Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

Díaz, la Varufakis española y las promesas de Casado

Sánchez maniobra para anular a Yolanda Díaz y pedir a cambio más fondos en la UE. Casado promete una bajada de impuestos de 10.000 millones. Aragonès carga contra JxCat

21 min

Algo se ha roto en el Gobierno de coalición. La pugna entre las vicepresidentas Nadia Calviño y Yolanda Díaz por el control de las negociaciones en torno a la reforma laboral ha abierto una grieta indisimulable. Se cruzan las especulaciones sobre el peso electoral de Yolanda Díaz, protagonista de una campaña de imagen que la presenta como la gran esperanza blanca de la izquierda. En el PSOE se contempla el fenómeno propagandístico no sin estupor por la deslealtad implícita de Podemos. Pedro Sánchez ha tenido que saltar al barro y mancharse los bajos de los pantalones para arbitrar una solución salomónica. Díaz pilota la reforma, Calviño está presente y él tendrá la última palabra. 

La crisis ha sido el tema de la semana y pieza inevitable en domingo, día de los resúmenes y de los abordajes en profundidad. Yolanda Díaz, la mujer de rojo, emerge en los medios como una alternativa. Debe tenerse en cuenta que Podemos tiene una grandísima influencia en la prensa de orden, de modo que sus análisis condicionan no pocas veces las líneas editoriales. De ahí que Díaz sea una tremenda baza electoral sin haber concurrido a ningunas elecciones. 

Portada de 'La Razón' del 31 de octubre de 2021 / KIOSKO.NET
Portada de 'La Razón' del 31 de octubre de 2021 / KIOSKO.NET

En La Razón aportan al episodio de la semana la perspectiva bruselense. "Sánchez pide más fondos a la UE a cambio de neutralizar a Yolanda Díaz" afirma el diario de Planeta, que añade al titular la siguiente maldad: "En la Unión Europea la ministra de Trabajo es la Varufakis de España. Calviño tranquiliza a Bruselas". ¿Recuerdan a Varufakis? Era aquel millonario griego ministro de Economía del gobierno de la izquierda radical de Tsipras, el Iglesias heleno pero con cuajo y sin coleta. El caso es que Carmen Morodo escribe que "el Gobierno de coalición tiene que pedir en los próximos días a Bruselas un nuevo abono de los fondos de recuperación. No es causalidad que esto coincida con la operación de esta pasada semana para neutralizar a la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en la negociación de la reforma laboral. En Bruselas levanta más que suspicacias la presencia «comunista» en el Gobierno español, y a la vicepresidenta Díaz la observan como si fuera una especie de Varufakis española, por asimilación con el exministro de Finanzas griego. El economista acabó dimitiendo para facilitar a Tsipras la negociación con la troika".

Sigue Morodo: "«Yolanda Díaz no suma al Gobierno español en cuanto a generar confianza en las capacidades de España para cumplir en tiempo y forma con los compromisos adquiridos». La reflexión la hacen en el seno del Consejo de Ministros y refleja la soledad de Yolanda Díaz en su decisión de hacer desde dentro la guerra para salvar su liderazgo al frente de lo que pueda salir de la operación de lavado de imagen de Unidas Podemos. Que no haya congelación de fondos, como bien sabe y ha advertido la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, depende de que España cumpla con los compromisos adquiridos en el plan de recuperación y resiliencia. Bruselas puede llegar a aceptar, en el peor de los escenarios, que se mantenga el actual modelo laboral, según explican fuentes del equipo económico del Gobierno, pero «no aceptará jamás una derogación que suponga volver al sistema anterior a la reforma aprobada por Rajoy»".

