Menú Buscar
Primeras planas

De cabeza al encierro y los turbios manejos de Vendrell con los ancianos

Cuenta atrás para la reclusión domiciliaria y la Guardia Civil apunta al desbarajuste de las consejerías de ERC con las residencias de mayores. Vendrell, en el "estado mayor" del coronavirus

16 min

Que vamos de cabeza a la reclusión domiciliaria ni cotiza en las casas de apuestas. Dice La Vanguardia en portada que el cierre de bares y restaurantes está detrás de la reducción la tasa de contagio, situada ahora en la cifra 1,2. Ítem  más, se espera una bajada mayor con el cierre de fronteras y las restricciones de movilidad entre municipios durante los fines de semana. Así sea, pero médicos y estadísticos alertan de que tales medidas son insuficientes. Al tiempo, España es la aldea gala rodeada de campamentos romanos que han decretado el confinamiento de la población en sus casas, no en sus municipios. Es el caso de PortugalFrancia, Alemania, Bélgica y el Reino Unido.

Portada de 'La Vanguardia' del 2 de noviembre de 2020 / KISOKO.NET

 

Portada de 'La Vanguardia' del 2 de noviembre de 2020 / KISOKO.NET

"¿A qué está esperando España para decretar el confinamiento?" se pregunta Marta García Aller en El Confidencial: "Anda insistiendo el Gobierno en que hará todo lo posible por evitar un confinamiento por el coronavirus como el de marzo. Esa es la coletilla que los ministros repiten en sus entrevistas: como el de marzo. Así que basta con que además de al perro esta vez nos dejen pasear los niños y dejen abiertas las ferreterías para alegar que tan duro no será. Se va notando en el ambiente una resignación colectiva como de cuenta atrás. De preparación inconsciente, cada uno a su manera. Unos adelantan su cita en la peluquería y otros compran levadura".

Sigue la nota: "En España, llevamos días malversando la palabra 'confinamiento' para discutir de simples cierres perimetrales durante el puente de noviembre, fingiendo no solo que el virus tiene fronteras sino que además justo van a coincidir, ya es casualidad, con Pajares, Despeñaperros y el túnel de Guadarrama. (...) Para lo que sí sabemos que esta prórroga del estado de alarma recién aprobada no servirá es para aplicar los confinamientos domiciliarios que comunidades como Castilla y León y Cataluña ya consideran necesarios por miedo al colapso sanitario. Andalucía y Asturias también se plantean medidas más duras. Apelan al autoconfinamiento inteligente. Para el forzoso, tendría que aprobarse un nuevo marco jurídico que oficialmente, de momento, no hace falta, pero que extraoficialmente se está preparando por si acaso".

La operación de la Guardia Civil por orden del juez Aguirre contra los amigos de Puigdemont aún colea. "Las escuchas a Vendrell exhiben el caos del Govern en las residencias" titula El Periódico una nota con las firmas de J. G. Albalat y Elisenda Colell: "Las conversaciones mantenidas por el 'exconseller' de Governació en el tripartito Xavier Vendrell con altos cargos del Govern, la patronal del sector y con la dirigente de ERC Marta Rovira, dibujan el grado de improvisación con el que se actuó en los geriátricos al inicio de la crisis sanitaria, hasta tal punto que se cometieron errores de bulto, como mezclar en un recinto enfermos de Covid-19 con usuarios sanos, y pone en evidencia la escasez de equipos de protección y de test para las residencias y la falta de información que recibían los familiares de los ancianos". 

Sigue el texto: "La Guardia Civil sostiene que Vendrell "ha jugado un papel importante" en la gestión de la crisis sanitaria. Por un lado, "aceptó la propuesta" de Maria Cinta Pascual, presidenta de la Asociación Catalana de Recursos Asistenciales (ACRA), para gestionar centros alternativos donde trasladar a personas mayores enfermas de covid. De forma paralela, el ‘exconseller’ y exdirigente de ERC "se integró" en el comité de crisis de la Generalitat, según sus conversaciones. Las residencias dependían entonces de la Conselleria d'Afers Socials, dirigida por Chakir El Homrani, pero ante los "graves" problemas asistenciales y sanitarios "y la escala de fallecidos", se hizo cargo de ellas Salut, con Alba Vergés al frente, concreta el informe. Las conversaciones se enmarcan entre el 26 de marzo y el 27 de abril, cuando Afers Socials comandaba la lucha contra la pandemia en estos centros.

