Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

El gran circo de la Generalitat y el fin del trumpismo

El decreto chapuza de suspensión de las elecciones catalanas fuerza la intervención del TSJC. El independentismo ya prepara el boicot si hay 14-F. La intempestiva salida de Trump

18 min

La Generalitat es el caos. El Govern no se aguanta los gases, anda a tumbos y se maneja con la más absoluta de las torpezas. Es un ejemplo esférico de administración fallida, de gestoría de saldo, de gabinete de la ñapa, una burocracia en la quiebra más absoluta, el desastre ejecutivo dirigido por Pere Aragonès en funciones de no me entero y Meritxell Budó al frente del departamento de no me explico. Si fueran conscientes del espectáculo que están dando habrían dimitido hace semanas. 

Como era previsible, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha adoptado medidas cautelares a la espera de resolver sobre el fondo de la cuestión, si las elecciones se pueden celebrar el 14 de febrero o se tienen que aplazar hasta el 30 de mayo. Cabría la posibilidad de buscar otra fecha, antes de Semana Santa, por ejemplo y como proponía el PSC.

La cuestión es que todo el mundo está de acuerdo en que el decreto de suspensión de las elecciones firmado por Aragonès es un detrito administrativo, un churro patatero escrito con desgana y a mala leche, con trazo burdo, espeso e impresentable presentado por un gobierno que es una turba de intereses opuestos. 

"El Govern, ante el espejo del TSJC" titula Crónica Global su apertura, una información de María Jesús Cañizares sobre el desbarajuste generalidiano: "Un decreto de suspensión electoral técnicamente muy mal hecho por un gobierno en funciones sin legitimidad para convocar unos comicios. El Govern se mira estos días ante el espejo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que ayer suspendió de forma cautelar el aplazamiento de las elecciones y dictaminó que, de momento, se mantiene la fecha del 14 de febrero. A la espera de la sentencia definitiva, que no puede tardar, pues el tiempo corre y los catalanes necesitan saber cuándo podrán ejercer su derecho al voto, se acumulan argumentos jurídicos en contra de un decreto que no justifica los motivos sanitarios de ese retraso. Así lo aseguran no solo los recursos presentados por un particular, partidos políticos y asociaciones, sino también jueces de la Junta Electoral Central (JEC) consultados por Crónica Global, la demanda que Foment del Treball tenía a punto para presentar ante el TSJC y expertos en Derecho".

En La Razón son Toni Bolaño y Javier Gallego quienes abordan el expediente de las elecciones en el limbo y apuntan que podría estar cociéndose otra fecha: "Como alternativa, también empieza a barajarse la posibilidad de elaborar un nuevo decreto para avanzar la fecha de las elecciones a marzo. Ese escenario tendría mejor encaje jurídico ya que una de los reproches más asiduos entre juristas es la «falta de competencia» del actual president en funciones Pere Aragonès para «desconvocar» las elecciones y luego «convocarlas» en función de cómo evolucione la pandemia, tal y como figura en el actual decreto. Es decir, los juristas subrayan que Aragonès es vicepresidente en «funciones de president» tras la inhabilitación de Quim Torra y tratan de poner el foco en la diferencia entre «aplazamiento» y «desconvocatoria»: para el aplazamiento sí tiene facultades el Govern –como ocurrió en País Vasco y Galicia– debido a la epidemia, pero no para «desconvocar» y «convocar»".

Portada de 'La Razón' del 20 de enero de 2021 / LA RAZÓN
Portada de 'La Razón' del 20 de enero de 2021 / LA RAZÓN

Sigue la pieza: "Lo cierto es que el aplazamiento de las elecciones consiguió apoyo unánime entre las formaciones con representación parlamentaria porque la situación epidemiológica prevista para el 14-F es muy delicada, pero la fecha del 30 de mayo escogida por el Govern ha despertado muchas críticas desde el primer momento. ¿Por qué? Porque algunos partidos entienden que tiene un profundo «trasfondo partidista» del independentismo al considerar que se pueden celebrar mucho antes –en marzo–, una consideración que tiene el apoyo de epidemiólogos de referencia como Salvador Macip u Oriol Mitjà, que prevén una cuarta ola a finales de mayo mientras que el coronavirus puede estar bajo control en marzo o abril".

