Menú Buscar
Primeras planas

Coronavirus parte dos y Gobierno y PP en tratos

Temor a una nueva oleada de la pandemia por la irrupción de rebrotes en países donde se daba por controlado el virus. El PP negocia con el Gobierno su apoyo al decreto de "nueva normalidad"

16 min

Alarma global. El coronavirus no está vencido ni mucho menos en retirada. La enfermedad campa a sus anchas favorecida en algunos casos por las alegrías de las desescaladas. Una fiesta aquí, la visita a unos ancianos allá, la "vieja normalidad" que se resiste a cambiar abrazos por golpes de codo, la proximidad con el prójimo, los besos... Se suceden los brotes y rebrotes en los países que creían tener controlada la epidemia. 

"Los rebrotes en el mundo elevan el temor a una segunda ola" titula El País la crónica de apertura de la portada. La pieza viene con tres firmas, las de E. G. Sevillano, A. Carbajosa y M. Vidal Liy, y arranca así: "Los rebrotes del coronavirus en distintos países del mundo están obligando a dar marcha atrás parcialmente en las medidas de desescalada y acrecientan el temor a una segunda ola de contagios. Alemania ha cerrado colegios y bares en una zona con 640.000 residentes tras detectar unos 1.500 afectados. Portugal ha vuelto a limitar las reuniones de personas y los horarios comerciales en Lisboa. Israel ha impuesto nuevos confinamientos en las áreas con más infecciones. Australia ha pedido a cerca de un millón de personas en el Estado de Victoria que se queden en casa. Corea del Sur admite ya que se enfrenta a una segunda oleada de contagios y China realiza test masivos. En España hay 12 brotes activos: al que viven cuatro comarcas de Huesca se sumaron ayer 18 contagios en una residencia de Lleida".

Portada de El País del 24 de junio de 2020
Portada de El País del 24 de junio de 2020

 

Una pieza de Pau Rodríguez y Victòria Oliveres en El Diario abunda en que "la provincia de Lleida es en estos momentos uno de los eslabones débiles en la lucha contra el coronavirus en España. Desde que se detectó un rebrote a finales de mayo, hace un mes, esta zona ha ido avanzando progresivamente en la desescalada, pero su nivel de contagios no ha llegado a reducirse significativamente. Ahora que se ha detectado un foco importante en la provincia colindante de Huesca, en varias comarcas con las que Lleida mantiene un flujo notable de trabajadores del sector agroalimentario, las alarmas se han encendido".

Sigue la nota: "'Estamos muy en alerta', resumían este martes de forma escueta las fuentes del Departamento de Salut de la Generalitat consultadas por este diario. Este mismo día ha trascendido un brote de coronavirus en una residencia de Lleida que ha dejado hasta 18 contagios, pero lo que preocupa a los responsables sanitarios y a los expertos tiene que ver más bien con el elevado número de positivos que se detectan en la provincia desde hace un mes, las condiciones de trabajo de los temporeros de la fruta y de algunos mataderos y la cercanía del brote de Huesca, que ha obligado a tres de sus comarcas y una cuarta de Zaragoza a volver a la fase 2 de desescalada". 

En La Vanguardia alertan sobre la alegre muchachada con el siguiente titular de portada: "Temor a un rebrote en julio por la actitud relajada de los jóvenes". Firma la información Ana Macpherson, que escribe: "Por suerte hay 40.000 jóvenes casi confinados esperando la prueba de selectividad. Pero esta semana es la semana de la euforia juvenil por excelencia: fin de curso, comienza el verano, verbenas y todo abierto tras un fastidioso encierro. Por eso Salut Pública mantiene una atención angustiada sobre los datos que se reportarán en las próximas dos semanas entre los ciudadanos de 15 a 25 años. Si circula el virus, la mayoría de las personas de estas edades no lo notarán, serán asintomáticos, lo que podría suponer una expansión silenciosa. Hasta que contagien a sus mayores".

