Menú Buscar
Primeras planas

España es roja y PP y Vox caen en las encuestas

Las coaliciones de izquierda mantendrán el poder en las principales ciudades. El PP sólo aspira a mantener la Comunidad de Madrid. Un retrato de Ternera por Jon Juaristi

19.05.2019 10:04 h.
13 min

Tormenta de encuestas y negros augurios para el PP, que continúa en caída libre a pesar de recuperar votos de Vox. Puede que en Madrid logre retener el poder autonómico con ayuda de Ciudadanos y el partido de Abascal. Por contra, en las grandes ciudades, capital incluida, se consolidan los gobiernos de izquierdas, las sumas de confluencias, mareas y adelantes junto a los socialistas. En Barcelona, el resultante sin el concurso del PSC es, además, independentista.

El País exhibe en portada siete encuestas correspondientes a las grandes ciudades de España:

Madrid: Más Madrid, 21-22; PSOE, 8; C's, 12; PP, 11-12, Vox, 4. Mayoría en 29.

Barcelona: ERC, 11; JxCat, 5-6; Comunes, 9-10; PSC, 7-8; Valls, 6; PP, 0-2. Mayoría en 21.

Valencia: Compromís, 9-10; PSOE, 6-7; Podemos, 3; C's, 6; P, 6; Vox, 2. Mayoría en 17.

Sevilla: PSOE, 12-13; Adelante Sevilla, 5; C's, 4-5; PP, 7; Vox, 2. Mayoría 16.

Zaragoza: PSOE, 9-10; Zec, 4-5; Podemos, 3; CHA, 1; C's, 5; PP, 6; Vox 2. Mayoría 16.

Bilbao: PNV, 14.15; PSOE, 4; Bildu, 4; Podemos, 3-4; PP, 3. Mayoría en 15.

La Coruña: PSOE, 9-10; Marea, 6-7; BNG, 2; C's, 2; PP, 7. Mayoría con 14.

Con esos datos en la mano, un texto sin firma apunta que "el color político de España vuelve a teñirse de rojo, con el PSOE como fuerza principal, pero también por la aportación que hacen otras formaciones como Más Madrid, impulsada por la alcaldesa Manuela Carmena y el fundador de Podemos Íñigo Errejón, Compromís en Valencia, Zaragoza en Común o Marea Atlántica en A Coruña".

Y añade el diario de Prisa: "Los llamados Ayuntamientos del cambio que surgieron de las elecciones de 2015 han resistido la prueba de gobernar. El caso más significativo es Madrid, donde se está librando la gran batalla para medir hasta qué punto la izquierda crece y la derecha se debilita. Carmena, siempre según la encuesta de 40dB., ganará las elecciones (subiría de los 20 concejales que tiene en la actualidad a 21 o 22) y necesitaría el respaldo del PSOE (ocho ediles, uno menos que hace cuatro años) para la investidura".

También el ABC solaza a sus lectores con números y quesitos. La alcaldía de Madrid sería para Carmena y en la Comunidad, hay partido y el PP podría revalidar el gobierno con un pacto a la andaluza. Estos son los datos: 

Alcaldía de Madrid: PP, 11-13 (21); Más Madrid 19-21 (20); PSOE, 9-11 (9); C's, 10-12 (7); Vox, 4.

Comunidad de Madrid: PP, 29-31 (48); PSOE, 39-41 (37); Podemos, 11-13 (27); Más Madrid, 12-14; C's, 24-26 (17); Vox, 11-13. 

En el caso de las elecciones autonómicas, Víctor Ruiz de Almirón escribe al respecto en el diario monárquico: "La situación a una semana de las elecciones es prácticamente de empate técnico. Y la diferencia entre un bloque y otro entraría dentro del margen de error. Pero en estos momentos la derecha se encuentra con cierta ventaja e Isabel Díaz Ayuso podría ser presidenta de la Comunidad de Madrid, reteniendo el feudo que el PP gobierna desde 1995. Pero todo está por decidir. En un parlamento autonómico que crece hasta los 132 diputados el objetivo es alcanzar la cifra mágica de los 67 escaños que aseguran la mayoría absoluta. En estos momentos los dos bloques estarían en disposición de lograrlo, aunque a siete días de la votación la opción de un pacto a la andaluza parte con cierta ventaja. PP, Ciudadanos y Vox llegarían hasta el 48,5% de los votos y obtendrían entre 64 y 70 escaños".

De diferente signo es la encuesta de El Español relativa al ayuntamiento de Madrid: Más Madrid, 20-21; PP, 15-16; PSOE, 8-9; C's, 9-10; Vox, 3-4.

Firma el análisis Carmen Lucas Torres: Según el último sondeo de SocioMétrica para El Español, Manuela Carmena (Más Madrid), ganaría los comicios con el 32,9% de los votos y entre 20 y 21 concejales, pero una coalición de las listas de José Luis Martínez-Almeida (Partido Popular), Begoña Villacís (Ciudadanos) y Javier Ortega Smith (Vox) le arrebataría la alcaldía superándole en concejales. Si como es previsible la alcaldesa cuenta con el apoyo del candidato del PSOE, Pepu Hernández, ambos sumarían entre 28 y 29 concejales, exactamente los mismos que obtendrían los partidos de derechas. Hernández ya ha rechazado la posibilidad de apoyar a PP o a Vox y deja en manos de la militancia el apoyo a Carmena".