El problema independentista es que las encuestas, como explican en la misma información Bolaño y Gallego, no les cuadran y dadas las circunstancias son capaces de hacer cualquier cosa para alterar las reglas del juego. Y a eso hay que añadir unos servicios jurídicos que están quedando como Cagancho en Almagro y Manolete en Albacete. Del e-Notícies: "La Generalitat tiene en nómina 137 abogados, todos ellos comandados por el jefe de Servicios Jurídicos, Francisco Esteve, tal y como ha recordado en rueda de prensa el periodista Marcos Lamelas. "En cinco días han cambiado tres veces la fecha de las elecciones, seguro que cree usted que no hay un clima de inseguridad jurídica en Cataluña?", ha preguntado. "Teniendo en cuenta que la Generalitat tiene 137 abogados alguien asumirá la responsabilidad si finalmente se acaba votando el 14 de febrero? o de nuevo esto no será culpa de nadie? el señor Francesc Esteve, jefe de servicios jurídicos o alguien asumirá algún tipo de responsabilidad?", ha continuado".

Ahora todo son prisas y enseñar los informes que por ¿pereza? no se incluyeron en el decreto de suspensión electoral. Así lo explica Sara González en Nació Digital: "El Govern ha fet públic aquest dimarts els tres informes -un sobre la situació epidemiològica, un altre de la logística prevista per Exteriors i un tercer de raonament jurídic- en base als quals el vicepresident, Pere Aragonès, va signar divendres el decret que deixava sense efectes el 14-F i fixava la intenció de reprendre el procés electoral el 30 de maig. L'objectiu és aconseguir apuntalar les eleccions del 30 de maig aportant aquella argumentació que no va incloure el decret i, de fet, el Govern confia que la impugnació decaigui".

Ahora todo son prisas y ese titán de la eficacia pero al revés que Bernat Solé, consejero de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia al que además le han cargado la organización de las elecciones ha requerido a los ayuntamientos que lo tengan todo listo mejor hoy que mañana. Un fenómeno Solé, exalcalde de Agramunt al que el pueblo atribuía un papel clave en el referéndum del 1-O hasta que él lo negó todo ante el TSJC. Claro que no es lo mismo montar un referéndum ilegal que unas elecciones legales. 

En El Confidencial, Antonio Fernández alerta de que "Plataformas independentistas comienzan a airear el boicot al 14-F". Así arranca su texto: "Plataformas radicales cercanas al 'expresident' Carles Puigdemont y a partidos radicales independentistas trabajan desde este martes, tras conocerse que el TSJC decidía mantener —de momento— la convocatoria electoral catalana para el 14-F, en una estrategia de boicot a los comicios. Esta estrategia, ya presente en redes sociales, se basaría en declararse objetor de conciencia para estas elecciones y negarse a formar parte de las mesas electorales, aunque sea arriesgándose a una multa. De ese modo, esperan que muchos colegios electorales no puedan cumplir con su labor y se degraden las elecciones".

Sigue Fernández: "En estos círculos, se ha buscado una justificación para este boicot: los miembros de las mesas han de estar expuestos durante 15 horas en una sala por donde pasarán cientos de ciudadanos y tienen un alto riesgo de contraer el covid. “¿Podremos demandar a alguien cuando después [de las votaciones] aumenten los casos de contagio?”, se preguntaba uno de los miembros de una plataforma. Otro planteaba el tema de que si al día siguiente un miembro de una mesa diese positivo, habrían de confinarse todos los que votaron en esa mesa. Esta justificación, sin embargo, es endeble, ya que para que se obligue a un confinamiento, ha de haber un contacto estrecho y prolongado en el tiempo".

O sea que volem votar, pero ya no. 

Cambio de tercio. Noticias del Gobierno. Pedro Sánchez no quiere desairar a Pablo Iglesias y manda a Bruselas vaguedades sobre la reforma laboral y la de las pensiones. Así lo cuenta Alejandra Olcese en Vozpópuli: "El Gobierno ha enviado a Bruselas dos documentos ambiguos sobre la reforma laboral y la reforma de pensiones que tiene previsto acometer a corto plazo, pero no ha detallado ninguna de las medidas que tomará, una estrategia que busca rebajar la tensión con Pablo Iglesias. "A diferencia de otros componentes remitidos a Bruselas con mayor nivel de concreción, en estos dos ámbitos se hace una propuesta más abierta con el objetivo de abordarla y concretarla en el marco del diálogo social", reconocía el Ministerio de Economía en la noche de este martes, después de que la secretaria de Estado de Economía, Ana de la Cueva, y el secretario general del Departamento de Asuntos Económicos de Moncloa, Manuel de la Rocha, se reunieran esta tarde para explicar las reformas a los sindicatos y la patronal".

