Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

Hay catalanes no independentistas y un mundo inseguro

Aragonès reconoce por primera vez la existencia de catalanes no independentistas. Una encuesta de 'La Razón' alude al hartazgo de la sociedad catalana. Veinte años del 11-S con más yihadismo que nunca

17 min

Onze de Setembre. Según afirma el historiador Agustí Alcoberro en el digital El Nacional, "en 1714 se defendía una República Libre de Cataluña". De La Ricarda no dice nada, pero seguro que en aquellos momentos, más de trescientos años atrás, ya se tenía constancia del valor ecológico del enclave. Claro que a lo mejor ni existía. Qué más da. Una "República Libre". Y grande. 

El presidente de la Generalitat abrió anoche los festejos con un discurso sobre la autodeterminación, la amnistía y la pandemia. Del aeropuerto no dijo nada. "Aragonès: "El referéndum es inevitable, no descansaré hasta hacerlo realidad"". Así titula Crónica Global sobre un texto de María Jesús Cañizares en el que se recoge que el president tuvo a bien incluso dirigirse a los catalanes no independentistas. Debe ser la primera vez que un dirigente nacionalista catalán reconoce la existencia de esa especie de catalanes.

Portada de 'Crónica Global' del 11 de septiembre de 2021 / CG
Portada de 'Crónica Global' del 11 de septiembre de 2021 / CG

Escribe Cañizares: "En su primer mensaje institucional desde que fue nombrado presidente de la Generalitat y a escasos días de asistir a la Mesa de Diálogo con el Gobierno español, Pere Aragonès ha hecho un llamamiento a la unidad entre instituciones, partidos y sociedad civil para 'hacer inevitable un referéndum que para mí es un compromiso democrático del todo irrenunciable ante el que no descansaré hasta hacerlo realidad'".

Párrafos más tarde añade: "El republicano ha vuelto a defender la Mesa de Diálogo, que se reactivará la semana próxima. 'Cataluña está a las puertas de hacer algo que no había conseguido nunca antes: abrir una negociación con el Estado, de gobierno a gobierno, para abordar cómo resolvemos el conflicto. Y lo hacemos con el compromiso de las dos partes de que el resultado de esta negociación cuente con el aval de la ciudadanía de Cataluña a través de una votación. Por eso hemos de afrontar la negociación con toda la ambición. Con toda la firmeza de las nuestras convicciones, con toda la confianza en nuestra capacidad de salir adelante. Por esto lo tenemos que afrontar uniendo esfuerzos, construyendo confianzas dentro y fuera de Cataluña, ante un proceso lleno de obstáculos que necesitará tiempo, unidad y perseverancia'".

Es dudoso qué será más difícil, la consecución de un improbable referéndum o la unidad de los independentistas. Precisamente ayer salió a la palestra Puigdemont para "matizar" el discurso de Aragonès y decir que el pacto de los dos años para probar la vía del diálogo ya no vale. Así lo cuenta Lluís Bou en El Nacional: "El president en el exilio (sic), Carles Puigdemont, ha manifestado esta tarde en un acto de la Diada en Amberes (Flandes, Bélgica), que "España tiene un proyecto represor para Catalunya", y ha pedido que no se malbarate más tiempo esperando otra cosa. "España tiene un proyecto represor para Cataluña, y no lo ha abandonado. Toda esta maquinaria y fuerza enorme para crear fake news, dossiers inventados de la Guardia Civil, ¿no han sido capaces de ponerla al servicio de imaginar una solución democrática a un clamor indiscutible del pueblo de Cataluña? Cuatro años después la respuesta es 'no'. Y ya basta, ya basta de conceder más tiempo para que se malbarate. Se puede dar todo el tiempo necesario si se saca provecho de ello, pero si es un tiempo para malbaratar tenemos que decir basta. Llegamos a este punto en que se acaba la paciencia y que estamos al final de la espera", ha manifestado".

Y: "Según Puigdemont el conjunto del independentismo, "sin ninguna excepción", tiene que dar una respuesta después de estos 4 años, y proponer los caminos que lleven al reconocimiento de la República catalana. "¿De qué ha servido esta espera? Es evidente que no ha servido", ha dicho. El president ha recordado que la República catalana se proclamó en el Parlament, y que "no ha sido desproclamada por nadie", mientras se ha repetido la mayoría independentista elección tras elección".