El suflé de Vox se desinfla

El peligro de Vox parece definitivamente conjurado. "El suflé de Vox se desinfla: nadie recuerda haberle votado y un tercio retorna al PP" es el titular de apertura de El Confidencial. Firma la pieza Roberto R. Ballesteros: "Ahora, cuando los españoles se encaminan a las terceras elecciones en menos de seis meses, el experto (Narciso Michavila) apunta otra tendencia sobre Vox. En las encuestas que viene realizando su consultora, el sociólogo nota que gran parte de los que votaron al partido en las generales no lo confiesan en las preguntas de los sondeos. Al contrario de lo que GAD3 percibió tras las andaluzas, cuando el votante de Vox no tenía reparo alguno en admitir por quién había apostado —"nunca un elector ha estado tan predispuesto a manifestar sus opiniones"—, los ciudadanos que metieron la papeleta del partido verde en las pasadas generales sienten ahora más vergüenza a 'desnudarse' ideológicamente".

Al hilo de las encuestas que predicen que Barcelona quedará en manos de Maragall o Colau, así como de los nombramientos para el Congreso y el Senado escribe Arcadi Espada en El Mundo un texto de realismo crudo: "No es que Barcelona viva un crepúsculo. La situación es mucho peor: Barcelona vive un crepúsculo que amanece. O sea, que apenas acaba de iniciarse. Y su luz mórbida se proyecta sobre toda España. Bastará un ejemplo también municipal y espeso: el pisarello de la alcaldesa será miembro de la mesa del Congreso. En estos primeros días de configuración de la nueva legislatura todo se hace por y para Cataluña: Pisarello, e Iceta, y Batet, y Cruz. Se trata de la tarada conducta socialdemócrata, muy inspirada en el patrón Logse: la irresponsabilidad se combate premiándola. Cuanto más crece el capricho y el delirio, más atenciones recibe eso que llaman Cataluña. Y ese tipo de respuesta normaliza siempre la conducta, como sabe cualquier pequeño o gran tirano".

De la composición catalana de las cámaras y la pugna municipal en Barcelona se ocupa también Enric Juliana en La Vanguardia: "La operación Dos Tazas tiene, por supuesto, otros objetivos más inmediatos y evidentes. Sánchez ha querido reforzar al PSC en las elecciones municipales, especialmente en la batalla por la alcaldía de Barcelona. En este plano, los independentistas han mordido el anzuelo. El bloqueo a la candidatura de Iceta –que la Moncloa no esperaba y que el afectado ha encajado con pesar– ha engrandecido el movimiento. Después del “momento Rubalcaba” del pasado fin de semana, el “momento catalanes al frente del Congreso y del Senado”, sin resistencias significativas en la opinión pública española. El PSOE se ha apoderado de la iniciativa. Los socialistas leen los sondeos con optimismo y no descartan en estos momentos un triple empate en el sprint final por la alcaldía de Barcelona, entre Ada Colau, Ernest Maragall y Jaume Collboni. “Todo está abierto en Barcelona”, dicen en la Moncloa. Esquerra ha descubierto el anzuelo. El pasado jueves, Gabriel Rufián intentaba quitar hierro al bloqueo de Iceta. Ayer, Oriol Junqueras insinuó un posible apoyo de ERC a la investidura de Sánchez. Dos tazas y una cafetera".

Una guardia civl de 23 años identificó a Josu Ternera

Cambio de tercio. Una guardia civil de 23 años experta en reconocimiento facial fue la agente que detuvo a "Josu Ternera". Tenía seis años cuando Urrutikoetxea Bengoetxea emprendió la huída. En el ABC escribe Jon Juaristi sobre el personaje y las causas de una militancia que llegó a ser compartida: "Vale, no me quejo. Posiblemente Urrutikoetxea no sea un asesino nato, sino sólo un fanático iniciado en el culto nacionalista a la muerte ajena por algún cura rebotado, y esto no es un rasgo de anticlericalismo por mi parte, sino una suposición con amplia base empírica (yo mismo fui reclutado para ETA por un jesuita). Ternera y yo somos de la misma edad. Me lleva menos de tres meses. Ambos vivimos inmersos desde mediados de los sesenta en la misma atmósfera de brutalización ideológica que produjo el nacionalismo vasco a través de sus clérigos. La diferencia es que yo y otros muchos como yo rompimos con el terrorismo (y, de paso, con el nacionalismo) apenas ETA dio los primeros pasos en esa dirección, hace ahora medio siglo. O sea, una década antes de la entrada en vigor de la Constitución de 1978. Otros rompieron después; algunos, en plena transición a la democracia, y otros, como Ternera, nunca rompieron".

Política internacional. Reunión de populistas de ultraderecha de media Europa en Milán. Salvini es el nuevo "duce". De la crónica de Daniel Verdú en El País: "La plaza del Duomo se convirtió el sábado en la primera postal que envió a Bruselas el movimiento que amenaza con cambiar los equilibrios de fuerzas de la Unión Europea y dinamitar desde dentro sus cimientos. La cita contó con los 11 partidos invitados (menos los españoles de Vox) y un amplio despliegue de la Liga. Justo antes de Salvini, sin rubor a ejercer de teloneros, hablaron Marine Le Pen, líder de Reagrupamiento Nacional francés, y Geert Wilders, jefe del Partido para la Libertad holandés. También representantes de otras corrientes ultras europeas como Alternativa por Alemania (AfD), los Verdaderos Finlandeses, el Partido del Pueblo Danés o el partido ultranacionalista austriaco FPÖ. "Es un día histórico. Lo esperábamos desde hace mucho tiempo y finalmente se ha dado bajo el cielo de Italia", lanzó Marine Le Pen, recibida en Milán como una gran estrella y la principal aliada".