Menú Buscar
Primeras planas

Desplome del PDEcat y crisis en Podemos y C's

Bronca en el partido de Mas y Puigdemont entre "realistas" e "indefectibles". Morados y naranjas, de emergentes a irrelevantes. Sáenz de Santamaría le echa el ojo a otro despacho

10 min

En el PDEcat ya hay dos sectores enfrentados. Por un lado, los "realistas" de Mercé Conesa y Artur Mas, cuya hoja de ruta es estirar el chicle, cambiar autonómicas por constituyentes y después realizar un referéndum para aprobar la constitución catalana y marear la perdiz. Por otro, los "indefectibles" de Carles Puigdemont, caracterizados por sus saltos de trampolín sin comprobar si la piscina tiene agua, aire o es una fosa séptica. Es el estilo from lost to the river.

Los "indefectibles" también son partidarios de pactar, transar y acoplarse con la CUP porque no les queda más remedio si quieren llegar vivos al próximo septiembre, mes tope para la celebración del 9N segunda parte. Unas elecciones anticipadas serían dramáticas para los antiguos convergentes, según la encuesta con la que abre hoy su edición El Periódico.

El PDEcat caería en la irrelevancia con entre 15 y 17 diputados, más o menos los que obtendrían los comunes podemitas. El PSOE les superaría con una horquilla de 19/21 parlamentarios; C's obtendría 17/18 y el PP se quedaría con 10/11. Por el otro lado, la CUP caería a seis diputados y ERC se llevaría la palma con 48/50 escaños.

En el diario de Zeta, José Rico le pone letra al barómetro que favorece a los republicanos: "El partido de Oriol Junqueras no ha dejado de escalar posiciones desde que ostenta responsabilidades de gobierno, gracias a su habilidad para situarse en un segundo plano en todas las guerras entre la formación anticapitalista y la antigua CDC. Los republicanos lograrían hoy el 30,7% de los votos y entre 48 y 50 escaños. Desde la anterior encuesta, en mayo pasado, ERC ha ganado una decena de diputados y cinco puntos en voto estimado. Una pujanza cimentada sobre dos bases: seis de cada 10 votantes de Junts pel Sí en las elecciones del 27-S del 2015 escogerían ahora la papeleta de Junqueras, y uno de cada cuatro votantes de la CUP emigrarían al caladero republicano.

La culpa de todo, según Puigdemont, la tiene Mas, que heredó una potente maquinaria electoral y la ha convertido en una sombra de lo que fue. Ha dilapidado todo el capital político del catalanismo y se echó en brazos del secesionismo. La jugada le ha salido cuadrada.

Mar de fondo también en Podemos y Ciudadanos. En el partido morado dos machos alfas compiten por el liderazgo. Pablo Iglesias saca el colmillo e Íñigo Errejón se prepara para su defenestración. En el naranja, aún no saben si quieren el gintonic corto de ginebra o largo de agua tónica. 

Juan José Mateo y Francisco Manetto retratan en El País cómo de emergentes han pasado de nuevo a ser partidos submarinos: "En enero de 2015, la formación de Pablo Iglesias tenía más intención de voto que ninguna otra: el 28%, según Metroscopia. Un mes antes de las generales de aquel año, Ciudadanos se colocaba como segunda fuerza (22,6%), a una décima del PP. El cambio de escenario ha sido radical. En la actualidad, Podemos registraría un 22,9% de los votos y Ciudadanos un 14,5%. Además, tanto Iglesias como Albert Rivera son suspendidos por los electores. “La repetición electoral les ha sentado muy mal”, dice Pablo Simón, profesor de Ciencia Política y miembro del colectivo Politikon, que destaca que el PSOE ha conseguido ser el partido imprescindible para decidir mayorías, en detrimento de sus dos nuevos competidores".

La infanta Cristina está a la espera de la sentencia del caso Nóos para no volver a pisar jamás España, país seco, ingrato y de esparto para las meninas de palacio. El fallo llegará con la primavera. Entre tanto y en Ok Diario, M.A. Ruiz Coll suscribe una información que predice una cierta benevolencia judicial: "El tribunal del caso Nóos se inclina por imponer una pena de entre siete a diez años de prisión a Iñaki Urdangarin y, como mucho, una multa a la infanta Cristina, como partícipe a título lucrativo de los delitos fiscales cometidos por su marido. De confirmarse el criterio del sector mayoritario del tribunal, se verá sensiblemente rebajada la petición de pena de la Fiscalía y quedarán rebatidas las tesis del sindicato Manos Limpias, que como acusación popular solicitaba ocho años de cárcel para la infanta. Todo apunta, según las fuentes consultadas por Ok Diario, que Cristina de Borbón en ningún caso llegará a pisar la prisión".

Vayan preparando la cartera. No es que sea Navidad, que también, sino que el rescate de las autopistas de peaje le va a costar a cada español, sea niño, abuela o habilitado de las clases pasivas, cincuenta euros del ala, una mariscada mediana. Así lo apunta Carlos Segovia en una noticia en El Mundo: "El fracasado desarrollo de autopistas de peaje en España se va a saldar con una nueva factura para el Estado que el Ministerio de Fomento estima en un máximo de 2.100 millones de euros, según aseguran a El Mundo fuentes gubernamentales".

Sigue Segovia: "Este coste de nacionalizar una decena de autopistas de peaje equivale a 50 euros por ciudadano y, si el Gobierno no lo remedia, supone el 45% de los ingresos extra que prevé recaudar este año con la subida de impuestos. En el Ejecutivo desmienten que el coste vaya a ser superior a los 5.000 millones como el esgrimido por la asociación de grandes constructoras Seopan y lo limitan a los mencionados 2.100 millones, aunque el objetivo del Ejecutivo es doble. Por un lado, intentar evitarlo o reducirlo con un acuerdo en los próximos meses con los concesionarios y acreedores. Por otro, buscar fórmulas para que, en caso de rescate inevitable, no compute en el déficit del Estado de este año para no comprometer el compromiso con la Unión Europea".

¿Y de la operación diálogo? Pues ahí anda la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría de aquí para allá. Le ha echado el ojo a un nuevo despacho, con lo que ya tendría tres. Lo cuenta Charo Reina en un texto en El Español: "Ni uno ni dos: la vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría, dispone desde la pasada semana de su despacho oficial número tres, una suntuosa dependencia en la planta baja del antiguo palacio del marqués de Villamejor, hasta ahora sede de la secretaría de Estado de Administraciones Públicas". 

Continúa Reina: "Desde su acceso al Gobierno en 2011 Sáenz de Santamaría viene utilizando unas dependencias en el palacio de La Moncloa. A ellas ha sumado recientemente un despacho en la sede de la Delegación del Gobierno de Barcelona. "Un sitio donde cargar el móvil", comentó con modestia durante la celebración del último aniversario de la Constitución. La vicepresidenta ha anunciado su intención de viajar "mucho" a Cataluña durante esta legislatura. Algo más que cargar el móvil podrá hacer en los 73 metros cuadrados que Sáenz de Santamaría se ha adjudicado en el palacete del Paseo de la Castellana, 3, que visitó junto a su jefa de gabinete, María González Pico, pocas horas después de jurar su cargo en La Zarzuela".

Será por despachos.

19 de diciembre, santoral: Anastasio, Eva, Gregorio y Nemesio.