Menú Buscar
Primeras planas

El traspaso andaluz y los "huevox"

La "administración paralela" de la Junta, con 27.304 colocados. Las tietes de la república hacen campaña por Vox

10 min

Traspaso de poderes y reparto de recursos en Andalucía. La imponente administración autonómica cambia de manos. "Allí será el llanto y el crujir de dientes cuando veáis a Abraham, y a Isaac, y a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos.". Evangelio de San Lucas, capítulo 13, versículo 28. Susana Díaz encabeza la retirada. Confía en que lo que el ansia de poder ha unido lo separe el día a día. Su principal peligro en la travesía del desierto, corta o larga, es que no la arrase también el sanchismo.

El problema de miles de funcionarios, asimilados y afectos es más concreto. Año nuevo y al paro obrero, hipotecas colgadas, carreras rotas y mañanas tontas. La Junta de Andalucía no tiene nada que envidiar a la Generalitat catalana, según los datos que difunde la administración saliente. En El Mundo escriben al respecto Silvia Moreno y Teresa López Pavón: "Después de años de opacidad, la Oficina del Portavoz del Gobierno andaluz ha difundido un documento de 57 páginas en el que se analizan los puntos más polémicos sobre la gigantesca función pública andaluza. El informe revela que hay 270.101 empleados a sueldo de la Junta, entre ellos 43.641 adscritos a la Administración general, 96.451 docentes no universitarios, 95.184 en instituciones sanitarias, 7.521 de la administración de justicia y 27.304 en el sector instrumental o 'administración paralela' (el 10,1% del total)".

Hay, reconoce el papel gubernativo, 3.405 colocados más de los que se estimaba en dicha "administración paralela". De la citada crónica de El Mundo: "Ejemplos ya conocidos de trabajadores 'fantasma' son Luis Guerrero, miembro de la ejecutiva del PSOE de Málaga que durante tres años figuró y cobró como director del Centro Andaluz de Flamenco sin pisar el despacho, y el histórico ex alcalde socialista del municipio sevillano de Lebrija Antonio Torres, que cobró durante 11 años 535.000 euros de una fundación de la Junta sin ir a trabajar. Fue en la polémica Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe), ahora objeto de investigación judicial en el Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla por los desvíos de fondos públicos en clubes de alterne".

Y: "En el documento difundido por el Gobierno de Susana Díaz se precisa el listado de entes de la 'administración paralela' y el número exacto de trabajadores que hay en cada una de ellos. La cifra más abultada es la de la Agencia de Medio Ambiente y Agua, donde hay 4.868 empleados. La Fundación Andalucía Emprende cuenta con 936; la RTVA, 1.458; y la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera, 1.538".

Está por ver que PP y Ciudadanos vayan a reducir el volumen de la Junta porque una cosa es predicar y otra no dar trigo. Cuántos militantes de los partidos triunfantes no se ven ya como directores generales de recursos humanos.

Sánchez en Cataluña. Rampa de lanzamiento para el alcaldable Collboni. El presidente del Gobierno recomienda a Casado y Rivera que esperen sentados, que su propósito es agotar y exprimir la legislatura. La cuestión de los Presupuestos es relativa y cada vez mayor el rumor independentista en favor de darle gusto a Sánchez bajo la advocación del mal menor ante la emergencia de los "voxonaros", ese hallazgo del asesor Redondo a mayor gloria del brasileño Bolsonaro.

El independentismo pragmático está por el apaño presupuestario, escribe Ferran Casas en Nació Digital: "Alguns presos, sobre tot els que ja donen per acabada la seva carrera política, voldrien també que s'aprovessin perquè pensen que estan pagant un preu molt alt per una república no implementada i que si el PSOE segueix governant tenen més possibilitats d'acabar indultats després del judici i la condemna al Suprem. Per contra, amb un govern de les dretes condicionat per Vox, el mínim que passaria seria que la Generalitat perdria competències, com ara les de presons. El "com pitjor, millor" no fa fortuna a Lledoners, Mas d'Enric i Puig de les Basses. (...) L'independentisme, doncs, afronta el debat dels pressupostos en un context d'una extraordinària debilitat. La manca d'unitat estratègica (fa mesos que Puigdemont i Junqueras van començar a negociar un document conjunt que després va acabar sent l'esborrany d'un article en premsa del qual ja no se'n sap res) es fonamenta en una lectura divergent de què va passar a la tardor del 2017 i en una competència i desconfiança entre els dos espais que no només no remet sinó que va a més".

De la situación en las penitenciarias de la Generalitat se ocupa en El Nacional Bernat Dedéu, que lamenta las performances a las puertas: "La parctematització de Lledoners com un indret amb programació pròpia i tota aquesta cultura xarona de l’espectacle van de conya per amagar certes veritats. Primera, i cal insistir-hi, que el nostre govern (sigui legítim o merament administratiu) és amo i titular dels centres on viuen captius els hostatges del Regne d’Espanya; i segon, que fa pocs dies era la mateixa Generalitat la que suplicava a l’estament judicial espanyol el privilegi de poder traslladar els polítics catalans al seu parcialíssim judici, amb la inestimable ajuda logística dels Mossos. Tota questa claudicació, tot aquest posar el cul perquè hi entrin sense cap mena de preliminar salival ni de vaselina s’ha de dissimular organitzant excursions a Lledoners per cantar-hi El Messies, jugar-hi a bitlles o, posats a fer, organitzar un concurs de la millor truita de patates de Sant Joan de Vilatorrada (groga, of course)". 

Caso Vox. Intenso sábado para los voxonaros, protegidos por los Mossos de las iras de las tietes de la república. Al jefe de Vox en Cataluña, el abogado del Estado Jorge Buxadé, le tiran huevos en el revolucionario distrito de Sarrià. Incidentes también en Sitges. Es la operación "reventando a Vox" organizada por la alegre muchachada de la CUP, Arran y los CDR, caso de manual de campaña "boomerang".

En El País escarban en los orígenes del fenómeno emergente, cuando Alejo Vidal-Quadras era el rostro de la formación. Detallan la financiación de la disidencia iraní para la primera campaña europea de Vox Joaquín Gil y José María Irujo: "El Consejo Nacional de la Resistencia (CNRI), un grupo opositor de iraníes en el exilio, financió en 2014 con 800.000 euros la campaña de Vox para las elecciones europeas de 2014. Estos fondos supusieron el 80% del coste de aquella campaña, encabezada por el exdiputado del PP Alejo Vidal-Quadras, que, con el 1,56% de los votos, se quedó sin escaño en Bruselas. El dinero llegó a una cuenta de la formación de extrema derecha en España a través de 146 donativos de seguidores del grupo iraní después de que Vidal-Quadras anunciara en Twitter su intención de encabezar la lista de Vox. “No conocía de nada a los donantes. Eran personas que no tenían nada que ver con Vox. La candidatura era yo. Eran donativos a mi persona”, se escuda el político catalán".

Continúa la pieza: "El CNRI, cuyos orígenes son marxistas e islamistas, dos ideologías en las antípodas de Vox, entró en contacto con Vidal-Quadras en 1999. Durante su etapa como vicepresidente del Parlamento Europeo (2004-2014), el político conservador participó en decenas de actos organizados por el CNRI. Incluso visitó en 2009 el entonces cuartel general del grupo en Camp Ashraf, a 80 kilómetros al noroeste de Bagdad, la capital iraquí, donde residían alrededor de 3.500 milicianos".

El apunte contable recuerda la financiación iraní, pero al revés, de Podemos.