Menú Buscar
Primeras planas

Hecatombe laboral: el coronavirus arrasa el empleo

Aluvión de expedientes y previsiones laborales nefastas. Se podría perder hasta un millón de puestos de trabajo. Los políticos no predican con el ejemplo. El momento más duro de la monarquía

15 min

Datos de fallecidos, contagiados y dados de alta. Además de las cifras del coronavirus, los medios subrayan los datos económicos, que oscilan entre lo dramático y lo desastroso. Vienen tiempos muy duros, reconversiones, despidos en masa (el sector del turismo será uno de los más dañados por la crisis sanitaria, según se destaca en la apertura de Crónica Global), incertidumbre, miedo y desorden. 

El Periódico abre su portada con la previsión de que la crisis causará 60.000 despidos temporales en España. El País, en cambio, eleva la cifra a más de 100.000 personas. En El Mundo, sólo la paralización de la industria del motor "deja en el aire 300.000 puestos de trabajo" mientras que La Razón sube la apuesta y calcula que la estela laboral del coronavirus se traducirá en la pérdida de un millón de empleos. 

De la pieza de Inmaculada González de Molina en el periódico de Planeta: "Nadie duda ya en España de que la factura económica del covid-19 será de dimensiones descomunales con todo un país encerrado y en estado de alarma por la pandemia global, declarada la semana pasada por la Organización Mundial de la Salud. Su impacto, aún difícil de predecir, dependerá del horizonte temporal de duración de la emergencia sanitaria. Por eso, las autoridades monetaria y gubernamentales de nuestro país barajan ya diversos escenarios económicos postcovid-19, ligados a la prolongación temporal de la crisis. Concretamente, los técnicos del Gobierno español han diseñado diferentes cuadros macroeconómicos, en función de la intensidad de la misma. En uno de ellos, considerado intermedio, estiman unas pérdidas económicas de unos 125.000 millones de euros y una destrucción de puestos de trabajo de un millón de empleos".

portada razon
Portada de 'La Razón' con informaciones sobre el coronavirus / KIOSKO

Para hoy está prevista una reunión del Consejo de Ministros con el expediente de las medidas económicas para paliar el impacto de la crisis sobre la mesa. Dado el antecedente del Consejo del sábado, se prevé una sesión tormentosa con bronca entre la vicepresidenta Nadia Calviño y el vicepresidente Pablo Iglesias. En Público auguran un gran paquete de medidas para frenar la que denominan "sangría en el empleo". Escriben Manuel Sánchez  Alejandro L. de Miguel: "La idea es facilitarles (a las empresas) que puedan acogerse a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), sin necesidad de entrar en pérdidas --como ocurre hoy--, y que la crisis del coronavirus sea considerada como causa de fuerza mayor. Además, el Gobierno también estudia que el Estado pueda asumir una parte del salario y las cotizaciones de los trabajadores afectados por la medida, ya que hasta ahora los afectados por un ERTE mantenían el puesto de trabajo, pero no cotizaban ni cobraban sueldo por el tiempo en que se veían privados de empleo".

Sigue la nota: "Asimismo, el Gobierno prevé un paquete de préstamos públicos a través del ICO que, en su conjunto, podrían alcanzar hasta los 50.000 millones de euros para dar liquidez a pymes y autónomos. Y, en la misma línea, el Consejo de Ministros de este martes, el cuarto en una semana, podría aprobar la suspensión temporal de la cuota de los autónomos. Esto se aplicará fundamentalmente a los que hayan cesado su actividad durante el estado de alarma. A quienes mantengan su actividad se les mantendrá el aplazamiento o fraccionamiento de la cuota. No obstante, la asociación que representa a los autónomos han pedido la suspensión de su cotización durante dos meses".

Gran escándalo por las aglomeraciones en los trenes de Cercanías de Madrid y en el Metro de Barcelona. A alguien de Transports Metrpolitans de Barcelona se le ocurrió la brillante idea de reducir el número de trenes sin previo aviso, pero los espíritus puros y avanzados que han hecho del teletrabajo un estilo de vida de lo más cool dieron en criticar con inusitada saña a los trabajadores a los que no les quedó más remedio que meterse en la ruleta rusa del Metro.

Al respecto escribe Carmen Lucas-Torres en El Independiente una pieza que arranca así: "La posibilidad de contagio de coronavirus en los medios públicos de transporte no sería suficiente para justificar una ausencia al trabajo de aquellos empleados cuya compañía continúa exigiendo su presencia, que podrían enfrentarse a despidos disciplinarios si lo hacen. Así lo consideran expertos en Derecho Laboral consultados por El Independiente, que se muestran críticos con el Gobierno por no haber reflejado en el Real Decreto del estado de alarma un mensaje claro de fomento del teletrabajo para las empresas, así como consideran que el poder público debe garantizar el servicio de transporte de manera segura".

Sigue el texto: "Pero, aún así, alertan a los trabajadores de que pueden sufrir consecuencias graves, como sanciones o incluso el despido si deciden por su propia cuenta dejar de ir a trabajar para no pisar el transporte público a pesar de la excepcionalidad de la crisis provocada por la pandemia del Covid-19 y la casuística que habrá que tener en cuenta en caso de conflictos entre trabajadores y empresas".

Y como no están los tiempos como para arriesgar el trabajo, pues la gente del común seguirá tomando el transporte público.

