Menú Buscar
Primeras planas

La Santa Compaña, el planeta DUI y el meteorito 155

Escalofriante manifestación con velas que convierte la Diagonal en una pista de patinaje para motoristas. Las cargas policiales "sexistas" de Jaume Asens

10 min

Movilización permanente, pero sin huelga general todavía. Tiempo al tiempo. La teoría más extendida es que la prisión provisional de los Jordis insufla ánimos en un independentismo decaído por las imprevistas deserciones empresariales, la falta de imaginación de sus líderes y el extraño comportamiento de Oriol Junqueras, el hombre que prometió jubilosas pensiones y despampanantes sueldos por no trabajar en medio de un paraíso fiscal y financiero. 

Anoche, Barcelona se llenó de velas en favor de la libertad de los "presos políticos". Una cosa como de La Santa Compaña. Galicia ya no arde, se esfuma y no hay encrucijadas para tanta pena. Esta mañana, la Diagonal estaba cortada porque la cera es lo que tiene, resbaladiza como el hielo. Los sufridos operarios municipales de la limpieza se afanaban desde las siete de la mañana en limpiar la calzada. Un atasco en la capital es nada. Cómo será la cosa que desde que la fracturada sociedad catalana vaga por el espacio interestelar entre el planeta DUI y el meteorito 155, los trenes de Rodalies registran una singular y nada comentada ausencia de incidentes. 

Segunda jornada en Soto del Real de los Jordis. Si hoy es miércoles, qui dia passa, any empeny. Faltan 24 horas para que venza el ultimátum que caso de no ser atendido por Puigdemont desencadenará la activación del artículo 155 tras sesión en el Senado. Ocho días entre pitos y flautas para ahondar en la incertidumbre mientras la Taula per la democràcia y los Comités de Defensa de la Repùblica (CDR) calientan el ambiente y maquinan estrategias para dinamitar la prima de riesgo.

Se especula con que al 'president' le dé un yuyu, proclame la república él mismo con Yeya Boya y acto seguido convoque elecciones "constituyentes". Pim, pam. Aunque parezca un delirio y sea un delirio, el frente indepe sostiene que el 1-O fue un referéndum como una catedral cuyos resultados son vinculantes. Que no era coña. Haber votado los del no. Más el agravante de las cargas policiales "sexistas", alucinante hallazgo del teniente de alcalde Jaime Asens, el abogado de las causas perdidas que van ganando.

Portada de 'La Razón' del 18 de octubre de 2017 / CGToni Bolaño firma una crónica en La Razón en la que alude a la asamblea de electos diseñada por la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI): "Preguntados dirigentes independentistas sobre cuál será su reacción ante la más que posible aplicación del artículo 155 que podría suspender algunas competencias de la autonomía, la respuesta es retórica, como dijo ayer el portavoz del Gobierno, Jordi Turull: "Rajoy debe elegir entre diálogo y represión". Además, nadie duda que la República Catalana será una realidad «en los próximos días», como apuntó Mireia Boya, dirigente de la CUP. Algunas fuentes apuntan que Puigdemont está barajando declarar la independencia y automáticamente convocar las elecciones, todo antes del trámite del 155 en el Senado, con el objetivo de complicar sobremanera la situación política en Cataluña. ¿Y si inhabilitan al presidente? "Siempre habrá alguien dispuesto a coger el testigo. Iremos adelante», dice un dirigente independentista «porque éste es un proyecto colectivo". ¿Y si se inhabilita a todo el Gobierno para evitar la declaración de independencia? ¿O a la presidenta del Parlament? El independentismo lo tiene claro. En este escenario se activaría la Asamblea de Electos formada por diputados, alcaldes y regidores que «tendría la máxima representación legítima, soberana e institucional de Cataluña», según reza la última hoja de ruta aprobada por la Asamblea Nacional Catalana". 