En el plano interno, Sánchez tiene un plan para "neutralizar" la figura de Díaz, según cuenta Gabriel Sanz en Vozpópuli. Se trata de dar espacio a las ministras Alegría y Rodríguez: "Pedro Sánchez ha llegado a la conclusión de que el perfil "técnico" de Nadia Calviño es insuficiente para frenar el creciente protagonismo de Yolanda Díaz a lomos de la reforma laboral y otros conflictos en el seno de la coalición PSOE-Podemos; por eso, ha encargado a las ministras de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, y Portavoz, Isabel Rodríguez, que la "neutralicen" y refuercen el discurso socialista en el Gobierno, aseguran a Vozpópuli distintas fuentes socialistas. Alegría y Rodríguez tendrán más protagonismo mediático durante los próximos meses, y no solo con el objetivo primigenio de Sánchez cuando las nombró: potenciarlas como sucesoras de Javier Lambán y Emiliano García-Page en Aragón y Castilla-La Mancha en las elecciones de 2027, también para contrarrestar la pujanza de quien la que va a ser la candidata de Unidas Podemos, En Comú Podem y Compromis en las próximas elecciones generales".

En El Independiente se preguntan si lo de Yolanda Díaz es espejismo o realidad. Es Ángel Carreño quien traza un reportaje en el que se constata que lo de la vicepresidenta podemita no se sustenta en los sondeos: "Si atendemos a las encuestas publicadas recientemente, el espacio político que Díaz pretende liderar a la izquierda del PSOE no sólo no reflota tras el hundimiento experimentado en 2019, sino que desciende más. Frente al 13% de respaldo electoral y los 35 diputados que ostenta UP en el Congreso actualmente, consultoras privadas como SIGMA2, GAD3 o DYM, ofrecen una horquilla de entre el 10,1 y 11,1% de estimación de voto y entre 24 y 26 escaños. Unos resultados a los que habría que añadir el grupúsculo de Íñigo Errejón y Compromís que, en el mejor de los casos, doblaría resultados con siete representantes. (...) Para Narciso Michavila, presidente de investigadora social GAD3, la atención mediática que viene arrastrando Díaz no responde a otra cosa que a “una moda” transitoria, e insiste en que lo importante son los datos: UP viene de “un desgaste de largo recorrido” en sus principales feudos.

“De ser el segundo partido de Galicia, a desaparecer” del parlamento autonómico, a lo que se añade los malos resultados en País Vasco, Cataluña y Madrid, donde “si no llega a presentarse Iglesias para presidir la Comunidad, se quedan fuera”, asevera".

En El Confidencial abren con una entrevista de Pilar Gómez a Pablo Casado en la que el presidente del PP promete una bajada de impuestos de 10.000 millones. En la entradilla se dice del dirigente conservador que "tiene un plan de reformas para gobernar España con tres ejes fundamentales: reforzamiento institucional, apuesta por las familias y el bienestar (la ley del aborto quedará en manos del fallo del Constitucional) y un plan de competitividad económica. Repite que no volverá a hablar de corrupción cuando se le pregunta por la condena a Bárcenas y sobre la sede de Génova apostilla: "Yo sí cumplo mis promesas"". También dice creer que Sánchez no se presentará a las próximas elecciones, que no hay que hablar de Vox y que "nadie ha apostado por Ayuso más que yo, pero no es momento de mirarnos el ombligo". Ahí va un extracto de la entrevista:

Pregunta. Sánchez está dispuesto a acabar la legislatura. ¿Lo ve factible con la actual situación económica y los socios con los que cuenta el presidente?
Respuesta. La legislatura está en vía muerta. Entonces, como las vías muertas, puedes avanzar muchos kilómetros, pero no tiene destino, es como si un avión perdiera un motor y todos esperamos que no se estrelle, pero ya no va a poder llegar a destino. Va a tener que aterrizar en el primer aeropuerto. Se vio en el Congreso Federal del PSOE. Si con la que está cayendo, lo único que anuncia Sánchez es la derogación de la reforma laboral, la supresión de la Ley de Seguridad Ciudadana y la abolición de la prostitución, siendo un partido que tiene condenas por haber usado fondos públicos en burdeles, no hay ningún proyecto para España.