Continúa Olcese: "Ninguno de los dos documentos cumple con lo que pide Bruselas (que los países envíen planes concretos, con reformas aterrizadas en hitos y objetivos asociados a las fechas clave de su ejecución), pero sí han servido para apaciguar el enfrentamiento entre los dos partidos del Gobierno. 

Dentro de la ambigüedad de los textos remitidos a la Comisión, el partido de Pablo Iglesias es el que se ha impuesto en la narrativa. En la laboral, la propia ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha confirmado este martes que el texto enviado "cumple literalmente con el acuerdo de Gobierno", lo que supone adelantar a Bruselas la intención del Ejecutivo de derogar algunos cambios que introdujo la reforma laboral del PP de 2012. En la reforma de pensiones, Podemos también ha salido victorioso ya que ha conseguido que se omitan medidas concretas como la que había puesto sobre la mesa el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, para ampliar el periodo de cómputo de la pensión pública de 25 a 35 años".

Coronavirus. Disparidad de opiniones entre las regiones sobre la ampliación del toque de queda. Ayuso, la presidenta de Madrid, dice que con ella no cuenten, que ni de coña acepta confinar a la población a las ocho de la tarde. La buena noticia es que según El País, más de seis millones de personas mayores de 70 años se podrán vacunar a partir de marzo. Escribe Pablo Linde: "Los mayores de 70 años serán el siguiente grupo en incorporarse a la campaña de vacunación, tras los ingresados en residencias, los sanitarios y los grandes dependientes. El colectivo suma 6,8 millones de personas en España, a los que hay que restar los 380.000 ya vacunados en residencias. Los mayores serán citados en los centros de salud para recibir la inmunización a partir de marzo, según el plan que ultiman el Ministerio de Sanidad y las comunidades, que ha sido conocido por El País. La ponencia de alertas del Consejo Interterritorial de Salud prevé ajustar hoy cómo será la estratificación por edades. El plan depende de la llegada de dosis suficientes y de las nuevas vacunas que se aprueben, lo que modificaría los plazos. Los expertos esperan que se empiece con los mayores de 90 años, luego los de 80 y después los de 70. Los siguientes serán los enfermos crónicos fuera de este rango de edad, unos ocho millones de personas, y los trabajadores de sectores esenciales, más de cinco millones".

Portada de 'El País' del 20 de enero de 2021 / EL PAÍS
Portada de 'El País' del 20 de enero de 2021 / EL PAÍS

Internacional. Hoy es el día en el que los Estados Unidos se libran de Trump el patán. En El Mundo traza la crónica del relevo Pablo Pardo, que escribe: "Estados Unidos celebra hoy la transferencia de poderes presidenciales más tensa en 160 años, desde que Abraham Lincoln asumió el cargo rodeado de hombres armados después de que siete estados hubieran declarado unilateralmente la independencia ante el temor de que el nuevo presidente limitara la expansión de la esclavitud hacia los nuevos territorios del Oeste".

Trump se ha evaporado. De la misma crónica: "En esta inauguración, tampoco estará el presidente saliente, Donald Trump. Es la primera vez que eso sucede desde que en 1841 Martin Van Buren no fue a la jura del cargo de William Henry Harrison. Trump deja Washington a las 8 de la mañana (2 de la tarde hora peninsular de España), justo en el momento en el que comienzan los preparativos para el acto de sucesión. También por vez primera desde que se instauró esta tradición, en 1825, Donald Trump y su esposa, Melania, no recibirán en su residencia oficial a su sucesor. Cuando lleguen los Biden, les recibirá el intendente de la Casa Blanca, es decir, la persona encargada del mantenimiento de la residencia oficial. Se llama Timothy Harleth, y ocupa ese cargo desde que en mayo la primera dama, Melania, lo llevó desde el Hotel Trump de Washington. Trump se irá en el Air Force One desde la base aérea de Andrews, en las afueras de Washington. El presidente saliente ha demandado alfombra roja y 21 salvas de honor en su despedida. Pero las Fuerzas Armadas no solo han rechazado esa petición, sino que, encima, han cancelado el acto de despedida que rinden al jefe del Estado desde hace 40 años".

La última gracia de Trump ha sido indultar a su estratega Steve Bannon, acusado de pedir pasta para el muro con México y quedársela él. 

20 de enero, santoral: Sebastián, Fabián, Ascla de Antinoe, Enrique, obispo y mártir, Esteban Min Kuk-ka, Eustaquia Calafato, Eutimio, Neófito de Nicea, Wulfstano y María Cristina de la Inmaculada Concepción.