Menú Buscar
Primeras planas

España baja la persiana, saqueos en Italia y zoonosis en China

Dramático mensaje de Sánchez, que ordena la paralización de toda actividad no esencial. El consumo de animales salvajes y la transmisión de virus. El fútbol de Roures, al borde la quiebra

12 min

"Todo lo que puedo ofrecer es sacrificio, resistencia y moral de victoria" ha dicho el presidente del Gobierno en su última y dramática intervención ante el país. Pedro Sánchez ha decidido paralizar toda actividad económica no esencial para tratar de domar la curva de contagios y fallecimientos por el coronavirus. Se ha resistido durante días y aún el viernes no era partidario del endurecimiento de las medidas, según el PNV. Es probable que este domingo, tras la reunión con los presidentes autonómicos, haya más información al respecto.

La pandemia cabalga desbocada en España e Italia, la Unión Europea mira hacia otro lado y las perspectivas a corto plazo abundan en el colapso del sistema sanitario, en el incremento del número de fallecidos y en una depresión económica sobre la que las patronales alertan con desesperación. Se teme que la subsiguiente crisis mate más que el Covid-19. El 2008 sería un cuento de hadas. Los economistas se remiten a la Gran Depresión, cuando la gente se comía hasta las mascotas que hoy y de momento tienen más derechos y libertad deambulatoria en el estado de alarma que los niños y los ancianos.

En El País se atribuye el giro del Ejecutivo a la curva ascendente de la enfermedad y las presiones políticas. De la crónica de José Marcos: "El confinamiento generalizado de la población se produce después de que España haya superado los 72.000 contagiados y los 5.690 fallecidos por la Covid-19. Los socios de Sánchez, incluido Unidas Podemos, presionaban con la adopción de medidas más drásticas. La Moncloa inició la semana reacia a endurecer aún más la restricción de la circulación, aunque cambió de idea después de que la cifra de fallecidos se disparase las últimas 48 horas. El objetivo es rebajar las próximas dos semanas la movilidad a los niveles que hay los fines de semana, pero que se relaja los días laborales".

Poco tardó el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en abombar el pecho. En El Nacional escribe Marta Lasalas sobre la comparecencia del dirigente autonómico: "El Govern ha viscut com un triomf i un reconeixement a les seves tesis l'anunci aquest vespre del president de l'executiu espanyol, Pedro Sánchez, d'endurir el confinament a tot el territori espanyol per combatre el coronavirus. El president, Quim Torra, ha agraït a Sánchez que hagi "escoltat finalment les demandes de Catalunya". Ho ha fet en una declaració institucional en què ha advertit, però, que demà durant la reunió de presidents autonòmics li reclamarà concrecions sobre mesures econòmiques i socials per fer front a la crisi".

El Consejo de Ministros debe aclarar primero los matices de las vacaciones forzosas de millones de trabajadores, pero de momento no se contempla el aplazamiento del pago de impuestos y cuotas.

Portada de 'El Mundo' del domingo 29 de marzo
Portada de 'El Mundo' del domingo 29 de marzo

Respecto a la enfermedad y a cómo se le hace frente destaca la entrevista de Daniel Ramírez a Julian García Vargas, exministro de Sanidad y Defensa, en El Español. García Vargas abunda en la necesidad de aumentar el porcentaje de gasto en Sanidad y en estar preparados para próximas pandemias, toda vez, alerta, de que el Gobierno chino es muy comunista en la planificación económica pero sumamente liberal en lo que se cuece en los mercados de abastos. Se refiere García Vargas a esas prácticas de comer animalillos salvajes.

Ahí van las preguntas y respuestas alusivas a ambas cuestiones: 

-Usted es el ministro decano de Sanidad: cuatro años y medio al frente. Dada la volatilidad de la política actual, no parece que nadie vaya a superarle.
-Deseo que alguno lo haga pronto. En los dos años que suelen estar en el cargo, no les da tiempo a aprender el oficio.
-Dada su experiencia, ¿ve algún remedio obvio que no se esté llevando a cabo?
-Debemos asegurarnos de reponer el gasto sanitario a su nivel de 2009: 6,75% del PIB. Hoy está en el 6%. Eso ha tenido consecuencias nefastas sobre el sistema. Ha impedido que existan reservas estratégicas, por ejemplo respiradores. La disminución de esa partida se ha cebado con el gasto en personal y tecnología.
-¿Qué cambios haría a medio-largo plazo para proteger el sistema de crisis similares?
-Debe reforzarse la capacidad directiva del Ministerio a través de un consejo interterritorial ejecutivo. Esas decisiones, dictadas desde Sanidad, deberían ser efectivas para todas las Comunidades autónomas. También conviene reforzar la salud pública, que ha estado un poco abandonada en los últimos años. Ahora se ve la importancia que tiene. ¡Y lo más importante!
-Diga.
-Debemos hacer acopio de material sanitario. Esta no va a ser la última pandemia. Seguirán viniendo hasta que los chinos controlen la zoonosis -el paso de un virus del animal al ser humano-. Así lo ha destacado, por ejemplo, Jared Diamond -biólogo y premio Pulitzer-. Los chinos invierten en muchas cosas, pero no en protección de consumidores. No han desarrollado una ley eficaz para evitar el consumo de la carne de animales salvajes. Parece que se lo están empezando a tomar en serio. 
-Quiere decir que en un país occidental como España no podía haberse originado la pandemia.
-Sobre todo por la tan estricta protección de los consumidores que existe en España y en Europa.

