Menú Buscar
Primeras planas

Desconfinamiento en duda y contabilidad en cuarentena

El Ministerio de Sanidad advierte a las regiones que dirigirá el desconfinamiento. Mitjà avanza que en junio aún estaremos recluidos. Debate sobre los números del doctor Simón y las cosas de Trump

14 min

Signos de fatiga ciudadana. La prolongación del confinamiento comienza a tensar las costuras de una sociedad que ya no aplaude con tanto brío desde los balcones. El virus lo paramos unidos, nadie se quedará atrás y tal y cual, pero los síntomas sociales, sanitarios y económicos permanecen en una zona de sombras que no avala el más leve apunte de optimismo. Cae el número de muertos oficiales, pero eso no es consuelo para una sociedad alterada, perpleja y ayuna de certezas.

La reclusión pasa factura física, mental y emocional, de modo que las autoridades políticas comienzan a especular con la desescalada, un retorno progresivo a una "normalidad" que se parecerá a los "viejos buenos tiempos" lo que un huevo a una castaña. La sociedad española está mostrando enorme disciplina y gran rigor, pero la paciencia no es infinita y el crédito de la estabilidad social no es perpetuo.

El Ministerio de Sanidad retiene las riendas del control. La desescalada será paulatina, fragmentada, por territorios y con la posibilidad cierta de dar un paso adelante y dos atrás. Dependerá de las curvas epidemiológicas, de los picos de contagios, de las variantes estadísticas. Hay voces autonómicas que abogan por la insurrección. En El País escriben al respecto E. G. Sevillano, Oriol Güell y Jéssica Mouzo: "Murcia y Canarias son las dos comunidades autónomas mejor situadas para iniciar la desescalada del confinamiento, según las recomendaciones de los organismos internacionales que este viernes discutieron en el Consejo Interterritorial de Sanidad el ministerio y los responsables autonómicos. Pero el inicio de ese proceso no se ve tan cercano como querrían estos territorios, a los que el Gobierno ha puesto condiciones exigentes, como que sean capaces de hacer pruebas diagnósticas a todas las personas con síntomas y a todas las que ingresen en un hospital, por cualquier motivo de salud".

Sigue la pieza: "La reunión se celebró con la presión social en aumento para que al menos se relajen algunas medidas de encierro tras un mes y medio, y después de los avisos del Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC), que alerta de que el riesgo de que vuelva a dispararse la incidencia y mortalidad del coronavirus es “muy elevado” si la retirada de las medidas o desescalada se hace de forma precipitada. Según fuentes asistentes a la reunión, esta fue “un jarro de agua fría” para algunas comunidades que aspiraban a liderar el proceso de desconfinamiento en sus territorios. Canarias, por ejemplo, acudió al Consejo con su propia propuesta, que confiaba en poder aplicar desde el lunes, dados los buenos datos que registran las islas. (...) “El mensaje del ministerio ha sido claro. El proceso lo van a pilotar ellos y no hay prisa para empezar”, explicó una de estas fuentes".

En Cataluña, Alba Vergés dice que no se quedará de brazos cruzados. Del apunta de Vilaweb: "La consellera de Salut, Alba Vergés, ha assegurat que el govern no vol saltar-se l’estat d’alarma, però alhora ha indicat que ‘no esperaran asseguts que les decisions les prenguin altres’. ‘Les prendrem amb tota la coherència. No som una gestora del sistema de salut’, ha afirmat després d’assistir a la reunió del consell interterritorial amb el Ministeri de Sanitat espanyol i les comunitats autònomes. (...) ‘Jo no tinc cara de dir a la gent, als alcaldes, a les empreses, que tenen dubtes, que l’únic que puc fer és enviar informació i esperar asseguda que prenguin les decisions’, ha reblat".

La consejerá tendrá que hablar con el gran gurú Oriol Mijà, quien en una entrevista para Radio 4 que recoge El Nacional dice que el confinamiento va para largo: "A finals de juny encara hi haurà confinament. 'Segur que sí, ha sigut una pandèmia terrible i les mesures que tenim per controlar-la són molt limitades, no són farmacològiques', ha apuntat. Sobre l'estiu, ha explicat que no es podran fer vacances tal com s'entenien fins ara perquè 'hi haurà restriccions', tot i que ha apuntat que a la platja sí que s'hi podrà anar, però seguint mesures com podrien ser sectorització per franges horàries. Ha considerat que això caldrà valorar-ho d'aquí a un mes, però ha augurat que "no serà una situació totalment normalitzada". (...) En l'entrevista ha avalat que nens i adolescents surtin a estones, però ha assegurat que li fa 'por' que diumenge "a l'hora del vermut tothom surti a passejar". Per això, ha defensat la seva proposta de franges horàries per edats i ha alertat que a Catalunya la situació és "una mica pitjor" que a la resta de l'Estat i s'haurà de ser 'més previnguts'".

A todas estas aumenta la bronca por la contabilidad creativa de los expertos gubernamentales encabezados por el doctor Fernando Simón, que trata de insuflar ánimos con cifras cada vez más cuestionadas en los medios, tal como apunta Cristina Castro en El Independiente: "Tanto el portavoz del Comité Técnico de Gestión del Coronavirus Fernando Simón como el ministro de Sanidad, Salvador Illa, han hablado hoy de 'buenas noticias' y han afirmado que, por primera vez este viernes, 'el número de curados es superior al de contagiados'. Una noticia esperada pero que, sin embargo, solo ha podido conseguirse gracias a la eliminación de la cifra total de contagios de todos los casos diagnosticados a través de test rápidos".

