Menú Buscar
Primeras planas

El discurso para todos los públicos de Felipe VI

La intervención del Rey satisface múltiples puntos de vista, de Público a 'Ok Diario'. Gabriel Rufián y Rubén Amón no están de acuerdo con el monarca. Ramon Cotarelo y los ñordos

12 min

El Rey, un discurso, decenas de interpretaciones. Las palabras de Felipe VI confirman y desmienten, avalan y rechazan, validan y refutan al tiempo y dos en uno. Plástica y moldeable intervención del monarca que los medios propenden a adaptar a sus teorías y líneas editoriales, aunque sea a martillazos. Felipe VI encabeza todas las aperturas y portadas, salvo las del Ara y El Punt Avui, que hace ver que no les importa porque ya están en modo república. Menudos son, qué tremendos.

"Cataluña es una preocupación para España" es la frase elegida por Crónica Global para titular la pieza que firma María Jesús Cañizares y arranca así: "Posiblemente sea el discurso de Navidad más político del Rey. “Cataluña es una de las serias preocupaciones que tenemos en España", ha asegurado Felipe VI en su televisada intervención [el mensaje íntegro se puede leer en este enlace], en la que se ha referido también a la investidura del futuro presidente de la nación. En este sentido, el monarca ha instado al Congreso a tomar la decisión “más conveniente para el interés general de todos los españoles” de acuerdo “con nuestra Constitución”".

Esférico resumen de diez minutos de discurso que según José Antonio Zarzalejos en El Confidencial es un ejemplo de sutileza semántica. El referido medio titula que "El Rey confía en que el Congreso debatirá la investidura "atendiendo al interés general"". Apunta el exdirector de ABC: "De la Constitución, Felipe VI ha destacado su capacidad para “el entendimiento” y la integración de “nuestra diferencias” ya que la Carta Magna “reconoce la diversidad territorial” que, según el jefe del Estado, “nos define” y “preserva la unidad que nos da fuerza”. Al hilo de estas consideraciones, el monarca ha pedido no caer “en los extremos” y ha recabado la “concordia” apelando al diálogo y “al respeto entre personas de ideología muy diferentes”, proscribiendo “el rencor” y la “incomprensión”. Con estas expresiones de gran sutileza semántica, el jefe del Estado se ha referido al principal problema político español en unos términos inclusivos que favorecen la interlocución pero que la sitúan con nitidez en el marco constitucional".

Pero hay otras lecturas. En el mismo medio oficia Rubén Amón de enfant terrible y representante de la línea del articulismo de los dos cojones, de modo que le arrea un viaje al Rey entre langostino y polvorón. "Una homilía vacía y estéril" titula una pieza que empieza así: "El mensaje del Rey nunca trasciende sin la validación de la Moncloa. Reviste importancia el matiz porque las obligaciones de Felipe VI no consisten en decir lo que quiere, sino en decir lo que puede. Es una manera de prevenir la injerencia del jefe del Estado, pero también de limitar su influencia en una situación de emergencia institucional como la que ha decidido precipitar Pedro Sánchez en beneficio de su propia investidura".

Y sigue: "Se explica así la homilía de incienso constitucional que ofició Felipe VI en su mensaje a los hogares españoles. Tanto hubiera valido el discurso para clausurar una entrega de premios o para inaugurar un aula universitaria. Se le puede agradecer la mesura, el empaque, el énfasis patriarcal, pero esta costumbre de los sermones navideños se debilita en su propina inanidad".

Sin embargo, los medios se esfuerzan por encontrar sentido y alcance a la pieza de oratoria real, Así, El País titula que "El Rey llama al diálogo y a superar las fracturas sociales" y Francesc de Carreras escribe en dicho medio que "las dificultades estimulan. Esto es lo que le ha sucedido al Rey Felipe VI en estos casi cinco años de mandato. De la muy complicada Transición fue gran protagonista su padre Juan Carlos I, que también presidió las grandes transformaciones posteriores, parecía que a su sucesor le iban a tocar tiempos tranquilos, que el reinar se convertiría en una aburrida rutina, que la figura del Rey tendería a pasar desapercibida. ¿Resultaría inútil la Corona?"

Al respecto apunta: "En estos últimos años, los mensajes navideños y muchos discursos del Rey, nos han reconfortado, nos han unido a través de los valores constitucionales y de los principios democráticos. El Rey Felipe VI ha encontrado su lugar en las instituciones, es un órgano necesario, ahora mismo imprescindible, nos da seguridad".