"Que mueran sin dolor" (...) Del caos reinante es significativa la conversación de Vendrell con el exdirigente republicano Joan Puigcercós, en el que este último apunta: "Verás el drama de la Administración por dentro, con los nuestros de ERC". Vendrell le contesta que ya lo sabe y que Marta Rovira "le había escrito un mensaje” para decirle “que ella se caga siempre en la madre que parió" porque ve que los equipos de gestión "dejan que desear". Y Puigcercós concluye que "el equipo médico [Oriol] Junqueras es para salir corriendo", seguramente en referencia a altos cargos de la Conselleria de Salut, según recoge el instituto armado".

Cabe constatar que El Homrami desapareció de escena durante el comienzo de la alarma en marzo alegando que estaba enfermo de coronavirus. Cuando se reincorporó, tras el caos, ERC lo mantuvo en el cargo porque poco antes había dimitido Alfred Bosch por el caso del acoso sexual de su jefe de gabinete y el partido no se podía permitir otro cese. 

En cuanto a Vendrell, Sergi Sol, mano derecha de Junqueras, realiza un encendido elogio en El Nacional. Sol, que se refirió a Puigdemont como el "hijoputa Pelomocho" escribe un artículo titulado "Tsunami son tots" en el que dice que "de Vendrell és coneguda la seva activitat política, va ser conseller del tripartit. El seu compromís polític arrenca de la més tendra joventut tot i que avui només és un militant de base d’ERC".

Tan conocida debe ser su actividad "política" que el autor no considera necesario explicar que Vendrell militó en la banda terrorista Terra Lliure y se entregó en la Audiencia Nacional inculpándose de haber colocado un par de bombas en una sucursal bancaria y un edificio del Estado. 

Más coronavirus. "Iglesias oculta los detalles de 26 contratos contra el Covid de su ministerio" apunta El Mundo. Escribe Juanma Lamet: "El Ministerio de Derechos Sociales no ha hecho pública la información de 26 contratos suscritos para hacer frente al coronavirus durante los tres meses del primer estado de alarma de este año (del 14 de marzo al 21 de junio). El departamento que dirige el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha remitido al Senado un listado de sus contratos, en el que reconoce que tres los puede consultar la ciudadanía, pero hay 34 «que no están accesibles a través de la Plataforma de Contratación del Sector Público» y, por tanto, no cumplen con los cauces que establecen la Ley de Transparencia y la Ley de Contratos para cualquier ministerio".

Portada de 'El Mundo' del 2 de noviembre de 2020 / KISOKO.NET

 

Portada de 'El Mundo' del 2 de noviembre de 2020 / KISOKO.NET

Continúa la pieza: El Mundo ha comprobado, uno por uno, los 34 expedientes, y hay ocho de los que sí se puede encontrar información, lo cual deja la cifra de documentos opacos en 26. Son contratos destinados a la lucha contra el virus, con conceptos amplios como: «Suministro de diverso material de desinfección y sanitario para prevenir el contagio de coronavirus», o la «atención al usuario del Imserso durante la situación del estado de alarma», o la compra de «mamparas de metacrilato con anclajes para las mesas de trabajo del personal» del Ministerio, o el encargo de «un estudio sobre el impacto del Covid-19 y sus consecuencias socioeconómicas en las personas con discapacidad». (...) ¿Qué significa que no se publiciten los contratos suscritos por un Ministerio? En primer lugar, que no se puede saber a quiénes se adjudicaron, por qué procedimiento o por cuánto dinero. En segundo, que el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno podría emitir un dictamen para forzar al Gobierno a que se publiciten los documentos por no cumplir con el deber de transparencia".