Prosigue la cascada de infecciones entre la clase política, más casta que nunca. De la nota de Rafael Méndez y Antonio Villareal en El Confidencial: "Si usted tiene Covid-19, síntomas de la enfermedad o vive con alguien contagiado del coronavirus, la Administración le bombardeará con mensajes para que no salga de casa, pero a menos que esté muy grave, no tendrá medios para hacerle un test. Si es sospechoso de poder contagiar, no deberá reunirse con nadie y le pedirán que teletrabaje. Sin embargo, la clase política está saltándose esas reglas. De Ortega Smith a Pablo Iglesias, de Isabel Díaz Ayuso a Pedro Sánchez, representantes de todos los partidos han demostrado usar un criterio distinto al que piden a los ciudadanos en la mayor crisis sanitaria en un siglo".

confidencial
Portada de 'El Confidencial' con informaciones sobre el coronavirus

Y apuntan líneas más adelante: "Después de estos casos, los positivos en la clase política se han multiplicado. Los últimos son los principales presidentes autonómicos, Isabel Díaz Ayuso y Quim Torra. Los políticos tienen más contacto social que otras profesiones pero, sobre todo, tienen acceso a test que en España están restringidos. Madrid, por ejemplo, ha dejado de hacerlos a los casos sospechosos si no tienen síntomas graves. Los médicos en aislamiento critican que tardan cuatro o cinco días en recibir la visita de los equipos que toman la muestra pese a que falta personal en los hospitales".

El político que no tiene coronavirus o un allegado afectado no es nadie. Y no se cortan un pelo a la hora de anunciarlo como si hubieran pillado la enfermedad luchando a brazo partido en los hospitales poniendo cataplasmas a los enfermos graves. Están contribuyendo al alarmismo de manera desaforada, pero ahí siguen, diciendo que están al pie del cañón mientras las cajeras de los supermercados o los conductores de autobús tienen que currar sin mascarillas ni pamplinas. Están haciendo un pan como unas tortas nuestros queridos políticos.

El médico Oriol Mitjà exige la dimisión de su colega Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, quien se ha caracterizado por anestesiar a la sociedad con el mantra de que el coronavirus no era peor que un gripe. Mitjà ha emitido un hilo en Twitter muy celebrado por los medios afectos al nacionalismo que pasan por alto que Joan Guix, el Simón catalán, director del área de Salud Pública, fue a rebufo de los mensajes blandos e irresponsables. Por ejemplo y en una entrevista en Catalunya Ràdio del 9 de marzo dijo entre otras cosas que "nos sigue preocupando más la gripe que el coronavirus", que la gripe ya había matado a "45 o 46 personas en Cataluña en lo que llevamos de temporada y más de 500 personas ingresadas graves" y que "a no ser que nos estemos equivocando mucho, no prevemos tensiones en el sistema, no prevemos un desbordamiento del sistema".

Sobre la excelencia del sistema sanitario catalán tan ponderada por Guix destaca una pieza del e-notícies sobre el fallecimiento un paciente por coronavirus y la reacción de sus allegados: "La família d'un mort per coronavirus denuncia que 'la gestió de l'hospital d'Igualada ha estat nefasta'. Sonia Quinoa, la filla d'un home de 81 anys que va morir el passat 11 de març, explica que el seu pare estava ingressat per una pneumònia amb 'evolució favorable' fins dilluns passat, 9 de març, quan 'van saltar totes les alarmes' per diversos casos de coronavirus a Igualada, entre ells un sanitari".

"'El meu pare compartint habitació i tot el personal de l'hospital entrava a les habitacions sense cap protecció', assegura la filla al seu compte de Facebook. Les proves realitzades per Covid-19 havien estat negatives i 'tot era màxima calma i cap mesura de protecció' el mateix dimarts 10 de març, un dia després de detectar-se el brot a la capital de l'Anoia".

Expediente emérito. Según el ABC, el cortafuegos de Felipe VI ha salvado a la institución. Escribe Almudena Martínez-Fornés: "El Rey ha desmontado con un golpe contundente los intentos de chantaje que el Palacio de La Zarzuela venía recibiendo desde hace al menos siete años, primero por el excomisario José Manuel Villarejo y después por la examiga de Don Juan Carlos, Corinna Larsen. Cuando se vieron acorralados por la Justicia, ambos empezaron a amenazar con tirar de la manta y publicar noticias escandalosas del anterior Monarca o, incluso, implicar al actual Rey, para forzar al Estado a dejar de investigarles. Sin embargo, a ninguno de los dos les ha funcionado la estrategia".

Sigue la información: "Con el comunicado distribuido ayer para anunciar la decisión de renunciar a la herencia de su padre y de retirarle su asignación, Don Felipe trata de cortocircuitar el intento de los abogados de Corinna Larsen de implicarle en oscuros manejos de dinero. Además, con este movimiento el Rey insiste en enviar un mensaje presente en sus casi seis años de Reinado: que está dispuesto a mantener 'una conducta íntegra, honesta y transparente' a cualquier precio, aunque éste sea la dolorosa ruptura con su padre y la renuncia a la herencia de unos bienes poco transparentes".

También El País sale en defensa de la institución en un editorial del que destaca el siguiente párrafo: "Atenerse en las reacciones públicas ante el caso a las diferencias entre las instituciones y las personas será determinante para que el país y el sistema constitucional salgan de esta nueva prueba fortalecidos en lugar de debilitados. Los hechos recién conocidos, y de los que el rey Felipe VI se ha distanciado con acciones inequívocas, han producido conmoción e indignación entre los ciudadanos. Conviene no perder de vista, sin embargo, que, sea cual sea el itinerario judicial que aguarde al caso, se trata de hechos que en ninguna circunstancia han afectado, afectan ni tienen por qué afectar al escrupuloso cumplimiento de las funciones que la Constitución de 1978 otorga a la Monarquía. Y ello tanto por lo que respecta a Felipe VI, como también, y pese a todo, a Don Juan Carlos".

17 de marzo, santoral: Agrícola, José de Arimatea y Patricio, el muy celebrado patrono de Irlanda. ministerio