Menú Buscar
Primeras planas

El presidente "crónico", Mr. No y la España de Bismarck

Repaso de Manuel Trallero a los pronósticos de Enric Juliana. Artículos de Joaquim Coll, Félix Ovejero y Raúl del Pozo

10 min

The New York Times no es cualquier periódico, aunque a veces se cuelen reporteros que redactan las crónicas de la guerra de Afganistán desde una habitación de Manhattan. No es un problema del periodismo, sino de algunos periodistas. Sea como fuere, un editorial en la cabecera estadounidense sí puede hacer temblar los cimientos del Kremlin, cosa que no ocurre, por ejemplo, con un editorial de El Punt-Alcázar.

Así pues, este jueves editorializaba el dicho New York Times sobre el peculiar caso político español y su reflejo está en casi todos los medios del solar ibérico. Sostiene el papel americano que Pedro Sánchez debería abstenerse en la segunda votación que se celebra hoy, entre otras razones porque el país debe embridar el déficit, encajar el "separatismo", afrontar los retos europeos y superar los nueve meses de parón institucional. La buena noticia es que la economía no sufre el estrés de la interinidad, de momento. La mala es el resto del editorial. Sobre todo para Sánchez, principal interpelado del texto y a quien se reclama la abstención en la segunda vuelta de esta tarde.

Para comprender las coordenadas nacionales resulta altamente instructiva la lectura del análisis del historiador Joaquim Coll en El Periódico, que arranca con brío: "A Otto von Bismarck, llamado el Canciller de Hierro, que fue el artífice del Estado moderno alemán, se le atribuye un curioso juicio: “España es el país más fuerte del mundo. Los españoles llevan siglos intentando destruirlo y no lo han conseguido”. Las intervenciones en la fallida investidura de Mariano Rajoy estuvieron llenas de referencias históricas. Volvieron a aparecer los Toros de Guisando y se citó a Cánovas del Castillo y Manuel Azaña, entre otros nombres. Pero nadie se atrevió a usar esa frase de Bismarck. Seguramente porque recordaría a los cuatro principales partidos, y particularmente a los líderes del PP y PSOE, que la responsabilidad del desgobierno en el que se ha instalado España es compartida".

Como Rajoy no se mueve y Pedro Sánchez no se arruga ni que se lo diga el Times de Nueva York, no cabe esperar sorpresas ni hoy ni a corto plazo. Sin embargo, algo se mueve en los pasillos de Ferraz y, sobre todo, en las baronías territoriales.

La crónica de Anabel Díaz en la apertura de El País lo pone de manifiesto. El "no" es caduco o nunca digas nunca y jamás: "Una realidad política nueva se abrirá la noche de este viernes después de que el candidato del PP, Mariano Rajoy, fracase en la segunda votación de su investidura. Este es el argumento que esgrimirán distintos líderes territoriales del PSOE para promover el debate sobre qué hacer para evitar terceras elecciones. El proceso no se presenta fácil porque desde la dirección se mantiene el discurso cerrado de que su no a dejar gobernar al PP es definitivo. Ni siquiera con otro candidato que sustituyera a Rajoy cambiará. Los líderes territoriales se organizarán para abrir la reflexión ya que “el no a todo” para ellos caduca hoy".

De las entretelas de la información destaca un párrafo sobre las dificultades de comunicación en el seno socialista: "Todo sería más fácil, recalcan, si la relación de la mayoría de los dirigentes territoriales con Sánchez fuera más fluida y natural. Pero no es así. El líder socialista no les llama y ellos tampoco a él, con alguna excepción o alguna conversación esporádica. La relación entre el secretario general y la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, una vez pasada la campaña electoral de las elecciones del pasado mes de junio, vuelve a ser inexistente".

En la misma dirección abunda Raúl del Pozo en su pieza de El Mundo: "Esta tarde, Mariano Rajoy, el presidente crónico, se someterá a la segunda votación de investidura en la que le embestirán a partir de las siete de la tarde los pretendientes, durante cinco minutos cada uno, después de que el presidente haya hablado durante 10 minutos. El Gran Teatro de San Jerónimo volverá a ser, no tanto el escenario, como dicen los políticos, sino el plató-gallinero para que los políticos se devoren como gallos de pelea. Los de Podemos piensan que 'todo es un puto paripé'. Sospechan que no es verdad que un tipo solo pueda parar el Estado. Lo que pasa es que el PSOE está más obsesionado con ellos que con el PP y temen que, haya o no elecciones, seguirán ensanchando las plazas de la izquierda. Hay quien cree que en la batalla orgánica al final la ganarán los que exigen la abstención. Ya se masca un comité federal que construya la argucia".

El profesor Félix Ovejero nos brinda un artículo en El País sobre las bondades del derecho a no decidir del que extraemos un notable párrafo: "Más operativas, resultan propuestas como la de Cass Sunstein (Choosing Not to Choose) de mejorar la toma de decisiones mediante “arquitecturas de decisión”. Algo que incluye saber decidir cuándo es mejor no decidir, incluso para aumentar nuestra libertad. El principio de “no decidir para proteger la libertad”, cierto es, ya lo conocemos y aplicamos cuando rechazamos que unos (varones, blancos, catalanes) puedan votar la limitación de los derechos ciudadanos de otros (mujeres, negros, otros españoles). A Sunstein le interesan asuntos menos obvios. A partir del reconocimiento de nuestras limitaciones cognitivas, busca configurar diseños que nos asistan para decidir. Ya lo ejercemos en pequeña escala con la donación de órganos por defecto. O con el GPS. Decidir no decidir, no está de más recordarlo, es algo más sofisticado que apostar por que decidan “nuestros representantes”. La contraposición entre las democracias participativas, asociadas a los referéndums, y las democracias representativas, asociadas a la discusión y los matices, no está desprovista de exageración. Sin ir más lejos, toda votación parlamentaria, al final, es dicotómica, un referéndum".

Aquí arriba, en lo alto de CRÓNICA GLOBAL y también en un espacio destacado de la portada de El Español, se emplaza otro texto de obligada lectura. Manuel Trallero echa cuentas de los pronósticos fallidos del cronista vanguardil Enric Juliana. No son pocos, pero no están todos. El nombramiento de Cañizares como arzobispo de Barcelona también figura entre las predicciones erradas del "Pitoniso Pito", inclemente remoquete que le cae encima a Juliana como una granizada de finales del verano. Antológico repaso que recorre las redes a la velocidad de la luz..

Ojo a la garrapata. Del diario digital La Información: "La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha informado que, tras confirmarse dos casos de fiebre hemorrágica Crimea-Congo, se está vigilando el estado de salud de 200 personas que estuvieron en contacto con los pacientes, la mayoría personal médico-sanitario. El primero de los pacientes, un varón de 62 años, fue contagiado por la picadura de una garrapata tras un paseo por el campo en la provincia de Ávila, en Castilla y León. Esta persona falleció el pasado 25 de agosto en el Hospital Universitario Gregorio Marañón, tras haber sido atendido inicialmente en el Hospital Infanta Leonor".

En el mundo, cientos de venezolanos se han echado a la calle en contra del chavismo y de Maduro. Hay hambre y, en consecuencia, el miedo se queda en casa, en la fresquera vacía.

2 de septiembre, santoral: Agrícola, Nonoso y Próspero de Tarragona.