Disturbios. Podemos trata de involucrar a Vox en las graves algaradas de las últimas fechas y cuenta para ello con las abstrusas consideraciones vía Twitter del bisoño Ignacio Garriga, quien en un arrebato de entusiasmo antigubernamental atribuyó las protestas a "padres de familia" y "autónomos". Ello ha dado munición a Pablo Echenique para una semana. Sin embargo y en El País apuntan a que es imposible trazar un perfil concreto de los protestantes. La información es de Óscar López Fonseca: "La Policía no ha hallado por el momento ninguna conexión entre los grupos que han causado disturbios en una veintena de ciudades españolas contra las restricciones ante la pandemia. Hubo manifestantes de extrema derecha e izquierda, delincuentes, ultras del fútbol y negacionistas, según fuentes policiales. En la noche del sábado fueron detenidas 56 personas La Policía no ha encontrado, hasta ahora, “ninguna conexión” entre los distintos grupos que, en los últimos días, han provocado disturbios de distinta gravedad en una veintena de ciudades españolas en protesta por la instauración del estado de alarma y el toque de queda para frenar la segunda oleada de la pandemia. “Los participantes no responden a ningún perfil concreto”, coinciden diversas fuentes policiales consultadas por El País.

Sin salir de El País, su titular principal de portada es "Martínez a un policía: “Intento ir en las listas por el lío judicial”". Martínez es Francisco Martínez, exsecretario de Estado de Interior. La nota viene con la firma de José Manuel Romero: "Un informe de Asuntos Internos de la Policía detalla los mensajes que Francisco Martínez, ex secretario de Estado de Seguridad, envió a dirigentes del PP y excompañeros del Ministerio del Interior, para intentar salir ileso de la investigación que se acababa de abrir en la Audiencia Nacional sobre el espionaje ilegal al extesorero del PP Luis Bárcenas. Martínez le aclara a una antigua compañera que él no es afiliado al PP y que los papeles de Bárcenas le importaban “una higa”. Sin embargo, reprocha que el exministro Jorge Fernández Díaz y el ex director general de la Policía Ignacio Cosidó vayan a ir en las listas, pese a su interés por esa contabilidad paralela de Bárcenas. Martínez también habla con un inspector de policía que trabajó cinco años en Roma junto al juez Manuel García Castellón, ahora instructor del caso Kitchen. “Intento ir en las listas por el lío judicial... Habla con Manolo y que cierre esta mierda”, le indica en marzo sobre la causa abierta cuando Martínez aún no estaba siendo investigado. El juez García Castellón imputó al ex secretario de Estado el pasado enero y a Fernández Díaz en octubre. En otro mensaje, pide al policía que le diga al magistrado que le eche “una mano” porque “los fiscales son muy talibanes”". 

Crisis en Ciudadanos, partido que "pierde la mitad de afiliados en un año y cae en redes por primera vez" según apunta Antonio Rodríguez en Vozpópuli: "Ciudadanos no logra parar la hemorragia de bajas de militantes. Ha perdido la mitad de los que tenía en abril de 2019: de los casi 34.000 afiliados con los que se presentó a las primeras elecciones generales del año pasado se ha pasado ahora a la cota de los 16.500 y con una tendencia preocupante a la baja, según admiten a Vozpópuli fuentes de la Ejecutiva de Cs y cercanas al núcleo de Inés Arrimadas".

Continúa el texto: "En la última semana, a raíz del 'sí' del partido de Arrimadas a la prórroga del estado de alarma por seis meses y al acuerdo entre el Gobierno y Cs para tramitar los Presupuestos Generales del Estado (PGE), se están produciendo "decenas" de bajas de afiliados cada día. "Hay un aluvión de bajas diarias y muchísima gente que ha dejado de pagar las cuotas", subrayan. Las deserciones más conocidas de los últimos días han sido las de Patricia Reyes, adelantada por este periódico; la de Xavier Pericay, uno de los fundadores del partido; así como de algunas de las figuras del llamado sector crítico como Orlena de Miguel o Saúl Ramírez".

2 de noviembre, santoral: Todos los fieles difuntos, Acindino y compañeros, Ambrosio de Agauno, Daría Bochana, Ernino anacoreta, Marciano de Calcedonia y Winefrida de Holywell.