Menú Buscar
Primeras planas

Apocalipsis económico II: Gran recesión a las puertas

Rajoy contra Felipe VI y Zarzuela contra el PP, en 'El Mundo'. Desplome bursátil. Lunes negro, números rojos, fiebre amarilla. Rahola pide a Sánchez que despenalice a Mas para empezar a hablar

Pablo Planas
10 min
ABC:Otro lunes negro hunde la bolsa española a niveles de 2013

El Mundo: La estrategia de Rajoy provoca tensión entre el PP y Zarzuela

El País: El desplome de la bolsa agrava la crisis por falta de Gobierno

La Razón: Bruselas dice "no" a flexibilizar el déficit como propone Sánchez

Ara: Federalisme de mínims

El Periódico: El Ibex se hunde y cae al nivel del año 2013

El Punt Avui: El PSOE es treu la careta federalista

La Vanguardia: Lunes negro en las bolsas por el temor a la recesión

Cinco Días: Pavor en los mercados

El Economista: Sánchez dará marcha atrás a las reformas y renegociará el déficit

Expansión: Miedo en la bolsa

Pánico a una recesión mundial. Los inversores venden acciones para comprar oro y deuda alemana y estadounidense. El Deutsche Bank y Barclays, entre otros muchos, sufren pérdidas a chorro. El sistema financiero global zozobra ante el parón de la actividad económica en todo el mundo. Lunes negro, números rojos, fiebre amarilla y futuro incierto. El guión de las bolsas es dantesco. La pérdida de valor de los valores, peor incluso que los términos morales del valor de los valores. Cuando los pisos nunca iban a bajar de precio, la producción de cemento era un calibre económico. Ahora y siempre, el oro es el barómetro. Si los fondos de inversión compran oro, volveremos al crujir de dientes de la prima de riesgo, que ayer se puso en 153 puntos. Hay una burbuja de sustancia purulenta a punto de explotar.

De manera más canónica, Cristina Delgado traza una crónica del desastre en El País en la que al general del terror en el hipermercado se añade el particular español: "El Ibex 35 terminó el 2015 como el selectivo europeo con peor evolución. Se dejó un 7,1% de su valor. Las empresas despidieron el ejercicio sin Gobierno en España y han iniciado la segunda semana de febrero sin Ejecutivo a la vista. Y la Comisión ya advirtió de que el mayor riesgo para la economía era la falta de un inquilino estable en La Moncloa. De momento, eso sí, España no es una isla: el Ibex pierde en 2016 casi un 15% al tiempo que Europa entera se tiñe de rojo".

Continúa Delgado: "El sector financiero fue la chispa que encendió la Gran Recesión de 2008. Ahora la banca vuelve a dar algunas señales preocupantes en Europa. El Deutsche Bank perdió el 9,5%. BNP Paribas, Santander y Barclays se dejaron más del 5% este lunes. Las entidades italianas vivían una jornada tan negra que incluso llegaron a ser suspendidas en la Bolsa de Milán ante su descalabro. La preocupación de que la economía mundial vuelva a entrar en crisis y que el sistema financiero, de nuevo, no tenga la fortaleza suficiente como para afrontar el frenazo, lleva a los inversores a buscar valores refugio y huir de los vaivenes de las Bolsas".

El caso "doméstico": "La Bolsa española añade a ese combinado de dudas sobre las finanzas internacionales y debilidad del comercio global la falta de Gobierno. Ha pasado más de un mes desde las elecciones generales y las negociaciones de investidura han dado ahora sus primeros pasos, pero sin visos de que se forme un Ejecutivo estable a corto plazo. Según señaló la Comisión Europea, "la incertidumbre que rodea la formación de Gobierno" es el mayor riesgo al que se enfrenta la economía española".

La catástrofe, al parecer, es inminente. El mercado se ha gripado, las clavijas griñolan y mucha gente está perdiendo mucho dinero. Se ha vuelto a romper un espejo. Siete años de maldición.

En la política prosiguen los devaneos de Pedro Sánchez para articular un Ejecutivo. El programa pinta bien según Podemos y no está mal para Ciudadanos. De esas primeras lecturas cabe inferir que se trata de un mondongo impreciso, tan plagado de buenas intenciones como ausente de la realidad concreta, objetiva e inevitable. Con el PSOE al frente bajará el desempleo y los puestos de trabajo serán como los de antes. Indiscutible, oiga. Lo dice el señor Sevilla, el Miyagi económico de Zapatero. Se reanuda el juicio del caso de la infanta Cristina, Urdangarin y los palmeros de Nóos; quedan 24 horas para que Jordi Pujol y señora declaren en la Audiencia; la CUP especula ya con derribar al Govern y Rajoy ha aceptado reunirse con Sánchez en un ágil movimiento de guepardo del Serengueti. A mí Sabino el pelotón, que los arrollo.

