Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

Hacia la repetición electoral y Monedero, bajo la lupa judicial

PSC, ERC y JxCat llegan a las urnas en un pañuelo demoscópico y con la repetición de las elecciones como un escenario factible. Un juez de Madrid investiga una supuesta factura falsa de Monedero

15 min

Jornada de reflexión. Rito democrático que los candidatos emplean para salir a pasear con el perro, estar con la familia, hacer ver que leen y hacerse las fotos de portada del domingo con el resto de barandas. Cuanto más previsible, mejor es el sistema. Es la hora de la verdad. Quince días después, la conclusión es que Salvador Illa ha sido el centro de la campaña, "adornada" por las andanzas de los políticos presos, las pedradas a Vox y las constantes amenazas de Laura Borràs con levantar la declaración unilateral de independencia. No se vislumbra una salida del proceso. La política catalana sigue en el laberinto en el que la introdujo ese capitán de patín acuático que responde al nombre de Artur Mas. 

Por arriba, las encuestas abonan el triple empate entre el PSC, JxCat y ERC. Otra vez ERC habría dilapidado una ventaja demoscópica con una campaña cuyo punto más destacado fue la siniestra aparición de Otegi y la no menos siniestra presentación de Marta Rovira, que definió al líder de Bildu como el hombre que sabe "cómo llegar hasta el final". Pues no lo debía decir por la independencia del País Vasco...

Por abajo, el sorpasso de Vox al PP e incluso a Ciudadanos marca todas las apuestas. O sea que el resultado de este domingo puede dejar un panorama aún más confuso que en diciembre de 2017. Es factible, por ejemplo, que Canadell (un tipo que llevaba una careta de Puigdemont en el reposacabezas del asiento del copiloto) acabe como presidente de la Generalitat y convierta a Torra en un auténtico estadista. Desde que Mas recogió la herencia del pujolismo esto no hace más que mejorar.

En El Confidencial, Marcos Lamelas perfila dos escenarios. Considera que la repetición electoral es el más probable. El segundo sería un gobierno independentista tan absurdo, estéril y amorfo como el actual. Escribe Lamelas: "Según la Generalitat, han muerto en Cataluña por la pandemia más de 20.000 personas. No ha sido suficiente para que los partidos hagan una pausa y aparquen las cuestiones nacionales alrededor del independentismo y se centren en gestionar la crisis más grave que ha vivido Cataluña desde la Guerra Civil. Al contrario, todo está mucho más polarizado. La entrada de Vox en la Cámara catalana y la subida de la CUP harán que los acuerdos en la nueva legislatura sean mucho más difíciles. Para agravar la situación general, el independentismo ha firmado por escrito un compromiso de no pactar con el PSC, el único partido que apostaba, junto con los Comunes, con romper los bloques entre constitucionalistas y soberanistas. Pero este acuerdo para cegar las opciones de Salvador Illa para alcanzar la presidencia de la Generalitat puede ser un éxito para destruir pero no puede levantar nada. (...) Sin poder formar gobierno, pasado los tres meses reglamentarios habría que volver a convocar elecciones en medio de una pandemia y generando más incertidumbre todavía que la actual".

En cuanto a la segunda opción, la pieza apunta que "en muchas encuestas, JxCAT, ERC y la CUP suman 68 escaños o más. Eso daría la misma mayoría que hay ahora en la cámara catalana. Podría sumarse el PDECat, que podría entrar ayudado con una baja participación. En este caso lo más probable es que el presidente fuese Pere Aragonès, contando con que ERC quedase como primera fuerza. ¿Por qué esta sería la opción más probable? Porque JxCAT, que tiene una buena candidata y que ha hecho una buena campaña para su electorado, tiene mucha competencia en formaciones hacia las que se va el voto. Es la consecuencia de la competencia por la pureza independentista. Está el PDECat, con Àngels Chacón, que puede obtener cerca de 100.000 votos. Pero, además, está Primàries, están los ultraderechistas de Front Nacional de Catalunya. Y también el PNC de Marta Pascal. De manera que Carles Puigdemont habría perdido las elecciones no ahora, sino cuando se fue peleando con todas estas formaciones. En este panorama se repetiría, pero al revés, el actual Govern. Aragonès, president. Laura Borràs, consellera de Presidència; y Meritxell Budó, presidenta del Parlament".

