Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

ERC bloquea a Illa y Cayetana ajusta cuentas con Casado

Los republicanos se mueven para reeditar un "Govern" de la risa con JxCat más cuperos y comunes. Álvarez de Toledo pone a caldo a Casado y en Cs cuestionan el liderazgo de Arrimadas

20 min

Comenzó la danza del apareamiento, la berrea con entrechocar de cornamentas. ERC ha movido pieza. Quiere negociar primero con los independentistas para que se le note la pureza. Y luego con los comunes, por lo de ampliar la base. La maniobra pasa además por impedir que Salvador Illa pueda comparecer en el Parlament para someterse a una sesión de investidura, tal como prometió en la noche electoral. El presidente o la presidenta de la cámara pueden vetar ese intento si entienden que al aspirante no le dan los números para formar gobierno. Pesa esa especie de pacto del Tinell propulsado por cuatro que se salieron de la ANC y no se han visto en otra. Y también las declaraciones de Oriol Junqueras, quien por activa y por pasiva ha predicado contra cualquier entendimiento con los socialistas. 

Gracias al amigo Artur Mas, el partido de Puigdemont está en una posición subordinada, lo que le hace incluso más peligroso. En apariencia, Laura Borràs defiende el acuerdo con ERC, que sea rápido y a ser posible indoloro, pero no hay nadie más interesado en estos momentos en una repetición electoral que el prófugo residente en Waterloo. Demostrada la inutilidad del Partido Nacionalista Catalán de Marta Pascal, del Front Nacional, de los de las primarias y del PDECat, Junts per Catalunya podría acaparar unos votos decisivos para volver a colocarse primero en la liga de partidos secesionistas. 

El espectáculo está servido y ha comenzado al ralentí. XI temporada de El procés. A personajes como Pere Aragonès los hemos visto crecer. El aspirante a presidente es como el churumbel de Cuéntame. Asistimos a su primera comunión, a la jura de bandera y al primer polvo.

"Presión sobre ERC por la fecha de la independencia" es el titular de apertura de Crónica Global y viene aliñado con estos sumarios: "Aragonès da prioridad al pacto con JxCat, que exige concretar otro referéndum; Illa y los comuns hurgan en la división de los republicanos, pero en Palau se da por hecho un gobierno secesionista". La pieza es de María Jesús Cañizares, que escribe: "Un gobierno en marzo o repetición de elecciones en julio. Subir nota en unos nuevos comicios es una tentación para los tres partidos ganadores de las elecciones catalanas del 14F. Pero también un riesgo. ERC y Junts per Catalunya (JxCat) son conscientes de ello pues, a pesar de un aumento de la abstención transversal, saben que en verano, con una tasa de remisión del coronavirus y la experiencia del domingo, el PSC podría aumentar todavía más sus resultados. De ahí que sobre los republicanos exista una triple presión. La del independentismo, que apela a la superación del 50% de los votos. La de las fuerzas de la izquierda, que reprochan a Pere Aragonès sus preferencias por un partido con postulados ultraliberales --a Joan Canadell, número tres de la lista de JxCat, se remiten-- y a una repetición electoral que, en el fondo, nadie desea, pero que puede ser utilizada como arma de negociación".

También en El País abren con las primeras maniobras para formar gobierno. "Los secesionistas buscan un pacto para neutralizar a Illa" se titula la pieza que firman al alimón M. Noguer y C. S, Baquero: "Los partidos independentistas, con ERC a la cabeza y con mayoría absoluta en el futuro Parlament, se han conjurado para acelerar las negociaciones del nuevo Ejecutivo catalán. Hay margen hasta el 12 de marzo para que se conforme el Parlament, pero los secesionistas ven urgente neutralizar el plan del PSC de presentar la candidatura de Salvador Illa a la investidura. El pacto entre independentistas incluye la presidencia del Parlament, desde la que tomarán la decisión del candidato a la investidura. El socialista Illa carece, a priori, de los apoyos suficientes para garantizarse salir elegido".

Sigue la nota: "Las llamadas entre partidos durante la noche electoral en Cataluña no se limitaron a las clásicas felicitaciones para los ganadores y los deseos de buena suerte para los perdedores. Con el escrutinio todavía en marcha, los dirigentes de los partidos independentistas (con mayoría absoluta de 74 escaños sobre 135) se comunicaron para dejar a un lado meses de pésimas relaciones y sondear si será posible pactar el futuro Govern y la presidencia del Parlament para impedir que el ganador de las elecciones, el socialista Salvador Illa (33 escaños), pueda aspirar siquiera a defender su candidatura en una sesión de investidura. (...) El independentismo consideró que no podía permitirse dar la imagen de que estaba perdiendo el poder en la Generalitat tras lograr por fin superar el 50% de los votos pese a la bajada de la participación. El resultado fue la puesta en marcha de las primeras conversaciones para formar un Ejecutivo secesionista que, pese a un sinfín de incógnitas, ayer continuó fraguándose a través de distintas llamadas. ERC anunció a última hora que comenzará el diálogo con la CUP, formación que, a diferencia de Junts, también desea incorporar a En Comú Podem a la ecuación".

