Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Xavier Domènech (i) y la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz posan con el libro de Domènech / EUROPA PRESS

Comunes federalistas critican a Yolanda Díaz por fichar a Xavier Domènech

Cuestionan que la vicepresidenta elija a un soberanista, avisan del desencanto de una parte de la militancia del partido que procede de ICV y que se siente invisibilizada

5 min

Comunes federalistas, muchos de ellos procedentes de la antigua ICV, han criticado la decisión de Yolanda Díaz de fichar a Xavier Domènech como asesor para su nuevo proyecto político. Considera este sector que, con esta decisión, la vicepresidenta del Gobierno da prioridad a una izquierda identitaria que deja en segundo plano una militancia obrera que no es soberanista y que lleva años invisibilizada en Cataluña.

Domènech, exlíder de Catalunya En Comú-Podem, se incorporará al equipo de asesores de Díaz, quien el próximo 8 de julio presentará su nuevo proyecto. En septiembre de 2018, el político catalán renunció a todos sus cargos orgánicos e institucionales por sus diferencias con Ada Colau y el marido de ésta, Adrià Alemany. Domènech, profesor universitario, era diputado en el Parlament, coordinador de Catalunya en Comú y secretario general de Podem. A juicio de un sector de los comunes, responde a un perfil soberanista que durante los años del procés mantuvo una gran equidistancia.

Xavier Domènech, líder de CatComú en el Parlamento catalán, junto a Elisenda Alamany / EFE
Xavier Domènech, líder de CatComú en el Parlamento catalán, junto a Elisenda Alamany / EFE

De ahí que militantes federalistas, la mayoría procedentes de la extinta ICV, hayan cuestionado esta decisión. Las redes sociales han sido escenario de ese malestar.

Representación de federalistas

Un militante de Terrassa, que durante 20 años formó parte de la formación ecosocialista, pide a Díaz que también incluya en su equipo “a alguien que representara a esa parte del espacio que lleva demasiados años invisibilizada. Esa militancia obrera (no sólo sindical), que no es independentista pero que tampoco tiene interés en seguir entendiendo las razones de un nacionalismo que nos ha dividido como sociedad".

"De seguir comulgando intelectualmente con unos mantras que van en dirección contraria de lo que tiene que ser una izquierda potente, innovadora y con ganas de sumar gente de verdad y o seguir perdiendo votantes, militancia y ilusiones como llevamos una década haciendo", sentencia. Tilda de "espejismos muy poderosos" las victorias de 2015-16 y obtener la Alcaldía de Barcelona "que muchos sabemos explicar sin ponerle sólo nombres”.

Desencanto

Y advierte de que “el discurso de comuns, las formas, el tono, el lenguaje está cada vez más lejos de la gente. Se ha decidido prescindir de un votante muy amplio para que una minoría social y intelectual esté cómoda. El espacio no ha cambiado, ha mutado”

“Muy bien explicado. Que dejen ya por favor de intentar pescar en el mar de los desencantados del procés, y mimen a su electorado natural”, responde un seguidor.

Vinculación con Procés Constituent

“Lo de Xavier Domènech que está implicado en la secesión de Cataluña es una equivocación. Se puede ser de izquierda y defender la unidad nacional respetando las diferencias existentes en las regiones o autonomías. Pero gente como este tipo sobran”, remarcan los críticos.. Hay quien recuerda la vinculación del político con Procés Constituent, el movimiento que nació en la primavera de 2013 de la mano de Teresa Forcades y Arcadi Oliveres y que apostaba por acabar con el capitalismo a la vez que se conseguía la independencia de Cataluña.

Ada Colau, Xavier Domènech y Elisenda Alamany en una imagen de archivo antes de la crisis de los comunes / CG
Ada Colau, Xavier Domènech y Elisenda Alamany en una imagen de archivo antes de la crisis de los comunes / CG

Otros, en cambio, defienden el fichaje. “Yo los sigo votando y me cuesta entenderlo, pero Domènech no es independentista. Y votaré a Yolanda Díaz no por Podemos sino a pesar de Podemos. Por el salario mínimo, por la reforma laboral y por haber sido la mejor ministra con diferencia”.