P. ¿Y cuál es el proyecto del PP?
R. Nosotros sí tenemos un proyecto alternativo que planteamos en la Convención Nacional. En España hay que hacer un número de reformas muy importante en cuanto lleguemos al Gobierno, en un tiempo muy corto y en tres bloques fundamentales: un reforzamiento institucional, una apuesta por las familias y por el bienestar, y un plan de competitividad económica. Y, dentro de ese plan, le adelanto que vamos a anunciar la próxima semana en la tramitación de las enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado algo fundamental, y es que nosotros pensamos que se pueden bajar los impuestos más de 10.000 millones de euros y lo justificamos quitándolo del gasto improductivo, del despilfarro.

P. ¿Una bajada de 10.000 millones sin tocar el Estado de bienestar?
R. Tanto la CEOE como el Instituto de Estudios Económicos han defendido que se puede bajar hasta 60.000 millones de euros sin tocar la Sanidad, sin tocar la Educación, sin tocar las políticas sociales. Simplemente porque se está despilfarrando.

P. ¿En qué partidas sostienen ese cálculo?
R. Pues, primero, rebajar el IRPF y ayudar a aquellas personas que ahora lo están pasando mal. Esto supondría pagar 4.000 millones menos; en segundo lugar, la supresión del impuesto de patrimonio tendría un coste de 1.400 millones de euros; en tercer lugar, la supresión del impuesto de sucesiones y donaciones, que sumaría 2.700 millones de euros de ahorro para los contribuyentes; en cuarto lugar, eliminar el impuesto de transmisiones patrimoniales para la compra de vivienda habitual, sobre todo para jóvenes y familias, que tendría un impacto de 600 millones; en quinto lugar, acabar con las tasas burocráticas que lastran la creación de empleo. También estamos planteando que haya una reducción del impuesto de sociedades de un cincuenta por ciento para las empresas que se establezcan en municipios de menos de 5.000 habitantes. Eso tiene un coste de aproximadamente 500 millones de euros. Y, por último, la reducción de las cotizaciones sociales para los trabajadores que sufren paro de larga duración o para los jóvenes, que sumaría otros 2.000 millones.

Actualidad catalana. El Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos es una balsa de aceite en comparación con el Govern de ERC y Junts per Catalunya (JxCat), donde no hay día sin recado. Ayer mismo Aragonès salió al paso de las críticas junteras por el apoyo republicano a los Presupuestos Generales del Estado recordando que CiU apoyó un Estatut recortado. Un reproche de calado que no sólo evidencia el doble lenguaje de JxCat, sino el sustrato convergente de los chicos y chicas de Puigdemont. También muestra hasta dónde es capaz de retrotraerse Aragonès con tal de saldar cuentas con sus socios. De la nota de Aina Sanllehí en El Nacional: "El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha recurrido al Estatut del 2006 para cargar contra Junts, que hace pocos días apretaban ERC para presentar una enmienda a la totalidad a los presupuestos generales del Estado (PGE): "En el 2006 tuvimos claro que no podíamos aceptar un Estatut recortado" y hoy "muchos" de los quien sí que lo defendían "vienen a darnos lecciones de independentismo", ha lanzado Aragonès. (...) "La independencia no es una finalidad en sí misma, sino una caja de herramientas" para conseguir el bienestar y la máxima justicia para los catalanes, ha añadido Aragonès. Por eso, ha proseguido, ERC seguirá apostando por conseguir "un derecho a la autodeterminación efectivo y reconocido" con el cual dar lugar a "una república catalana de derechos y oportunidades para todo el mundo"".

Todo eso en el marco del noventa aniversario de las juventudes de ERC, que ya no llevan camisas verdes y admiten mujeres en su seno. 