Noticia de 'El Independiente' del 25 de abril de 2020
Noticia de 'El Independiente' del 25 de abril de 2020

Continúa el texto un par de párrafos después: "Este medio preguntó en la rueda de prensa del Comité Técnico por qué se habían dejado de contabilizar como casos activos los de test rápidos y si es que todos los diagnosticados por ese método eran casos asintomáticos (o pasados), pero la pregunta no fue elegida por el secretario de Comunicación, Miguel Ángel Oliver. La prueba de que lo informado hoy no coincide con lo dicho hasta ahora la ofrece el Instituto Carlos III en su web, donde ha incorporado al lado de la información de 'casos de las últimas 24 horas un paréntesis que indica que solo contabilizan las PCR positivas. Ya no se tienen en cuenta los test rápidos. Para el Carlos III los casos totales, además, siguen siendo 219.754 y no los 202.990 de los que ha informado hoy el Gobierno".

Malas noticias en Madrid. Pasado lo peor de la pandemia (de momento), diez mil sanitarios a la calle. Viva la sanidad pública y más aplausos. Es una nota de Enrique Recio en El Español: "La Comunidad de Madrid, epicentro de la lucha contra el coronavirus, da las gracias (o aplaude) a los sanitarios y anuncia que no renovará el contrato a las miles de enfermeras y enfermeros, en concreto más 3.500 profesionales, que han trabajado en la crisis del Covid-19. Este despido, no obstante, no solo afecta a este sector sanitario, sino que es extensivo a todos los profesionales (médicos, enfermeros, auxiliares, celadores) que han sido contratados en centros públicos de Madrid a razón de la crisis. En total, según fuentes sindicales, los afectados serían 10.000".

Sigue la pieza: "De ser héroes a ser completamente innecesarios. O, al menos, eso es lo cree el Ejecutivo madrileño. Lo más insólito, si cabe, es que pese a que muchos sanitarios ya esperaban su despido, les ha pillado por sorpresa que aunque su contrato finalizase dentro de un mes, en realidad, pudiesen ser despedidos hoy mismo. Y es que en la letra pequeña de muchos contratos, según ha podido saber El Español, el hospital le decía al empleado que en el momento en que no hiciese falta su trabajo, con anterioridad a la fecha final establecida, podía ser cesado de su actividad".

El parón económico está empezando a tener consecuencias nefastas. "La demanda de comida por la crisis del coronavirus lleva al límite a los servicios sociales: 'La gente tiene hambre'" titula El Diario una de sus informaciones. Escribe Pau Rodríguez: "Las colas para recibir un plato caliente, o un pack de alimentos básicos, proliferan en las grandes ciudades como Barcelona, al tiempo que sus servicios sociales se multiplican para atender la enorme demanda. En la capital catalana, el Ayuntamiento reparte 9.389 comidas diarias en distintos puntos de la ciudad, esto es un 146% más que los 3.810 que se daban en los comedores sociales y en domicilios antes de que estallara la epidemia".

Continúa el texto: "'El reparto de comida no es nuestro modelo de servicios sociales, pero se ha vuelto necesario", reconocía este viernes la concejal de Salud de Barcelona, Gemma Tarafa, que advertía que la actual avalancha es solamente la 'punta del iceberg' de la emergencia social que vendrá en los próximos meses. Para paliarlo, han más que duplicado también las ayudas económicas directas a familias, un 158% hasta los 1,8 millones de euros, pero piden que se apruebe el ingreso mínimo vital y que se regularice la situación de los migrantes sin papeles".

Hasta cinco mil euros pagan los inmigrantes norteafricanos por volver a su país en patera contaba ayer El País.

Mientras tanto, en la política catalana se han aprobado unos presupuestos autonómicos inútiles, según la información de Crónica Global. Tres años después, el Govern consigue elaborar y sacar adelante unos números que tendrá que modificar a la voz de ya para adaptarlos a las necesidades de la pandemia. 

Noticias del mundo. El "doctor" Trump sugiere tratamientos de luz e inyectar detergente en los enfermos para acabar con el coronavirus. En La Vanguardia escribe Beatriz Navarro sobre las auténticas paridas del hombre que tiene las llaves de un maletín nuclear: "La cantidad de falsedades, sobre cualquier tema, que el presidente estadounidense Donald Trump difunde en sus ruedas de prensa había llevado a algunos medios a retransmitirlas en diferido o conectar sólo cuando interviene algún especialista. Pero el jueves quedó claro que, de seguir emitiendo en directo sus comparecencias, las televisiones deberían empezar a incluir una advertencia a sus espectadores: 'Escuchar al presidente de EE.UU. puede perjudicar seriamente su salud' o 'No prueben esto en casa', como advirtieron decenas de médicos, científicos y expertos en sanidad después de que Trump sugiriera inyectar luz o 'desinfectantes' en pacientes para “limpiar los pulmones” y matar el coronavirus".

Sigue Navarro: "'Lo que vemos es que el desinfectante noquea [al virus] en un minuto –¡en un minuto!–, así que quizás hay una manera de hacer algo así inyectándolo en el interior, como una limpieza, porque como pueden ver penetra en los pulmones y tiene un efecto enorme. Habrá que usar médicos para hacerlo, pero a mí me parece interesante probarlo”, propuso Trump anteanoche. Hasta ayer, unos 880.000 estadounidenses han contraído la Covid-19 y, de estos, más de 50.000 han muerto".

25 de abril, santoral: Aniano, Clarencio, Erminio, Febadio, Franca, Marcos evangelista y Pasícrates