Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

El tuitero Álvarez-Pallete y la cita entre Pedro y Pablo

El relevo de Alierta copa las portadas de los diarios editados en Madrid. Encuentro clave hoy entre Sánchez e Iglesias y artículo de Raúl del Pozo sobre la multiplicación de las Españas atrincheradas y cainitas

Pablo Planas
10 min

ABC: Alierta deja Telefónica lista para la batalla digital global

El Mundo: Telefónica deja en manos del delfín de Alierta el cambio digital

El País: Alierta deja Telefónica tras culminar su gran expansión global

La Razón: Alierta cede el mando de Telefónica tras la gran expansión

Ara: Topada JxSí-CUP pel ritme del procés

El Periódico: Podemos rebaja las demandas para pactar

El Punt Avui: Operació refugiats

La Vanguardia: PSOE y Podemos exploran vías para pactar el gobierno

¿Por qué le llaman Movistar cuando quieren decir Telefónica? Cada vez que se contacta con Telefónica, la operadora suelta la brasa corporativa de que aquello es Movistar. Pues sí que existe Telefónica, Movistar es su filial y hasta ayer tenía un presidente de apellido Alierta. Es la noticia que encabeza las portadas de Madrid. En las de Barcelona, la Telefónica es como los Talleres Martínez, una empresa "de fuera".

En cualquier caso, Alierta lo deja atado y bien atado. En El País glosa su salida Ramón Muñoz: "Alierta llegó a Telefónica en 2000, cuando la compañía aún se gobernaba como una empresa pública (acababa de ser completamente privatizada por el Gobierno de Aznar). Junto con el presidente del BBVA, Francisco González, Alierta era el único alto cargo que permanecía al frente de una empresa con orígenes públicos. Venía de presidir la también privatizada Tabacalera. Y bajo los auspicios de Rodrigo Rato, entonces ministro de Economía, quien escandalizado por el rumbo que estaba tomando con la singular gestión de Juan Villalonga -el antecesor de Alierta en el cargo- eligió a este para que apaciguara la compañía. Y es que otra de las características del mandato de Alierta ha sido su habilidad para combinar la profesionalidad en la gestión, con las buenas relaciones con el poder político. En los más de tres lustros que ha ocupado la presidencia de la operadora, ha convivido con tres presidentes del gobierno (José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero, y Mariano Rajoy) y pese a las frecuentes presiones dirigidas desde ese ámbito, nunca fue cuestionado en su puesto". Pues algo tendrá el agua cuando la bendicen.

Dieciséis años de trabajo bien remunerados y con bonus extra de pensión, según la información que publica el rotativo de Prisa, nada menos que 35'5 millones".

Si necesitan un análisis de la noticia, la pieza del director de CRÓNICA GLOBAL, Xavier Salvador, es imprescindible para entender al excapitán de la empresa y su movimiento: "Tras 16 años al frente de la operadora de telecomunicaciones, de la multinacional no financiera más importante de España, Cesáreo Alierta sorprende al mercado y se va. Su salida no era una noticia esperada. Pese a su edad (se marcha a punto de cumplir los 71 años de edad), en España no se dimite tan pronto cuando se ejerce tanto poder.

Fíjense en los casos de Amancio Ortega, que sigue al frente del imperio Inditex sin dedicarse al dolce far niente como su condición de millonario le permitiría, o los dos empresarios fallecidos con las botas puestas de los últimos meses: Emilio Botín (Santander) e Isidoro Álvarez (El Corte Inglés). Así como todo el mercado espera a ver qué sucede con el futuro de Salvador Gavarró en Gas Natural e Isidro Fainé en el grupo La Caixa (sigue en la fundación y deja el banco o se convierte en nuevo presidente de Gas Natural), lo cierto es que la retirada del zaragozano Alierta no era ni previsible ni reclamada por nadie".

Le sustituye el directivo José María Álvarez-Pallete. En la sección de Economía del ABC hay un completo perfil que resalta la afición del nuevo presidente por las redes sociales. Tiene 45.000 seguidores en twitter pese a ser para los profanos un auténtico desconocido. Dice así el texto: "El día que fue nombrado presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete no hizo declaraciones a través de comunicados oficiales. Prefirió escribir un tweet. «Muchas gracias a todos por los mensajes de felicitación. Profundo agradecimiento a César Alierta», rezaba el texto, publicado alrededor de las ocho de la tarde. Fue una muestra más del perfil tecnológico del nuevo dirigente de la «teleco» española, que combina su afición por el deporte con una gran actividad en las redes sociales. (...) Desde su perfil, además, Álvarez-Pallete también incluye aspectos de su vida personal. Este domingo, de hecho, publicó una foto en la que se le podía ver de pequeño con su abuelo".

