Menú Buscar
Primeras planas

Estafas con las mascarillas y discordia europea

Proveedores, productores e intermediarios se aprovechan de las urgencias del Gobierno, que paga cantidades diferentes por el mismo producto. La UE acuerda un fondo sin provisiones

15 min

Nueva jornada de martilleo mediático sobre el Gobierno, cuyos miembros parecen al límite de su resistencia después de más de cuarenta días de medidas desesperadas. No hay medio escrito que no aguijonee al Ejecutivo por los más variados motivos, desde la contabilidad mortuoria a las debilidades manifiestas en el comercio internacional. El País, por ejemplo, se abstiene de castigar al Ejecutivo en la portada de papel, pero acentúa en la versión electrónica que "El Gobierno ha pagado hasta 28 veces más por unas mascarillas que por otras iguales".

En un mundo de hienas, las autoridades españolas parecen sumisas gacelas, víctimas propiciatorias de las urgencias y los estafadores. Escriben en el diario de Prisa Elena G. Sevillano y Daniele Grasso: "El Gobierno ha gastado ya el fondo especial de 1.000 millones de euros para luchar contra la Covid-19 que dispuso a principios de marzo para comprar material sanitario y traerlo a España. Las compras de urgencia realizadas con este presupuesto incluyen medio millón de mascarillas quirúrgicas a 0.03 euros por unidad y más de 33 millones a 0,86 cada una, es decir, 28 veces más caras que las otras. Estas diferencias, aunque mucho menos acusadas, se han producido también en las mascarillas de mayor protección, las FFP2, para profesionales sanitarios -el precio más caro dobla el más barato-, y en otros productos, según el análisis de los contratos públicos que ha realizado El País".

Sigue la pieza un párrafo después: "El Gobierno ha tenido que pagar, al menos, 476 millones de euros por adelantado en 14 contratos con empresas chinas, según revela el análisis. En 12 de ellos el adelanto fue del 100% del importe del pedido, que se tuvo que abonar a la firma del contrato, según revela la documentación. En un caso el adelanto fue de la mitad y en otro, del 30%. Uno de los proveedores a los que Sanidad tuvo que pagar por adelantado fue Hangzhou Ruining Trading, la empresa que entregó mascarillas FFP2 de la marca GarryGalaxi, que resultaron defectuosas y que han obligado a aislar a más de un millar de sanitarios que las usaron".

A mayor abundamiento, el caso de las empresas que difícilmente merecen tal nombre y que se han forrado con el coronavirus: "Entre los proveedores a los que Sanidad ha pagado el importe más elevado destacan las empresas con sede en China. Sin embargo, la empresa que lidera la clasificación, con 263,1 millones de euros, es FCS Select Products, con cuatro contratos principalmente de mascarillas. Se trata de una empresa con sede en España, en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), pero que trabaja importando todo tipo de productos. Su cifra de negocios ronda el millón de euros, según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil (de 2017 y 2018). Carece de trabajadores. Su representante, Eva Baliu, rehusó hablar con El País. La página web de la empresa está ahora “en mantenimiento”. Uno de los administradores solidarios de FCS Select Products, Mayra D. C., se declaró culpable de estafa agravada en febrero de 2016 tras llegar a un pacto con la Fiscalía, según publicó El Confidencial".

Portada de 'El Mundo' del 24 de abril de 2020
Portada de 'El Mundo' del 24 de abril de 2020

Más malas noticias en torno al Gobierno. Moncloa carece de plan para la desescalada, según se infiere de la reunión ayer con los alcaldes. Iñaki Ellakuría aborda ese expediente en El Mundo: "El Gobierno no tiene todavía un plan para que los Ayuntamientos empiecen a preparar el desconfinamiento. Pero sí muchas dudas e incertidumbres. Este es el mensaje que transmitieron ayer el ministro de Sanidad, Salvador Illa, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y la de Política Territorial, Carolina Darias, a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), en una reunión telemática que estaba anunciada como el punto de arranque de la 'reconstrucción social y económica'. El encuentro fue, según relatan varias fuentes presenciales, tan 'improductivo e improvisado' como 'preocupante' porque muchos de los alcaldes se fueron con la sensación de que el Gobierno, más allá de reiterar el mensaje de que los municipios serán una parte nuclear en el regreso paulatino a la normalidad, no tiene una estrategia real para esa desescalada. Justo lo contrario de lo que esperaban después de su reunión el lunes con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez".

Tampoco hay buenas noticias en el exterior. La Unión Europea es consciente del problema, avala la creación de un fondo, sí, pero esconde la cabeza debajo del ala y se dispone a hacer lo que mejor sabe, procrastinar. "La UE acuerda un fondo contra la crisis y discrepa sobre su financiación" titula La Vanguardia. O sea que reconoce el problema, pero se niega a resolverlo. Escribe Jaume Masdeu: "El aspecto positivo es que la Unión Europea creará un fondo de recuperación para ayudar a los distintos países a salir de la crisis económica en que se están sumergiendo. El reverso de la moneda es que, por el momento, no hay acuerdo ni sobre el montante global ni sobre cómo se financiará ni tampoco si acabará ofreciendo créditos o ayudas a fondo perdido. Vistas las discrepancias, la alternativa ha sido encargar a la Comisión Europa que lo trabaje a fondo y presentar propuestas para el 6 de mayo".

Sigue la nota: "'Un fondo de recuperación que es necesario y urgente. Este fondo tendrá una magnitud suficiente y se dirigirá a los sectores y áreas geográficas más afectadas y estará dedicado a esta crisis sin precedentes', dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, al final de la reunión. De todas maneras, el mismo Michel reconocía que no va a ser fácil: “Será difícil pero hay una fuerte voluntad política de trabajar juntos en las próximas semanas”".

