h.
8 min

Nuevo éxito independentista: Ni una papelera herida en la macromanifestación del Paralelo. Un domingo normal en Barcelona. Calles cortadas, transporte público colapsado y gente corriendo en calzoncillos o gente de batucada, gente que se manifiesta y gente que echa migas a las palomas. Gente por todos los lados. Y adultos en patinete.

Las manifestaciones, sean atléticas, ciclistas o políticas, se cronifican. Nostalgia de las calles vacías, del pollo a l'ast y del Mercat de Sant Antoni alrededor del Mercat de Sant Antoni, no en un trozo de la calle Urgell.

La masa social del independentismo tomó ayer Barcelona. Cambió la hora grave por la hora del vermú y disfrutó del sol tras unos días tristes y lluviosos. Fiestaza con la Elèctrica Dharma. Sí, aún le dan a la gralla en mítines y verbenas por la patria.

Los convocantes (ANC, Òmnium, CCOO, UGT, las Fapas y mamas de la escola, las asociaciones de vecinos y el cine catalán) se quejan de la estimación de la Guardia Urbana, 315.000 personas. Ellos contraponen 750.000 y añaden: "La Guardia Urbana es fascista". Qué lejos quedan aquellos millones y medio que desbordaban las portadas únicas de los medios condales. Mucha gente, cada vez menos.

Vicent Partal glosa la cosa. Se balancea entre lo místico y lo erótico: "No és solament la xifra, la massa de gent que va inundar els carrers de Barcelona tot i que també. Són les maneres. Tenim tot el govern a la presó o a l’exili, però nosaltres continuem ocupant pacíficament els carrers, sense cap incident, sense cap agressió, sense cap consigna violenta, somrient-nos, abraçant-nos. Ens han abocat tota la violència, verbal i física, que eren capaços d’imaginar i tanmateix nosaltres continuem cantant i alçant castells, continuem ballant i gaudint de ser un entre tants. Ells, mentrestant, proven d’amagar la veritat a la desesperada. Menteixen cada dia. Menteixen sobre la manifestació, menteixen sobre quanta gent érem, menteixen sobre com ens comportàvem, menteixen sobre què cridàvem, menteixen sobre què volem".

Sí, sí. Todo el mundo abrazándose entre sonrisas como en los primeros tiempos de la familia Manson. Mucho amor, salvo para los infrahumanos de la prensa española manipuladora.

Puigdemont, president!" coreaba la marea amarilla mientras su líder providencial disfrutaba de un soleado día. De su vida en Berlín se ocupa El Mundo. La Razón opta por la vida de los presos, que responsabilizan al pastelero loco de su prisión provisional y quieren que haya Govern de una puñetera vez. Calma, receta el de Amer en TV3. El País identifica al fin a los jueces anónimos de Schleswig-Holstein y Cristóbal Montoro se despacha con unas declaraciones en El Mundo que harán las delicias de las defensas de presos y fugados. Es una entrevista indirecta de Jorge Bustos: "Montoro sabe que tendría un problema muy grave si llegara a demostrarse que la rebelión independentista se ha financiado con recursos públicos por falta de celo en el departamento de Hacienda. Su titular afirma que desde septiembre tiene el control sobre los 35.000 millones que maneja la Generalitat intervenida, y que el sistema finalista de control de pagos certificados funciona. «Yo no sé con qué dinero se pagaron esas urnas de los chinos del 1 de octubre, ni la manutención de Puigdemont. Pero sé que no con dinero público». Cuando se emplaza a Montoro a volver a prometer que ni un solo euro de los españoles ha ido a parar al procés desde que Hacienda intervino la autonomía, responde que eso solo habría podido ocurrir por un delito de falsificación de un funcionario conchabado con algún proveedor de la causa. «Por eso hay una investigación judicial en marcha. Pero la malversación no requiere solo desvío de fondos: es también abrir un recinto público para un acto político ilegal, por ejemplo»". 

El caso Falciani, en El Confidencial. Por fin alguien que cree en la justicia española. ¿Será por interés? Declara el ingeniero informático que se cargó el secreto bancario: "Ahora, Suiza aprovecha la posición de debilidad de España, que sufre problemas internos graves por la situación en Cataluña, para intentar mi extradición. No solo es el Gobierno el que está débil, sino también la Justicia por esta problemática interna. Pero es una barbaridad porque cualquier estudiante de primero de Derecho sabe que no se pueden juzgar dos veces los mismos hechos [‘non bis in idem’]. Esto juega a mi favor, porque a mí me condenaron en Suiza por un delito político a cinco años de prisión, por 'espionaje económico', porque no sabían qué hacer con mi causa. Esto que pasa ahora lo refrenda: la nueva petición de extradición no se sustenta en la ley, sino que ellos esperan a que un país europeo como España, que goza de un gran sistema legal, esté en una situación de debilidad política para volver a la carga".

Más fascismo. Tras la Guardia Urbana, el Barça también es fascista, según el Directe. Parece ser que la directiva ha desestimado montar un show amarillo en la final de Copa en el Metropolitano. Ni siquiera le dejan a Piqué ponerse un lazo en la manga.

El almirante Cervera era otro gran fascista. Colau es la reina de las fiestas de la primavera republicana (El País) y le ha retirado el nombre de la calle para poner en su lugar el de Rubianes. La alcaldesa presume de cumplir sus promesas. Enorme infraestructura, pedazo de placa. ¿Se habrá convertido Colau al Islam? En Ok Diario recogen un trino del redomado facha Alberto Fernández con el siguiente texto: "El Gobierno de Colau asiste esta tarde a la inauguración de un oratorio islámico en Sants, mientras se ausenta de la tradicional misa de la Mercè y la retira del programa de fiestas. Tampoco asisten a los actos de Semana Santa, ni eventos católicos, pero si celebran el Ramadán".

16 de abril, santoral: Engracia, Drogón. Magno de las Órcadas y Toribio.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información