Según explica Marisol Hernández en un texto de El Mundo, Rajoy, lejos de tocar la lira, está que se sube por las paredes por culpa del Rey, que no habría entendido el sentido del enroque. Escribe Hernández: "Mariano Rajoy no quiso en ningún momento someterse a la sesión de investidura, a pesar de que desde la noche del 20-D mantuvo públicamente que le correspondía formar Gobierno. Su hoja de ruta fue siempre, según confirman distintas fuentes del PP, que el Rey no le propusiera tras la primera ronda de consultas. Ni a él ni menos aún, posteriormente, a Pedro Sánchez. Por ello desde Moncloa se exploraron fórmulas legales para poder convocar elecciones sin que nadie acudiera previamente a la votación del Congreso. Incluso se consultó al Consejo de Estado si ellos realizarían un informe en este sentido".

Más: "Según aseguran fuentes de la dirección del PP, la Casa Real, alertada de estos movimientos, «lo paró». La presión al Rey para que no ofreciera a nadie la formación del Gobierno ha acabado erosionando la relación entre el presidente en funciones y el Monarca. En el PP en los últimos días no se ha ocultado en privado el malestar por la actuación del Rey y se ha criticado abiertamente que no optara por otras vías".

Y: "La estrategia política e institucional ideada inicialmente por Mariano Rajoy para poder permanecer al frente de la presidencia del Gobierno ha acabado provocando el cuestionamiento de su propio partido y ha tensionado su relación con la Casa Real. Rajoy, según explican fuentes populares, empezó creyendo la noche del 20-D que el PSOE podría abstenerse en su investidura y siguió pensándolo los días siguientes, fruto de las conversaciones que él directamente o personas de su entorno mantuvieron con dirigentes socialistas que, en privado, avalaban la operación. Más tarde, teniendo como interlocutores a estas mismas personas -sin mando en el PSOE actual- quiso convencerse también de que el Comité Federal impediría a Pedro Sánchez pactar con Podemos y que, por tanto, ni él ni el candidato socialista podrían someterse a una sesión de investidura. Ante esta situación de bloqueo institucional, defendían en el PP, a los socialistas no les quedaría más remedio que abstenerse y hacer presidente a Rajoy o ir a unas nuevas elecciones".

Con dos huevos duros, de plomo. Pedazo de estrategia. En el plano catalán, Mas ya está zascandileando. Se le nota preocupado por la causa del 9-N, punto tenso, inquieto. Una inhabilitación sería letal para su plan ranchera de volver, volver y volver. Pilar Rahola, su consejera áulica de cabecera, urgencia y línea directa, pone claras en La Vanguardia las condiciones del nacionalismo para apoyar al sanchismo: "A la espera, pues, de acontecimientos, cabe imaginar que "el otro lado", el de la irredenta Catalunya, también ha hecho los deberes y tiene estrategia para la ocasión. Dos cuestiones, en este sentido: la primera, que la abstención no da para exigir maximalismos, sino para ir a lo concreto; lo segundo, que lo concreto lo es mucho y camina en dos direcciones. Por un lado, es necesario que el soberanismo plantee como condición imprescindible el compromiso de Sánchez de que su presidencia estará en contra del juicio del 9-N. Es imposible imaginar ningún tipo de acercamiento ­aunque sea por la vía de la abstención­ si el PSOE da apoyo a la judicialización del proceso catalán. No olvidemos que el juicio actual nació de la presión delirante del Ejecutivo sobre la Fiscalía, incluidas la descalificación de la Fiscalía catalana al completo y la dimisión del fiscal general. El PSOE puede estar en contra de la independencia, pero no puede estar a favor de un juicio político.

Concluye: "Y lo segundo, algunas partidas económicas centrales que el Estado debe a Catalunya y que necesitamos como maná. Con ello en la mochila, la abstención es una opción inteligente y explicable. A la inversa, sin partida económica y sobre todo sin el compromiso democrático contra los juicios políticos, el no es la opción pertinente".

Prosigue el goteo de casos de abusos sexuales en los Maristas de Sants-Les Corts.

9 de febrero, santoral: Apolonia de Alejandría, Alto, Ansberto, Marón, Miguel Febres Cordero, Rainaldo, Sabino y Teliavo.