O sea que el amigo de los amigos de Putin dice que España como concepto es una maquinaria para crear fake news. Colosal.

Portada de 'La Razón' del 11 de septiembre de 2021 / KIOSKO.NET
Portada de 'La Razón' del 11 de septiembre de 2021 / KIOSKO.NET

Hay una cierta expectación por calibrar la fuerza del independentismo en la tradicional manifestación de la Assemblea Nacional Catalana ahora que las esteladas se han caído de los balcones y los lazos de las solapas. En La Razón publican una encuesta que augura un notable pinchazo. Escribe Javier Gallego: "Lo cierto es que, en los últimos tiempos, el separatismo ha ido dando señales cada vez más claras de debilitamiento y una encuesta de NC Report para La Razón anticipa que casi un 80% de los catalanes rechazan la manifestación de la Diada impulsada por la Asamblea Nacional Catalana para esta tarde y arroja una brecha entre los partidarios (45,7%) y los detractores (49,4%) de la ruptura con España de casi cuatro puntos. Ambos datos reflejan meridianamente cómo el separatismo atraviesa por horas bajas y, la manifestación de este sábado, que partirá desde Plaza Urquinaona (epicentro de las violentas protestas contra la sentencia del «procés» de 2019) y llegará hasta las puertas del Parlament, está diseñada para tratar de movilizar de nuevo al independentismo. La ubicación de la marcha es toda una declaración de intenciones de la voluntad del separatismo por volver a agitar la calle".

Sigue Gallego: "Tan solo un 13,6% de los encuestados están a favor de asistir esta tarde a la manifestación independentista, aunque las expectativas de los organizadores son altas, ya que la propia presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, Elisenda Paluzie, se ha atrevido a prever superar las 100.000 personas. De hecho, ante este pronóstico ha decidido también readaptar la marcha (concluirá a las puertas del parque de la Ciutadella, que acoge el Parlament, en lugar de su interior). En todo caso, todo apunta a que quedará muy lejos del millón que llegó a concentrar el independentismo en los años más intensos del «procés»".

No tardará en salir quien diga que este sondeo está inflado. Será de la cuerda de los que dicen que el ochenta por ciento de los catalanes quieren votar, encuesta, esa sí, fuera de toda duda en el Ara, TV3 y demás medios afectos al sececionismo.

Al independentismo no le interesa hoy hablar del Aeropuerto, que es el tema de apertura de El País. "El debate ambiental por El Prat fractura gobiernos y partidos" titula el diario de Prisa. "La emergencia climática tensiona a Gobierno, Generalitat y ayuntamientos" añade en un sumario. El texto es de Miquel Noguer y arranca así: "No es un debate pasajero. Ha llegado para quedarse y tensiona sobremanera a partidos y a gobiernos que, en su mayoría, no se esperaban que la cuestión de la emergencia climática aflorase con la intensidad con que lo ha hecho a raíz del debate por la ampliación —fallida por el momento— del aeropuerto de Barcelona. El parón del proyecto se ha producido tras constatarse graves divergencias en el Gobierno catalán, unas turbulencias que también han afectado a la coalición de PSOE y Unidas Podemos y al gobierno municipal de Barcelona, que Ada Colau comparte con el PSC. En el caso concreto de Cataluña, el debate ha dejado a un lado la cuestión identitaria que monopolizaba el debate político, especialmente en jornadas como la de hoy, Diada del Onze de Setembre. (...) La tradición política catalana manda que la última semana de agosto las maquinarias de los partidos se ponen en marcha con vistas a la Diada que se celebra hoy. Unos lo hacen para llenar las calles con eslóganes independentistas. Los otros intentan sobrevivir a esta jornada de ebullición nacionalista adoptando un perfil lo más discreto posible. La Diada como inicio de curso de nuevos hitos del procés. Pero nada de esto es de aplicación este año en Cataluña. Todas las convenciones han saltado por los aires con la irrupción en medio del tablero político de la paralización por cinco años del proceso para invertir 1.700 millones en la ampliación del aeropuerto de El Prat".

