Menú Buscar
Primeras planas
Pablo Planas

Catarata de plantofadas en la prensa independentista

Euforia en el campo secesionista por el dictamen del TJUE sobre la inmunidad de Junqueras. Puigdemont ya se pavonea como inminente eurodiputado sin haber jurado la Constitución

16 min

La resolución del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre la inmunidad de Oriol Junqueras ha desatado la euforia en el campo secesionista. No había un descorche semejante desde aquellos días de octubre de 2017 en los que la república catalana estaba "a tocar". La prensa afecta a la causa independentista está llena de plantofadas sobre el Supremo. He ahí El Punt Avui, que ayer cambió de amo según cuenta Salvador Cot en El Món (Joaquim Vidal deja paso a Joan Vall Clara) y hoy titula "Europlantofada". "Justícia europea" proclama solemne el Ara. Más prensa de papel editada en Barcelona: El Periódico afirma "Varapalo al Supremo"; La Vanguardia, que "Europa corrige al Supremo sobre Junqueras y da alas a Puigdemont". Igual que el refresco energético. 

En cuanto a la prensa capitalina, El País apunta que "La justicia europea reconoce la inmunidad de Junqueras". El Mundo sostiene que "La UE golpea a la Justicia española y envalentona al separatismo". ABC dice que "ERC planta al PSOE hasta que tenga un gesto con Junqueras" y La Razón abunda en esa línea: "Investidura inhabilitada". La decisión del tribunal radicado en Luxemburgo plantea vidriosas cuestiones y espinosas derivadas. De entrada, Carles Puigdemont se pavonea por Bruselas en calidad de inminente inmunizado eurodiputado, según anota el diario de Prisa en la pieza que abre su edición digital de buena mañana. Firma Bernardo de Miguel, que escribe: "El Parlamento Europeo espera iniciar este mismo viernes los trámites administrativos necesarios para reconocer a Carles Puigdemont y Toni Comín como eurodiputados, lo que les dará derecho a ocupar los escaños que lograron en las elecciones europeas del pasado mes de mayo. Fuentes parlamentarias aseguran que la institución ya está dispuesta a poner en marcha el proceso de acreditación. Pero recuerdan que, como mucho, solo se podrá iniciar la tramitación, entre otras cosas, porque la división administrativa cierra este viernes más temprano de lo habitual y la Eurocámara no retomará su actividad hasta el 6 de enero".

Continúa la nota líneas después: "Por lo pronto, el Parlamento Europeo levantó el jueves la prohibición de entrada que pesaba sobre los dos desde la reactivación de la orden europea de detención y entrega en octubre. La retirada del veto con la orden todavía en vigor muestra que el Parlamento ya reconoce de facto a Puigdemont y Comín como eurodiputados electos cubiertos por una inmunidad que les libra de una posible detención".

elpais

La seguridad con la que la crónica de El País libra a Puigdemont de cualquier inconveniente contrasta con otras versiones y apuntes sobre la situación general de prófugo. Así y en El Español, María Peral escribe que ni el TJUE ordena la excarcelación de Oriol Junqueras ni da alas, como dice La Vanguardia, al vecino de Waterloo. Sobre la libertad de Junqueras apunta la nota del referido El Español que "esto es lo que propugna la defensa y la idea que se está alimentando en el entorno independentista, pero jurídicamente tiene un escaso fundamento. De un lado, porque el tribunal europeo no se pronuncia sobre esta cuestión. De otro, porque el TJUE deja claro en varias ocasiones que "es al tribunal remitente a quien incumbe apreciar los efectos aparejados a las inmunidades de que goza Junqueras". Será, por tanto, el Supremo el que tenga que decidir sobre la incidencia del fallo europeo en la situación actual de Junqueras. Sucede, sobre todo, que Oriol Junqueras está condenado por una sentencia firme insoslayable que le impone 13 años de prisión y 13 de inhabilitación".