Sigue Macpherson: "'Los detectaremos, porque ahora peinamos hasta la más mínima sospecha', explica Xavier Llebaria, director de la Agència de Salut Pública de Catalunya. 'Pero estamos muy preocupados. Si no caen en la cuenta de que también va con ellos, que esto no ha pasado, que la distancia y las medidas individuales de protección son esenciales para evitar que el virus circule más, podemos tener un problema. Podríamos repetir lo que creemos que pasó en enero en la mayoría de países donde luego estalló la epidemia arrollando'".

Portada de La Vanguardia del 24 de junio de 2020
Portada de La Vanguardia del 24 de junio de 2020

En el plano político, La Razón se queja de que el Gobierno no tiene un plan alternativo al estado de alarma en caso de que haya que volver a confinar zonas del país. La pieza es de Ainhoa Martínez: "España seguiría hoy en estado de alarma, si el Gobierno hubiera contado con una mayoría solvente para ello. En los planes del Ejecutivo estaba en un inicio aprobar una última prórroga de la excepcionalidad de un mes de duración que abarcara hasta finales de esta misma semana, hasta el 27 de junio. Así figuraba en un borrador que se llegó a elevar al Consejo de Ministros. Sin embargo, la falta de respaldo parlamentario, las presiones económicas y políticas, así como las dudas de sus socios sobre la extensión de este mecanismo, llevaron a Moncloa a acelerar la desescalada e iniciar la «nueva normalidad» el pasado domingo. Con las competencias en manos de las comunidades autónomas, los rebrotes que están surgiendo en diferentes zonas de España han reabierto el debate sobre la posibilidad de reactivar el mecanismo constitucional que acaba de decaer".

Sigue Martínez: "Desde el Gobierno llevan días advirtiendo de esa posibilidad. Lo hizo hace días el ministro de Sanidad, Salvador Illa; lo hizo el sábado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y lo volvió a hacer ayer la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo. En una entrevista en Antena 3 aseguró que, de agravarse la situación, en el contexto de los rebrotes actuales, la 'alarma se puede activar en cualquier parte del territorio, si no en todo'. 'Ojalá no lo tengamos que hacer, pero seremos contundentes para proteger la salud. Llegado el momento, el Gobierno volverá a dar señales de responsabilidad', aseguró. El objetivo de Moncloa era trasladar una sensación de firmeza contra el virus y de que todos los escenarios están cubiertos, pero, lejos de tranquilizar, ha generado cierto desasosiego".

A falta de alternativa, Gobierno y PP negocian sobre el decreto de "nueva normalidad". La formación conservadora querría ser parte de una solución mejorada. Las aproximaciones no están exentas de varapalos por una y otra parte. En El Confidencial se ocupan de estas negociaciones Paloma Esteban y Juanma Romero, que apuntan: "El Gobierno y el PP se disponen a iniciar un proceso de deshielo después de meses de desencuentros, reproches y escasísimas coincidencias en el Congreso de los Diputados. El llamado decreto ley de nueva normalidad, el que ya regula la vida poscovid en España y que se convalidará el jueves en la Cámara, está llamado a ser el punto de partida. Para ese cometido, los dos interlocutores son el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y la extitular de la misma cartera Ana Pastor. Ambos han mantenido contactos durante la crisis del coronavirus y, especialmente, a raíz de la Comisión de Reconstrucción en su pata sanitaria".

Sigue el texto: "La previsión es que a lo largo del miércoles ambos mantengan un encuentro para avanzar en el apoyo del PP al decreto. El propio Pablo Casado confirmó que le había encargado a la exministra pilotar esas conversaciones y que se producirían “cuanto antes”. Illa, sin embargo, comparecía en el Senado en la tarde del martes y todo indica que finalmente se darán cita este miércoles, justo un día antes de la votación. Los populares llevan días inclinándose por dar apoyo al decreto —que luego deberá tramitarse como proyecto de ley si la Cámara vota que se introduzcan enmiendas— pero el líder del PP reconoció abiertamente ayer que su grupo podría dar el voto afirmativo al Gobierno. A cambio, el primer partido de la oposición quiere negociar con el Ejecutivo. Sentarse, hablar e influir en medidas y reformas sanitarias tras el destrozo que ha dejado la pandemia tras de sí, aunque sea en la tramitación posterior como proyecto de ley".