Portada de 'El País' del martes 16 de febrero
Portada de 'El País' del martes 16 de febrero

Como se trata de combatir a un enemigo exterior, los independentistas parecen dispuestos a aparcar sus graves diferencias. El temor a perder las impresionantes regalías derivadas de mantener el "Govern" es la argamasa sobre la que se basan las opciones de pacto entre ERC y JxCat. Hay que pagar la hipoteca. Y no sólo. Llenar la piscina cuesta un congo. 

En el lado de los grandes derrotados, PP y Ciudadanos todavía se preguntan qué ha pasado. Están groguis, medio noqueados, aún estupefactos por los resultados, mucho peores de los que preveían las peores encuestas. En El Español Marcos Ondarra firma un análisis con estos destacados: "La mitad de los votantes de Ciudadanos y uno de cada tres de los del PP se quedaron en casa el 14F" y "El 25% de los votantes del Partido Popular se fue a Vox pero los populares sólo atrajeron el 3% de los de Ciudadanos". Así arranca el texto: "Menos del 54% de los catalanes participaron en las elecciones del domingo, el dato más bajo de la historia en Cataluña. La abstención fue determinante para el desenlace de la jornada, pero analizándola por partidos, se observa que fue particularmente letal para Ciudadanos. La mitad de quienes votaron en 2017 a Inés Arrimadas prefirieron quedarse esta vez en casa antes que votar a Carlos Carrizosa. Los datos de transferencia de voto recopilados por SocioMétrica para El Español muestran el porqué de la tormenta perfecta en Ciudadanos. No sólo el 50% de quienes depositaron en ellos la confianza se abstuvo, es que sólo el 13,7% de quienes les votaron en 2017 volvió a hacerlo. Hasta un 16% fue a parar al PSC de Salvador Illa, y un 13% recaló en Vox".

O sea, un desastre espectacular. Tiembla Arrimadas y peligra Casado. Las direcciones de ambos partidos se niegan a adoptar medidas en formas de ceses y timonazos. Por partes. Primero el PP. Cayetana Álvarez de Toledo le suelta un guantazo antológico a Pablo Casado en las páginas de El Mundo. Se trata de una entrevista con Rafa Latorre de la que destacan estas preguntas y respuestas:

"Pregunta: Le voy a pedir una síntesis de lo ocurrido en las elecciones de Cataluña.

Respuesta: Una sociedad devastada moral, política y culturalmente ha revalidado a los gestores de la pandemia y del procés. Eso es terrible como suceso social y político. Va a perpetuarse la ficción adolescente en la que está viviendo Cataluña. O sea que el despertar a la edad adulta queda postergado sine die. Seguiremos en el bucle identitario, que es el bucle de la ficción y de la adolescencia quejumbrosa y disolvente. La pregunta de cómo esta reválida es posible emplaza al principal partido de la oposición en España. Nadie que sea jefe de la oposición y aspire a quitarle el puesto al presidente del Gobierno puede sacar en Cataluña el peor resultado de la historia de su partido.

Pregunta: Le voy a señalar las justificaciones más repetidas desde que se conocieron los resultados. La primera, la irrupción de Bárcenas, su confesión en campaña electoral.

Respuesta: En mi opinión, Bárcenas ha sido absolutamente marginal si no irrelevante en esta campaña.

Pregunta: ¿Y la abstención?

Respuesta: Se habla de la abstención como si fuera un fenómeno meteorológico. La abstención es algo que tienes que combatir. Es tu obligación como político conjurar el riesgo de la desmovilización y asegurarte de que, si hay mucha abstención, no sea de tu lado. Ni el PSC ni Vox tienen problemas de movilización. Ciudadanos ha perdido 20 puntos, 10 al PSC y siete u ocho a Vox. El PP ha bajado un punto. Es decir, de esa debacle no solo no hemos sacado nada sino que hemos perdido. Si el PP no es capaz de sacar votos en sus fronteras izquierda y derecha, ¿qué capacidad tiene de ganar?

Pregunta ¿A su juicio es (Casado) el responsable principal de la catástrofe?

Respuesta: En política es muy importante hablar de responsabilidades porque si no todo son vaporosas abstracciones. Lo primero que quiero decir es que yo jamás hubiera aceptado el ofrecimiento de Pablo Casado de ser candidata por Barcelona si no hubiera estado aquí Alejandro Fernández. Cuando yo asumo el desafío, las encuestas nos daban cero. Juntos, Alejandro y yo, empezamos a avanzar en un proceso de reconstrucción y conseguimos en noviembre el liderazgo del constitucionalismo, por delante de Vox y Ciudadanos. La dirección nacional del partido trunca abruptamente ese proceso de reconstrucción a partir del verano. En mi opinión, no ha fallado el candidato, ha fallado la estrategia errática, profundamente equivocada, de la dirección nacional, que ha dejado a muchos de nuestros votantes desorientados, huérfanos y sin razón suficiente para votarnos. Si yo tuviera que resumir cómo ha sido la campaña diría que han querido resucitar el catalanismo en lugar de reforzar el constitucionalismo. ¿Por qué lo han hecho? Para mí es un misterio político y psicológico. Reincidimos en un viejo error y yo creo que lo mínimo que se le puede reclamar a un líder es que cometa errores nuevos".

