Menú Buscar
Primeras planas

Catalanes como cabras en la Cámara Baja

La foto de Junqueras. Legislatura catalana en Madrid. José Zaragoza no se ha pasado a Vox y una conversación "secreta" entre la joven de ERC y el presidente del Gobierno

22.05.2019 10:01 h. Actualizado: 22.05.2019 10:09 h.
12 min

El Congreso de los Diputados es la nueva extensión, pantalla o derivada del procés. Comienza la XIII legislatura. Meritxell Batet, ya presidenta de la Cámara Baja, y Albert Rivera se las tienen tiesas por la fórmula de acatamiento constitucional de los políticos independentistas presos, que son la gran atracción de la jornada inaugural. Josep Rull se besa con Inés Arrimadas, Rivera evita saludar a los procesados. Otro catalán, José Zaragoza, se incrusta entre Santiago Abascal y Espinosa de los Monteros. En la mesa de edad, Marta Rosique, 23 años, diputada por ERC, luce una camiseta de "acció antifeixista" con la estelada. La barba valleinclanesca del diputado de mayor edad, el socialista Agustín Javier Zamarrón, y su retórica de médico ilustrado frustran un tanto el protagonismo de Rosique. "Están locos estos catalanes", murmuran algunos diputados. "Como las cabras", asienten otros. Se generaliza demasiado.

La foto está clara. Pedro Sánchez y Oriol Junqueras dándose la mano. El presidente del Gobierno no es un jenízaro. Sostiene la mirada del líder republicano preso, que le dice: "Tenemos que hablar". Por supuesto, faltaría más, tú tranquilo, viene a replicar Sánchez, que ahora mismo puede prescindir de los votos de ERC y Junts per Catalunya (JxCat) para abordar la investidura y la legislatura. La prensa conservadora clama al cielo por el "esperpento" (ABC) del secesionismo. "La rebelión en el Congreso" titula La Razón. "Batet da aire al separatismo" interpreta El Mundo. "Debut con bronca" dice El Periódico y "estreno marcado por la crispación", apunta La Vanguardia.

En el nacionalismo hay un notable grado de orgullo y satisfacción por las estampas suscitadas en el hemiciclo. Los epítetos están a la altura de las grandes noches del Barça. En Vilaweb, Andreu Barnils entrevista a Marta Rosique:

"Portàveu una samarreta que s’ha fet viral: ‘Acció antifeixista. Països Catalans.’ Cap reacció?

—He fet el sord. No sé si m’insultaven. He vist molts diputats que em miraven amb cara estranya, o quan anaven a votar s’aturaven un segon, em miraven i continuaven. Però també hi ha hagut gent que m’han dit ‘tu em representes’. Gent que no eren d’ERC. És bonic de veure la solidaritat antifeixista. Gerardo Pisarello, per exemple. I després m’ha sorprès bastant que se m’hagi acostat un moment Pedro Sánchez i m’hagi dit: ‘Enhorabona perquè no és fàcil això que fas.’ No sé com s’ha d’interpretar. Entenc que si no portés aquesta samarreta no m’hauria fet aquest comentari".

Interesante situación. Como la de José Zaragoza, que cuenta y no para sobre sus aventuras empotrado en Vox. A estas alturas, media España debe pensar que ese señor calvo sin corbata también es de los de Abascal. El caso es que al ser el primer día de colegio, los diputados se pueden sentar donde quieran y hete aquí que los electos de Vox se aplicaron el cuento de la España que madruga y se plantaron en el hemiciclo a las siete y media de la mañana para coger sitio. De la nota de Rafael Méndez en El Confidencial: "Solo Zaragoza estaba ya a las ocho de la mañana junto a Abascal. Este socialista, conocido por sus posiciones críticas con el independentismo, relata de una tacada por teléfono la escena. "Estaba a punto de desayunar y me ha llamado Rafa Simancas: "Tío, que los de Vox se han puesto en nuestro sitio, vamos para allá". Y al llegar veo a todos los nuestros alrededor mirando y los de Vox en los escaños. Nos querían trolear, pero a mí no me humillan. He visto que había un hueco y sin decir ni media he pasado. Estaban como los conquistadores, creían que ya era suyo y se habían relajado. Ortega Smith estaba hablando y me he sentado. Abascal me ha mirado y me ha preguntado: "¿Qué haces tú aquí?'" Y le he dicho que me sentaba porque es nuestro sitio. Me ha dicho que no hay escaño asignado y le he dicho que precisamente por eso me he sentado y que me iban a tener que aguantar. Al principio, ha sido un poco tenso. Yo me he mantenido frío, pero por dentro el corazón lo tenía a 100".

Bueno, ya está, tranquilo, Pepe.