Del coronavirus se sabe más bien poco todavía. Por ejemplo, se ignora casi todo sobre las razones de las recaídas. La ministra de Igualdad, Irene Montero, es al última afectada por esa circunstancia. Ha vuelto a dar positivo y tendrá que recluirse una semana más. El ministerio afirma que se encuentra "bien" y que seguirá trabajando "desde casa". Acababa de superar una primera cuarentena y llevaba dos días de vida normal.

De momento, la sociedad española tolera más bien que mal el arresto domiciliario. Se ha instituido la figura del policía de balcón, esto es el energúmeno que increpa a los viandantes que tal vez son médicos en tránsito, padres con niños autistas o cajeras que vuelven o van al supermercado. También es norma el aplauso de las ocho de la tarde, el mercado negro de mascarillas y el aire puro. Sólo llevamos dos semanas.

En Italia, en cambio, las cosas se están poniendo feas, según reporta Ángel Gómez Fuentes en ABC. Ya hay saqueos y conatos de revuelta en el sur del país: "La emergencia sanitaria se convierte también, como se temía, en emergencia social en el sur de Italia: Se temen fuertes protestas sociales y se han iniciado los primeros saqueos, lo que obliga a los supermercados a dotarse de vigilancia especial. Desde el sur emerge con fuerza un grito de alarma del que se hacen eco los alcaldes y los servicios de información italianos que advierten al gobierno: «La gente tiene hambre». Las señales son muchas y dramáticas, convirtiéndose en virales en pocas horas. Una de ellas es un video de un padre y su hija que muerden una rebanada de pan con Nutella; él en tono amenazador se dirige al primer ministro Conte y al alcalde de Palermo en tono amenazador: «Si mi hija no podrá comer un trozo de pan iremos a asaltar los supermercados»".

Sigue la crónica: "Precisamente en Palermo, un grupo organizado de una veintena de personas se presentó, ante las cajas de un supermercado Lidl –en viale Regione, uno de los más grandes y frecuentados de Palermo- con sus carritos llenos de productos, negándose a pagar al tiempo que gritaba: «Basta de estar en casa, no tenemos dinero para pagar, tenemos que comer». Los empleados del supermercado llamaron a la policía y carabineros, mientras cundía el pánico entre el numeroso público que esperaba en la calle, haciendo cola con distancia de seguridad de un metro entre personas. El caos se prolongó durante horas. Para evitar lo peor, las fuerzas del orden vigilan hoy para proteger los supermercados en Palermo y en otras ciudades".

En Estados Unidos se incrementa la compra de armas y cunde la especie de que los "preparacionistas" tenían razón. Está de moda adecuar los sótanos y llenar las despensas como para un cataclismo vírico combinado con un ataque masivo de zombies.

Y todo esto sin fútbol. La cosa en el balompié está peluda. Los clubes montan expedientes de regulación y bajan el sueldo a sus estrellas. El destrozo económico puede ser ingente, cuenta Agustín Marco en El Confidencial. El imperio de Jaume Roures se tambalea: "El empresario catalán ha reclamado esta semana que se juegue lo que resta de Liga y de Champions aunque sea en julio o en agosto, sin tener en cuenta que los contratos de los jugadores terminan a 30 de junio o las condiciones climáticas de España para disputar partidos en pleno verano. Lo necesita como una vacuna contra el virus porque el pasado año endeudó su compañía en 920 millones de euros, préstamo por el que tiene que cumplir determinadas condiciones financieras que, con el fútbol parado, serían muy difíciles. De momento ya ha aplicado un ERTE para 1.200 empleados y sus directivos se han bajado el sueldo un 50%".

29 de marzo, santoral: Armogastes, Arquinimo, Bartolo del Monte Carmelo, Eustasio de Nápoles, Gladys, Ludolfo y Saturno mártir.