La conclusión final de Álvarez de Toledo se resume en esta parrafada: "Ha quedado acreditada la incapacidad de Pablo Casado para reconstruir el constitucionalismo, que es el principal desafío español. Casado se ha dejado aquí jirones de credibilidad como líder del constitucionalismo. El liderazgo es de Pablo Casado y suya ha sido la presencia constante en la campaña. También las decisiones estratégicas y el discurso que se hizo en la campaña. La responsabilidad de todo esto no es de Bárcenas, no es de Rajoy, no es de Alejandro, no es de la abstención. Incluso en mi opinión ni siquiera es de Teodoro García Egea, cuya gestión del partido deja muchísimo que desear. La responsabilidad es del líder del partido. Esto lo digo con dolor personal y político. Pablo Casado ha defraudado las esperanzas depositadas en él. Ha defraudado a los que nos unimos a un proyecto con la confianza de que aunaba tres cosas: coraje, convicciones y capacidad de desafío".

En cuanto a Ciudadanos, "Dirigentes de Cs promueven un congreso para sacar a Arrimadas de la presidencia", según apunta Antonio Rodríguez en Vozpópuli. Y añade: "Dirigentes nacionales y autonómicos de Ciudadanos se están organizando para intentar forzar la convocatoria de un congreso extraordinario que saque a Inés Arrimadas de la presidencia del partido, según supo Vozpópuli de fuentes solventes del partido centrista. Esta vía, que nunca se ha explorado en la historia de la formación naranja, ha tomado fuerza en las últimas horas tras la debacle en las catalanas del 14F y ante la negativa de Arrimadas a asumir responsabilidades políticas por el fortísimo descenso de escaños en la región en la que nació el partido hace 15 años, en la que Ciudadanos ha pasado de 36 a seis diputados. La posibilidad de un congreso extraordinario está siendo debatida por diputados y senadores nacionales, así como por parlamentarios autonómicos. Es más, según fuentes próximas a la dirección nacional, este escenario salió en un momento de la tensa reunión de este lunes de la Ejecutiva nacional, en la que Arrimadas y su 'número dos', Carlos Cuadrado, evitaron asumir responsabilidades por el 14F".

Sigue la nota: "Sus promotores, que prefieren mantener el anonimato por el momento, creen que de prosperar una moción interna contra Arrimadas, esta última podría seguir de portavoz naranja en el Congreso de los Diputados y que la presidencia del partido, así como la formación de un nuevo equipo de estrategia, la asumiera otra persona que no haya estado en la actual dirección nacional".

Más noticias. El rey emérito está como un roble. "Zarzuela y Emérito se coordinan para desmentir rumores sobre su salud" titula La Razón como si Emérito fuera un nombre propio, el apellido de Juan Carlos. El caso es que el exmonarca afirma estar bien y orientado. El texto es de A. Rojo: "Si alguien sospechaba que los canales estaban cortados entre Zarzuela y Don Juan Carlos los acontecimientos que se desarrollaron ayer entre Madrid y Abu Dabi hablan por si mismos. Apenas unos minutos después de que proliferaran rumores sobre el presuntamente «muy grave» estado de salud de Don Juan Carlos, Zarzuela desmentía el asunto y afirmaba sin ambages que esas «informaciones no tienen ningún fundamento». Y apenas una hora después llegaba la confirmación de labios del propio padre de Felipe VI. En efecto la revista Hola confirmaba que se había puesto en contacto con Don Juan Carlos en Emiratos Árabes y este les había confirmado directamente que se encontraba «perfectamente» y que lejos de estar «muy grave» y acompañado de las Infantas Doña Elena y Doña Cristina poco menos que en el «lecho del dolor», como suele decirse, dedicaba dos días de su rutina diaria a hacer «gimnasia», expresión que parece apuntar al exigente programa de rehabilitación y fisioterapia que necesita Don Juan Carlos para mantener la movilidad tras sus múltiples operaciones".

Continúa el texto: "Poco después España volvía a escuchar la voz de quien fuera Rey durante casi cuarenta años gracias a una conversación telefónica con un periodista de Ok Diario en la que, efectivamente, Don Juan Carlos sonaba en plena forma. Al rato trascendió la fotografía que acompaña estas líneas en las que el padre de Felipe VI aparece en lo que parece ser parte de su residencia en el Emirates Palace de Abu Dabi junto a Mohammed bin Zayed Al Nahyan, príncipe heredero de esta nación del Golfo Pérsico".

El emérito también habló con Raúl del Pozo, al que transmitió la misma impresión de encontrarse hecho un chaval. 

16 de febrero, santoral: Juliana de Nicomedia y Maruta.