Se avecinan tiempos duros. Las distopías han llegado para quedarse y en El Español avisan de que habrá que llevar el historial médico en el móvil para poder tomarse una cerveza en un local de pública concurrencia. Es una nota de Fernando Cano: "La sociedad y por tanto, la cultura, el deporte, la educación y por encima de todo la economía, no podrán echar a andar sin una adecuada planificación. Sin el control de los movimientos de las personas y de su acceso a lugares públicos. Un rastreo que solo será posible gracias a la tecnología y que tendrá al teléfono móvil como principal pasaporte para la vuelta paulatina a la vida como la conocíamos antes del coronavirus. De esta manera, gracias a los terminales móviles se podrá permitir el acceso a bares y restaurantes a personas que acrediten que han pasado el virus, que no tienen síntomas o que no han estado cerca de alguien que está contagiado. La compra de entradas para el fútbol y el baloncesto, para la ópera o el cine, podrá estar ligada al historial médico y se podrán enviar avisos al móvil cuando un usuario se acerque a lugares donde se han detectado contagiados". Es lo que ocurre en la mayoría de los países asiáticos que están combatiendo con eficacia la neumonía de Wuhan

Mundo nacionalista. Al presentador de Euskal Telebista Xabier Lapitz, habitual del Preguntes Freqüents, no le molan los funerales con Ejército y en los que suena el himno nacional. En su programa se deshuevó de la ceremonia del palacio de hielo. En Ok Diario firma Gonzaga Durán una pieza sobre el particular: "La televisión pública vasca EiTB se mofó del homenaje que ayer se realizó a las víctimas del coronavirus en el Palacio de Hielo de Madrid, que se convirtió en una morgue provisional para almacenar los féretros de los fallecidos por el COVID-19. Sucedió en el programa En Jake, presentado por Xabier Lapitz. 'Podría ser la alineación de hockey, ¿no?', afirmó".

Más madera nacionalista. Tras proclamar Meritxell Budó que en una Cataluña independiente hubiera habido menos muertos por coronavirus (declaración que suscita un duro editorial en El País con el tíulo "Voces miserables"), ahora extiende la mano a la colaboración leal. Del e-notícies: "La portaveu del Govern, Meritxell Budó, en roda de premsa, ha manifestat que “oferim al Govern de l’Estat espanyol la col·laboració per treballar plegats, d’una forma lleial, per lluitar contra aquesta pandèmia”. “Però demanem que se’n escolti i demanem que no se’ns imposin les coses ni les decisions. Demanem la col·laboració però no la imposició en les decisions”, ha afegit".

Noticia de 'El Món' del 24 de abril de 2020
Noticia de 'El Món' del 24 de abril de 2020

Al Govern que hoy aplicará el rodillo para aprobar unos presupuestos de pega se le está abriendo un frente sanitario que augura emociones fuertes en los próximos días, según El Món: "Desenes de sanitaris s'han concentrat a la porta de l'Hospital Clínic aquest vespre per encendre l'espurna i avançar el debat. Els professionals de la salut, que aquests dies s'enfronten al coronavirus en primera línia, han llegit un manifest en què han recordat les retallades amb els decrets estatal i català de 2010. 'Retallar en sanitat és assassinat', deia el comunicat. Han exigit la recuperació del 'famós 5%, amb referència a la disminució del sou que van patir durant la crisi. 'Volem contractes dignes [...] Volem seguir vetllant per vosaltres', deia el manifest".

Noticias curiosas. "España, único país de Europa donde decenas de curas se saltan la ley para oficiar misas con público" asegura El Diario. Resulta pues que los sacerdotes de aquí son unos tíos irredentos que hacen de su sotana un sayo. ¿Quién lo diría? Escribe Jesús Bastante: "Misas a puerta cerrada, sin fieles salvo pequeñas excepciones. La situación de la Iglesia en España no es, ni mucho menos, única en Europa. El coronavirus ha provocado que en la totalidad de los países del Viejo Continente se hayan cerrado al culto iglesias, mezquitas o sinagogas, en algunos casos con medidas mucho más restrictivas que en nuestro país. Eso sí, sin que los curas se hayan rebelado contra las autoridades, como sí ha sucedido en España, donde las fuerzas de Seguridad han tenido que intervenir hasta en siete ciudades distintas para frenar misas clandestinas que violaban el Estado de Alarma".

Sigue la pieza: "En Francia, Alemania o Polonia no ha habido sacerdotes que se hayan saltado el confinamiento ni se ha tenido que interrumpir una celebración en una catedral ante el mismísimo arzobispo (como sucedió en Granada), ni asociaciones ultras denuncian al Gobierno como ha hecho Abogados Cristianos. (...) En Dinamarca las iglesias también están cerradas, aunque el gobierno podría permitirlas a partir del 10 de mayo. Por el momento, bautizos, bodas y funerales pueden celebrarse, pero con un número limitado de diez personas". 

Curioso lo de Dinamarca como curioso es que la alcaldesa Ada Colau se haya comprado un coche de la órdiga en plena crisis por el coronavirus. Casi cincuenta mil napos se ha gastado el Ayuntamiento en dotar a la primera edil de un todocamino de fabricación francesa que lo mismo va a gasolina que se enchufa. Un pedazo de tanque que al parecer contamina menos que el anterior vehículo producido en Martorell.

24 de abril, santoral: Alejandro de Lyon, Antimo de Nicomedia, Benito Menni, Bova, Deodato de Blois, Dova, Egberto, Fidel de Sigmaringen, María de Cleofás, Melito y Salomé.