Primeras planas

Aquí manda el "Tito" y Puigdemont en el TC

El sindicato de los taxistas se adueña de Barcelona. El vecino de Waterloo lleva su guerra con Junqueras y ERC al Constitucional. Errejón se despide del escaño

22.01.2019 10:31 h.
10 min

Soberbios ejemplos de incompetencia de Ada Colau y Damià Calvet, el consejero de la barbita ateniense que enarca la ceja y estira el cuello para deslizar que los taxistas podrían perder la batalla de la opinión pública. Magnífico comentario, sí. De momento y mientras pierden la batalla ponen de manifiesto que en Barcelona no gobierna ni Dios. Tampoco están mucho mejor las cosas en Madrid. Al parecer, el sacrosanto derecho a la huelga incluye el ludismo y las agresiones físicas, el matonismo piquetero a la moda CDR de París. De ahí seguramente que a la alcaldesa o al señor Torra no se les haya ocurrido todavía nada que decir o hacer sobre lo de ir por ahí aporreando coches y cortando carreteras. 

El escorzo de Colau a cuatro meses de las municipales deja claro que el "proyecto de ciudad" de la candidata a la reelección es la pura nada. Hace cuatro años, Colau tenía un discurso y una práctica en la crisis inmobiliaria, era una imagen potente, el cartel de una activista encadenada a los pisos de Villa Desahucio. Eso es lo que se sabía de ella, la abeja maya, Superada Colau. Todo aquello del Observatorio DESC y los becarios de Jordi Borja quedaba en un muy discreto segundo plano. Y así fue como el grupo de amiguetes de Caspe 43 se hizo con el Ayuntamiento de Barcelona mientras el doctor Trias hacía exactamente lo que ahora hace su sucesora, salvo declararse bisexual. Quizá si hubiera ido por las esquinas gritando que las ventanas están llenas de lesbianas y tal, otro gallo le hubiera cantado, porque Barcelona es asín. 

El caso es que lo más parecido a una autoridad en esta ciudad es el señor "Tito", Alberto Álvarez, líder del sindicato Élite Taxi, cuyas decisiones son más importantes que lo que digan Colau, Pisarello, Asens, porque ya de Torra ni se habla. ¿Qué puede hacer Torra, el pobre? ¿Meter en vereda a Calvet? ¿Decirle a Buch que haga algo? Mejor que no.

La derivada republicana de la huelga de taxistas es que la consejería de Aragonès y la de Calvet están enfrentadas, cosa que indica que la guerra entre Puigdemont y Junqueras manifiesta las inevitables repercusiones en la administración general de la Generalitat

El último episodio bélico es que el vecino de Waterloo recurre en el Tribunal Constitucional contra la decisión de Roger Torrent de no dejarle votar. Como lo leen. Las cosas de Puigdemont, que por la mañana brama contra el Supremo y por la tarde pide amparo al corrupto y politizado TC. Dice que el presidente de la cámara vulnera sus derechos políticos. Un represor, Torrent. De la crónica de Arturo Puente en El Diario: "El recurso de amparo fue registrado el pasado 9 de enero, y se suma a un escrito anterior que el expresident había hecho contra el auto de Llarena y que se ha admitido a trámite este lunes. Sin embargo, en el nuevo documento, al que ha tenido acceso eldiario.es y que los magistrados aún no han debatido, Puigdemont no solo carga contra el Supremo. También lo hace contra la Mesa del Parlament, controlada por la mayoría independentista".

Continúa el texto: "En concreto, Puigdemont sostiene que la Mesa no tenía competencias para retirar su voto delegado, ya que el pleno había rechazado unos días antes su suspensión como diputado acordada por el Tribunal Supremo. De esta forma, considera el expresident, sus derechos estaban tan intactos como los de cualquier otro diputado, por lo que la Mesa se los lesionó –y lesiona todavía a día de hoy– al impedirle votar".