En cuanto a Puigdemont, la crónica incide en que "el Parlamento Europeo ha encargado este mismo jueves un dictamen jurídico sobre el reconocimiento como eurodiputados de Comín y Puigdemont. Pero la situación es más compleja porque ninguno de los dos ha cumplido el requisito de jurar o prometer el acatamiento a la Constitución Española ante la Junta Electoral Central y, en su caso, no lo han hecho porque se les haya impedido sino porque no quieren volver a España desde su refugio de prófugos en Bélgica".

De la misma naturaleza negativa para Puigdemont es la pieza que firma Beatriz Parera en El Confidencial: "El TJUE ha asegurado lo siguiente: "Si el tribunal nacional competente estima, no obstante, que debe mantenerse la medida de prisión provisional tras la adquisición por el interesado de la condición de miembro del Parlamento Europeo, ha de solicitar a la mayor brevedad al Parlamento Europeo que suspenda dicha inmunidad". Es decir, indica que no es incompatible un encarcelamiento provisional si los jueces en España consideran que existen motivos suficientes que lo respalden. Y en el caso de Puigdemont, uno de ellos --el riesgo de fuga-- no puede considerarse peligro sino evidencia".

Y sigue Parera con una de arena: "Así las cosas, el 'expresident' no puede descartar una detención si pisa territorio español. Procesado ya por delitos de rebelión y sedición hace meses, el juez encargado de instruir el procedimiento en su contra, Pablo Llarena, puede, en aplicación de esta resolución, mantener la orden de arresto en España. Las cosas no son tan simples, sin embargo, en el caso de la orden europea, que previsiblemente quedará congelada desde que adquiera la condición de eurodiputado y hasta que el Parlamento dé luz verde para perseguirle penalmente".

El dictamen del TJUE ha propiciado que ERC paralice las negociaciones sobre la investidura de Sánchez hasta nueva orden. Este fin de semana se enfrenta la formación republicana a un cónclave para definir estrategia a corto y medio plazo. De momento y como decía el ABC, exige al PSOE un gesto con Junqueras, algo a lo que aferrarse para seguir con la operación investir al soldado Sánchez. Sobre el dicho gesto escribe Carmen Lucas-Torres en El Independiente: "La Abogacía del Estado no se ha pronunciado aún, y el margen con el que cuenta para hacerlo a favor de una excarcelación de Junqueras, como le gustaría a su partido y a su defensa, es prácticamente nulo. (...) El 14 de junio, la Abogacía del Estado, a diferencia de la Fiscalía, se mostró a favor de que se excarcelara a Junqueras para que jurara la Constitución y recogiera su acta de diputado. Esta puede ser la vía con la que la Abogacía atienda a las presiones del Gobierno sin romper con la lógica jurídica. Es decir, puede insistir en que Junqueras, inmune desde su elección según el TJUE, debería recoger su acta de diputado".

Continúa Lucas-Torres: "Eso dejaría nuevamente la pelota en el tejado de la Sala Segunda, que debería decidir si excarcelar a Junqueras para que cumpla con dicho trámite con el contrapunto de que el procedimiento para que el Parlamento Europeo le retire después la inmunidad atendiendo a la gravedad de la sentencia contra él puede llevar hasta un año. Tiempo en el que su inmunidad evitaría su detención o encarcelamiento, por lo que podría tener libertad de movimiento".

ara
De la reacción del Gobierno se ocupa en La Razón Ainhoa Martínez, que anota: "En el Gabinete creían que el dictamen del TJUE sería más ambiguo y que, al menos, les permitiría mantener un mínimo resquicio por el que seguir avanzando en las conversaciones, ya encarriladas, con ERC. La sentencia cayó como una bomba en el Gobierno en funciones, que no aspira ya a despojarse de esta condición en el corto plazo. El calendario más optimista, el que preveía que Pedro Sánchez fuera presidente antes de fin de año, decae. Ambas partes mantienen la voluntad de alcanzar un acuerdo, pero el contexto se ha viciado de tal modo que el margen que demandaban los republicanos para virar del «no» a la abstención se amplía obligatoriamente hasta enero".

