Menú Buscar
Primeras planas

Descalabro, desplome, derrumbe: La economía, en coma

La suspensión de la actividad económica por el coronavirus provoca una caída sin precedentes del PIB. Madrid y Barcelona no cumplen con los requisitos para la desescalada

13 min

Malas noticias. Muy malas. La economía entra de pleno en una dimensión desconocida, el desplome más abrupto de la historia moderna, sólo equiparable a la Gran Depresión del 29. En el caso español, el parámetro de comparación es la posguerra. La caída es vertiginosa y según los augurios del Fondo Monetario, la banca y los expertos, no ha hecho más que empezar. La coincidencia es absoluta. La crisis de las subprime, la de la burbuja inmobiliaria, es un simulacro de recesión en comparación con la tempestad que se cierne sobre Occidente. Amenaza con no quedar piedra sobre piedra.

La prensa digital se hizo eco durante todo el día de ayer de la reducción del PIB del 5,2% en España durante el primer trimestre, contracción que en el conjunto de la Unión Europea fue del 3,8%. Ya por la tarde cambió la orientación informativa con el anuncio de las franjas de salida de la población para tomar el aire, que a este paso va a ser lo único que se va a poder tomar por la falta de bares y por la falta de parné.

La prensa de papel se divide entre quienes constatan el batacazo económico por el coronavirus y quienes lo reducen a faldón o suelto en la parte baja de la portada. Los primeros son los diarios editados en Madrid. La Vanguardia y El Periódico optan por la segunda opción. Así, El País alerta: "Descalabro sin precedentes de las economías española y europea". El ABC apunta: "Desplome histórico de la economía". "Sánchez, ante el rescate" augura La Razón. "El batacazo del PIB en marzo destroza las peores previsiones" dice El Mundo. En cuanto a los periódicos condales, La Vanguardia aboga por la operación desconfinamiento y advierte de que "Barcelona y Madrid incumplen los requisitos para la desescalada". El Periódico apuesta por el siguiente titular: "La enseñanza 'on line' seguirá el próximo curso". 

Las descripciones sobre la situación económica son dantescas. En el diario de Prisa escriben al respecto A. Maqueda y Lluíss Pellicer en El País: "De la crisis sanitaria por la pandemia del coronavirus a la crisis económica. El producto interior bruto (PIB) se hundió entre enero y marzo un 5,2%, una caída sin precedentes en la historia reciente, según el avance publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Habría que remontarse a mediados del siglo pasado, a los periodos de la Guerra Civil y los años siguientes de la autarquía, para encontrar un dato similar utilizando cálculos de historiadores especializados. En la serie del INE, que arranca en 1970, el mayor desplome trimestral registrado se corresponde con el del primer trimestre del año 2009, cuando en plena Gran Recesión la economía española cayó un 2,6%. La crisis de la Gran Reclusión empieza con un golpe aún mayor".

Sigue la pieza líneas después: "Las cifras del segundo trimestre serán todavía peores. “Teniendo en cuenta que recogerán el impacto pleno de la Covid-19, la caída puede llegar fácilmente al 15% entre abril y junio”, señala María Jesús Fernández, analista de Funcas. Y el conjunto del año dependerá de cómo se articule la salida del encierro en medio del riesgo de rebrotes. La actividad ya cede un 4,1% interanual frente al 1,8% que crecía en el cuarto trimestre del 2019. La incertidumbre es enorme".

Portada de 'El País' del viernes 1 de mayo
Portada de 'El País' del viernes 1 de mayo

Por la parte del Gobierno es el ministro Ábalos quien se encarga de afrontar estos datos. De la pieza que firma Daniel Viaña en El Mundo: "A pesar de la magnitud de las caídas, el Gobierno considera que el dato es "normal" dado el "parón sin precedentes al que se ha sometido a la economía". Así lo ha asegurado el ministro de Transportes y Movilidad, José Luis Ábalos, quien en declaraciones recogidas por Europa Press ha señalado que es necesario un pacto para acometer un plan de reconstrucción que evite mayores caídas. "Sabíamos perfectamente que tendría costes económicos elevados porque no se había sometido nunca a la economía española a un parón de estas características", ha apuntado."Es normal que el freno que se ha puesto a la actividad económica para combatir el coronavirus tuviera esas consecuencias. Por eso es necesario pactar un plan de reconstrucción de la economía española, para tratar de evitar caídas mayores", ha añadido Ábalos". 

En el ABC es Javier Tahiri quien firma la crónica sobre el derrumbe y las iniciativas de Moncloa: "El Gobierno envió ayer a Bruselas el Programa de Estabilidad más duro que se recuerda desde la crisis. Las cifras se conocerán hoy, pero fuentes del Ejecutivo aseguran que el escenario contemplado es similar al realizado por el Banco de España -que en su hipótesis central preveía una caída del 8,7% este año- o el FMI -un 8% de desplome-, además de un considerable aumento del déficit público -el Banco de España auguraba un 8,9% del PIB de boquete y el FMI, un 9,5%-. A ello se le suma el notable incremento de deuda pública que incluirá, probablemente mayor en 2021 que en 2020. Es decir, incluirá la mayor caída del PIB, al menos, desde 1945 cuando la renta per cápita cayó un 8,66%, según la serie histórica del profesor de la Universidad Carlos III, Leandro Prados de la Escosura".