Portada del diario 'ABC' con una fotografía de Junqueras y Sánchez en el Congreso / KIOSKOGrandes elogios de Pedro García Cuartango en ABC a Albert Rivera. Sostiene el analista que los independentistas no lograran sus propósitos "mientras líderes políticos como Albert Rivera se mantengan firmes frente a las provocaciones". Y añade: "Junqueras y los suyos fueron al Congreso a provocar y lo consiguieron. La prueba es que estamos hablando hoy y ahora de ellos. Obtuvieron sus minutos de gloria, sí, y la foto que buscaban, pero no convencieron. Lo único que demostraron es que el sistema es suficientemente generoso para dar voz a los que quieren destruirlo. Pero eso no es una debilidad sino una fortaleza. Lo único que quedó patente es que la democracia española es muy superior moralmente a un independentismo catalán para el que el fin justifica los medios, mentiras incluidas".

A diferencia del tono general de la prensa afecta al nacionalismo, Bernat Dedéu plantea una interpretación nada triunfalista del episodio: "M’admira i m’exaspera alhora la naïvetat de molts conciutadans quan pensen que això d’ahir pot fer trontollar els fonaments de l’Estat. Contràriament, Espanya viurà encantadíssima d’haver-se conegut amb un catalanisme de samarretes que continuï prometent-ho tot sine die. Lluny d’una incomoditat o d’un perill, el fet que els líders independentistes que varen gosar trencar la suposada unitat d’Espanya acabin asseguts en un indret on, els agradi o no, són representants de l’estat que diuen combatre és una victòria espanyola. Perquè siguem francs; ser fidel al mandat de l’1-O i ser representant del poble espanyol són dues peces que no encaixen, de la mateixa manera que pretendre fer política independentista des d’una presó espanyola és un atac a la mínima intel·ligència dels electors i una presa de pèl. Renunciar a les conviccions independentistes mai no pot ser un guany".

En cuanto a los juramentos, los diputados de los grupos nacionalistas se dieron al empleo del "imperativo legal" para jurar por "el mandato del 1-O", los "presos políticos y exiliados", "la república catalana", "el pueblo de Cataluña", etcétera, etcétera. Monumental pataleo de Vox, protesta de Ciudadanos no secundada por el PP y primer marrón que se come Batet. Las técnicas del juez Marchena le serían de gran ayuda en la tarea de pastorear los rebaños del Congreso, igual que a Manuel Cruz para capear en el Senado.

En La Vanguardia echa cuentas Enric Juliana, que avizora variedad de acuerdos a favor de Sánchez: "Ciento setenta y cinco diputados escribieron el nombre de Meritxell Batet en la primera votación para la presidencia del Congreso. 175: este es el número de la legislatura. Esta es la conjunción parlamentaria que podría llegar a construir Pedro Sánchez pactando un campamento base con Unidas Podemos, que sumaría 165 escaños. Podrían sumarse diez más. Con el apoyo de 175 diputados se puede gobernar. Falta uno para la mayoría absoluta, es verdad, pero hay otros cuatro diputados cuyo apoyo el PSOE podría recabar antes de llamar a las puertas de ERC y Junts per Catalunya. Vamos a escribir un nombre maldito para muchos: Bildu. Bildu ha obtenido cuatro escaños y esta legislatura va a Madrid a negociar y a competir con el PNV en la vertiente pragmática. Los partidos políticos vascos, sean abertzales o españolistas, tienen por norma no supeditarse nunca a los intereses catalanes. Bildu está ahí, con una buena interlocución con Pablo Iglesias".

Al tiempo, no descarta Juliana el entendimiento entre Sánchez y Ciudadanos: "La legislatura podría tener otra cifra: 180. El PSOE y Ciudadanos suman ciento ochenta escaños, 14 por encima de la mayoría absoluta. Con esa cifra se podría gobernar España con aparente tranquilidad, dejando a un lado a un Partido Popular convaleciente, a los ultras de Vox, a Podemos e Izquierda Unida, a los nacionalistas vascos y a los soberanistas catalanes. Un gran centro liberal-socialista con el artículo 155 encima de la mesa, para lo que haga falta. Esa es la mayoría con la que sueñan algunos poderes fuertes en España, como iremos viendo con mayor claridad a partir del próximo lunes".

Todo está abierto, pues. Otras noticias. Sara Carbonero ha sido operada con éxito de un tumor ovárico maligno. La periodista afirma en sus redes que lo detectaron a tiempo. Su marido, Iker Casillas, acaba de superar un infarto, pero todavía no se sabe si podrá volver a ponerse bajo los palos.

Otro famoso, Jamie Oliver, es noticia porque se ha declarado en quiebra, decisión que afecta a 100 restaurantes y más de 1.500 trabajadores. Su socio dice que el chef no ha sabido adaptarse a los tiempos y los más simpáticos usuarios del Twitter se ríen del tipo que le metió chorizo a la paella. Son los mismos ignorantes que critican las donaciones a la sanidad pública de Amancio Ortega.

22 de mayo, santoral: Joaquina de Vedruna y Rita de Casia.