Portada de 'El País' del 31 de octubre de 2021 / KIOSKO.NET
Portada de 'El País' del 31 de octubre de 2021 / KIOSKO.NET

En El País abren con el anticipo de una nueva ley de secretos oficiales que permitirá acceder a los mismos cuando hayan pasado cincuenta años. Lo cuenta Miguel González: "Historiadores, investigadores y público deberán esperar al menos 50 años para conocer los secretos más sensibles del Estado, aquellos que pueden causar un daño excepcionalmente grave a los intereses esenciales de España, como su defensa y seguridad. Ese el plazo que fija el borrador del proyecto de ley en el que trabaja el Gobierno para sustituir a la Ley de Secretos Oficiales de 1968, que no fijaba ningún plazo y convertía los secretos en eternos. Esa ley fue aprobada en pleno franquismo y sigue vigente, con los retoques que se introdujeron en octubre de 1978 en vísperas de aprobarse la Constitución. Pero el nuevo plazo de medio siglo no será cerrado, pues el borrador permite, según fuentes gubernamentales, prorrogar la clasificación de las informaciones más protegidas e impedir el acceso público a las mismas durante una década más si así se decide".

Continúa el texto: "El Gobierno del PP, y luego el del PSOE, llevan paralizando desde noviembre de 2016 una proposición de ley que el PNV ha presentado una y otra vez en el Congreso para derogar la ley franquista de Secretos Oficiales y sustituirla por una legislación homologable a la de las democracias más avanzadas. Su principal objetivo es cambiar un sistema que permite mantener oculta la información de manera indefinida por otro de desclasificación automática una vez cumplidos determinados plazos, que la propuesta del PNV fija entre 10 y 25 años. Como alternativa, el Gobierno empezó a elaborar la pasada primavera un proyecto propio. Primero fue el Ministerio de Defensa el que pilotó la iniciativa pero, al haber varios departamentos implicados, asumió la dirección la entonces vicepresidenta primera, Carmen Calvo. Tras la remodelación del Gobierno en julio, el Ministerio de la Presidencia, con Félix Bolaños al frente, tomó el relevo y ha convocado ya varias reuniones con representantes de los departamentos directamente afectados: Defensa, Interior y Exteriores".

Portada de 'La Vanguardia' del 31 de octubre de 2021 / KIOSKO.NET
Portada de 'La Vanguardia' del 31 de octubre de 2021 / KIOSKO.NET

Sociedad. "Los líderes mundiales encaran la última oportunidad para controlar aspectos como las ayudas a los países pobres y los mercados de carbono" dice La Vanguardia respecto a la cumbre de Glasgow. El texto es de Antonio Cerrillo: "Representantes de casi 200 países participarán en Glasgow (Escocia), a partir de hoy y hasta el 12 de noviembre, en una nueva conferencia de la ONU para intentar reforzar la acción contra el cambio climático en el marco del Acuerdo de París. La cumbre se celebra tras la publicación de diversos informes en los que los científicos alertan sobre la reiteración de los fenómenos meteorológicos extremos y la necesidad de reducir de manera drástica y rápida las emisiones para poder abrigar aún esperanzas de mantener el sistema climático bajo control. La acción de los gobiernos determinará el éxito".

Sigue Cerrillo: "La negociación debería conducir a algún tipo de llamamiento para intensificar la acción climática y mantener vivas las metas ya acordadas. Hace seis años, los países acordaron en París proseguir los esfuerzos para no rebasar una subida de temperaturas de 1,5 ºC. Y, entonces, cada país asumió compromisos voluntarios para reducir sus emisiones de gases. Dado que el 2020 fue un año perdido por la pandemia, el 2021 marcaba el plazo final para comunicar a la ONU los planes de acción climática nuevos o actualizados, en los que se recogen sus contribuciones en la lucha contra el calentamiento para los próximos años. El resultado ha sido que un total de 143 países han presentado estas contribuciones climáticas, que suponen un recorte de emisiones del 9% respecto a los planes previos, según el último recuento de la secretaría del Convenio de Cambio Climático. Sin embargo, si se tiene en cuenta el conjunto de las contribuciones de las 192 partes del Acuerdo de París, las emisiones mundiales en 2030 serían un 16% superiores a las del 2010, lo que lleva a una catastrófica subida de temperaturas de 2,7 ºC a finales de siglo". 

31 de octubre, santoral: Alonso Rodríguez, Ampliado, Antonino de Milán, Epimaco de Pelusio, Foilán de Fosses, Quintín de Vermand y Wolfgango de Ratisbona.