A todas estas, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha condenado al presidente de la Generalitat, Quim Torra, a un año y medio de inhabilitación. El afectado ha anunciado que no cree en la justicia española, que a él solo lo puede inhabilitar el Parlament y que viva la ratafía. Pero recurrirá al Tribunal Supremo, por lo que la inhabilitación no entrará en vigor, si es que así lo dictamina el Supremo, hasta dentro de unos meses que podrían sumar un año o más.

De la prensa por la república destaca una pieza de Jokin Buesa en El Nacional sobre el encaje televisivo del dictamen del TJUE. Se trata de una pieza de viento. Trombones y trompetas, clatelladas, plantofadas y collejas a mansalva. Escribe Buesa: "Dia negre, funest, horribilis a les teles espanyoles. La justícia europea li ha passat la mà per la cara a l'estat espanyol i les seves maniobres contra l'independentisme català. Junqueras és immune i ha de sortir en llibertat, segons el màxim òrgan de la judicatura comunitària. I punt. Sí, ara començarà el contraatac, el joc brut, les amenaces i les enrabiades del tipus Spexit, però porten cinc dit ben marcats a cada galta".

Tras el contexto, el enaltecimiento de Gonzalo Boye, el letrado de Torra y Puigdemont, por una respuesta en lo de Ferreras en La Sexta: "En el cas de Boye, a més a més, la seva presència mediàtica i a les xarxes és habitual, i deixa petjada allà on hi parla. Ferreras l'ha volgut entrevistar i ha sortit escaldat. Especialment amb la resposta sobre la possible tornada del MHP Puigdemont a Perpinyà. "¿Por qué Perpinyà? ¿No se plantean venir a España?" Boye ha estat simplement genial: "Fíjese que desde las 9:53 el señor Junqueras sigue en prisión pudiendo estar en libertad, como para fiarse de que vayan a respetar la inmunidad que tiene reconocida en todo el territorio de la Unión, incluída España". L'ovació a les xarxes encara ressona".

¿Ovación? Dos orejas y rabo. Boye, el futuro consejero de Justicia de la Generalitat, por lo menos. Más madera. Gran exclusiva en El Món. La idea es que el Congreso reconoce que los diputados son diputados desde la misma noche electoral, conclusión a la que llega otro gran letrado, Cuevillas (que en la Transición era de los que llevaba la bandera de España con el aguilucho en el cierre del reloj) porque le han pagado un taxi desde Atocha hasta la carrera de San Jerónimo. Escribe Gemma Aguilera: "Espanya ha fet una excepció política amb el veto a Oriol Junqueras, Carles Puigdemont i Toni Comin impedint-los que prenguessin possessió del seu escó sense jurar o prometre la constitució de forma presencial. I és que Espanya considera que els diputats que són escollits a les urnes tenen aquesta condició des del moment en què es proclamen els resultats, és a dir, abans que aquests presentin les seves credencials i prometin o jurin de forma presencial el text de 1978. (...) Així ha quedat palès gràcies a un tiquet de taxi, a més, és clar, de la sentència del TJUE que deixa clar que Oriol Junqueras tenia immunitat com a diputat del Parlament europeu des del 26 de maig".

Sigue Aguilera: "El diputat de JxCAT Jaume Alonso Cuevillas ha presentat una instància al Congrés dels Diputats per cobrar 9,45 euros del taxi que va agafar des de l'estació d'AVE d’Atocha per anar al Congrés a presentar la credencial de diputat. “Em paguen l’AVE des del moment en què sóc elegit, i ens donen una targeta de taxis per als desplaçaments interns de Madrid. És per això que vaig preguntar què passava amb el taxi del dia que presento credencials, i em van dir que fes una instància, que ‘naturalment li abonaran perquè vostè és diputat des del dia de les eleccions’”, relata Cuevillas a El Món".

Y ahi lo deja Cuevillas, como su colega Boye. Venga otra de palomitas.

20 de diciembre, santoral: Amón, Ceferino papa, Domingo de Silos, Filogonio, Julio mártir, Liberado, Teófilo, Tolomeo y Ursicino.