En el plano político, hoy es el día de la reunión entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, asunto que es la cabecera de La Vanguardia y que Enric Juliana aborda así: "La liebre saltó ayer en una conferencia de prensa atestada de periodistas ansiosos por escrutar las palabras y los gestos de Íñigo Errejón, transcurridos quince días de elocuente mutismo tras la primera marejada importante en el interior de Podemos. El foco iluminaba el grosor de la fisura y en un momento dado, Errejón explicó que ha dedicado su tiempo de silencio a reflexionar y mantener conversaciones con dirigentes del PSOE con vistas a un posible acuerdo de Gobierno, sin un veto explícito a Ciudadanos".

Continúa: "El número dos de Podemos dibujó en positivo las relaciones de su partido con el PSOE y se colocó en el interior de ese diseño. Presentándose como un discrepante disciplinado ­"no comparto todas sus decisiones, pero Pablo Iglesias es mi secretario general"­, Errejón se consagra así como el referente "pactista" de Podemos. Hace apenas un mes todavía era caricaturizado en Madrid como un duro, durísimo, con cara de niño. La "podemología" comienza a ser una disciplina misteriosa. (...) Fuentes del Partido Socialista confirmaron ayer a este diario que ha habido conversaciones con Podemos, relativizando el alcance de las mismas. "El acuerdo es muy difícil, pero no imposible", señalaron".

En la contraparte, o sea en el PP, están de los nervios, tal como refleja una pieza en La Razón de Rocío Esteban, que narra las indirectas, puyas y mandobles de Aznar a su delfín Rajoy en presencia de Mario Vargas Llosa: "El ex presidente del Gobierno y presidente de honor del Partido Popular, José María Aznar, aseguró ayer que se necesitan «nuevos liderazgos capaces de ejercer una tracción social, moral y política a la altura de los desafíos». Unas declaraciones vertidas ayer en el semanario «Vargas Llosa: cultura, ideas y libertad», en la Casa de América, en el que estaba presente el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. El foco mediático estaba puesto en ambos dirigentes puesto que desde el pasado 21 de diciembre, en el Comité Ejecutivo del PP, tras las elecciones generales, no se producía entre ellos ningún encuentro en público. De hecho, en la cita se ha evidenciado la frialdad existente entre Aznar y Rajoy, que ni siquiera se han saludado. En su discurso con motivo del 80 aniversario del Nobel peruano, Aznar abogó por «repensar» las grandes iniciativas sobre las que se ha «estructurado el mundo desde mediados del siglo pasado»".

En opinión, articulazo en El Mundo de Raúl del Pozo sobre las cuatro Españas: "Dicen las encuestas que ha aumentado el rencor entre los españoles después de la crisis económica y de las diferencias de trato entre clases. Pintan un panorama sombrío: trincheras ideológicas, partidos desprestigiados por la corrupción y la financiación ilegal, cientos de políticos procesados, nuevos reinos de taifas -unos contra otros-, un Gobierno autonómico que pide la independencia de Cataluña, bloqueo político e imposibilidad de hacer mayorías y, además, un constante y renovado fanatismo con la búsqueda de los podridos huesos de la Guerra Civil”.

La conclusión: "Unos y otros olvidan el mal que han hecho y sólo se acuerdan del que han sufrido, convirtiendo el pasado en debate político de actualidad. «Cuídate -dice el poeta- de las calaveras sin tibias y de las tibias sin calaveras». Pero no se han cuidado.De entre los nuevos políticos, sólo Albert Rivera, como hicieron los comunistas del éxodo, vuelve a hablar de reconciliación. Rivera apuesta por buscar la síntesis de dos equivocaciones. «Hay mucha gente que no es ni roja ni azul, el 'guerracivilismo' se ha acabado», dice. En España siempre se nombraba en plural: las Españas; luego se redujeron a dos y después llegaron los de la Tercera España. Y ahora hay cuatro Españas".

30 de marzo, santoral: Apolonio, Irene, Régulo, Víctor y Zósimo.