La tesis de La Razón es que Sánchez ha acelerado el desconfinamiento para paliar el desastre derivado de la suspensión parcial de la economía. Escribe Carmen Morodo: "La ayuda de la Unión Europea, ese anunciado gran plan para la Reconstrucción de Europa, llegará tarde, y, probablemente, condicionado. La sombra del temido «rescate» vuelve a pesar en los análisis políticos a medio plazo. Y Europa ya ha sido determinante en los planes del Gobierno de Sánchez para ejecutar la desescalada. El presidente lo fió prácticamente todo a la ayuda que vendría de Europa, y cuando ha visto que el grueso, si llega, será tarde, y previsiblemente condicionado, entonces ha tenido que acelerar el plan de desescalada para intentar reactivar la economía lo antes posible. Aunque no se cumplan las condiciones sanitarias fijadas inicialmente por el propio Ejecutivo, conforme al criterio de los «expertos»: ni disponemos del mapa serológico ni tampoco de la capacidad para hacer el trazado de contactos de los contagiados".

Frente sanitario. El pronóstico en Madrid y Barcelona no es precisamente positivo, según alertan en La Vanguardia Josep Corbella y Clara Penín: "Después de casi siete semanas de estado de alarma, la epidemia de Covid sigue sin estar controlada en las áreas metropolitanas de Barcelona y de Madrid. Se incumple el primero de los seis requisitos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha fijado para empezar a relajar las medidas de distanciamiento social. Tampoco se cumple el segundo. Ni Barcelona ni Madrid tienen aún la capacidad de realizar suficientes tests de diagnóstico para identificar todos los casos de Covid y contener rebrotes del coronavirus".

Sigue la nota: "Pese a estas carencias, ambas capitales entrarán el lunes en la fase 0 de la desescalada fijada por el Gobierno. “Nosotros hubiéramos esperado más”, declaró ayer a La Vanguardia Joan Guix, secretario de Salut Pública de la Generalitat. Catalunya y Madrid “son dos comunidades en que la situación de la epidemia es mucho mayor; es posible que se retrase un poco más la toma de medidas en estas dos comunidades”, señaló en rueda de prensa Fernando Simón, director del grupo de expertos sobre la Covid en el ministerio de Sanidad. Pero añadió que “la evolución de la epidemia es muy rápida hacia abajo”".

La situación tampoco es mucho mejor en el resto del país, a tenor de lo que apunta El Confidencial en su apertura: "España emprende la desescalada 'a ciegas' tras abandonar el rastreo de contactos". La información es una pieza con las firmas de Manuel Ángel Méndez, Alicia Alamillos y Antonio Villarreal, que escriben: ""Llegó un momento, a mediados de marzo, en el que llamabas a un familiar de un infectado, colgabas, te ponías a actualizar su ficha y al segundo sonaba otra vez el teléfono. Así las 24 horas del día. Era imposible, todo se desbordó. Dejamos de rastrear contactos y seguimos sin poder hacerlo. Y eso es preocupante". Así explica a El Confidencial el epidemiólogo Ignacio Rosell, uno de los asesores técnicos de la Junta de Castilla y León, el gran obstáculo que puede truncar la estrategia de desconfinamiento por fases del Gobierno. El resto de CCAA está como la suya. España es uno de los pocos países sin un plan para abordar la ingente tarea de rastreo de contactos de infectados. Mientras EEUU, Francia o Reino Unido anuncian contrataciones masivas de 'rastreadores' del virus, en nuestro país los epidemiólogos denuncian una situación límite de infradotación de personal y recursos técnicos que amenaza con reventar la frágil desescalada lograda hasta ahora".

Más noticias. La Generalitat prevé una paga extra de 666 euros netos de media para los 45.000 trabajadores de lo que se conoce como personal sanitario. Se está a la espera de que el numerólogo del Govern, Miquel Buch, diga si la cifra tiene algo que ver con el demonio o está bien.

Desconfinamientos varios. En Ok Diario censuran que el ministerio del Interior le ha evitado una multa al diputado de Bildu Jon Iñarritu, al que la Guardia Civil interceptó regresando al País Vasco tras haber asistido a la comisión de Sanidad en el Congreso. Y a Pablo Motos, que últimamente no hace más que pegarle leñazos al Gobierno, le han sorprendido acudiendo a trabajar sin mascarilla ni guantes. En las fosas sépticas de las redes sociales le está cayendo la del pulpo.

Primero de mayo sin manifestaciones.

1 de mayo, santoral: José Obrero, Jeremías profeta,  Segismundo y Torcuato y compañeros.