Portada de 'El Mundo' del 11 de septiembre de 2021 / KIOSKO.NET
Portada de 'El Mundo' del 11 de septiembre de 2021 / KIOSKO.NET

El Mundo aporta al respecto más cifras. "La Generalitat pierde 4.500 millones en impuestos con el fracaso de la ampliación de El Prat" es el titular de una pieza en la que se añade que "la actividad del nuevo aeropuerto habría generado unos ingresos fiscales de 10.700 millones de euros al año, por los 6.200 registrados en 2018, según un estudio de la Universidad de Barcelona". En el interior del texto se dice que "uno de los datos más significativos es la pérdida de recaudación fiscal que supondrá para las arcas de la Generalitat. Así, en 2018, la actividad directa, indirecta e inducida –contando todos los sectores implicados en el aeropuerto, desde los vuelos a la actividad turística o el comercio– de El Prat generó unos ingresos para la Hacienda catalana de 6.289 millones de euros, sumando el IRPF, el IVA y el Impuesto sobre Sociedades, mientras que los expertos de la Universidad de Barcelona calculan que al término de las inversiones, la Generalitat estaría recaudando 10.737 millones de euros, un 70% más en ese periodo. Esto significa que la Generalitat dejará de recaudar alrededor de 4.500 millones –algo menos en función del ritmo al que se acometa la inversión–. (...) El daño está hecho en todos los niveles. En 2018, El Prat y sus negocios anejos –sumando su contribución a la actividad turística, por ejemplo– empleaban a 218.181 personas en Cataluña. Las previsiones elevaban esa cifra a 364.993 trabajadores cuando estuviera en marcha la ampliación. Unos 146.000 empleos que no llegarán a ver la luz mientras se piensa otra solución para evitar la congestión de El Prat".

Todo esto siempre que no se reconduzca la situación. Queda tiempo.

Los medios anotan hoy el veinte aniversario del ataque terrorista a las Torres Gemelas y el Pentágono. Los análisis inciden en que el mundo es hoy un lugar tan peligroso como entonces. O más. El catedrático y reputado experto en terrorismo Fernando Reinares comparece en Vozpópuli entrevistado por Alberto Sierra. "La guerra contra el terror ha fracasado, el yihadismo está más extendido que nunca" es el titular. En la entradilla se destaca que el director del Programa sobre Radicalización Violenta y Terrorismo Global en el Real Instituto Elcano no duda en afirmar que "la guerra contra el terror ha sido un fracaso". "El mundo es un lugar muy poco seguro", afirma el experto en yihadismo y catedrático de Ciencia Política y Estudios de Seguridad en la Universidad Rey Juan Carlos, que ha publicado recientemente el libro 11-M. La venganza de Al Qaeda (Galaxia Gutenberg, 2021). En esta entrevista advierte también de la que puede ser la mayor amenaza hoy en día para Occidente, con Al Qaeda y el Estado Islámico como protagonistas.

Ahí va la pregunta con la respuesta que da pie al titular: 
Pregunta (P). Dos décadas después del 11-S, en un contexto marcado por la caótica retirada de Estados Unidos de Afganistán, ¿qué balance hace de la "guerra contra el terror" iniciada por George W. Bush en 2001? ¿Es hoy el mundo un lugar más seguro frente al terrorismo yihadista?
Respuesta (R). En conjunto, la guerra contra el terror, con el énfasis militar que imprimió Estados Unidos, ha sido un fracaso, porque Al Qaeda sigue existiendo, acaba de contribuir al retorno de los talibanes al poder en Afganistán y el yihadismo global se encuentra hoy más extendido que nunca. Dicho esto, la realidad de la violencia yihadista, tanto de Al Qaeda como de su rival Estado Islámico, se vive de modo muy distinto según la región del mundo en que nos situemos. Para la población de Siria, de Yemen, de Nigeria, de Somalia, de Libia o de Malí, donde los ataques y atentados terroristas son habituales cuando no cotidianos, el mundo es un lugar muy poco seguro. En los países occidentales, que hemos padecido en mucha menor medida el terrorismo yihadista que los propios países del mundo islámico, se trata de una amenaza imposible de erradicar a corto y medio plazo, que se continuará manifestando episódicamente y con la que tenemos que aprender a vivir sin erosionar los principios en que están sustentadas nuestras sociedades abiertas.

Los medios homenajean también a los policías españoles que participaron en la evacuación de Kabul.

11 de septiembre, santoral: Jacinto y Proto, Nuestra Señora de las Viñas, Pafnucio de Egipto, Adelfio de Luxeuil, Daniel Wyn, Elías Espeleota, Juan Gabriel Perboyre, Leudino de Toul y Paciente y Sacerdote de Lyon.