Pues como se dice por ahí, una cosa como "per llogar-hi cadires". En el flanco contrario, las variaciones en la prensa sobre el cataclismo de Ciudadanos han dado paso a las recreaciones sobre la catástrofe del PP. En La Razón, por ejemplo, titulan que hay "Pánico en el PP en la recta final ante el sorpasso de Vox". La nota es de Carmen Morodo, que escribe: "El principal partido de la oposición se enfrenta a las elecciones de este domingo en estado de pánico. Han llegado a manejar pronósticos que les dan entre 0 y 3 escaños. El temor a contagiarse en los colegios electorales de la Covid es un agravante más para un clima general de desmovilización del votante popular. La demoscopia pronostica que sólo irán a votar los muy motivados, y esto favorece al independentismo y, dentro de la derecha, a Vox, por lo que tiene de voto de contestación. Con estas malas expectativas, y después de una campaña controvertida y con serios tropezones, en círculos políticos y mediáticos ha empezado a circular la pregunta de si caerá Casado. Y la contestación de quienes siguen teniendo control de aparato orgánico, más allá de las fronteras de Génova, es que será peor que eso. «Decaerá el PP»".

Sigue la pieza: "El líder popular, Pablo Casado, no tiene en peligro la Presidencia del partido, pese a que se confirmase el desastre electoral este domingo, porque no hay nadie con fuerzas o con ganas de ponerse en su sitio. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, no tiene prisa en dar el salto a Madrid, ni decisión tomada, y para el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, su prioridad es ganar unas elecciones autonómicas andaluzas. El poder territorial no extenderá la revuelta al asalto al liderazgo, pero las urnas sí pueden dar munición a la revuelta que ya existe dentro de la organización popular contra la gestión del «núcleo duro» de Génova. A la exigencia de cambios y más «madurez»".

Portada de 'La Razón' del 13 de febrero de 2021 / KIOSKO.NET
Portada de 'La Razón' del 13 de febrero de 2021 / KIOSKO.NET

A mayor abundamiento y en relación a la jornada dominical, la Generalitat dice que se constituirán todas las mesas, pero hay miles de recursos de ciudadanos ante las juntas electorales que no han recibido respuesta. 

Pudiera ser que tras el 14F se abra en España una etapa inaudita con dos años sin elecciones, según apunta Manuel Sánchez en Público: "Tras un último lustro de elecciones casi permanentes en España (tres generales, dos autonómicas y municipales, una al Parlamento europeo, dos en Galicia, dos en Euskadi, dos en Catalunya y una en Andalucía) los comicios de este domingo en Catalunya despejan un calendario electoral que, salvo imprevistos, no contempla una nueva cita con las urnas hasta diciembre de 2022. En total, serán casi 22 meses sin elecciones en España, un hecho insólito en toda la etapa democrática, donde se han puesto urnas un total de 94 veces en 45 años, y donde desde 1976 ha habido solo dos años en que ningún ciudadano de este país ha sido llamado a votar: 2002 y 2013".

Continúa Sánchez: "Ahora, tras los comicios de este domingo en Catalunya, la siguiente cita electoral no está prevista hasta las elecciones andaluzas que, si se convocan en tiempo y forma, no se celebrarán hasta diciembre de 2022 (las últimas fueron en 2018) lo que supone casi dos años, en concreto, un total de 22 meses sin urnas. Todo ello estará condicionado, lógicamente, a varios factores: que se pueda conformar un gobierno en Catalunya; que se mantenga la estabilidad en el Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos; que el presidente andaluz, Moreno Bonilla, no opte por adelantar las elecciones o que alguna comunidad autónoma no histórica con potestad estatutaria para poder anticipar los comicios decidiera salirse de la convocatoria habitual para las elecciones autonómicas y municipales, que están fijadas por ley para el último domingo de mayo de 2023".

