Menú Buscar
Primeras planas

La era Sánchez, el Rey y la nieta de Franco

El presidente del Gobierno descarta la vía judicial contra el torrismo y defiende la Corona. Torra, rodeado de fascistas. Carmen Martínez-Bordiú se las pira a Portugal, como Madonna

7 min

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hubiera sido un sobresaliente presentador de informativos. Suda telegenia y mea colonia, como se decía de Guardiola. Qué porte y estilo. Un paso dentro, dos por fuera, sus manos en nuestras caderas (Gabinete Caligari), el bello Pedro se desliza por la pista con la gracia de un Fred Astaire. ¡Guapo!

Sánchez compareció ayer al término del Consejo de Ministros para hacer balance de sus dos meses de Gobierno. Dice sin vacilar que él mismo representa un "cambio de época" (El Periódico) en la política española y ciega la vía judicial para enfrentar el torrismo. El hombre cree en la política y la prensa de obediencia catalanista y más allá saluda sus esfuerzos con un titular conjunto: Sánchez rechaza el frente judicial. El País y La Vanguardia incurren en tomar el todo por la parte. El primero titula así: "Sánchez rechaza abrir 'ninguna vía judicial más' con Cataluña". Y así el segundo: "Sánchez rechaza más frentes judiciales contra Catalunya". Cataluña se habrá quedado muy aliviada. Todavía no ha hecho declaraciones, por eso. El Periódico, en cambio, restringe la afectación del rechazo: "Sánchez descarta más juicios al soberanismo". 

El presi se va de vacaciones con asignaturas para septiembre. Siguen arribando desheredados a las costas y el cadáver del "centinela de Occidente" se resiste a abandonar el búnker del Valle de los Caídos. Peccata minuta. Anunció que el Rey estará en los actos en recuerdo de las víctimas de los atentados islamistas de agosto del año pasado.

La figura del jefe del Estado se ha convertido en un saco de boxeo para el independentismo. Es una cosa de chiste. Va Pere Aragonès y dice que "el Rey ampara los ataques contra los independentistas". Y cuela. Todo cuela. El president Torra ve fascistas a las doce y a las tres. Su modelo espiritual es Winston Churchill. Ahí queda eso. Le acaba de publicar la prensa una carta contra el fascismo que en La Vanguardia aportan con comentarios: "El mandatario catalán avisa que el Govern pondrá “toda la atención posible para frenar y hacer desaparecer el fascismo” de las calles y anuncia que hay que impulsar un observatorio independiente contra el fascismo que documente las agresiones y los grupos. Por último, pide a la ciudadanía “máxima responsabilidad” y que, ante los casos de riesgo, los ciudadanos se pongan en contacto con la policía “para que sean los profesionales quienes actúen”".

Mandatario Torra, sí señor, "persona que, en virtud del contrato consensual llamado mandato, acepta del demandante representarlo personalmente, o la gestión o desempeño de uno o más negocios", segunda acepción del término en el DRAE. El observatorio ese del fascismo se lo tienen que dar a Jordi Borràs, que los tiene a todos retratados. Da pereza recordar la mierda en las sedes de Ciudadanos, PP y PSC, el acoso a los concejales de pueblo, las presiones y boicots a las familias de la tercera hora de castellano, las cosas que le pasan a Arrimadas cuando sale a la calle o el seguimiento a Llarena (E-notícies), tan cívico y pacifista.

El Nacional se ha convertido en el diario antimonárquico de referencia. No es que Antich cargue contra el Rey por su asistencia confirmada en el primer aniversario de los atentados de Barcelona y Cambrils, sino que el diario va plagado de textos sobre la inoportuna indumentaria de Letizia, las caras de Doña Sofía, las aventuras amatorias del emérito, las protestas contra el monarca en Mallorca. Todo, lo dan todo por la causa.

Público es otro diario de peso antimonárquico que añade un toque de picante franquista. Que Luis Alfonso de Borbón va a ser el presidente de la Fundación Francisco Franco sale antes en Público que en El Alcázar digital. Su madre, Carmen Martínez-Bordiú, nieta del tiranosaurio que murió en la cama, ha dicho aquello de menos mal que nos queda Portugal y se ha residenciado en el país vecino, cosa que según el diario de Roures es para no pagar impuestos. El país de Cristiano es la meca de los ricos europeos. La Florida europea la llaman, se asegura en extenso reportaje. Buen trato fiscal, igual que el clima, el bacalao y las vistas.

Nota de alcance en El País. Puigdemontsin escolta de los Mossos: "Tras recabar un informe a la Abogacía del Estado, fuentes de Interior alegan que Puigdemont no puede disfrutar en el extranjero de una escolta oficial, ya que en la actualidad no ostenta ningún cargo público --ha quedado suspendido como diputado del Parlament tras su procesamiento por rebelión-- y es un prófugo de la Justicia".

Barcelona, cada vez mejor. El pobre turista apaleado por los manteros dice que no va a volver. Criatura. Están revisando la guía del Lonely Planet para advertir del riesgo de parecer guiri en Mantalona.