Menú Buscar
Primeras planas

Cuenta atrás del juicio del 1-O y de la huelga de hambre

El Tribunal Supremo juzgará a los encausados por el intento de secesión. ‘El Món’ anticipa el fin del ayuno de los presos. Francesc de Carreras alerta sobre la minicumbre

19.12.2018 10:21 h.
7 min

Vista previa del juicio sobre el 1-O. Sorteo de campo. Las defensas preferirían el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) mientras fiscalía, abogacía del Estado y acusación popular (Vox) abogan por el Tribunal Supremo, el Bernabéu de los grandes juicios. El argumento de los letrados de los encausados es que los supuestos delitos se cometieron en Cataluña. La parte contraria replica que se perpetraron contra España. Touché.

El abogado Jordi Pina, de Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez, se desenvuelve con el punto de quien está de vuelta, Boye style, pero no rezuma confianza precisamente. Anuncia a modo de advertencia que sus patrocinados declararán en catalán. Sus compañeros insisten en la delimitación autonómica de la rebelión, la competencia del Superior de Cataluña para los aforados en territorio catalán y el carácter político de las cosas de los políticos. Dicen que se abstendrán de repetir lo dicho por otros colegas, pero se extienden sobre lo mismo con las mismas palabras.

La sala de plenos del Tribunal Supremo tiene un aspecto tan solemne que a los jueces sólo les falta una peluca. La impresión más extendida es que las defensas necesitarán refuerzos. El escenario impone. También la rotundidad de los contrarios. Javier Ortega Smith, el dos de Vox, no interviene más que con la mirada. 

El juez Marchena en su trono no mueve ni un músculo de la cara. Impresionante ejercicio de autocontrol facial. El trámite puede parecer aburrido, pero es el tráiler del juicio más importante de la historia de la democracia en España, algo más, por comparar, que un Consejo de Ministros en Barcelona. Próximamente en sus pantallas. 

Activada la cuenta atrás judicial, El Món advierte de que la huelga de hambre está a punto de entrar en la historia de los faroles. Escribe Quico Sallés: "La vaga de fam dels presos polítics Jordi Turull, Jordi Sànchez, Josep Rull i Joaquim Forn podria tenir els dies comptats. Fonts de l’entorn dels presos apunten que “el Tribunal Constitucional s’ha bellugat”, el que “pretenia la vaga de fam”. Una tesi que també ha abonat l’alcalde de Montblanc, Pep Andreu, en vaga de fam, que aquest matí els ha visitat a Lledoners. En qualsevol cas, aquesta decisió s’acabarà de prendre un cop valorin amb els advocats la primera vista de les qüestions prèvies del judici. Així mateix, esperaran que les “evidències que el Constitucional es belluga” es confirmin. Tot plegat indica que podrien abandonar la vaga abans d’acabar la setmana".

Bien está lo que bien acaba. A la gente no le ha conmovido nada el sacrificio de los presos de Puigdemont. Las huelgas de hambre puede que no tengan demasiado sentido en una sociedad que flipa con las dietas y las desintoxicaciones voluntarias. La última moda es dejar de comer un día a la semana. Los médicos no se oponen. Aseguran que es costumbre muy salutífera y satisfactoria. 

Intensos preparativos para una minicumbre Gobierno-Govern. El espectáculo tiene un punto coreano, como de teatrillo entre Donald Trump y Kim Jong-il. Se ocupa del expediente en El Nacional Marta Lasalas, que escribe: "El govern de l’Estat i el de la Generalitat negocien la possibilitat de celebrar una reunió bilateral a Barcelona aquest dijous, el dia abans del Consell de Ministres que se celebrarà divendres a la Llotja de Mar. Aquesta trobada inclouria els dos presidents, Quim Torra i Pedro Sánchez, amb tres consellers i tres ministres. "No hi ha cap decisió definitiva, però s'avança cap a una reunió bilateral entre governs", asseguren fonts de l'executiu català. Per part catalana hi acudirien, a més de Torra, el vicepresident, Pere Aragonès, la consellera de Presidència, Elsa Artadi, i la de Justícia, Ester Capella".

Francesc de Carreras en El País aborda el alto riesgo del encuentro y sus hipotéticas consecuencias catastróficas. Ahí van un par de párrafos de la pieza: "Inquieta que el probable encuentro de Sánchez con Torra pueda ser el inicio de reformas bilaterales que repercutan negativamente en los demás. Para solucionar el “problema catalán”, que por esa vía no se resolverá, se pueden crear problemas donde ahora no los hay. El Estatuto de 2006 es un precedente del que aprender. Más todavía cuando las reformas siempre suelen basarse en un falso axioma: “Cuanta más autonomía, mejor”. Eso no es así. La autonomía de las comunidades es un valor instrumental al servicio de otros valores sustanciales de superior rango. Todo ello requiere una pequeña explicación".

Explicación que no les hurtamos: "Desde la idea de contrato que formularon Hobbes y Locke, el Estado no es otra cosa que un medio para garantizar que las personas sean libres e iguales. Ahí está el fundamento básico del Estado liberal y democrático. Para que este Estado, entendido como conjunto de instituciones políticas, garantice estos valores de libertad e igualdad, varios son los sistemas organizativos, entre ellos, desde un punto de vista territorial, el centralismo y la descentralización. Ambos pueden ser útiles para los fines sustanciales del Estado. No es más democrático y liberal, si se quiere más de derechas o de izquierdas, Francia (centralista) que Alemania (descentralizado). Ambos sistemas organizativos son instrumentos para alcanzar la finalidad principal: garantizar los valores sustanciales, la libertad y la igualdad".

La prensa dedica gran espacio a la tragedia de Laura Luelmo, la profesora asesinada. El detenido como presunto autor del crimen posee violentos antecedentes.

19 de diciembre, santoral: Eva.

¿Quiere hacer un comentario?