En paralelo y en la Comunidad de Madrid se cuece a fuego lento una moción de censura con la presidenta Isabel Díaz Ayuso que podría verificarse en otoño, según El Independiente. Es una nota de Ana Belén Ramos: "Prácticamente desde el estallido de la pandemia, las aguas han bajado revueltas en la Real Casa de Correos, con dos socios de Gobierno en una permanente guerra fría en la que se han cruzado reproches, filtraciones y se ha hablado de 'deslealtad' e, incluso, de ruptura. Pero la ‘nueva normalidad’ ha llegado también a Madrid y, al menos de puertas para afuera, tanto Ayuso como Aguado han firmado un armisticio temporal en que ambos han cerrado filas en torno a una idea común: el de Madrid es un 'Gobierno sólido' y 'así seguirá siendo'".

El Independiente, 24 de junio de 2020
El Independiente, 24 de junio de 2020

Sigue la información: "Pero las grietas de la coalición han dado fuelle a las aspiraciones de la izquierda de tener opciones reales de desbancar a Isabel Díaz Ayuso al frente de la Comunidad de Madrid. Los rumores de moción de censura llevan semanas planeando sobre el ejecutivo madrileño, pero fuentes del PSOE madrileño coinciden en asegurar que «ahora no es el momento», aunque añaden que es una opción más que viable a unos meses vista. Más Madrid y Unidas Podemos han intensificado en las últimas semanas las críticas a la gestión de Ayuso, pero es el PSOE quien tiene la batuta para urdir la despedida de la dirigente del PP. El portavoz socialista en la Asamblea, Ángel Gabilondo, aunque ha mantenido estos meses una oposición tibia en la cámara madrileña en comparación con otros cargos de su mismo partido, deslizó la pasada semana que la moción es una idea que sigue viva en el ideario del socialismo madrileño y que 'yo estaría dispuesto, y esa es mi voluntad y obligación' encabezar dicha iniciativa".

Cataluña. Verbena nacionalista. El PDeCAT y la Crida debaten cómo forjar una alianza bajo la cobertura de la marca Junts per Catalunya (JxCat). En el PDeCAT pretenden tener un papel protagonista mientras que la Crida de Sànchez impulsada por Puigdemont no sabe qué hacer para desembarazarse de los herederos de Pujol y compañía. En Nació Digital da las pautas de la disputa Oriol March: "La reordenació de Junts per Catalunya (JxCat) travessa moments crítics i el rellotge colla tots els actors. De fet, la negociació entre el PDECat i la Crida Nacional per la República s'aboca al límit per evitar una ruptura que cap dels actors descarta, vist com avancen -o bé com continuen enquistades- les converses. La cúpula del partit liderat per David Bonvehí es reunirà divendres, mentre que la direcció de la Crida ja ho va fer ahir dilluns, la qual cosa ha generat malestar dins del PDECat. L'escull principal és l'arquitectura de l'encaix, és a dir, com unir sota el mateix paraigua tots els actors: Bonvehí defensa una coalició -l'altra part es queixa que demanen el 50% de la llista electoral- i la Crida aposta per la dissolució de les sigles hereves de CDC en un nou partit".

Continúa la pieza: "Com va avançar la setmana passada aquest diari, el PDECat té "descartada" la dissolució. En les negociacions, segons fonts del partit, Jordi Sànchez -màxim responsable de la Crida- defensa que els militants dels dos actors ingressin "un per un" en el nou instrument. Fonts de la direcció liderada per Bonvehí sostenen que s'esperarà "almenys fins divendres" per continuar explorant un acord que eviti la trencadissa de l'espai, tot i que les esperances van minvant. A banda, també hi ha dirigents del partit que consideren que cal fer costat de forma incondicional a Carles Puigdemont, com és el cas de la vicepresidenta de la formació, Míriam Nogueras, també diputada a Madrid. És clau el consell nacional del PDECat que es programa per la segona quinzena de juliol".

24 de junio, santoral: Agilberto y compañeros, Agoardo mártir, Farnacio mártir, Goardo de Nantes, Juan Bautista, Rumoldo de Malinas, Simplicio de Autun, Teodgaro de Vestervig y Teodulfo de Lobbes.