Menú Buscar
Primeras planas

Gordó, en el punto de mira, y el 'matonismo' morado

Alerta máxima en el PDECat. La Guardia Civil y el juez de El Vendrell señalan a Gordó y falta el cante de Gemma Montull. Nueva ofensiva diplomática de la Generalitat

9 min

La coordinadora del PDECat, Marta Pascal, asegura que la corrupción le da asco, que el 3% es cosa de Convergència y que ellos, los delfines y herederos, la tercera generación, son otro partido, un nuevo comienzo. Confirma por vía indirecta que el cerco sobre el sistema recaudatorio del nacionalismo está en una fase tan avanzada que es hora de cepillarse la caspa de los gerentes conseguidores y salir por piernas de la degollina.

A 24 horas del reinicio del juicio del caso Palau, Jordi Montull le cede el testigo a su hija Gemma, que será la encargada de dar el cante y el queo sobre el saqueo a la Fiscalía y el tribunal. Añade el exnúmero dos de la magna entidad cultural y catalanista que cuando él pisó las instalaciones por primera vez ya estaba todo el pescado vendido o podrido y llevaban años con el procedimiento de ser intermediarios financieros de los enjuagues entre CDC y los adjudicatarios de obra pública.

Si por el frente del Palau pintan bastos, la situación no es mejor en El Vendrell, donde el juez Bosch maquina para empitonar a Germà Gordó, al que los empresarios llamaban Gerardo, Gregorio o Gargamel. Cualquier cosa antes que don Germán o señor Gordó.

En La Vanguardia, Maika Navarro se ocupa de la información relativa al exconseller de Justicia: "Cuentan los allegados al diputado de Junts pel Sí Germà Gordó que en las últimas semanas el político sabe de su aparición destacada en algunos informes de la Guardia Civil y la Fiscalía Anticorrupción por los medios de comunicación. Desde que estalló la operación del 3% contra la presunta financiación irregular de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) muchas miradas se han posado sobre el que fuera mano derecha de Artur Mas. Pero a Gordó nadie le ha preguntado, todavía. No ha sido citado a declarar como testigo, y el pasado 11 de enero el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) rechazó la petición del juez de El Vendrell, Josep Bosch, de investigarlo. Los tres jueces de la Sala de lo Civil y lo Penal del alto tribunal consideraron que 'en el momento actual', de eso hace dos meses, no cabía actuar contra el parlamentario. Próximamente el magistrado volverá a intentarlo. Bosch pedirá de nuevo al TSJC que investigue a Germà Gordó".

portada vanguardiaContinúa el texto con la versión del afectado: "'Le digo lo que repito en los últimos días a todos los que me preguntan. Estoy tranquilo porque nunca he hecho nada ilegal y nadie me ha pedido hacer nada irregular', aseguró anoche Gordó a este diario. Y avanzó, además, que nunca ha aceptado invitaciones para ir al fútbol o de cacería".

Es un misterio el influjo que ejercen las actividades cinegéticas sobre algunos de nuestros políticos. Tal vez sea el afán de imitación y el ansia por escalar en la pirámide social, aunque el Rey abatía elefantes, no cabras montesas ni codornices. Granados, Blesa, aquel ministro de Justicia Mariano Fernández Bermejo y hasta el propio exjuez Baltasar Garzón le han dado a la escopeta como si no hubiera un mañana. Recuerden las fotos de los bigardos fusileros posando con las osamentas de media cabaña caprina de los Montes de Toledo. A Bermejo le costó el puesto.

El proceso sigue viento en popa. Junts pel Sí y la CUP riñen como de costumbre por un quítame allá el hacer caso o no del informe del Consell de Garanties Estatutàries que viene a decirle al Govern que no puede incluir en los presupuestos una partida para lanzar un cohete tripulado a Marte desde Port Lligat porque de momento carece de competencias, tanto técnicas como sobre lo que viene siendo la carrera espacial. Marta Rovira sostiene que no importa, que de lo que se trata es de hacer un referéndum. Tiene razón y reafirma que en el bloque independentista lo de las leyes y los togados tiene menos valor que un pasaporte sirio en el aeropuerto John F. Kennedy.

Nueva carta de Cataluña a los tesalonicenses. Pablo R. Suanzes alerta en El Mundo de que la diplomacia catalana mira al Este: "El delegado catalán en Viena, Adam Casals, visitará la capital comunitaria a finales de este mes. La oficina de Bruselas, con Amadeu Altafaj al frente --un exalto funcionario europeo durante años--, ha llegado a su tope, al menos con el marco institucional actual. Por eso Casals ha decidido liderar un segundo frente, intentando un acercamiento a los políticos del bloque de Europa del Este, que comprende Austria, Eslovenia, Croacia, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Polonia y los países bálticos, Estonia, Letonia y Lituania. En una carta a la que ha tenido acceso El Mundo, Casals escribe directamente a un buen número de eurodiputados de esas naciones que quedan bajo su jurisdicción --como 'enviado del Gobierno catalán' para esos países-- y de todo tipo de formaciones políticas, para presentarse, explicar su función y solicitar encuentros bilaterales durante su visita a Bruselas".

Francesc Homs, en declaraciones a la tele del El Punt Avui, avizora una conexión entre España y la Unión Soviética, un no se sabe qué entre lo que hizo Gorbachov y lo que no hace Rajoy. Sostiene Homs: "'L'Estat espanyol, jo l'identifico com una cosa que està en fase Perestroika', va afirmar ahir el portaveu del Partit Demòcrata al Congrés, Francesc Homs, en una entrevista a El Punt Avui Televisió, en referència al procés que va acabar amb la desintegració de l'URSS. 'No tenen projecte', va insistir l'exportaveu del govern perseguit per la celebració del 9N. Homs va plantejar l'estat català com una oportunitat per a Madrid: 'S'hauran de reinventar. La independència de Catalunya els anirà bé per redefinir-se i reprojectar-se.'". Grande Homs, genial humorista. Le faltó añadir eso tan socorrido de "no eres tu, soy yo".

La Asociación de la Prensa de Madrid (APM) denuncia las presiones, acoso y amenazas de miembros de Podemos a miembros de gremio. El matonismo machirulo y chekista es de tal intensidad que más que dirigentes de un partido parlamentario, algunos podemitas parecen faístas de ronda por Barcelona una noche de agosto de 1936, comparación que seguro que les halaga.

En El Independiente, Ana Cabanillas suscribe el texto sobre la nota de la APM y apunta detalles de notable colorido: "Los mensajes y llamadas a los teléfonos personales son otro denominador común entre algunas personalidades con cargos públicos y orgánicos de Podemos, aunque algunas de las afirmaciones más contundentes han tenido lugar cara a cara. 'Ten cuidado con lo que escribes', han llegado a amenazar desde la formación. 'Te vas a buscar problemas', continuaban estas amenazas. La puesta en cuestión del trabajo periodístico se ha traducido también en mensajes privados en los que dirigentes del partido advertían al periodista que sus publicaciones 'degradan' al informador, alcanzando el extremo del insulto personal, que no se reproduce para preservar el anonimato de estos profesionales y evitar un señalamiento mayor".

7 de marzo, santoral: Felicidad y Perpetua.