Menú Buscar
Primeras planas

Calvo, los insectos plumillas y generales en mayo

El soberanismo no aprecia el gesto de la Abogacía del Estado. Torra rompe Sánchez y no habrá Presupuestos. 'El Periódico' se indigna y 'La Vanguardia' templa gaitas

11 min

Griterío ensordecedor. Al parecer, el soberanismo creía que la Fiscalía iba a proponer para el premio Nobel de la Paz a los procesados por los sucesos relativos a la proclamación de la república catalana. Como no ha sido el caso, los voceros nacionalistas predicen el fin de España. Leen en las vísceras del escrito fiscal el advenimiento de la independencia. No hay marcha atrás. Tozudamente alzados y tal. "Hay que llenar las calles para vaciar las cárceles" pregona Lluís Llach frente a la penitenciaría de Lledoners.

La Fiscalía es cruel. Dedica casi una página a advertir que el "mandato" del 1-O se funda en 2.044.058 votos, siempre según la Generalitat, el 27% de la población catalana a primero de octubre del año pasado. Recopila además declaraciones y trinos de Twitter de los encausados antes, durante y después del simulacro de votación. No tenían ninguna duda. La legalidad constitucional era un residuo tóxico. La independencia estaba en modo cuenta atrás. Sorprende que luego dijeran ser conscientes de que se estaban tirando a un piscina sin agua.

Tampoco ha gustado nada que la Abogacía del Estado haya rebajado la petición de pena a la mitad. Máxima irritación. Absolución o absolución. El president Quim Torra se desgañita. Considera que el procedimiento es una "humillación". El independentismo calienta motores. No habrá Presupuestos Generales del Estado. Sánchez está avisado. Desprecia Torra la capacidad de maniobra de la vicepresidenta Carmen Calvo, que ayer se dedicó a "vacilar", expresión de Público, a los periodistas. Gran actuación de la cordobesa, "sutil" distinción entre el Pedro Sánchez jefe de la oposición en mayo y el actual presidente del Gobierno. Es como si Calvo se hubiera empapado de las dobleces del lenguaje vaticano tras su visita a la Santa Sede. La vicepresidenta se desayuna cada mañana un par de periodistas. Por ponerle una pega, que se le nota un punto demasiado el desprecio por la canallesca, los insectos plumillas que le preguntan cosas en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El impacto de la petición de penas de la Fiscalía contribuye a extender humo sobre el auténtico alcance del "gesto" con la Abogacía del Estado. 

En El Confidencial avisan de que se trata de una carga de profundidad que se activará en ulteriores instancias. Escriben Beatriz Parera y Rafael Méndez: "'El gesto' de Moncloa a los independentistas que puede ser mucho más que eso. La decisión del Ejecutivo de Sánchez de forzar una acusación por sedición en la causa del 'procés' desactiva de facto una posible condena por rebelión ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo. La Abogacía del Estado acude al juicio que se celebrará en el Tribunal Supremo con un escrito que asegura que los hechos encajan en la sedición y no en rebelión. El mismo cuerpo debería defender en Europa un eventual recurso de los independentistas si fueran condenados por rebelión, por el que sí acusa la fiscalía. (...) Fuentes jurídicas consultadas por El Confidencial califican el paso como un "sabotaje al corazón del Estado" y llegan a tachar la decisión impuesta por Pedro Sánchez de fraude procesal. "Será imposible pensar que la Abogacía del Estado defienda creiblemente en Europa una eventual sentencia de condena por rebelión cuando no lo ha hecho en España", avisan. "Estado bipolar", "dicotomía", "contradicción perniciosa", son otros de los calificativos que ha levantado en el mundo jurídico la acusación de los letrados estatales, hasta tal punto impuesta desde la cúpula del Gobierno que los abogados personados en el caso se negaron a firmarla".

Cierto, de hecho lo ha tenido que firmar la directora de la Abogacía General del Estado, Consuelo Castro. Dice la titular de Justicia, Dolores Delgado, que tal proceder se debe a la trascendencia del caso.

