Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Edificio Germans Climent, en el que se construirá el tanatorio de Sants

Vuelven a pedir la paralización del tanatorio de Sants tras obtener la licencia municipal

La plataforma vecinal Stop Tanatori pondrá en marcha un contencioso-administrativo para impugnar el permiso de obras y reclamar que éstas no se lleven a cabo

3 min

La decisión del Ayuntamiento de Barcelona de conceder la licencia para construir el nuevo Tanatorio de Sants ha soliviantado a los vecinos del barrio contrarios a este equipamiento, que reclaman que las obras no se lleven a cabo.

Así lo ha expresado este jueves la plataforma vecinal Stop Tanatori, que reclaman al consistorio que dé marcha atrás en su decisión, al considerar "innecesario" este centro funerario, y que se destine a otros usos comunitarios el edificio de Can Climent, que lo albergará.

Proxima Serveis Funeraris --nombre comercial de Funeraria San Ricardo SL-- anunció el pasado 22 de diciembre que el inicio de las obras de este tanatorio privado está previsto para enero de 2022. Fuentes municipales confirmaron que han concedido la licencia este diciembre, y que disponen de 12 meses para iniciar las obras desde la concesión.

Edificio protegido

El nuevo tanatorio estará ubicado en la antigua fábrica de los Germans Climent, un edificio protegido que durante años acogió la primera ludoteca infantil Happy Park de bolas e hinchables que se instaló en Barcelona, y que tuvo que cerrar en 2020 al no poder hacer frente al aumento del alquiler que le reclamaba el propietario del local.

La plataforma vecinal afirma en un comunicado que "si el proyecto aprobado ve la luz, alterará de forma notoria la estructura original del edificio", y que esto repercutirá además en su entorno, "que tiene la consideración de zona verde". Y recuerdan que "después de más de 40 años de espera, las vecinas hemos conseguido el compromiso del ayuntamiento de urbanizar de forma táctica este espacio" para que sea un punto de encuentro.

Impugnación

Stop Tanatori reclama que se detenga la construcción "de esta instalación totalmente superflua", haciendo "pedagogía" y pidiendo a la justicia que pare el proyecto. Por ello, advierten de que pondrán en marcha un nuevo contencioso-administrativo con el objetivo de impugnar la licencia de obras, para lo cual reclama apoyo económico. Según publicó Crónica Global, la instalación incumpliría además algunos puntos de la normativa de edificaciones del Área Metropolitana de Barcelona (AMB).

Asimismo, la plataforma vecinal recuerda que "ya ha pasado casi un año desde que presentamos demanda contra la aprobación del PEUI" y siguen esperando que el ayuntamiento complete la documentación del expediente administrativo "solicitada reiteradamente por el TSJC".