Titular sorpresa en El Nacional. "Romeva: El 3-O, el Rei va abdicar de funcions y va donar via lliure a la República". Eso es una interpretación jurídica y lo demás son bobadas. Alude la crónica al libro del exconsejero "Esperança i Llibertat", que acaba de salir de imprenta. Escribe Carlota Camps: "En la publicació, Romeva explica des d'anècdotes personals de la presó, fins a reflexions sobre el procés, tant sobre el passat com també sobre com cal seguir avançant cap a la República. A més, també detalla com té intenció d'afrontar el judici de l'1-O. En aquest sentit, l'exconseller i pres polític assegura que "si el preu de la llibertat és una pena de presó alta, l'assumirem", ja que assumeix que "la llibertat no ens la regalaran". "Els anys de presó que ens demanen no ens la doblegaran", assegura, tot i denunciar que "cada dia privats de llibertat ha estat un dia de vergonya". 

Como es sabido, el PP de Casado apuesta ahora por un 155 duro tras haber malbaratado el 155. Sobre el uso y abuso del número escribe Arcadi Espada en El Mundo: "El 155 se aplica a la delincuencia política, no a la bajeza. A los catalanes constitucionalistas les bastaría un gobierno del Estado que fuera inflexible con el cumplimiento de la ley. Y que se ocupara de la bajeza no matando moscas con el calibre 155 sino aplicando láser, por ejemplo, sobre los intereses de esas élites catalanas que tienen la desvergüenza supuestamente equidistante de amonestar a los demócratas y compadrear con los golpistas. Casado no debería fantasear con el ensueño de un 155, proclamado por vestales rojigualdas y lubricado por ríos de leche macha. Mucho más útil sería que cuadrara al Círculo y que explicara cómo afrontar la degeneración estructural de que un presidente de los empresarios españoles rinda visita carcelaria a un golpista. El problema de Cataluña no es la excepcionalidad, sino la normalidad".

Crisis en Podemos. Errejón se despidió ayer de su escaño en el Congreso en emotiva rueda de prensa. Estos comunistas ya no son lo que eran. El final del verano en la cuadrilla de Iglesias podría tener graves consecuencias para los planes del PSOE. Las posibilidades de ello aumentan tras el desmentido al respecto de esa gran figura del socialismo moderno que es Adriana Lastra. Escribe José Marcos en El País: "La vicesecretaria general de los socialistas, Adriana Lastra, trató ayer de marcar distancias con la amenaza que la crisis de Podemos puede suponer para los intereses de su partido. “Cuando nació Podemos el problema lo tenía el PSOE. Ahora resulta que también”, ironizó la número dos de Sánchez en Ferraz. “El PSOE depende de sí mismo, nuestra obsesión es salir a convencer a la mayoría social de este país de que la opción viable y posible de gobierno es la del PSOE en las autonómicas y municipales. Y cuando toque, en el Estado”, sentenció".

La crónica recoge también la reacción de otro gran personaje del partido de Sánchez, el alcalde vallisoletano Puente. Sigue Marcos: "Mientras Lastra eludió pronunciarse sobre la guerra interna de Podemos, el portavoz de la ejecutiva federal y alcalde de Valladolid, Óscar Puente, puso en valor la renuncia de Errejón a su escaño en el Congreso. “Se ve que le importaba más la coherencia que tener algo de lo que vivir hasta mayo. Y se ve que su secretario de organización [Pablo Echenique] no lo sabía”, destacó. Las palabras de Puente realzaron las dudas dentro de la dirección del PSOE ante la falta de interlocutores claros en que puede desembocar la situación en Podemos. El ejemplo más claro está en Madrid, donde Ramón Espinar es el líder autonómico del partido y no se sabe si Errejón será el candidato a la presidencia de la Comunidad o terminará saliendo del proyecto a cuya fundación contribuyó hace cinco años".

22 de enero, santoral: Anastasio monje y mártir, Domingo abad, Gaudencio y Vicente mártir.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información