Primeras planas

Los CDR y las Hermanitas de los Pobres

Agudo contraste de pareceres sobre los piquetes cortacarreteras de la república amarillenta. El caso de la maestra de policías de día al servicio del 1-O por la noche

03.04.2018 09:42 h.
9 min

Cataluña, tan rica y plena, suave y esponjosa, una cucada. La cuna del pacifismo, la democracia y la rueda. Los promotores de la independencia alertan de una nueva artimaña madrileña, esta vez con la prestigiosa organización humanitaria Comités de Defensa de la República (CDR) en la diana. El Estado otomano de la Legión de Llarena trata de pisotear el buen nombre de los beneméritos comités, a los que la siempre ponderada y reflexiva Pilar Rahola considera "un movimiento cívico, transversal en todo el país y con gente de buena fe", destaca el E-notícies.

Un comunicado de los mismos CDR en respuesta a la apertura de investigaciones por parte de la Fiscalía amplía el rango de voluntarios: "Els CDR som estudiants, pageses, bomberes, aturades, botigueres, cambreres, recepcionistes, professores, autònomes, cuidadores, informàtiques, cuineres, perruqueres, carteres, treballadores de la indústria, jubilades... Els CDR som el poble i som aquí per construir la República".

Más sobre la destilación de lo más granado de la efervescente, vibrante y siempre solidaria sociedad civil catalana. De un texto en El Periódico: "Los Comités de Defensa del Referèndum (CDR) nacieron de manera espontánea entre los miles de ciudadanos que, advertidos de que los Mossos d'Esquadra iban a ir, el 1-O, de madrugada, a los colegios electorales a requisar urnas se organizaron para pasar la noche en dichos locales. Tras el referéndum, la 'R' mudó a 'República'. Y hoy, seis meses después, y gracias al aumento del número de sus acciones, están en boca de todos. Acciones estas que se basan en los principios de la resistencia pasiva, como cortar grandes vías y levantar peajes. Un pacifismo que en absoluto evita, por supuesto, las molestias y enfados de los mortales que estos días circulaban por las autopistas afectadas y que vieron demorados sus trayectos".

O sea que el plan era que los Mossos iban a incautarse de las urnas y cerrar los colegios de madrugada. Vaya. Y que los comités nacieron de forma espontánea. ¿En las comunidades de vecinos o en las Hermanitas de los Pobres? Por otra parte, el pacifismo es lo que tiene, como las reformas domésticas o las obras públicas, que molestan, pero oyes, que somos mortales y vamos en coche.

En el ABC se toman el asunto muy a pecho y titulan a la manera balompédica en portada: "Sabotajes 5; Detenciones 0". Escribe Alex Gubern que a pesar de todo "desde Interior se insiste en que los Mossos están haciendo un buen trabajo, proporcionado en función de las circunstancias de cada momento. Hace días se emplearon con contundencia por orden de sus mandos para reprimir las algaradas callejeras. Esos mismos mandos son los que decidieron no emplear la fuerza en las autopistas contra los CDR porque las consecuencias de una operación como esa habrían agravado la situación para los ciudadanos".

Una foto de la portada del ABC

Primavera en un idílico rincón del paraíso catalán. "Paz en Jafre" es el título del artículo de Arcadi Espada sobre la excursión al pueblo donde nadie saluda a los Boadella: "Acaso convencidos de que se preparaba una invasión rodearon con pesadas vigas de hormigón el único solar del pueblo destinado a aparcamiento y cerraron el perímetro aparcando un enorme tráiler. Sus esfuerzos fueron inútiles, porque era un día difícil y los cuatro coches que llegaron pudieron desperdigarse sin mayor dificultad por el pueblo. Pero la pequeñez de la escala no impide sacar la conclusión correcta. Esta es exactamente la conducta pacífica de la que presumen los separatistas y con la que pretenden desmentir al juez Llarena. Este es, exactamente, su concepto de la democracia y su idea de lo público. El nacionalismo catalán ha sido un sostenido achique de espacios que ahora se ejecuta con hormigón, tráilers, tractores y escudos hechos del más ínfimo material humano. Siempre con la nocturnidad y cautela a que obligan el carácter simpático y llorica de su revolución".

En este sosegado contexto catalán tan sólo ensombrecido por los rigores del 155 y las insidias de la prensa no nacionalista, lo normal es que la responsable del adiestramiento de los policías participe en la comisión de un referéndum que sus antiguos alumnos hubieran debido impedir por orden judicial. Es lo que cuenta Daniel Montero en la noticia más alta de El Español: "La exdiputada de Convergència en el Parlament catalán y actual directora del Institut de Seguretat Pública de Catalunya (ISPC) Annabel Marcos trasladó ocultas en su coche urnas para los centros de votación durante el referéndum ilegal del 1-0. Para ello y según la información obtenida por El Español, la máxima responsable de formación de los Mossos se sirvió de un vehículo (modelo Seat Altea) a nombre de una tercera persona. Fue la propia policía autonómica la que localizó su vehículo esa jornada y confirmó que era ella, la exdiputada y alta responsable de la Conselleria de Interior de la Generalitat, quien lo conducía y quien transportaba al menos una de las urnas".

Se asombran en Voz Populi de la escasa incidencia del 155 en la nómina de altos cargos que según la Guardia Civil estaban en el mismo ajo que la directora de la escuela policial. Escribe Segundo Sanz sobre el nuevo hombre fuerte de ERC: "En cuanto a Pere Aragonés (ERC), secretario general de Economía, los agentes le sitúan al nivel de Lluís Salvadó, exsecretario de Hacienda de la Generalitat y actual diputado de ERC en el Parlament. Entre otras cosas, se le responsabiliza de diseñar unos presupuestos que previeran la realización del referéndum y la creación de la administración tributaria catalana. Aragonés afirmaba el domingo en una entrevista en La Vanguardia que "habrá que sentarse a dialogar con Rajoy" para buscar una solución al conflicto catalán. Eso sí, no renunciaba a trazar una "nueva estrategia independentista". "Necesitamos mayorías consolidadas, la recuperación de las instituciones de autogobierno, ganar más apoyos internacionales y fortalecer la sociedad civil para poder dar respuesta a las ofensivas del Estado", sentenciaba".

Noticias de Puigdemont y el letrado CuevillasNota de El Mundo sobre el escrito de refutación del procesamiento por rebelión: "El día del referéndum ilegal de Cataluña no se produjo ningún tipo de violencia, en palabras del abogado de Carles Puigdemont. Lo que hubo fueron episodios completamente aislados después de que algunos ciudadanos concretos pudieran haberse excedido en la resistencia pasiva y hubieran actuado activamente contra los agente». Así consta en el recurso que el letrado Jaume Alonso-Cuevillas presentó en el Tribunal Supremo contra el auto de procesamiento dictado por el juez instructor del caso del procés, Pablo Llarena, el pasado 21 de marzo. La defensa de Puigdemont pide que se impute «a los autores de dichas conductas, pero nunca» a sus defendidos".

3 de abril, santoral: Epafrodito, Lea y Pablo de Narbona.

¿Quiere hacer un comentario?