Así es que vayan descartando la luminosa posibilidad de que en Cataluña se celebren unas elecciones normales que permitan comprobar el peso de cada partido después de los últimos acontecimientos. Así es el nacionalismo. Si no le gusta el juego, pincha la pelota y corta la Diagonal. "Els carrers seran sempre nostres!".

Ilustra a la perfección este sentimiento la hasta ayer ignota diputada pedecata en el Congreso doña Lourdes Ciuró, que respondió a un reproche oral de Toni Cantó por llegar tarde a la sesión con un meditado corte de mangas. Parlamentaba el diputado de Ciudadanos sobre la necesidad de revisar los protocolos educativos en Cataluña y de una moción de su grupo para evitar el adoctrinamiento de menores. El PP se abstuvo y cegó la vía. Para que luego vaya por ahí García Albiol denunciando los cuentos infantiles de los jesuitas en Cataluña.

Al particular dedica su columna en El Mundo Federico Jiménez Losantos: "El PP fue sutilmente abyecto: presentó una enmienda suprimiendo de la propuesta de Cs el anonimato, dejando sin protección a los atropellados y asegurando la venganza de los ayatolás del 'prusés' contra niños y familias. No estaban en el Parlamento los golpistas de ERC, así que bastaban los votos del PP para poner en marcha ese proyecto de recuperación de la libertad en las aulas españolas, no sólo catalanas, absolutamente necesario para la reconquista de la legalidad constitucional. Pero también, ay, el PP forma parte del Odium Cultural".

Francesc de Carreras recomienda al Gobierno que no vacile en su artículo de El País: "Existe un cierto desánimo entre los contrarios a la independencia de Cataluña. Comprensible pero injustificado. Son los independentistas los que no saben ya cómo seguir adelante. Ahora se invoca que España es un país donde los derechos humanos están sistemáticamente vulnerados, para que se nos considere como Kosovo. Algo que da risa. Y pena. Pero es un último recurso".

Y añade: "Salirse del lío en que estamos será complicado, pero nos saldremos si el Gobierno tiene clara una cuestión fundamental: que lo previo es restablecer el orden constitucional en Cataluña sin ceder en nada, que en esta labor se tienen que utilizar todos los medios legales necesarios, y que una vez cubierta esa fase, si algo hay que reformar, no debe ser para satisfacer a los nacionalistas catalanes sino porque así lo necesitan y acuerdan todos los españoles. Si esto lo tiene claro el Gobierno, la solución no será fácil pero está ya al alcance de la mano".

En La Vanguardia, Màrius Carol pondera el impacto visual (el del tráfico no estaba previsto, al parecer) del despliegue secesionista: "Impresiona la imagen mística de la protesta contra el encarcelamiento de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, los líderes de la ANC y de Òmnium Cultural. Nadie le puede negar al movimiento independentista imaginación en sus movilizaciones. Y uno se pregunta una vez más, como pedía Kapuscinski, por qué hemos llegado hasta aquí, sobre todo cuando estamos a la puertas de que el Gobierno aplique el artículo 155 de la Constitución, que puede dejar cercenadas las instituciones de autogobierno catalanas por las que tanto hemos luchado. Los historiadores sitúan el desencuentro de Catalunya con España en la frustración colectiva por los recortes de un Estatut aprobado mediante un referéndum. Pero luego los errores se han acumulado, en Barcelona y en Madrid, hasta provocar el colapso de la vida política catalana. Y en parte, de la española. Hoy el principal problema no es la división entre Catalunya y España, sino la fractura entre los propios catalanes".

Melancolía entre quienes corrieron delante de los grises luchando a brazo partido contra el dragón del franquismo para restaurar el autogobierno por el que tanto suspiraron. Y ahora, snif, todo se va por el sumidero.

Si la directiva del Barça fuera coherente, esta noche cerraría el Camp Nou en vez de exhibir un tifo con la leyenda: “Diálogo, respeto, deporte”. ¡Señores! Hay dos hombres en la cárcel. Si “tancaron” el campo el 1-O con más razón en Champions. El món ens mira.

18 de octubre, santoral: Lucas evangelista y Amable de Riom.