Portada de 'El Periódico' del 3 de noviembre / CG

Portada de 'El Periódico' del 3 de noviembre / CG
 

Diferencias de tono en la prensa de papel condal. El Periódico encaja la petición fiscal con la palabra "Indignados" en amarillo y a toda plana. En cambio, La Vanguardia, pondera las consecuencias políticas y traza un titular informativo: "La dureza de la Fiscalía aleja al independentismo de Sánchez". 

El editorial del diario del grupo Zeta refleja la referida indignación: "Desde estas páginas, como hemos manifestado en otras ocasiones, no podemos compartir un relato de los hechos que define como violentos a los líderes independentistas ni a sus sus seguidores porque, sencillamente, no se corresponde con la realidad... Pudieron obrar con menosprecio a la ley y con prácticas dudosamente democráticas, pero violentar el marco legal no es sinónimo de violencia. Peticiones de cárcel tan severas, de transformarse en condenas, constituirían un abuso del Código Penal y solo servirían para lastimar la convivencia en Cataluña, ya dañada por el proceso soberanista".

Mucho más templados se muestran en La Vanguardia. De su editorial: "Deseamos la mejor solución posible para los encausados. Por ellos y por los suyos. Y porque de esa mejor solución posible depende la anhelada recuperación de la normalidad en Catalunya. Pero no se compadece con la verdad afirmar que los encarcelados y los expatriados no hicieron nada contrario a la ley, y acaso punible. Ni resulta realista exigir como única sentencia aceptable la de la libre absolución. Y, huelga decirlo, deseamos también lo mejor para Cataluña y para España. Para que esto último sea posible es necesario que todos los actores participantes en este drama actúen con gran responsabilidad y sentido histórico. Ahora mismo, eso significa en primer lugar mantener abiertos los diversos cauces de diálogo que ya se han recorrido, con beneficios tangibles, en los últimos meses. En segundo, mantener la cabeza fría para que las dos partes puedan poner sobre la mesa sus propuestas más sensatas y viables. En tercero, evitar el corto plazo y mantener una visión a medio y largo plazo, que permita al soberanismo valorar las ventajas, aunque no sean completas, de sus actuales interlocutores; (para ello bastará con imaginar las que ofrecerían sus posibles sucesores en caso de que hubiera un cambio de Gobierno en España). Y, en cuarto, que unos y otros recuerden que el país ya ha sufrido graves daños y que las conductas unilaterales no llevan a buen puerto".

En la misma cabecera, Enric Juliana predice que habrá elecciones generales en mayo: "La acusación fiscal consagra a Oriol Junqueras como principal referente del independentismo, en un momento en que ERC parece estar fuerte en los sondeos. Esquerra tiene ahora la posibilidad de marcar el ritmo en Catalunya, con la mirada puesta en las elecciones municipales y europeas del mes de mayo. El bloqueo de los presupuestos por falta de mayoría parlamentaria obligaría a Sánchez a adelantar las elecciones generales, puesto que el Gobierno de los 84 no puede aguantar doce meses más de continuo desgaste. El cuadro se espesa y a la vez se aclara. Sin presupuestos, elecciones generales en mayo. Quizás sea esto lo que hoy desea Sánchez, para intentar ampliar su perímetro torácico".

En E-notícies destacan en una nota que "los CDR están de puente" porque no hubo manifestaciones a las puertas de la Delegación del Gobierno. En otra pieza aseguran que "Ni liberan a los presos ni abren las puertas de la prisión". "Reacciones sólo verbales", añaden. Puede que el nacionalismo no haya ni siquiera empezado a digerir el bofetón de realidad. 

No está de más tampoco recordar que la calificación de la Fiscalía es provisional, que ha optado por la rebelión en su nivel punitivo más bajo, que nadie ha condenado a nadie todavía a 25 años de cárcel, etecé.

Todo está conectado. Sentencia de Jorge Bustos en El Mundo: "Hubo un tiempo en que solo a los militares y a los pijos les ofendía lo que un humorista jugando a apátrida hiciera con la rojigualda, pero esa indiferencia chic murió a manos de una partida de carlistas que por poco logran extranjerizar a la mitad de sus vecinos en pleno siglo XXI".