Corrupción. Nuevo expediente sobre Podemos. "El juez cree que Juan Carlos Monedero elaboró una factura falsa para justificar la comisión de 26.200 euros que recibió de Neurona" titula El Mundo. La historia viene con las firmas de Esteban Urreiztieta y Manuel Marraco : "El juez de Madrid que investiga la financiación de Podemos considera que el fundador de la formación Juan Carlos Monedero elaboró una factura falsa para justificar ante el banco el cobro de una comisión por la contratación de la consultora chavista Neurona para tareas electorales. Así consta en la parte del sumario que investiga la presunta financiación irregular de Podemos y que ha permanecido secreta hasta la semana pasada. En un auto dictado el pasado noviembre, el juez explica que en enero de 2019 Monedero recibió en una cuenta a su nombre en el Santander una transferencia de 26.200,31 euros procedente de México".

Sigue la pieza: "Las circunstancias del pago llevaron al banco al bloqueo provisional de la cuenta para nuevos abonos no justificados, "solicitando a dicho beneficiario justificación de dicha transferencia". Según la investigación, Monedero entregó al banco "como justificación una factura por importe de 30.000 dólares bajo el concepto de 300 horas de consultoría presencial Buenos Aires, Colombia y México'". La Policía y el juez coinciden en que hay varios elementos que hacen dudar de la autenticidad de la factura. "Cabe concluir tal y como expone la fuerza actuante, que dicho documento fue elaborado ad hoc para justificar dicho ingreso en dicha cuenta bancaria, no reuniendo los requisitos propios de una factura", afirma el juez".

Hay un notable interés por ver cómo el PSOE reformula sus relaciones con Podemos tras las elecciones del domingo. Ayer en Vozpópuli se hablaba de un giro al centro del Gobierno que sería incompatible con las actividades pirómanas de Pablo Iglesias y las sombras de corruptelas. 

Coronavirus. Buenas noticias para variar. Según El País, "Los brotes en residencias caen a la mitad en 15 días tras la vacunación". El texto es de Jéssica Mouzo: "Las residencias comienzan a respirar con cierto alivio, según los datos recabados de ocho comunidades autónomas y las cifras del Ministerio de Sanidad. Once meses y 30.000 fallecidos después, la vacunación masiva emprendida el 27 de diciembre empieza a dar sus frutos en el colectivo más castigado por la pandemia, que también se beneficia de la caída de la curva epidemiológica y de las restricciones impuestas por las autonomías. En los últimos 15 días, los brotes en centros sociosanitarios se han reducido a casi la mitad: de los 201 de hace dos semanas se ha bajado a 103, según Sanidad. El descenso es mayor que el registrado en otros ámbitos —los brotes reportados esta semana en España se han reducido un 7,23% con respecto a los de hace dos— y también más importante que el notificado en estos centros cuando bajaba la curva en la segunda ola.

Portada de 'El País' del 13 de febrero de 2021 / KIOSKO.NET
Portada de 'El País' del 13 de febrero de 2021 / KIOSKO.NET

A punto de terminar la administración de la segunda dosis, algunas autonomías se plantean ya flexibilizar las entradas y salidas de las residencias. Los expertos piden prudencia al planear la desescalada".

13 de febrero, santoral: Benigno de Todi, Cástor de Aquitania, Esteban de Lyon, Esteban de Rieti, Fulcrán, Gilberto de Meaux, Gosberto, Guimera, Martiniano eremita, Pablo Le-Van-Loc y Pablo Liu Hanzou.