Menú Buscar
Primeras planas

La CUP vigila las calles y un periodista pateado

El nacionalismo no va a dar marcha atrás. Los niños perdidos de Cataluña. La gente de paz agrede a un periodista del 'Diari de Girona'. Nueva consigna: no insultar a la "prensa española"

8 min

Eulàlia Reguant: "Més que en la DUI, ara hem d'estar treballant en el control efectiu del territori". Este es el titular de una entrevista en Nació Digital. Los militantes de la CUP están preparados. Y actúan. En Crónica Global aparece la siguiente noticia: "Los periodistas tienen un papel complicado en la situación que vive Cataluña. Hasta ahora, sin embargo, lo más grave --aunque no menos denunciable-- que habían sufrido eran insultos, gritos de 'prensa española manipuladora', pintadas y hasta algún arrebato de micrófono. Ahora, un informador del Diari de Girona ha terminado en el hospital".

Sigue: "El compañero agredido es Jesús Badenes, jefe de Economía del medio local. Terminó en el suelo con un fuerte golpe en la cabeza mientras cubría la huelga --o paro de país-- de este martes, 3 de octubre, en la localidad de Salt. Perdió el conocimiento y fue trasladado al hospital Santa Caterina del municipio. Ocurrió al paso de un piquete informativo por el paseo de los Països Catalans. Grabó. Y recibió".

No quieren testigos, pero ahora la consigna es no insultar. La difunde en Ara Empar Moliner: "No vull que ningú li digui 'feixista' a ningú. Fem tota la broma que calgui amb l’equidistància, però a Catalunya artistes com la Coixet o com en Serrat (a qui hem d’agrair amb llàgrimes d’emoció una obra d’art tan bella com el Romance de Curro el Palmo) han de poder passejar el gos envoltats de somriures o d’indiferència".

También Mònica Planas en el mismo medio: "No insulteu els reporters ni presentadors que us trobeu pel carrer. És un acte de violència verbal i una mostra d’incivisme greu. Dona una molt mala imatge. La tele té el poder de convertir en global allò que enquadra i el comportament d’uns quants s’extrapola a la majoria. En les circumstàncies que vivim, alliçona més trobar-se envoltat de persones cordials o indiferents".

Sigue: "La Sexta està utilitzant els insults i els crits per explicar-ho cada dos per tres en pantalla i desenvolupar una actitud victimista en un clima convuls. Qualsevol crispació és molt llaminera i els insults contribueixen al tipus d’espectacle informatiu que agrada, especialment, a Antonio García Ferreras. Deixeu-los treballar en pau i tots hi sortirem guanyant: ells, vosaltres i els espectadors".

En El Nacional, Enric Vila avisa de lo que nos puede ocurrir: "La por que fa la independència té més a veure amb els fantasmes del passat i amb el temor que alguns tenen de sentir-se jutjats per la història, que no pas amb la realitat objectiva. Les coses que diem i fem en un context poden semblar monstruoses o criticables en un altre. Però els temps canvien. Si les noves generacions d’articulistes i polítics madrilenys no contribueixen a fer que la separació es produeixi de manera amistosa, els puc garantir, sense necessitat de ser bruixot, que l’incendi els arribarà cada dia amb més força a casa seva".

portada vanguardiaAhora que ya se ha jodido todo, La Vanguardia llama a la calma y alerta de las consecuencias económicas. Màrius Carol alerta en su billete de lo mal que pueden ir las cosas: "La independencia supondría pagar un precio muy alto, más allá de lo que se nos ha contado. Y la prueba es que sólo el escenario de una posible declaración de independencia el próximo lunes –aunque sea en diferido– está comportando distorsiones en la economía catalana".

¿Más allá de lo que nos han contado? ¿Quién nos lo ha contado? ¿TV3 o La Vanguardia? Parece que hay problemas en el paraíso de las torres negras. No lo parecía cuando medio millar de encorbatados cortó la Diagonal el lunes en protesta por las cargas policiales. ¿Y si ellos cortan las calles, podemos nosotros, los hipotecados o embargados, cortar con ellos?

Parece que se van. Carlos Segovia y César Urrutia firman un texto en El Mundo sobre los planes de contingencia tras haber regado con millones de euros los medios del odio: "CaixaBank, el primer banco de Cataluña, estudia trasladar su sede central a Baleares, la otra comunidad histórica de la entidad financiera, por si fuera necesario para proteger a los clientes. Fuentes próximas al consejo de administración del banco catalán aseguran a El Mundo que hay consejeros partidarios de tener preparado y comunicar la posibilidad de un traslado temporal de la sede social a Baleares por si se produjera una situación de inseguridad jurídica con la declaración de independencia. La Caixa tiene su origen en la llamada Caja de Pensiones para la Vejez y de Ahorros de Cataluña y Baleares, fundada en 1904. El archipiélago balear está también en las raíces de la entidad".

No pasa nada. A otros les va bien, de puta madre. Así se lo monta Roures, recibiendo pasta gansa de la Generalitat para su fábrica de mentiras, según cuenta Ignasi Jorro en Crónica Global.

El futuro. E. G. Sevillano escribe una nota en El País sobre lo que ven los niños en Cataluña en la tele por si no les ha quedado claro el tema en el adoctrinamiento escolar: "El InfoK, el informativo del canal infantil de la televisión pública catalana, emitió el lunes pasado un especial de 20 minutos sobre lo sucedido el día anterior con el referéndum del 1-O. El programa, pensado para niños de 8 a 12 años, relata la organización clandestina para esconder las urnas y burlar a la policía, subraya la diferente actuación de la policía autonómica y la española, y explica a los niños los orígenes del conflicto, que sitúa en la decisión del Tribunal Constitucional sobre el Estatut de Catalunya".

Sigamos así. Lloraremos. Por cierto, anoche habló Puigdemont. Busca mediador. Lástima que no hubiera un mediador cuando patearon a un periodista del Diari de Girona.

5 de octubre, santoral: Froilán de León.