Vox triplica sus afiliados en Cataluña y aspira a tener un diputado en el Parlament

El partido liderado por Santiago Abascal, que reunió a 2.200 personas en un hotel de Barcelona este verano, ha hecho saltar las alarmas en PP y Ciudadanos

Izado de banderas españolas en una conferencia de Vox / CG
14.09.2018 00:00 h.
6 min

El pasado 3 de junio saltaron las alarmas en PP y Ciudadanos: Vox reunía en el hotel Barceló Sants de Barcelona a unas 2.200 personas. Tenía capacidad para 1.800, por lo que otras 400 siguieron el acto en una sala anexa a través de una pantalla. “Esa cifra está a años luz de lo que nosotros logramos en nuestros actos”, confiesa una diputada constitucionalista.

Esta formación, presidida por Santiago Abascal y nacida hace cuatro años, ha triplicado su número de afiliados en Cataluña en los últimos seis meses, superando el millar. La mayoría, residentes en Barcelona y Tarragona. Este partido conservador, liberal y contrario al Estado de las autonomías, piensa dar la batalla en las elecciones catalanas y calcula que podría obtener un diputado en el Parlament por Barcelona.

Conferencia de Vox / TWITTER

Conferencia de Vox en el hotel Barceló Sants el pasado 3 de junio

El secretario general de Vox, Javier Ortega, señala dos causas principales de ese aumento de afiliados en Cataluña. “Por un lado, nuestra posición crítica con la actuación de los Mossos d’Esquadra en los atentados del 17A en Barcelona y Cambrils, que se tradujo en actuaciones judiciales. Por otro, nuestra contundente actuación contra los golpistas. Fuimos el único partido que presentó acusación popular en las investigaciones sobre el referéndum del 1-O”.

Disolver los Mossos, 155 y cerrar TV3

El citado cónclave multitudinario del hotel Barceló Sants ha puesto en alerta a PP, cuya capacidad de convocatoria se ha visto muy menguada en los últimos años, y también en Ciudadanos, que fue la fuerza ganadora en las elecciones de 21D. El auge de Vox, apuntan fuentes parlamentarias, podría ser uno de los motivos del endurecimiento de los discursos de los dirigentes de la formación naranja, que también compite con el PP. En la última Diada, la presencia de Albert Rivera y de Inés Arrimadas en un acto alternativo a las movilizaciones de los partidos independentistas no tuvo el nivel de asistencia esperado.

“Tenemos especial interés en Cataluña, nos vamos a dejar la piel. No escondemos que somos un partido en contra de las autonomías, que solo generan despilfarro y deslealtad”, dice Ortega. Vox considera que hay que disolver el cuerpo de Mossos d’Esquadra, cerrar TV3 “por actuar como un aparato de propaganda”, y aplicar de nuevo el artículo 155.

Vox ha pasado en cuatro meses de 2.400 afiliados a 10.000 en toda España –Ortega recuerda que UPyD, en sus diez años de vida, solo logró tener 8.000 afiliados--; en Cataluña ese aumento ha sido más acentuado.

Contactos con corresponsales y grupos europeos

Vox ha participado en la retirada de lazos amarillos y en manifestaciones a favor de la unidad de España. La última tuvo lugar el pasado día 9, organizada por el empresario José Manuel Opazo con la finalidad de pedir la convocatoria de elecciones generales y poner fin al Gobierno de Pedro Sánchez, a quien reprocha su “alianza” con los independentistas. Javier Ortega pone el acento en esta concentración, muy masiva, asegura. “La cifra de la Guardia Urbana, 2.000 asistentes, era ridícula. Nosotros calculamos 80.000, pero en una reunión mantenida con corresponsales franceses y alemanes, nos aseguraron que se pudo llegar a los 200.000. En la plaza Colón de Madrid llenamos pero calculamos que acudieron unos 25.000”.

Sobre los incidentes violentos que se registran en sus actos, el secretario general de Vox asegura que se trata de "una burda manipulación": "Nos colocan el sambenito, pero lo cierto es que, en la manifestación del día 9, acudió un grupo pequeño de radicales de Arran a provocar".

A pesar de su auge y de su predisposición a acudir a las elecciones autonómicas y municipales, Vox no ha contactado con otros partidos para explorar posibles alianzas, a excepción de Anatur, una pequeña formación que defiende la caza y la pesca sostenible y la protección de la España rural.

En cambio, en el ámbito europeo, esta formación sí explora posibles acuerdos con grupos de Francia, Alemania, Suiza y Suecia con los que comparte un concepto identitario, el rechazo a la globalización y una postura similar en cuanto a los límites de la inmigración. Hace cuatro años, el presidente de Vox envió una carta a Ciudadanos con la finalidad de tender puentes, pero no tuvo acuse de recibo.

¿Quiere hacer un comentario?