Diálogo, entendimiento y Cataluña son las palabras más repetidas en los titulares. "El Rey admite su 'seria preocupación' por Cataluña y pide 'respeto a nuestra Constitución'", apunta El Español. En Libertad Digital titulan que "El Rey transmite su "seria preocupación" por Cataluña y apela a la fortaleza de España". En El Mundo afirman que "El Rey recuerda que el "entendimiento" político debe ser siempre "dentro de la Constitución"" y en ABC  subrayan estas palabras de Felipe VI: "Confiemos en España y mantengámonos unidos".

En la prensa de papel editada en Barcelona se sobreentiende el término Cataluña. La Vanguardia titula que "El Rey defiende la solidez del Estado y apela al entendimiento". En El Periódico aseguran que "El Rey avala el diálogo entre ideologías muy diferentes". El Ara sí que dedica un espacio en su portada digital al Rey a diferencia de la de papel. "Felip VI avala el diàleg dins la Constitució" apuntan.

Hay más versiones y algunas van más allá de lo que expresó estrictamente el monarca. "El recado del Rey a Sánchez ante la investidura: «La Constitución preserva la unidad que nos da fuerza»" es el titular de Ok Diario sostenido en una cronica de Luz Sela que dice así: "Frente a la total incertidumbre, los egos, el enfrentamiento partidista, y en plena negociación de Pedro Sánchez con quienes quieren romper España en su empeño por permanecer en La Moncloa, el Rey se ha erigido, un año más, en el garante de la unidad y de la concordia".

En la contraparte, Público le da la vuelta a la mirada de Ok Diario y apunta en su titular de apertura que "El rey reconoce la "diversidad territorial" y suaviza el tono para referirse a la crisis catalana". En el subtítulo incide en esa visión positiva: "Felipe VI habla de Catalunya de manera explícita una sola vez y no hace mención a la sentencia europea sobre Junqueras, pero apela a la voluntad de entendimiento para integrar “nuestras diferencias” y habla de "generosidad" hasta en cuatro ocasiones".

En El Diario subrayan en el titular la siguiente frase: "España no puede quedarse inmóvil ni encerrarse en sí misma como en otras épocas del pasado". Y en El Independiente se hacen eco de las reacciones políticas. Es un apunte de Miguel Riaño: "Con todo el mundo político a la expectativa del ansiado gesto de la Abogacía del Estado con Oriol Junqueras que pueda decantar finalmente el apoyo de ERC a la investidura de Pedro Sánchez, el discurso navideño de Felipe VI no ha ayudado a amenizar la espera. El mensaje, tachado de blando por sectores de la derecha, tampoco ha contentado sin embargo al independentismo en el que el PSOE espera apoyarse para conseguir la presidencia del Gobierno en las próximas semanas. «A ver si la Junta Electoral Central compensa este mitin de Vox», tuiteó el líder de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, mientras el mensaje aún se emitía por televisión".

No podía faltar Rufián, ese pedazo de gran cuñado, dedos rápidos en el Twitter. Un mitin de Vox... Pero qué ocurrente el diputado de ERC. Le salva que personajes como Ramon Cotarelo no hacen más que meterse con él. El politólogo trata a Rufián de "ñordo", destaca el e-notícies por un tuit que dice así: "Tot el que és català, la llengua, el símbols, en @virgili7 (el que dice que los no independentistas no son catalanes), la koiné, la sardana, tot et fa nosa. Al cap i a la fi, tu no ets indepe. Et trobas molt millor amb els nyordos i en Ñ, cobrant la teva paga per impedir la independència com sigui".

Otras noticias. La Junta Electoral de Barcelona ha desestimado las alegaciones de PP, Ciudadanos y Vox para que la inhabilitación por desobediencia de Quim Torra sea firme con efectos inmediatos. Hay una instancia superior que podría determinar lo contrario, destaca Neus Tomàs en El Diario: "Fuentes judiciales explican que la Junta Electoral Central, en una interpretación estricta de la norma, puede atender los argumentos de PP, Ciudadanos y Vox. De ser así, la destitución de Torra sería inmediata porque tras la reforma legislativa del 2011 no es necesario que exista una condena en firme para poder hacer efectiva la inhabilitación. Y en el caso de Torra, al dejar de ser diputado del Parlament tampoco podría seguir como presidente de la Generalitat".

25 de diciembre: Nuestra Señora de Belén y Natividad de Nuestro Señor Jesucristo.